I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

First time | Ryan Mclemore

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Adam D. Wright el Dom Ago 16, 2015 2:03 pm
Aquello había empezado como cualquier otro día de la aburrida y agonizante vida de Adam. Como siempre, se había despertado tarde, había ido a trabajar y había salido, por enésima vez, a buscar cualquier ápice de noticia que hubiese por Beverly. Aun así, había acabado en la misma cafetería a la que iba prácticamente todos los días. Le gustaba pasar el tiempo fuera de casa, pues era el único sitio en el que no sentía instintos suicidas -u homicidas, dependía del día-. El verdadero problema era que la soledad le hacía reprocharse cosas a sí mismo, al igual que atormentarse y recordar más de lo que en realidad debería. Su psicólogo le decía y repetía que aquello no le llevaba a ningún lado, pero su subconsciente le jugaba malas pasadas constantemente.

Llevaba una camisa vaquera y unos pantalones negros, además de sus gafas de Sol, que llevaba prácticamente allá adonde iba. Como siempre, su cámara y su grabadora le acompañaban, al igual que un pequeño cuaderno, un boli y su teléfono móvil. Tenía una clara obsesión con su trabajo, pero por eso mismo también tenía la buena costumbre de no salir sin todo eso de casa, y de no olvidarse jamás de aquello que necesitaba para llevar a cabo su trabajo en cualquier lugar y hora. Las exclusivas no llegaban solas. Nunca lo hacían.

En cuanto apareció el camarero, Adam sonrió, sin tan siquiera mirar la carta. -Quiero un Capuccino Caramelo, y le pones un poco de whisky. -Su leve alcoholismo solía estar presente incluso cuando se tomaba un café, pero también eso era una ayuda para no pensar en todo lo que su pasado le ofrecía para atormentarle. Lo único que necesitaba era relajarse con un café o algo que le entretuviese en referente al trabajo. Y como no encontraba nada de lo segundo, estaba seguro de que el café con whisky le sentaría genial.
PRESS
PRESS
Mensajes : 45

Fecha de inscripción : 14/08/2015

Localización : Escondido

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Ago 16, 2015 3:07 pm
Se quitó las gafas de aviador al momento de entrar por la puerta de la cafetería. Había llegado el momento de llevar a cabo la función, aquella en la que normalmente, pretendía ser la estrella. Vestía de una manera que no era llamativa, con unos vaqueros bastante normales y una camisa azul que se convertía en cuadros por rayas rojas y blancas.

Ya sabía donde se sentaría, y fue en la misma mesa que la de ese muchacho joven que había pedido algo para tomar. Observó como iba a reclamar por haberse sentido violentado al sentarse, como si nada, sin conocerle, en su mesa, así que se dio prisa al hablar.- Vengo a traerle una noticia, Señor Wright.- Se cercioró que al decir su nombre el otro se extrañó. Aquello le provocó divertimento.- Es fácil conocer su trabajo en esta ciudad, y es fácil también darse cuenta de que no sale más que de aquellas noticias insulsas de los barrios metropolitanos así que...escúcheme.- Y ahí se quedó, callado, debido a que el camarero se acerco a la mesa. Ahora era cuestión de que la curiosidad pudiese hacerse dueña del otro hombre, algo por lo que esperaría, unos segundos, mientras el camarero le preguntaba que tomaría él. Como Adam calló, en lo que intuyó era un asentimiento inmóvil, habló.- Un chocolate...no me gusta el café.- Y aquello último lo dijo como una confesión a su interlocutor.

Esperó a que el otro se alejase para proseguir.- Tengo información, sobre alguno de los más grandes hijos de puta de esta ciudad. Y puedo ofrecértela. A cambio de algún pequeño favor que me cobraría más adelante...un trato justo, en mi opinión.- Cruzó sus manos y sus dedos, y esperó, sonriente.- Aunque creo que este no sería el mejor lugar para charlar sobre esto...
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Adam D. Wright el Dom Ago 16, 2015 5:39 pm
No dio tiempo ni a que su café estuviese sobre la mesa antes de que un desconocido, al parecer sin dudarlo un segundo, se sentó en la mesa en la que Adam se había sentado con anterioridad. El joven enarcó una ceja. -Emm... -Antes de que pudiese mediar palabra, el mayor le llamó por su nombre, y le dijo algo que, de no ser por lo siniestro de la situación, podría haber sonado incluso interesante. -¿Perdón?

Antes de que pudiese recibir ningún tipo de respuesta, el otro continuó hablando sobre lo que parecía que le interesaba. Cuando terminó, Adam tan solo se quedó callado mirándole, dejándole acabar de hablar y quedándose como en shock. Cuando terminó, movió los labios para hablar, o así fue hasta que el camarero se acercó a traerle su café con whisky. Miró a aquel hombre, tratando de identificarlo, pero no tenía ni la más remota idea de quién se trataba. Aun así, su cerebro por fin reaccionó, y la información siempre era buena, sobretodo si le sacaban del pozo del cotilleo en el que había estado sumido últimamente. Aquel tío tenía un aura... llena de peligro, y aquello siempre había sido atrayente para un periodista que se precie. -Continua. -Se limitó a decir una vez el camarero había vuelto a desaparecer. Se cruzó de brazos y se quitó sus gafas de sol, mirando al otro con cierto tono impaciente. Ahora le interesaba demasiado.

Humedeció sus labios al escucharlo. Aquello sonaba a fuente de información tan jugosa que no pudo evitar que su respiración se acelerase. -No me suelo fiar de la gente a la que no le gusta el café. -Añadió, mordiéndose el labio, demasiado pensativo para responder algo con tanta facilidad. Se tomó medio café de un sorbo, acompañado de una mueca a causa del alcohol. El camarero se había pasado. Acto seguido continuó con lo anterior. -No, definitivamente este no es el mejor sitio para hablar. -Finalizó, llevándose la taza a los labios para terminarse el líquido caliente de un último sorbo. -¿Adónde tengo que ir para conseguir dicha información? -Se lanzó a la piscina, aunque obviamente se aseguraría de qué tipo de favor tenía el desconocido, pues Adam era experto en meterse en líos.
PRESS
PRESS
Mensajes : 45

Fecha de inscripción : 14/08/2015

Localización : Escondido

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Ago 17, 2015 11:09 am
La curiosidad es fuerte, casi siempre. Pocos son los que prefieren no saber nada de ella, ocultarse a su persuasión y su atractivo, y mucho menos aquellos que han decidido vivir para saciarla, como lo era cualquier reportero que, con una mínima ansia por la noticia, esperaba un momento como aquel que se le presentaba a Adam ahora mismo. Cogerlo con sus manos o dejarlo ir, esa era la cuestión. Y el otro parecía haberse decidido a tomarlo con fuerza para que no escapase. Eso produjo que la sonrisa del rubio se acrecentase.

- Hace dos días se produjo la muerte de dos tíos en el distrito industrial. Esos dos tíos tienen relación con la desaparición del fiscal Rodick. Hay un poli detrás de todo esto.- Lo dijo de corrido, tanto que era difícil dudar de la veracidad de lo dicho. El camarero se acercó para servir la bebida que el otro había pedido anteriormente. Le dio un ligero sorbo.- No se si la prensa se habrá enterado, quizás si, pero dudo que tengan esa relación. La policía se habrá encargado de decir que eran dos yonquis o a saber que.- Se encogió de hombros a la vez que dirigió su mirada a uno de los tatuajes que sobresalía del manga del joven que tenía frente a si.

- Intuyo que esto llamará tu atención aunque sea un poco. Fueron esos tíos los que se encargaron del secuestro del fiscal. Nadie quiere dejar cabos sin atar.- Volvió a dar un sorbo a su bebida, notando como estaba caliente.- Si quieres que intercambiemos más información, me temo que tendremos que reunirnos en algún otro lugar que nos de más confianza.- Mantuvo su vista en su bebida, tranquilo, sosegado, aún sabiendo que se estaba metiendo en un jodido lio donde su cabeza pasaría a valer dólares si eran capaz de separarla de su cuerpo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Adam D. Wright el Mar Ago 18, 2015 8:55 pm
Adam respiró hondo, tratando de relajarse y de procesar la información al mismo tiempo. ¿Cómo se podía decir que no a una fuente de información tan específica y personal? Y del mismo modo... ¿Cómo se podía sentir uno seguro después de escuchar aquello? Desde el momento en que aquel desconocido se había sentado en la silla que había frente a él, Adam se había sentido en algún tipo de peligro. Sobretodo por la parte que le correspondía a él: ¿Por qué le interesaba darle esa información? Y lo que era más importante: ¿Qué tipo de favor quería a cambio? Fuese como fuese, Adam no dejaría escapar dicha información, pero tampoco quería acabar en una cuneta. Ni mucho menos.

Siguió con la mirada los gestos de aquel hombre a la vez que trataba de procesar la información con mayor detalle. Se fijó en sus penetrantes ojos azules, cambiantes a cada dato que le daba al joven. ¿A qué se dedicaría aquel hombre? ¿Tendría que fiarse de él y dejar en deuda un favor? No se lo podía plantear con tanta calma, pues la información llegaba por oleadas. Adam se acercó, quedando un poco más confidente, incorporándose para apoyarse sobre la mesa. -¿Me estás hablando de crímenes policiales para ocultar información sobre la desaparición de Rodick? -Preguntó en un murmuro, asegurándose de aquello de lo que estaban hablando. Aquello era de locos. De locos y digno de un ascenso.

Suspiró, frustrado como debió estarlo Kant al escribir su crítica de la razón pura. Se apoyó nuevamente en la silla, cruzando los brazos, mientras su zapato golpeaba contra el suelo algo que podía ser perfectamente la quinta sinfonía de Beethoven. Se mordía la uña, observando al desconocido con el ceño fruncido. Aquel hombre le conocía, y eso le añadía intriga a la escena en general. Aquello iba a matarlo. -¿La policía fue el desencadenante? -Fue más una pregunta retórica o para sí mismo que para el otro. Se encogió de hombros, negando con la cabeza. Negando a lo evidente. -Quiero más información, pero necesito sabes qué vas a querer a cambio. -Añadió, con algo de miedo. ¿Quién no lo tendría?
PRESS
PRESS
Mensajes : 45

Fecha de inscripción : 14/08/2015

Localización : Escondido

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Ago 20, 2015 8:14 am
- Pues una mamada diaria durante dos semanas…- Lo dijo muy en serio, o eso parecía, porque tras conseguir descolocar al otro, en apenas unos diez segundos, se echó a reír. No perdía la alegría al menos.- No, es broma. Lo siento, pero no me gusta estos momentos tan tensos.- Y era así, aunque se tuviese que estar acostumbrando a ello.- Necesito que mantengas mi identidad oculta, a toda costa. Si quieres que sea tu fuente de información deberás llegar a prometerlo, Adam.- Sabía su nombre, si, como parecía que sabía todo. Bebió un nuevo sorbo.

- De cualquier forma…deberíamos de poder vernos en algún otro lugar. Y deberás saber algo, si te metes aquí…estarás tomando riesgos. Y no te podría decir hasta donde llegarían esos riesgos.- Se encogió de hombros Bien era cierto que nadie parecía haberle seguido, pero en cuanto Adam tratase de colar alguna información sobre todo esto, sería fichado, y quizás incluso cazado. Poco le importaba a él, aunque en verdad fuese una pieza en su partida de ajedrez.- Toma- Deslizó una tarjetita que dejó frente al periodista.- Si quieres saber algo más ve a esta dirección. Podremos hablar con mayor tranquilidad.- Se levantó entonces, y le guiñó.- Y a esto me invitas tu, ¿no?- Le sonrió, tranquilizador, y de esa manera salió de allí.

… … … … …

La puerta la abrió un Ryan que se encontraba mojado, con una toalla anudada en su cintura. No se esperaba al hombre en tan poco tiempo, joder. Arrugó el ceño al verle.- Rápido y fugaz…pasa, y siéntate. Deberás esperarme unos segundos.- Tenía que haberse movido hasta un hotel a un par de kilómetros, a la habitación 231. Al pasar no había mucho que ver, una cama grande, una televisión, un armario empotrado y un escritorio, aparte del baño. Le ofreció sentarse donde desease, en la cama ya hecha o en una silla que había para el escritorio. El, por su parte, se encaminó hacia donde parecía tener la ropa (la justa y necesaria).- No te esperaba tan rápido, Adam.- Tomó sus calzoncillos, bóxer, y se los puso por debajo de la toalla, deshaciendo su agarre una vez estaba cubierto. Lo siguiente fue dirigirse a sus vaqueros.- ¿Tenías muchas ansias por verme?- Dijo, con un tono más que complaciente, tratando de buscar la dualidad en aquellas palabras.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Adam D. Wright el Vie Ago 21, 2015 6:25 am
Adam giró levemente el rostro y entrecerró los ojos, mostrando el repentino shock que le habían provocado las aparentemente serias palabras del que se sentaba frente a él. Un alivio fue lo que recorrió su cuerpo al ver que el otro se había limitado a bromear. ¿Por qué le ponía tan tenso para después bromear de semejante forma? -Joder... -Murmuró el joven antes de reír, más por lo surrealista de la situación que por la broma en sí. Aun así, tuvo que pensarlo seriamente: ¿Lo haría? Se aclaró la garganta antes de cruzarse de brazos y recostarse sobre la silla una vez más. -Eso te lo puedo prometer. Pero mi desventaja, en la que tú sabes mi nombre y mi profesión y yo no se nada de ti, no me gusta demasiado. -Se encogió de hombros. Era mejor que empezase a ser sincero si quería ir en serio con lo que el atractivo desconocido le proponía. Algo tenía que tener el joven tatuado para defenderse.

Riesgos. Esa era la primera palabra que había aparecido en su cabeza en cuanto el desconocido abrió la boca. Adam se mordió el labio, pensativo y prácticamente ajeno al resto de palabras que salían de la boca del tipo que tenía enfrente. En todo momento había tenido bastante claro, a grandes rasgos, en el tipo de situación en la que se estaba metiendo, pues no era sencillo salir de una cosa así indemne. Todos recibían, antes o después. Alzó las cejas al ver la tarjeta que el mayor dejaba suavemente en la mesa, deslizándola hasta la vista de Adam, el cual asintió sin añadir nada más. No era necesario. Observó al desconocido levantarse y ladeó el rostro ligeramente, mostrando una sonrisa de lado. -Me lo tomaré como un préstamo. -Sentenció, observando después cómo aquel hombre se alejaba del lugar, para poco después pagar e irse.

[...]

Adam enarcó una ceja en cuanto aquel hombre, mojado y con solo una toalla tapando su cuerpo, le abrió la puerta. Se había esperado algo más... serio. -¿Esta es la exclusiva? -Soltó una risita, que se apagó con rapidez. -Me gusta ser profesional. -Añadió, limitándose a ello y no abriendo la boca para nada más. Adam se adentró en la habitación, incluso después de que su cabeza, en un intento desesperado de ser una hija de puta, le recordase que aquel podía ser un loco y que podía asesinarle en cualquier momento. Se sentó en la cama, siguiendo con la mirada al tipo que iba de un lado a otro de la habitación. -Sí, supuse que no me esperabas. Eso o querías que te viese... así. -Hizo un movimiento de cabeza, haciendo referencia a su "semidesnudez". El periodista no pudo evitar sonreír ante el siguiente comentario, aunque no había venido a eso. -No te imaginas cuántas... -Añadió, a sabiendas de lo que podía parecer y lo que era en realidad. Estaba ansioso, pero se lo iba a tomar con calma, y esperaría a que el que se estaba vistiendo fuese el que empezase a hablar.
PRESS
PRESS
Mensajes : 45

Fecha de inscripción : 14/08/2015

Localización : Escondido

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Ago 26, 2015 5:20 am
Llevó la toalla a su cabello y comenzó a secarlo, con ganas. Cuando terminó tiró la toalla sobre la cama, a un lateral del otro. Le sonrió brevemente y se encaminó hacia el cuarto de baño, donde tomó un desodorante que se echó sobre sus axilas ya de vuelta en la habitación.- Tal como te dije, esto tiene que ver con el fiscal. No se si sabrás que hace pocos días se encontraron a dos jóvenes muertos en las afueras de la ciudad. Nadie ha sido capaz de unir ambas cosas, el secuestro y los asesinatos, pero lo están.- Se sentó, sin más, al lado del otro para poder ponerse los calcetines.- Puedo darte algunos nombres, Adam, pero no pienso darte el porque. Eso es algo que tendrías que investigar tu. No puedo exponerme tanto, pero si darte algo por lo que empezar.- Dirigió la vista al que tenía a su lado en una escena un tanto curiosa. Le sonrió, amablemente.

- Así que…- Posó ambas manos en las rodillas y se levantó, buscando los vaqueros que llevaría a partir de ese momento. Comenzó a vestirse con ellos.- …si estás dispuesto deberías de comenzar con estos nombres: Hadrian Walcott y Eliana Dragio. Ambos tienen varios negocios en la ciudad, y fuera de ella. Estaría bien que intentases encontrar de donde viene su fortuna.- Una fortuna que venía de la mano de la droga que conseguían meter por los puertos de la costa oeste gracias a los contenedores de muchos de los barcos que llegaban hasta allí. Eliana era la más puta, la que verdaderamente dirigía todo el cotarro y la que había dado orden de hacerse con aquel fiscal que le tocaba la fibra.

Se colocó la camiseta, azul y con letras blancas gastadas que formaban la marca “Lee”.- Deberías tener cuidado y no exponerte, Adam.- Aquello seguramente sobraba, el preocuparse por las piezas de su partida de ajedrez, pero no podía evitarlo.- No te di antes mi nombre. Puedes llamarme Mac. Y aunque he podido encontrarte hoy… ¿Crees que podrías darme un número para contactar contigo? Siento desilusionarte y decir que no soy Houdinni…aún.- Llevó una de sus manos a su cabello lo retiró hacia atrás, esperando la respuesta del reportero.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.