I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

La verdad oculta - Anthony

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Lun Ago 10, 2015 6:29 am
Abría los ojos luego de aquella ajetreada noche. El final de un exitoso partido había significado fiesta hasta casi el amanecer, usando el tiempo restante para pasarse en la cama con alguien que se dejaba asombrar por el hecho de acostarse con el que había asegurado esa ajustada victoria para el equipo. Aquel cuerpo que reposaba a su lado le hacía alzar la ceja con duda, mas la fresca satisfacción en sus zonas más íntimas le hacía olvidar toda pena que pudiera surgir. A pesar de ello, siempre surgía una que otra situación que lo obligaba a tener que poner la cara que todos conocían. Mostrar esa careta suya se había vuelto parte de su rutina al punto que no parecía costarle nada.

Dejando a su acompañante dormir un poco más, fue para el baño a lavarse la cara y los dientes. Se colocó los bóxers y unos pantalones ligeros, solo para salir al balcón y tomar algo de aire. No tenía resaca, pero estaba bastante agotado. Era muy temprano, para lo tarde que se había dormido, el hecho de estar despierto a las diez de la mañana. Sus agradables vecinas estaban en la arena, practicando yoga. Alzó una mano para saludar a las 3 féminas que no perdieron el tiempo en recordarle que les había prometido acompañarlas - Tengo muchas cosas que hacer. No se preocupen que no me he olvidado - Tan amable como siempre logró esquivar la insistencia de las mujeres, quienes quizás por verlo descamisado solo sonrieron para seguir con lo suyo.

Regresó al interior de su casa. Una figura masculina, desnuda, se paseaba por la cocina para beber algo. Quiso acercarse a Zane, solo recibiendo la mano de este en su pecho para mantener la distancia - No. Ya te dije como es esto - El hombre se vistió veloz y salió de la residencia. Ahí estaba de nuevo el mal sabor de boca que le quedaba luego de esa inexistente escena. Agradecía que en esa oportunidad no le hubieran hecho drama.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Ago 10, 2015 7:07 am
Sonrió a su amigo, sin mucho interés en lo que le decía. Sujetaba su vaso de vermut con soda ajeno al parloteo de este. Volvía a sentir la llamada de lo salvaje. Tal vez una casa de madera en Noruega, una de lujo por supuesto. Donde poder combinar el cortar leña en persona para ver llamas en la chimenea con calefacción central, sauna, bañera gigante con hidromasaje,… O tal vez algo más caribeño, una playa al margen de las conocidas. Tal vez México o costa Rica, su español era mejor que su inexistente noruego.

Pero no iba a irse a ningún lado hasta que no encontrara compañía. Los placeres de la vida estaban bien, pero sabían mejor cuando los compartías con alguien. Alguien joven y guapo a poder ser, alguien que viera la vida con frescura y no con cinismo fruto de la experiencia. Alguien para quien cocinar, a quien enjabonar la espalda en la ducha, alguien que le abrazase al dormir.

No iba a donar ni un céntimo al deporte, lo tenía claro. Esa industria movía demasiado dinero de por sí sola. Y no aportaba nada más que divertimento, nada a largo plazo. Era muy respetable y no sería él quien se opusiera a ver un partido y disfrutarlo. Pero prefería mantener sus donaciones en el ámbito de la investigación médica. La lucha contra el cáncer le parecía más productiva.

Su amigo parloteaba diciéndole que el quipo iba viento en popa pero que el cierre de trimestre contable les había pillado muy justos. Le levanto una ceja, ni él ni el Quarterback que se suponía iba a llegar en cualquier momento para comer con ellos le iban a hacer cambiar de idea. Ahora por simple cabezonería. Aunque siempre era divertido ver a su amigo “mendigar” por apoyo económico, aunque él era también bastante rico. Aunque su capricho de comparse un equipo de futbol le estaba resultando poco rentable.

Anthony se recostó en su asiento e hizo un gesto para que le trajeran otro vaso mientras esperaban. Mientras el otro mantenía la formalidad, él había decidido que tenía demasiado dinero para llevar corbata o traje salvo que se tratara de un fetiche sexual. Combinaba pantalón de pana marrón con camisa blanca y camiseta de cuadros por encima. Todo de buena calidad y cómodo, pero a simple vista nadie lo identificaría como uno de los hombres más adinerados de la zona.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Lun Ago 10, 2015 7:39 am
Sin nada más que hacer, era ese el momento en que podía darse los lujos que su carrera le brindaba. Quedaban algunos meses para una siguiente temporada y aunque le quedaban los entrenamientos semanales, no era nada como estar en el campo de juego. Esta era su oportunidad de descansar, aunque no hiciera eso realmente. Tras quedarse unos instantes mirando la puerta que había sido azotada solo segundos, fue a la cocina a hacerse algo de desayunar y por "hacerse" se refería a echar cereales en un tazón y bañarlos en leche. Le gustaban bien empapados en el lácteo producto. Ver la repetición del juego era otra manera de entrenar, de ver lo que podría mejorar para futuras oportunidades.

Con el tazón en mano, se recostó en el sofá ante la gran TV. No demoró en programarla para verse a sí mismo y empezar a criticarse en silencio. No era su mejor actuación por más que el público y los fanáticos no lo notaran. Así de exigente era con su persona, pero por eso mismo es que estaba en donde estaba. Su móvil empezó a sonar y se levantó para buscarlo en su habitación - Dime... Seguro. Estoy en media hora - Si algo aprovechaba su entrenador en esa temporada de descanso, era usarlo para sacar dinero pudiera, cosa que a Zane no le molestaba tanto pues le aseguraba más ceros en su cuenta bancaria. Sin embargo, si algo no había cambiado desde su juventud era el gusto por el deporte. El dinero era solo algo accesorio, algo complementario que no caía mal, pero no era por ello que estaba en ese medio.

Apostaba a que otra vez montaba el cuento de que la contabilidad estaba mala. No mentía del todo, aunque eso distaba de ser un problema, más cuando era momento de apariciones en TV y comerciales. En fin, tampoco es que tuviera mucho que hacer ese día. Terminó su desayuno y se fue a duchar. Buscó algo cómodo y no tan informal para vestirse y salió del apartamento, siempre saludando a sus amigables vecinas que volvieron a coquetearle - Ando de salida. Al regreso conversamos ¿Vale? - Les guiñó el ojo y salió a la entrada donde ya lo esperaban con el coche listo. En menos del tiempo pensado, estaba con la mirada en la mesa donde su entrenador y un hombre que no le era conocido conversaban con aparente buen ánimo.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Ago 10, 2015 8:13 am
Por fin el muchachito llego, y era un chico bastante guapo. De inmediato le sonó haberle visto por la tele. Hubo presentaciones y estrechamientos de manos.
-Un placer conocerte. Tu entrenador habla maravillas de ti- Le dedicó una mirada amigable mientras les traían las cartas. –Tiene la loca idea de que metamos el logotipo de alguna de mis empresas en tu chándal. No sé si te ha pedido opinión al respecto.- Quizá si que soltase un poco de pasta, después de todo. Esos chicos se merecían tener el estadio en perfecto estado.

-Pero no vamos a hablar de dinero mientras comemos.– En eso era muy tajante -Cuéntame Zane, ¿cómo has vivido esta temporada? ¿Te adaptas bien a Beverly y Los Ángeles? Es un clima un poco seco, pero da buenas noches. Esta genial para dar fiestas por la noche.

Se adelantó a los otros dos para pedir un vino tinto con algo de cuerpo acorde con la ensalada de queso y el fileta que se pidió. Si ellos querían comer solo un poquito de pasta con algún vino de esos gasificados sin cuerpo… o con agua allá ellos. Aunque al atleta se lo “perdonaría” al fin y al cabo estaba en la elite del deporte.

-Te acuerdas de la ultima fiesta en casa de los Smith- Los dos amigo se ríen. Rápidamente Anthony incluye al joven en la anécdota: –La señora Smith bebió de más y termino en la piscina en traje.- Le dice con tono cómplice como si fuera un secreto. –Me tire al agua para sacarla y a poco me araña la cara. Pobre, creo que pensaba que se moriria ahogada.-
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Lun Ago 10, 2015 8:34 am
Parte de las caretas que podría montar Zane estaba aquella que ponía para cuestiones de negocios, algo en lo que dependía casi del todo con su entrenador. Tenía suerte de ser el mejor amigo de su padre, lo que de paso le ponía los límites sobre lo que podía hacer con tal de no dañar la imagen del quarterback. Se acomodó en uno de los asientos tras los saludos y manteniendo una sonrisa que no era parte del acto. Por lo menos estar ahí le daba algo que hacer y eso le agradaba - Me ha llamado hace media hora. Supondrás que no sé ni siquiera la razón para estar acá - Tan desentendido no estaba, pero quería romper el hielo desde ya. De todos modos tampoco es que conociera al dedillo la necesidad de su presencia.

Loca idea, sí. Sabía que no podía meter el logo de nada en las camisetas. Para eso estaba la serie de comerciales y productos con la cara de Zane hasta el hartazgo - El clima es excelente. Ha sido el mejor lugar para venir al final de la temporada - Ganarle al equipo local podía no ser algo que le mereciera el mejor recibimiento en la ciudad, pero sería por su sencillez o su cercanía con la gente, que Beverly Hills le había dado la bienvenida con los los brazos abiertos y eso que el entorno no era tan deportivo como en su natal Chicago - Si no se me ven las ojeras es de puro milagro. No han faltado lugares para celebrar la victoria de anoche - Ignoraba si el otro hombre estaba al tanto del juego pasado, pero con lo que acababa de decir ya estaría más o menos enterado.

Cuando fue hora de pedir, se inclinó por la pierna de cerdo con vegetales y agua con gas. Aquel platillo le recordaba a su madre y ni hablar de la cantidad de proteínas que eso le significaba, aunque ese día se había dispuesto romper un poco con el régimen - Imagino lo desesperada que pudo estar - A pesar de ser incluido en el relato y de reír un poco por hacerse la idea de lo sucedido, no pudo evitar sentirse algo fuera de lugar, por lo que tomó ventaja para saber más de aquel hombre que los acompañaba - ¿Y de dónde se conocen? - Preguntó todavía con una sonrisa en el rostro.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Ago 11, 2015 5:52 pm
El empresario levanto una ceja -Vaya, entonces no deberías ni haber venido.- Luego se volvió a su amigo. –¿No te dar vergüenza no haberle avisado con más tiempo? Te piensas que el resto del mundo giramos alrededor de tu agenda y tus caprichos.- Ignoró la respuesta del otro, meras excusas para camuflar su falta de planificación.

-Si, supongo que cuando eres el capitán del equipo ganador no te faltaran amigos ni puertas abiertas. Ten cuidado con las rémoras. Amigos que te llaman solo cuando necesitan un patrocinador para su equipo o que solo quieren salir en la foto con un triunfador.- Luego respondió al enojo del otro. -Era solo por picarte, ya sé que tú me llamas siempre, hasta demasiado me atrevería a decir.

Miro al quarterback con interés. -Lamento decirte que no vi el partido. ¿Por qué no me cuentas como se vivió desde dentro? ¿Los apalizasteis o estuvo reñido?- Sin darse cuenta estaba centrando su atención en el chico joven, deseoso de saber más sobre él y sus vivencias. Los motivos eran tan evidentes como superficiales.

Dio un bocado a su plato, con una sonrisa de aprobación. Amaba los placeres de la vida, y comer era uno de ellos. Aunque luego le significase echar mucho más tiempo al entrenamiento. no el importaba. –Es una historia muy aburrida. Nos conocimos en una junta de dirección de una empresa local. Yo entre por recursos humanos y termine llegando a la dirección. Fue divertido a su manera. Cuando vi como se tomaban las decisiones comprendí porque le iba tan mal. Ahora es cuando te podría empezar a taladra la cabeza con que cuando me largue de allí y monte una empresa de competencia nadie daba un céntimo por mí, pero que me hice a mí mismo y triunfe. Pero no soy de esos. Aunque– Le giña un ojo -en año y medio les había robado hasta el último cliente.

Al propietario del equipo le sonó el teléfono móvil y con cara seria se marchó de donde estaban, disculpándose por abandonar la mesa y pedir que no le esperasen. A Anthony le costo menos de dos segundos responerse de la marcha del otro y volver a centrar su atención en Zane Stromberg.

-¿Cuál es tu plan B? ¿Estás estudiando alguna carrera o planeas ser de esos que de capitán pasan a entrenador y no salen nunca del mundo deportivo?- ¿Además de una cara bonita, habría un cerebro dentro?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Miér Ago 12, 2015 2:19 am
No le estaba gustando mucho la actitud ajena. Fácilmente podría haberse puesto de pie luego de aquella primera frase, pero se quedaba por su entrenador. Si era él quien le dijo de presentarse por lo menos escucharía lo que tenía que decir antes de salir de ahí. Se quedó dudoso acerca del otro hombre, quien no dejaba de soltar una frase tras otra que lo dejaba sin respuesta coherente. A pesar del modo paternalista en que ahora se dirigía a él, Zane no pudo negar que tenía razón en eso. La manera de lidiar con las personas que se querían aprovechar de su fama era voltearles el juego, ser él mismo quien dominara la situación. Tal cosa podía aplicarse a su vida en general - No apoyo a nadie que no conozca de antemano, salvo que ponga un precio muy alto. Él ya sabe de esas cosas - Aunque sonara así, no desvalorizaba a su entrenador. Le había negociado muchos acuerdos en el pasado y todavía lo hacía.

Por lo menos supo admitir que era una broma, a menos que lo hiciera solo para salirse de un momento incómodo. Desconocía si aquel hombre estaba realmente interesado en el juego. No se pondría técnico. Nunca lo hacía - Siempre es un poco reñido. A estas alturas los otros equipos ya saben a lo que se enfrentan cuando tengo que anotar, pero hasta ahora no logran nada importante - Rió un poco petulante; sin embargo, sabía a la perfección de que la victoria no era posible con solo su actuación - Juego bien con cualquiera de mis compañeros, así nunca imaginan cual puede ser nuestro siguiente movimiento - Como buen empresario, su entrenador se pasaba elogiándolo, dándole más méritos que a los demás, algo que Zane siempre criticaba.

Ya imaginaba que había un negocio de por medio - Rió más ligero, mirando a su entrenador hasta que tuvo que levantarse a contestar una llamada. Se quedó comiendo por mientras, hasta escuchar al otro. No debía haberle comentado mucho sobre él o no conocía del todo su carrera como para haberle hecho una pregunta como esa - Ya tengo una licenciatura en Rehabilitación Física y tengo planeado ser entrenador, pero solo como el siguiente peldaño. Siempre estaré metido en el deporte - Estaba todavía suspicaz acerca de aquel hombre. No terminaba de gustarle su actitud.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Ago 12, 2015 4:08 am
Lo escucho hablar. Un chico fiel a su entrenador, acostumbrado a la soledad del éxito, en el que solo te salen amigos de conveniencia. Además, le daba la impresión de que jugaba a por todas y en equipo. Lo cual también le simpatizaba. Le gustaba la gente con liderazgo, como experto en recursos humanos sabía valorarlos.

-¡Ey no te pienses que solo vivimos para los despachos y hacer balances! Tenemos otro tipo de vida y conocemos gente de fuera ese ámbito.- dijo a modo de chiste, con falsa indignación -Yo por ejemplo también hago deporte, aunque soy un solitario. Empleó la piscina y el gimnasio de casa y apenas hago nada que sea de equipo. En alguna escapada esquió un poco. Apenas me caigo, pero soy bastante malo.

Y además tenía cerebro, el chico perfecto… salvo porque no había oído que le gustaran los hombres. Lo único que había gogleado sobre él era eso y todos los romances y líos que se le achacaban eran con mujeres.

-Espero no estar incomodándote con tanta pregunta. Es que me pone un poco nervioso comer en silencio. Crecí en una familia numerosa, cuatro hermanos y nuestra madre adoptiva le sumas los dos perros y alguna visita y te puedes imaginar la que se preparaba a veces.- Su mente se evadió a la granja familiar, su punto de partida.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Miér Ago 12, 2015 4:51 am
Seguro y no confiaba del todo en alguien que acababa de conocer, pero como alguien que vivía de hacer negocios en muchas ocasiones, no podía llegar con la espada desenvainada a cada momento. Tras ver un atisbo de humildad en el hombre, bajó mucho la guardia - Estoy acostumbrado a que me pregunten cosas y nada se compara con las ruedas de prensa antes y después del Super Tazón - Eso y la larga temporada que acababa de culminar era lo que más podía cargar a Zane, mucho más que la presión de ganar un partido. Así es, él como capitán, aunque sus victorias pudieran decir todo lo contrario, siempre se tensaba cuando debía planear las estrategias junto a su entrenador. Otra cosa era que no se dejara dominar por sus emociones.

Siguió comiendo. Tampoco le gustaba hacerlo en silencio pero hasta ahora no se le había ocurrido qué más decir, además que ese almuerzo no dejaba de ser una sorpresa. El entrenador regresó y se excusó por el resto del día - Pero... - No le dio tiempo a responder. Supuestamente tenía que agenciar todo para un comercial para una marca deportiva que buscaba auspiciar a todo el equipo y tener a Zane como cara en sus promociones. Suspiró apabullado por la explicación ajena - Vale, anda. Me informas cualquier cosa antes de firmar siquiera por un caramelo - Sonrió leve por su pequeña y cruel broma, que su entrenador no era capaz de tanto como para meterlo en un aprieto. No por ello faltaban ocasiones en las que de la nada tenía la grabación de algo o una súbita firma de autógrafos. Por suerte Zane estaba muy lejos de dejarse impresionar por una vida de fama. La llevaba bastante bien, salvando el tema de su homosexualidad, claro.

Mi familia siempre ha estado metida en el deporte. Es lo que he conocido desde chico - Lo decía sin pesar, pues ya de mayor supo que habían otras alternativas; sin embargo, lo aprendido fue más fuerte - ¿Te suena Richard Stromberg? ¿Record de anotaciones en la temporada del 92'? - Quizás no, pero con ello ya la daba una idea de que el deporte estaba en sus venas. Su madre podría haber sido porrista, pero no fueron pocos agentes los que estuvieron tras de ella cuando joven para captarla al equipo nacional de atletismo, cosa que siempre rechazó - Debes haberte tenido que hacer un lugar entre tantos hermanos - Era la idea que tenía al ser hijo único.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Ago 12, 2015 5:54 am
Puso los ojos en blanco cuando su amigo se largó, la falta de organización era muy fuerte en su naturaleza. Siempre a última hora y corriendo. Tal vez el negocio de la madera tenía otros tiempos y por eso él veía el mundo de otra manera. En cualquier caso se despidió con un abrazo de él. -Pídeles un 10% más de lo que te ofrezcan de entrada. No lo dudes.-

Lo peor era que le dejaba con un yogurin al que no podía seducir. Era como tener hambre y ver un escaparate de comida que no puedes pagar. Aun así, podía ser divertido. Ignoraba todo sobre el mundo del deporte profesional, así que cualquier averiguación sería interesante. A Anthony le interesaba lo que se hacía en la trastienda. No se conformaba con ver el resultado, también quería ver como se lograba, quien supervisaba, como era la cadena de mando,… Y era así en todos los ámbitos de la vida en los que ponía su atención, siempre quería ver la maquinaria humana.

-Vaya así que vienes de una estirpe de atletas. No me suena, lo siento. Pero yo de chico vivía en Texas. Allí éramos más de Baseball, al menos en mi pueblo. Yo era fiel a los Texas Longhorns, fantaseaba con estudiar en la universidad de Austin solo para unirme al equipo. Recuerdo un partido que ganaron solo por el último homerun. Ni te imaginas como lo celebramos.- Sonríe evocando aquella época.

-Oh bueno, no te creas, había trabajo para los cinco y para más en la granja. Tenía un pique con el otro mayor, pero aparte de eso nos llevábamos bien y todos arrimábamos el hombro.– Le explica lo del “otro mayor”: -Éramos todos huérfanos, yo fui el primer adoptado y dos años después adoptaron al otro. Era más mayor que yo, pero yo había llegado antes, así que siempre estuvimos de competencia por ver quién era “el mayor”. El pobre murió hace poco de cáncer. Se empeñó en irse a Alaska una de esas minas de oro a cielo abierto. A saber cuántas toxinas y minerales pesados inhaló.

Llevo su mirada al otro -Pero no quiero aburrirte con mis penas, ni aburrirte en general. Siento que te haya tocado una comida con un absoluto desconocido. Aunque he de reconocer que tu entrenador sabe encontrar los mejores locales, siempre. La guía Michelin es basura al lado de su agenda.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Miér Ago 12, 2015 6:40 am
No esperaba escuchar más de la vida ajena, pero parecía mover la boca sin cerrarla, cosa que parecía más malo de lo que en realidad era. Luego de siempre ser el centro de atención en demasiadas conversaciones, era bueno un ligero cambio. Zane conocía otros deportes, solo lo necesario como cualquier atleta, a diferencia del baloncesto el que, si bien no dominaba, era otra práctica por la que destacaba en la preparatoria. No fue capitán pero se le adjudicaron algunas victorias en su momento y eso que desde ese entonces ya se notaba que no pasaría del metro con ochenta. No era bajo, pero no tan alto como para ganarse el honor de dirigir al equipo. Centrarse del todo en el fútbol americano fue otra cosa que tuvo que ver - Puedo imaginarlo. Las celebraciones suelen ser tan grandes como los partidos - Lo sabía de primera mano.

La rivalidad entre hermanos nunca faltaba. La hubiera vivido de tenerlos tan solo por su espíritu competitivo el que, en tal caso, se visualizaba con sus amigos o compañeros de equipo - Lo siento - Dijo en un esfuerzo por ser empático, no por nada personal, pero no se sentía del todo bien darle el pésame a un casi extraño. Igual y no sabía lidiar con el luto ajeno ni quería agriar el momento por tocar un tema como el fallecimiento de su hermano. Lo mejor era cambiar de tópico, cosa que el otro supo hacer con admirable rapidez. Miró a su alrededor tomando recién cuenta de que era un local que ubicó con referencia a otro, pues no lo había pisado en su vida - Tiene que saber muy bien en dónde hacer sus negocios. Concuerdo con él que es parte de dar una buena impresión - Ni hablar de que los réditos que sumaba a su cuenta le permitían tales lujos.

Terminó con su comida y llamó de regreso al mesero - Tráeme tu carta de postres - Su mirada se alternaba entre la carta y los ojos del mayor - Tengo que aprovechar la baja temporada para comer lo que quiero - De por sí entrenaba todos los días, pero su actividad física era mucho menor que durante los juegos donde quemar calorías era como respirar. Dejó la carta a un lado, esperando que el mesero notara que ya había decidido, lo que le daba tiempo a continuar con la conversación - ¿Eres un empresario, entonces? Disculpa que ni siquiera me han dicho tu nombre - Y no era por falta de interés, pero todo había sucedido demasiado rápido.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Ago 12, 2015 1:35 pm
Hizo un gesto de “no importa, ya lo he superado”. Aunque no era así, habia perdido a dos personas por el cáncer y a veces las extreñaba, aunque siguiera adelante con optimismo.

Mantuvo una sonrisa encantadora y una pose educada, incluso cuando vio los ojos del otro estudiarle por encima de la carta. Lo que el cuerpo le pedía era tirar de un manotazo todo lo que había encima de la mesa, arrebatarle la carta de las manos y tirarla bien lejos y, por último, tumbar a ese yogurin sobre la mesa al grito de “tú eres el postre”.  Pero en la vida no siempre se le podía dar al cuerpo todo lo que pedía. Aunque cedió a su petición de dar una “ganchada” a la ensalada de patatas que su amigo había dejado sin tocar apenas, antes de que se la llevaran. Le pareció sumamente adecuada.

Se echo a reír. –Te avisan con media hora solo, no te dicen ni con quien te reúnes, y luego te dejan tirado con alguien que casi- remarcó el casi –podría ser tu padre. Le voy a echar la bronca a tu jefe cuando vuelva a verle. Debería contratar a alguien que le llevara la agenda. Me llamo Anthony Walker. Tengo una colección de empresas que giran en torno a la madera. Un aserradero, y luego varias empresas relacionadas, al estilo trust, es decir comprarme a mí mismo las materias primas que uso. Básicamente papel, muebles y maderas de construcción. No suena muy emocionante pero tiene sus momentos. El año pasado el gobierno autorizo la tala de cientoypico secuoyas gigantes que ya estaban muertas. Esos árboles son impresionantes. Fue un desafío logístico.

En tono de coña añadió: -Y antes de que te enfades conmigo por talar árboles, que sepas que  reforestamos todo lo que cortamos y que tenemos una pequeña fundación ecológica por la no desertización y la defensa de la vida vegetal.- Uso el plural corporativo sin darse cuenta.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Jue Ago 13, 2015 8:09 pm
El hecho de que Zane no flirteara no quería decir que no pudiera reconocer internamente cuando alguien tenía un atractivo particular o cuando se notaba que estaba de buenas. Así veía a Anthony, motivo por el que no creía necesario quedarse tan a la defensiva, solo lo suficiente pues seguía siendo alguien que no conocía - Se habrá acostumbrado al hecho de que no le hago problemas por avisarme las cosas con tan poco tiempo. Él sabe que si no puedo ir no voy y ya ve como hace, más cuando ya ha terminado la temporada de juegos. Sé que es el mejor momento para las promociones, pero también es cuando me toca descansar - El ser capitán y quarterback no dejaba de ser un empleo para Zane, y un desgaste para su organismo, así que el descanso era tanto merecido como necesario.

¿Cómo es que había terminado con un tipo experto en maderas? No veía el coteje con lo que hacía a menos que su entrenador buscara otro patrocinio. De todos modos, el que siempre hacía era de cosas relacionadas al fútbol, al deporte o al fitness - No estoy muy al tanto del movimiento de las empresas que trabajan con madera - El mesero se acercó a la mesa que compartían para preguntar por lo que Zane desearía de postre. La opción fue panqueques con miel. Agradeció asintiendo y se dispuso a esperar. Las cosas iban normales, con una conversación que no tenía tanto de negocio como para sentirse fuera de cuadro; sin embargo, un rostro demasiado familiar se iba acercando veloz a su mesa. Era el hombre con el que había pasado la noche y no tenía el mejor gesto. Se le notaba claramente ofuscado. Eso no preocupaba a Zane, que no era la primera vez que alguien intentaría armarle un escándalo.

Sabía que buscaban hacerle reaccionar, pero él siempre estaba con rostro tranquilo. Solo alzó la mano, tronando los dedos y en pocos segundos los de seguridad se llevaban a rastras al hombre. Por suerte no le agredió ni le lanzó nada. Fuera de lo que otros pudieran ver, siempre lo justificaban a la locura de algunos fanáticos trastocados. Solo sintió que debía disculparse con Anthony - Nunca falta un raro que te quiere arruinar el almuerzo - Su temple tranquilo era lo que lo salvaba y no era que tuviera que actuarlo. Realmente estaba tranquilo. Cuidaba muy bien lo que hacía como para alterarse por algo tan nimio como eso.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 15, 2015 4:33 am
Le escuchaba atentamente, todo lo que decía, atento a su lenguaje corporal. Le gustaba estudiar a la gente, era lo que mejor se le daba dentro de la parte de oficinas, la selección de personal. –Bueno si es vuestro modo normal de funcionar, no digo nada. Pero tiene que ser un estrés que te lleven a todos lados con solo media hora de preaviso. La parte buena es que él se hace exactamente igual a sí mismo, así que sabemos que no es con malicia.

Hizo un gesto, como apartondole la importancia -Bah. No hay nada que saber, salvo que te dediques al tema.- Luego añadió con tono de locutor de radio: -Pero si alguna vez vas a comprarte un armario o poner paredes o suelos de madera busca nuestro logotipo- Le dedicó una sonrisa para acotar el chiste anuncio.

Tomó la carta de postres que le tendieron, decidiéndose por arroz con leche al que añadió una petición de café sólo y un vaso de whisky. Y entonces vio llegar al loco de la colina, suspiro preparándose para un pollo. Por desgracia más nervioso de lo que deveria o lo que el otro se merecía.

Por suerte su compañero sí que viajaba con escoltas y le ahorro el show. –Lo habría arruinado, desde luego.- “Aunque no de la manera que tú crees” pensó –Me temo que este no venia por tu fama de deportista. Venia por mi causa. Digamos que lo conozco, tuve que golpearlo en una ocasión para que no molestase a un amigo. El muy cabrón andaba detrás de él amenazándolo.- Hace una pausa no fuese a ser que siguiera hablando y revelara la identidad de su amigo famoso y los motivos por los que el otro le chantajeaba.

De repente sonríe divertido con una imagen mental -Si llega a decir algún improperio y término liándome a golpes habría sido la guinda perfecta para tu día raro: avisado con solo media hora para comer a solas con un desconocido violento.- La verdad que no le disgustaría que ese tío desapareciera de Beverly, y si seguía jugando a su juego iba a acabar con unos zapatos de hormigón en el fondo del mar. Solo era cuestion de tiempo que diera con el famoso equivocado. –No soy un violento salvaje, que conste. El día que le golpee, atosigó a mi amigo muy violentamente, gritándole y tirándole del brazo. Si no le hubiera tocado nos habríamos ido sin más.

-En resumen, que le debo una a tus escoltas. Aunque solo sea por eso, cuenta con que hare una donación a vuestro equipo... Pero quiero una camiseta firmada o un balón del partido o alguna cosilla así para mi estudio.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Sáb Ago 15, 2015 5:02 am
Zane estaba seguro de reconocer aquel rostro, pero con la información que le dio Anthony no pudo sino sentirse más tranquilo. Por lo menos sabía que el tipo no tenía un ensañamiento con él sino que era el modo en que operaba de manera rutinaria. Tendría que irse con cuidado al momento de meterse con locos como ese. Era una lástima que terminara de ese modo cuando le quedaba el buen recuerdo de una sesión de sexo de la que jamás podría quejarse. Al igual que en otras circunstancias, las personas podían ser completamente impredecibles dependiendo de la ocasión - Si aunque sea no hubiera reaccionado mal podría haberle firmado su camiseta - Suspiró negando, como olvidando aquello - Lo que pierde la gente por atolondrada - Tamborileó los dedos como esperando que llegara su postre. Era lo perfecto para dejar el tema en lo más profundo de su memoria.

Alzó una ceja a medida que Anthony comentaba un poco más sobre el tipo. Si era él quien hablaba de eso le daba la oportunidad de hacer el tema mucho menos personal. Era bueno que siguiera creyendo que había ido por él - He tenido días muy raros. Esta no es la primera persona que se me acerca y será la última. Al final de temporada todos desean ver a su equipo ganar y a personas como yo nos buscan los fanáticos que son malos perdedores - No mentía. Los seguidores del deporte nacional podían ser en extremo exagerados e incluso violentos - Yo sí soy violento, pero hace falta demasiado para colmarme la paciencia, mucho más cuando ya sé como es este negocio - Al inicio, Zane era un manojo de agresividad que solo se canalizaba durante los juegos. No golpeaba a nadie, pero si no era por sus compañeros que lo apartaban antes de que siquiera reaccionara, se hubiera ganado una mala fama.

Con el tiempo incluso personas como esa se piensan dos veces antes de meterse con nosotros - No era por creerse demasiado, pero era bueno que no tuviera que ser él quien pusiera los límites. Sin embargo, nunca faltaba el osado que buscaba enfrentárseles directamente - ¿Sabías que un tacleo promedio puede ejercer más de media tonelada de fuerza? - Rió un poco y asintió a lo que decía, aceptando el agradecimiento. Tampoco es que hubiera hecho gran cosa y claramente lo había hecho en defensa propia, pero se dio el lujo de ser amable con él - No hacen falta donaciones, aunque agradeceré si lo haces, más por el entrenador. Debes saber que esas cosas le alegran el día - Echó a reír fuerte, con confianza y sacando dos pases para el palco privado del partido que se acercaba en unos días.

El equipo de Zane no jugaba, pero le gustaba ver y de paso aprender sobre sus contrincantes - Toma. Me agradará verte y poder comentar sobre fútbol o tomarnos algo ahí. Se pasa bien - Dejó los boletos en la mesa y alzó la mirada al ver que los pedidos llegaban ya.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 15, 2015 7:18 am
Asintió. –Los malos perdedores siempre arruinan el día. Aunque los malos ganadores no se quedan atrás… hay que tener deportividad en la vida.

Levanto la ceja sorprendido. -No tenía ni idea. Joder, entonces tenéis que acabar amoratados como os hagan unos cuantos en el mismo partido.- Anotó el dato en el registro de “curiosidades y datos sorprendentes” de su cerebro.

Se rió divertido. –Sí, siempre está bien recibir dinero para tus proyectos, sobre todo si son donaciones y no préstamos.– Contempló el regalo del otro. –Vaya, muy amable, acudiré encantado. Así podre aprender más sobre el deporte.- Guarda las entradas en su cartera antes de que puedan mancharse con los postres. Se pregunta a quien podía llevar, más tarde revisaría su agenda en busca de la persona adecuada.

-¿Y tú qué haces para desconectar del mundo del deporte y sus obligaciones? Yo cuando me agobio me escapo a la naturaleza. Supongo que tiene que ver con haber crecido en una granja en medio de la nada. Tiene que ser duro ser famoso y que te reconozcan en cualquier sitio.- Hace una pausa, pensativo. -Supongo que tendrás una buena colección de gorras y gafas de sol para intentar escaquearte de fotogrrafos y fans.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Zane Stromberg el Sáb Ago 15, 2015 7:57 am
Sonrió a medida que asentía. Las lesiones no eran extrañas en ese deporte, aunque si lo comparaba con el rugby, era poco. Ellos tenían la suerte de tener protección para esos casos - En parte, pero hay varias cosas que lo aplacan como la protección, las jugadas reglamentarias y el entrenarte para resistirlo. Imaginarás que la adrenalina de tener que anotar hace que ignores gran parte del dolor - Era bueno en ese momento. Lo malo era cuando llegaba la calma y todos los golpes y heridas se sentían juntos cuando menos lo deseabas, mas era el precio a pagar por ese deporte - De todos modos no es algo para las personas sensibles... ¿Alguna vez has visto un partido? Te aseguro que te dolerá de solo ver un buen tacle - Rió recordando los que había visto y sufrido. Eran todo un espectáculo.

Había mucho que aprender, siempre que lo deseara. Con tan solo verlo como un evento era divertido. Estar en el estadio y ver la emoción de las personas era bastante contagioso - Acá no ha sido tan complicado. En Chicago es otra cosa, pero parece que quienes me siguen han entendido que no me gusta que me agobien y que consiguen mucho más siendo amables que desesperándose por una foto o un autógrafo - Sin contar lo que acababa de pasar, sus fanáticos eran bastante respetuosos incluso en Beverly Hills. Era la fama que se había ganado a pulso y que, de paso, le ayudaba a mantener su secreto a buen resguardo - No me desconecto del todo. En temporada baja siempre hay entrenamientos o ir a ver a los rivales jugar, fuera de eso siempre me ha gustado la playa. Por eso vine a esta ciudad.

Negó sonriendo - No me preocupo por eso - Empezó a comer del postre ya que estaba ahí. Como ya lo había pensado antes, la mejor manera de ocultar algo era tenerlo completamente a la vista.





ELITE
ELITE
Edad : 27

Mensajes : 17

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Ago 16, 2015 1:12 pm
Sonrió divertido. -Me hago una idea del subidón de adrenalina que sufrís y las endorfinas que tenéis que estar segregando para compensar esos golpes. La droga del deporte.-  También se imaginaba la testosterona bullendo en los vestuarios y el “colegeo” de las duchas… lo cual le hacía imaginarse escenas que suponía que no ocurrían o, que de ocurrir, no serian tas descaradas como en su cabeza.

-Si claro que he visto alguno. Aunque ya te confesé mi preferencia por el Baseball no descarto otros deportes. Aunque no sigo ninguno, solo me preocupa mi liga contra las pesas del gimnasio. Pero es emocionante de ver.– Le gustaba el deporte pero no iba a pretender caerle bien fingiendo ser un fan de la liga, entre otras cosas porque le pillaría al vuelo.

Y respecto a mi sensibilidad, era yo quien ayudaba a mi madre cuando era la matanza del cerdo. Creo que no me asustare  por ver unos cuantos placajes fuertes. Aunque te confieso que no soporto el boxeo.

-Entonces estarás en tu salsa, aquí las actividades deportivas y culturales no paran nunca y tenemos la playa de Santa Mónica a treinta minutos, veinte si le pisas un poco.

Spoiler:
¿Vamos acabando la comida y pasando al palco privado?
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.