I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Sudor (Marco Dinosso)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Jun 30, 2015 3:56 pm
Cayden se hallaba sentado sobre la toalla extendida con la que antes había envuelto sus caderas para cubrir sus partes íntimas. Desnudo y empapado de su propio sudor en aquella estrecha sauna finlandesa, respirando el vapor mentolado que exhalaban las porosas piedras regadas con agua, Callaghan contaba con la fortuita aparición de algún jovencito comepollas de los que siempre merodeaban por aquella cabina. Una buena mamada le sentaría de puta madre después de una jornada laboral tan estresante como la que había sufrido. Pero era ya muy tarde, casi tocadas las diez, y los pocos miembros que quedaban en aquel spa exclusivo para hombres ya se habían ido o se estaban duchando para después hacerlo. Tampoco se había citado con nadie formalmente, habiéndole resultado imposible sacar siquiera cinco minutos de su tiempo para concertar un encuentro de ese tipo. Pensó que si en un rato nadie había aparecido para echarle una mano -literalmente-, él mismo se haría una gloriosa paja antes de salir de allí y largarse a su casa. Y sin embargo, algo en su interior le instaba a que tuviera un poco más de fe y de paciencia. Se resignó pues a la espera, como el cazador experto que está del todo seguro de la inminencia de su presa. Enseguida sonrió, vanagloriado, al verse corroborada la infalibilidad de su instinto.

La puerta de cristal glaseado se abrió de repente, dejando escapar un poco del vapor pero permitiendo la entrada de un guapo moreno de cuerpo tonificado y aspecto mediterráneo. Llevaba una toalla blanca enroscada alrededor de la cintura, cuyo tejido contrastaba de manera exquisita con el intenso tono de su bronceado. Sin quitársela, y después de musitar un tímido “buenas noches”, se acomodó en el banco de madera que se hallaba frente al ocupado por Callaghan. El ejecutivo en cueros guardó silencio y se quedó observando fijamente el semblante del otro, rasgando su mirada como siempre hacía cuando trataba de recordar algo de manera esforzada. Lo borroso en la visibilidad no le impidió reconocer al cabo de unos segundos la identidad de aquel tipo tan atractivo, al que apuntó con su mano derecha justo antes de hacer chasquear los dedos. -Tú eres ese actor por el que todos los chavales suspiran y se hacen pajas, ¿no?-. Cayden exhibió su blanca dentadura en una radiante sonrisa, apenas preocupado por si había sonado demasiado soez o grosero con aquel comentario. -No te ofendas, campeón, pero te prefería haciendo porno. Se te daba mucho mejor encular que recitar diálogos absurdos de superhéroes-. Añadió con sinceridad y mientras se manoseaba la polla sin ser consciente de ello, como si se la ordeñara, frente a aquella estrella de cine comercial homerótico con un pasado profesional bastante menos apto para todos los públicos. Entonces dejó su miembro en paz y se llevó ambas manos a la mojada nuca, echando hacia atrás la cabeza. Sin erección entre sus ingles, el escocés colgaba como un puñetero caballo. -La de veces que me habré corrido imaginando que lo hacía en tu boca-. Musitó con los ojos cerrados y esbozando una sonrisa lasciva fruto de su evocación. Preguntándose si aquel otro hombre, algo más joven que él, le habría escuchado.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Marco Dinosso el Sáb Ago 15, 2015 5:57 am
Después de haber estado toda la mañana arreglando papeles y haciendo cosas en casa, decidí dedicaría gran parte de la mañana a ir al gimnasio para mantenerme en forma, aprovechando que estaba de vacaciones y no tenía ni rodajes, ni sesiones de fotos ni ningún otro tipo de actividad relacionada con mi carrera profesional, así que me había propuesto dedicarme tiempo a mi mismo para terminar de asentarme en esta nueva ciudad que, poco a poco, empezaba a llamar hogar. La gente aquí me trataba muy bien, era muy amable y aquellos que seguían mi trabajo eran muy educados, por lo que siempre encontraba algo de tiempo para hablar con ellos, hacerme fotos y firmar autógrafos, ya que sin ellos yo no sería tan conocido y mi trabajo no serviría de nada. Pero agradecía también estos periodos en los que, durante poco tiempo, podía ser como cualquier otro hombre mas que acudía al gimnasio para mantenerse en forma y seguirse cuidando a pesar de los descuidos del verano.

La tarde había sido muy productiva, pero antes de irme a casa me apetecía relajarme un poco. Así que me dirigí al vestuario, me desnudé del todo y enrosqué una toalla alrededor de mi cintura, para dirigirme a la sauna y allí descansar un poco antes de volver al hogar y que se terminara uno de los pocos días de vacaciones que me quedaban. al entrar, vi que no estaba solo, y saludé a aquel enorme hombre que ya estaba allí cuando yo entré. El vapor de la sauna me impedía verlo bien, pero se trataba de un hombre de gran estatura y cuerpo muy trabajado, muy atractivo con su media melena y que despedía una gran masculinidad. De pronto, vi como aquel hombre me señalaba, al parecer porque me había reconocido. Era cierto que quizá había sido algo mal educado o incorrecto a la hora de dirigirse a mi, pero había algo en aquel hombre que me atraía mucho, así que me acerqué más a él para escucharlo mejor. - Si, soy ese mismo - dije, con una sonrisa, tomándome sus comentarios como una broma, pues parecía que por como se estaba sobando la polla, lo que ocurriría esta noche en la sauna no sería una agradable conversación entre dos hombres. Ya mas de cerca pude ver el rostro de mi acompañante, dándome cuenta no solo de que era guapo, sino que tenía una sonrisa perfecta capaz de conseguir cualquier cosa con ella. Escuché con atención todo lo que decía y poco a poco me iba calentando más. Se había imaginado como sería follar conmigo, pero hoy era su día de suerte. - Pues has tenido suerte de que haya entrado hoy aquí, porque no vas a tener que imaginártelo nunca más - dije, metiendo mi mano por dentro de su toalla y empecé a masajear su enorme miembro, del que me sorprendí que fuera tan grande sin estar empalmado. Ahora solo quedaba esperar su reacción, esperando que fuera la que imaginaba y que todo lo que había dicho no fuera solo de boquilla .


ELITE
ELITE
Mensajes : 318

Fecha de inscripción : 20/04/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Ago 16, 2015 1:21 pm
-Directo al grano. Del tipo que a mí me gustan-. Afirmó el empresario en tiempo de relax cuando aquella estrella tan atractiva y solícita, de incuestionable ascendencia mediterránea, se puso de cuclillas frente a él con el fin de sobarle la polla por debajo de la toalla. -Ni tan siquiera te has molestado en acariciar primero el bulto para tantear aquello a lo que vas a tener que enfrentarte-. Una mueca sardónica, de complacencia ante el descaro y la audacia de aquel tío bueno, modificó el hasta entonces relajado rictus de Callaghan. -Muy valiente, sí señor-. Le agasajó el de acento gaélico con jovialidad. Después retiró el tejido blanco que cubría su regazo -también la mano del otro- para revelar un miembro ahora asido que intimidaba a los cobardes y hacía que los buscadores de retos se relamieran. El roce del vapor hizo que se estremeciera cuando el italiano, visiblemente atónito ante las medidas que calzaba aquel vikingo del siglo XXI instalado en Beverly Hills, hizo retirar la piel de su prepucio para desenfundarle el glande. Sin duda, Marco iba a requerir de ambas manos para abarcarlo enteramente o, en el caso que se tratara de los segundos antedichos, una garganta de lo más profunda y sin reflejo nauseoso. -Pero te equivocas en una cosa-. La advertencia de Callaghan consiguió que los ojos claros del otro abandonaran el fascinado escrutinio de aquel venoso pene que masajeaba y hacía crecer despacio a base de fricciones. -Volveré a imaginar lo mismo si quedo muy satisfecho-. Los labios del ejecutivo en cueros, cercados por una barba de varios días, se curvaron en una sonrisa tan obscena como lo era la propia escena. Un sudor caliente había cubierto ya su fornida anatomía, fruto de un vapor mentolado que también había empezado a perlar el no menos escultural y bronceado cuerpo de aquel que había tomado la iniciativa sin apenas vacilar a la hora de pajearle. No cabía la menor duda de que ningún monólogo de Shakespeare ni superhéroe de moda podían apaciguar la vena porno que Marco llevaba dentro. Y, en ese campo, Cayden estaba a punto de comprobar que se trataba de un actor de método con un increíble talento.

La sangre se acumuló en su miembro con una celeridad acorde al virtuosismo de aquella mano que tan hábilmente le masturbaba. Saber que Marco había empuñado los rabos más famosos de la industria pornográfica gay le puso aún más cachondo. Sobre todo porque, a pesar de ello, se mostraba sorprendido y dichoso con tamaña envergadura entre sus dedos a la que brindar placer. Cayden gruñó de puro goce al sentir -y de qué manera- como aquel puño ajeno estimulaba ahora su glande, exprimiéndolo como si tratara de obtener todo su zumo. -Joder, tío… Necesitaba algo así-. Masculló el estresado ejecutivo, cerrados los ojos y echada hacia atrás su cabeza. La virilidad del escocés alcanzó su máximo esplendor transcurridos un par o tres de minutos, erigiéndose dura como una jodida estaca y con un matojo de pelo oscuro en torno a su base. -Aunque no contaba con la colaboración de un verdadero profesional-. Con una sonrisa, Callaghan trató de dejarle muy claro al otro que no había dicho aquello de modo despectivo ni porque le considerara un vulgar chapero, sino precisamente por todo lo contrario y para demostrarle que sabía apreciar el buen hacer de una mano tan experta en el tema. -Puedes mamármela si te apetece-. Le propuso el mayor de repente, casi con indolencia, como si en realidad acabara de ofrecerle un trago a su petaca de whisky y no la opción de meterse su polla en la boca. -A estas horas no creo que nadie más vaya a entrar en la sauna-. Cayden se puso de pie e hizo girar un poco su cuerpo para así poder apoyar uno de sus pies descalzos sobre el banco de madera que acababa de abandonar. -Y si lo hacen que disfruten del espectáculo o se larguen a tomar por culo a las duchas-. El escocés rebufó cual toro -me la trae floja, apostilló con aquel sonido- y esperó a que el bello Marco se encarara hacia su verga. Una mirada en contrapicado del otro le hizo sonreír desde las alturas, al tiempo que se pasaba una mano desde su clavícula hasta las bolas antes de volver atrás para propinarle a su falo un estimulante apretón. La diestra de aquella estrella de cine empuñó la erección de Cayden por su velludo cimiento, acariciando con su otra mano la pierna que el escoto mantenía recta y no flexionada; recia e inamovible cual columna corintia. Al igual que su expectante polla.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Lun Ene 18, 2016 7:42 pm
La curiosidad siempre había sido uno de mis peores defetos, más que nada porque me gustaba saber todo lo que sucediera a mi alrededor y es por ello que pues estando en ese sauna finlandés me había entrado la curiosidad por saber lo que ocurría en otros espacios del mismo establecimiento, o más que nada recrearse la vista con la imagen de varios miembros empalmados o al menos cuerpos bien formados de hombres maduros como los que me llamaban la atención. Estando en ese mismo ugar pude darme cuenta de que la mayoría de los chicos eran jóvenes, y sí eran hermosos y fornidos, pero en realidad yo buscaba algo aejado, alguien con experiencia suficiente y ese porte varonil que me hiciera fantasear más de una vez, sirviendo cada que quisiera como incentivo para mis noches solitarias donde mis manos eran lo único que tocaba.

Desganado y con la mirada frustrada, dejaba en claro que quizás estaba buscando algo que no existía o estaba en peligro de extición, acabé por relamerme los labios mientras me iba desnudando, dejando a la vista mis prominentes y respingonas nalgas, que muchos hombres empezaban a mirar como si las devorasen como queriendo tocarlas y hacerlas suyas, por lo que sonriente me daba algo de ánimos encontrar chicos que valorasen de buena manera mi retaguardia. Me mordí el labio inferior dirigiéndome hasta la sala del sauna más privado, cuandoe scuchaba unas curiosas voces, como aquellas voces calientes y llenas de pasión que estaban previas a empezar la diversión. Me retuve para ocultarme, escuchando las sucias propuestas de ambos, mientras me tocaba el rabo como tratando de exprimirlo, cuando de pronto la curiosidad pudo más y a a manera de intrusión y por la necesidad de un macho, me dirigí al sitio, pudiendo ver a semejante hombre de buen ver, delicioso y caliente con el rabo más enorme que había visto en mi vida. Luego de unos segundos notaba como otro tipo le tocaba con cuidado y lentitud, por lo que desesperado fui hasta donde el que estaba por mamarla, para hacerlo a un lado y presentarme tan sólo con una sonrisa en el rostro.

-Ésta labor es para los expertos en grandes y gordas ligas...- Sin mucho pudor, comencé a ver como estaba ese enorme y gordo glande, para empezar a succionar como jugueteando con el mismo en mi boca y observaba con suficiencia a hombretón al que se la estaba succionando, sólo para al final quitarle importancia al otro que ahí se hallaba - Creo que ya te puedes ir, de aquí yo me encargo...- Esa despedida fue suficiente como para poder darle a entender que no planeaba compartirlo al mayor-


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Ene 21, 2016 4:39 pm
Al parecer, Cayden se había precipitado al conjeturar que ya nadie más entraría en aquella sauna finlandesa a esa última hora de la noche. Un guapo desconocido hizo acto de presencia, acechando en cueros la estimulante escena en ciernes y ordeñándose con una mano su verga a medio engrosar. Buena parte del balsámico vapor ya se había desvanecido, por lo que el de Aberdeen pudo ver con total claridad la pretenciosa y sensual sonrisa que ese aparecido le dedicó tras apartar hacia un lado a Dinosso. -Por lo que veo no vas a conformarte con ser sólo un mero espectador-. El vértice alfa de aquel repentino triangulo coronó su aseveración hacia el recién llegado con una risa traviesa. Marco resopló airado cuando vio que éste hacía deslizar su diestra sobre los acanalados músculos del estómago de Cayden, arrastrando el sudor acumulado en su piel después de arrodillarse al lado del tipo que acechaba su mismo objetivo. Sus ojos claros, abiertos como platos, delataron que probablemente nunca había visto una polla de tales dimensiones fuera de una película triple X. Puede que incluso ni en una de ellas a tenor de su expresión de asombro, de deseo incontenible. -Directo al grano. Como a mí me gusta-. Sentenció el temiblemente dotado Cayden después de carraspear roncamente, levantando una ceja cuando la mano de aquel lujurioso entrometido descendió por su abdomen hacia el oscuro vello que rodeaba su imponente virilidad, la cual acabó empuñando con gesto posesivo. -Sólo espero que sepas estar a la altura de a quien has interrumpido, chaval-. El aludido se retiró resignado después de corresponder el guiño de ojo del empresario con una sonrisa algo forzada. -Ciao, Dinosso. Lástima que tampoco te guste compartir-. Tan pronto Cayden dijo aquellas palabras, el sustituto del moreno se dispuso a tragar el gigantesco glande delante de su cara, recorriendo después con su lengua toda la longitud de aquella polla desmedidamente gruesa que se había adjudicado. Después subió otra vez hacia la protuberante cabeza e insertó la punta de su lengua en la amplia ranura que exudaba líquido pre seminal, usando una de sus manos para acariciar el pesado saco que colgaba bajo ella.

El hambriento chico, como si hubiera decidido que ningún filete podría compararse jamás al terrenal sabor de la esencia de Cayden, deslizó sus labios y su lengua, recorriendo así un poco -que ya era mucho- del rabo más monstruoso que probablemente jamás se había llevado a la boca. Sollozó desde lo más profundo de su garganta cuando advirtió que el escocés impulsaba las recias caderas hacia su cara. -¿Te gusta, eh? Parece ser que has encontrado justo lo que andabas buscando-. Apuntó Cayden tras bajar al suelo el pie que hasta ese momento había mantenido apoyado en el banco de madera, acariciando el cuero cabelludo de aquel “actor secundario” que inesperadamente había conseguido desbancar a la “estrella”. Y así, erguido cuan alto era, se limitó a recibir el placer de aquella boca succionadora que de un modo tan atrevido como resuelto se había adueñado de su rabo. Una mueca en el rostro de quien se la mamaba le hizo saber que el fuerte sabor de su hombría acababa de explotar en paladar ajeno, sintiendo que sus propias pelotas se apretaban a causa del intenso placer que aquel espontáneo le estaba brindando. El prometedor relevo de Marco Dinosso se le antojaba algo más joven e inexperto, aunque tanto su arrojo como su ardiente predisposición suplían con creces aquella supuesta impericia. Asimismo era igual de atractivo, incluso más que el profesional del sexo en retirada, y poseía ese brillo de efusividad en los ojos que a Callaghan tanto solía excitarle. Su postura sumisa de cuclillas acentuaba de una manera muy sensual esa musculatura de la que hacía gala, especialmente la de sus extremidades, lamentando el mayor no poder apreciar debidamente las bonitas nalgas que el resto de aquel escultural cuerpo insinuaba. -Cabrón avaricioso... ¿Sabes que se trataba de un prestigioso actor porno?-. Le preguntó Callaghan al cabo, refiriéndose a quien acababa de abandonar la cabina refunfuñando entre dientes, cabizbajo y sin acritud pero con el ego malherido. Una mamada a dos bocas habría sido lo ideal, se lamentó el semental escoto para sus adentros.

El nuevo no pudo responder tan reveladora cuestión, pues se había introducido en la boca casi un tercio del miembro de Cayden y se afanaba en deslizar suavemente los labios en torno a la venosa carne. No cabía la posibilidad de que pudiera tomarle por completo, así que se dedicó a rodearle con la lengua lamiendo lo que sí se veía capaz, saboreando el glande con una sucesión de pequeños lametazos antes de decidirse a engullir un poco más. Callaghan volvió a estremecerse, a gruñir de puro deleite, cuando el chico clavó los dedos en sus duros y tensos muslos. El escocés era como una roca por todas partes, pero, aunque ese fuera uno de sus muchos atractivos, lo que más parecía excitar al muchacho a sus pies era la manera en que parecía desear aquello; el modo en que tensaba las manos en su pelo. Las susurradas maldiciones que no podía contener impulsaron a su felador a tomarle lo más profundo que podía, una y otra vez, hasta notarle finalmente en el fondo de la garganta. Tras un par de minutos decidió dejar que lo hiciera a su manera, manteniendo su cabeza quieta mientras el mayor follaba despacio, sin brusquedad, su complaciente boca. Cayden no tardó en sentir las primeras contracciones de una arcada constriñendo la sensible carne de su glande, deleitándose con la visión de unas facciones crispadas en el ruborizado semblante de aquel que tanto se esforzaba por complacerle. -No te preocupes, chico. No vas a ahogarte-. Le apaciguó el ejecutivo con traje de Adán. -Me quedaré tan quieto como pueda. Sólo trata de respirar por la nariz y procura ser cuidadoso con esos dientes-. Confiando en que el dominante cumpliría con su palabra, el intrépido joven obedeció y se concentró en respirar hondamente por la nariz. Tomó aire, tragó de nuevo y no pudo evitar toser de manera ahogada al sentir que la punta de aquel ariete chocaba por segunda vez contra su gollete. Cayden maldijo de nuevo por lo bajo su frustrada tentativa. -¡Joder! Estoy intentando ser amable contigo, en serio, pero no me lo estás poniendo fácil-. La inexperiencia del chico mamando penes de semejante calibre era más que evidente. Irónicamente, aquello excitaba aún más al que tan creíblemente fingía enfurecerse ante su ineptitud. Lo cierto era que Cayden no deseaba gargantas profundas de buenas a primeras, ni virtuosos chupapollas, sino jóvenes a los que adiestrar cuyos ojos llorosos le confirmaran lo duro y doloroso que en ocasiones era tenerle como amante.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.