I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Dinero extra - Pyotr

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Sep 17, 2015 8:48 pm
Como recién llegado a la ciudad, nada estaba fuera del alcance e interés de Hunter ¿Qué podía detener a un muchacho como él, joven y con el dinero suficiente para darse los lujos que detener otra suerte no hubiera podido? Mas no era la primera vez que el rubio llegaba a una ciudad con planes de divertirse. Había llegado gracias a su sueño de actuar en un escenario conocido, pero esa noche era solo para el ocio. Tras pasar algunos momentos entre tragos y baile en una exclusiva discoteca del centro, el grupo al que se acopló le sugirió seguir la noche en otro sitio. Lo que le vino a la mente a Hunter con esas palabras no fue precisamente lo que acabaron explicándole mejor, pero él ya estaba dispuesto a conocer de la ciudad más que solo la cáscara y cuando se tiene dinero suficiente, son otras cosas las que se vuelven tentadoras.

Salieron del local para dirigirse a otro. Una zona poco concurrida escondía un garaje bastante discreto, con nada más que un hombre de más de dos metros de alto y cuerpo de armario que hacía las veces de vigilante. Miró al grupo de jóvenes, quienes conociendo lo que ahí sucedía, vieron a Hunter esperando que pagara. No era gran cosa para él, aunque no pudo evitar sentirse un poco timado. Cien dólares por cada uno tampoco eran una millonada, pensaba el rubio, así que pagó sin que le temblara la billetera. Cruzaron por un pasillo largo y pobremente iluminado, hasta dar con un espacio más grande donde la gente estaba aglomerada formando un círculo. Dos hombres se batían en lucha, cada uno a su estilo, o mejor dicho, carente del mismo. Solo se daban golpes, aunque no faltaba uno que otro que demostraba cierto conocimiento de algunas técnicas, generalmente boxeo.

Hunter se acercó al que parecía organizar las peleas, quien solo miraba atento mientras estas sucedían. Le preguntó acerca de las apuestas y no era gran cosa para él, mas no dolía ganar algo más de dinero. Terminó una de las peleas y empezaba otra, como tal, era la oportunidad del rubio de apostar. Puso su mirada en uno de los luchadores, uno con pinta de toro, con una contextura imponente y se dedicó a ver cómo peleaba a fin de saber si valía poner dinero a su nombre. Que tuviera una fortuna no lo hacía necesariamente un tonto para los negocios. Si daba un buen show, estaba dispuesto a ofrecerle bastante dinero por ganar. Todos podían salir premiados esa noche.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Sep 17, 2015 10:22 pm
Lamentarse por su actual modo de vida era una pérdida de tiempo tanto como el intentar hacerle ver a su jefe que debería contratarlo como su escolta personal a tiempo completo, más aquel hombre inescrupuloso le llamaba en ciertas ocasiones, donde su vida correría tanto peligroso que valía la pena pagarle una cuantiosa cantidad de dinero a un sujeto que hiciese por escudo. El dinero escaseaba si no buscaba nuevas formas o fuentes de donde obtenerlo, podía tener unos grandes ingresos cada cierto tiempo pero era irregular y variable, además vivir en Beverly Hills suponía una constante inversión aunque no se tuviesen grandes lujos, de por si al estar en aquel lugar ya se tenía un prestigio que claramente no era gratis, la comodidad y posición exigían un precio y había que pagarlo, de una u otra forma.

Su hermano menor ignoraba toda actividad extra que pudiese tener, para él simplemente era el guardaespaldas de alguien importante y que su trabajo como tal le exigía muchas veces volver en la madrugada con más de un corte o marca en su cuerpo, alegando que tan sólo eran gajes del oficio, intentando alejarle de cualquier atisbo de la verdad que le escondía, y esta era que Pyotr por las noches, prácticamente casi todas se veía involucrado en peleas clandestinas, donde ponía en riesgo su integridad física y por consiguiente su vida con tal de obtener dinero, y no una cantidad menor, sino una suma bastante cuantiosa que justificase el riesgo.

Todos le conocían en aquel ambiente, nadie era indiferente a su nombre o a su rostro, sin embargo se referían a él como "El Ruso" en una denominación tan poco elaborada, sin embargo no podía hacer nada frente a ello más que gozar de la fama que poseía y alimentarla para obtener ganancias extras..después de todo, no sólo era necesario saber luchar, también venderte y entusiasmar al público asistente constituía una buena forma de ganar más dinero y claramente, de justificar tu presencia en aquel lugar, donde un día podías gustar y al siguiente espantar lo que se traducía en una total pérdida para el luchador.

Su turno comenzó tan pronto como uno de los anteriores apenas estaba consciente, dejando al otro vencedor de aquel encuentro, el improvisado ring donde debería disputar su pelea ya estaba formado, esperando impaciente por su presencia la cual no duró demasiado en brindársela, estaba dentro del círculo y su oponente aún no aparecía hasta que un haz de luz le permitió ver como este se abría paso entre las personas hasta encararle: un sujeto que si bien no tenía una contextura superior a la suya si lo hacía en estatura, al menos unos 12 centímetros de diferencia lo cual podía presagiar una pelea bastante dura pero de la cual esperaba coronarse como vencedor, debía de hacerlo. Un sonido parecido al de una campana resonó detrás de él lo cual significaba el comienzo de aquella disputa, sus pies se separaron lo suficiente para adoptar la característica pose que tenía al luchar, que si bien no llegaba a alzarse como la de un boxeador profesional era bastante aceptable y parecida.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Sep 17, 2015 10:47 pm
De seguro habían cosas mucho más importantes que estar apostando para que dos hombres se reventaran la cara a golpes, pero como técnicamente no estaba pagando para que lo hicieran, a Hunter no le importaba más que pasara un buen rato. Eso y el hecho de poder ganar dinero, pero quería ver más de aquella masa de músculos que todos vitoreaban bajo el seudónimo de "El Ruso". Enarcó una ceja como quien revisa una propiedad antes de comprarla. El luchador no sabía que estaba siendo tasado por los ojos azul cielo del rubio, calculando su valor para determinar cuanto apostar por él, a fin de cuentas mientras más pusiera, más ganaba, pero al mismo tiempo el riesgo era mayor. Vería esa pelea sin intervenir de ningún modo. Le interesaba la siguiente, pues era en la que planeaba apostar. Fue viendo uno a uno los movimientos de ambos a pesar que no conocía mucho de peleas. Aprendía en la marcha, atendiendo a si es que alguno tenía mejor estilo o aguantaba mejor los golpes. La contienda era bastante pareja y por más que pensara apostar en El Ruso, si era el perdedor, otro tendría que ser su objetivo.

El contrincante de El Ruso era grande, pero no supuso dificultad para él. Hunter se daba cuenta que la apariencia no era todo, lo que aumentó sus esperanzas en el luchador elegido, incluso si es que el siguiente en enfrentarlo tuviera un par de cabezas más de estatura que él. Terminada la pelea, mientras organizaban la siguiente, el rubio fue con el encargado de aquello. Le preguntó sobre la cantidad de las apuestas y lo que ganaría el luchador que ganara. En su rostro se marcó una sonrisa, esa misma que indicaba que sabía precisamente el precio de su siguiente jugada. Sin problemas extendió varios billetes al hombre. Si sus ojos pudieran ponerse verdes estarían brillantes al ver la suma que también le correspondía a él como organizador. Era hora de hablar con el hombre que definiría si esa apuesta valía o era un completo desastre. Se acercó haciéndose camino entre las personas hasta quedar detrás de él. Lo vio de espaldas, al parecer preparándose mentalmente para su siguiente pelea. Era contra otro tipo de su misma contextura, pero como ya había comprobado antes, no era hasta el golpe de la campana que las cosas comenzaban a tomar forma.

Tocó su hombro levemente y le comentó al oído - Son 5 mil para ti si ganas esta pelea - Le señaló a donde estaba el organizador, quien agitaba en su mano, para señal de ambos, los billetes que le había entregado Hunter. Aquello serviría para que El Ruso supiera que el rubio no mentía ni se iba con tonterías, menos que le estuviera mintiendo. Le estaba confiando ganar, mas no de gratis. Le dio una palmada en el hombro y se acomodó a cierta distancia para observar la pelea ¿Qué ganaba el joven con todo eso? Además del dinero, se aseguraba algo de diversión y para eso no había suma que no valiera la pena gastar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Sep 17, 2015 11:37 pm
Su mente podía estar tan fría como su propia personalidad, haciendo gala también del clima que reinaba en gran parte de su amada Rusia, o al menos amada hasta que la misma le dio la espalda obligándole a convertirse en un inmigrante, justificando la nueva realidad en la que se encontraba viviendo, junto a su hermano pequeño del cual era y se sentía completamente responsable.

Las cuentas sólo se saldaban con dinero, aquellos tan malditos trozos de papel verde que a pesar de su insignificancia material podían hacer la diferencia entre una buena vida o la miseria más profunda en la cual podía verse sumergida una persona. No estaba en sus planes verse entre la espada y la pared, desde su huida de su tierra natal se había jurado a si mismo no volver a pasar penurias y mucho menos hacerle ver a su hermano que se encontraban nuevamente a la deriva, sin tener claro si al día siguiente se mantendrían con vida o esta misma sería indulgente con ellos poniéndoles un abrupto final.

Las luchas constituían su mejor oportunidad de equilibrar la balanza a su favor, un par de cortes y moretones no se comparaban a la tranquilidad de saber que no le debían nada a nadie y mucho menos se veían sometidos a la voluntad de alguien más, como muchos otros conocidos que tenía que se habían vuelto unos esclavos de sujetos con poder que cernían una soga a sus cuellos por favores que les debían..No, Pyotr se había ganado cada billete y centavo con su sudor y sangre. La pelea no había sido como lo esperaba, el sujeto había durado menos de lo que debería por lo cual la emoción que caracterizaba a aquellos encuentros estaba muy por abajo, lo cual claramente se traducía en una menor ganancia por la misma idea de una lucha prácticamente aburrida y precoz.

La molestia se podía notar en su rostro al término de esta, a veces con tan sólo un encuentro se podía considerar satisfecho, pero claramente esta no era su noche lo cual se traducía en una mayor frecuencia de encuentros hasta que lograse amasar una buena cantidad de billetes para retirarse, o al menos ese el plan que tenía. Su siguiente encuentro se avecinaba con rapidez, la gente volvía a animarse ante su presencia y eso le reconfortaba, a pesar de no ser algo que le hiciese feliz, le gustaba sentir que tenía fans por el lugar, personas que sin saber siquiera su nombre real apostaban su dinero confiando en sus habilidades; sus pies oscilaron en dirección al círculo nuevamente, mientras se preparaba ajustando las vendas en sus manos sintió un toque en su hombro lo cual provocó que instintivamente se voltease en dirección a ello encontrándose de frente con un chico de cabellos rubios que le sugería una buena cantidad de dinero si resultaba victorioso, más la confirmación del organizador le había permitido tomarlo en serio-Claro que la ganaré-comentó dedicándole una mirada completa por unos segundos, examinándole como suponía también lo había hecho este durante las luchas-Observáme atento-agregó en última instancia para darle la espalda y prepararse para el asalto, al menos ya tenía mayor motivación que antes y el hecho de que estuviese cabreado sólo aumentaba sus deseos de ganar y en parte, le permitía acceder a una cierta fuerza que le brindaba su ira, claro está si es que podía conectar los golpes necesarios.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Sep 18, 2015 12:22 pm
La pelea comenzó al par de segundos, bastante pareja, aburrida incluso si es que suponía que todo debía ser un espectáculo para los sedientos de acción. Los luchadores esquivaban los ataques más que solo lanzarse a darse de golpes, mas fue El Ruso quien tuvo a bien tener la iniciativa de romper con la monotonía del duelo. El contrincante comenzó a responder y no era para nada un saco de inutilidad como el anterior. Si El Ruso ganaba, iba a merecer muy bien esos 5 mil dólares. Sin perder atención de la pelea, se le acercaron dos de los chicos con los que había llegado, quienes se habían desaparecido hasta ese momento. Hunter no se había percatado de ello con tan concentrado que estaba en divertirse en ese lugar - ¿Vienen a apostar? - Sonrió burlón, suponiendo que no tenían dinero para ello o que no estaban dispuestos a gastarlo en eso. Resultaba que ya habían apostado, al tipo anterior, el alto y perdieron - Tontos... Tirando el dinero como si creciera de los árboles - Les dijo un tanto despectivo, pero no podía negarse que era una lección que deberían aprender.

A pesar de ello, los otros no estaban enojados con él y hasta le ofrecieron una lata de cerveza, la que Hunter agradecido empezó a tomar. Se le habían acercado para decirle que ya se marchaban. Era un gesto amable y el rubio realmente no lo esperaba, sobre todo con el detalle de la entrada, con el que habían quedado como unos interesados ante sus ojos - Claro, claro... - Se notaba que estaba algo distraído, mejor dicho, enfocado en otra cosa, en la pelea. Sacó de su bolsillo una tarjeta con su nombre y su número, dándosela a uno de los chicos - Podemos salir otro día. Acá o a otro sitio... ¿Va? - Sonrió y dio una palmada en el brazo derecho al que recibió la tarjeta. Era precisamente el que le parecía más guapo y ya se habían medio coqueteado desde antes, pero no había pasado nada aún. Quizás luego. Ahora la mente de Hunter estaba en hacer dinero y ver una buena pelea. Sin embargo, otras cosas comenzaron a rondar su cabeza, no solo para ganar plata, sino hacerse un lugar en esa ciudad. Si El Ruso lo demostraba, podía apostar por él con mucha más frecuencia.

Era como si lo estuviera acompañando en esa lucha, aunque el rubio perdería de estar en el lugar de cualquiera de los dos. Gesticulaba con desagrado cuando El Ruso recibía un golpe y se emocionaba cuando era él quien conectaba uno bueno. La energía de las personas era contagiosa pues el duelo estaba en lo mejor, parejo todavía y bastante agresivo como todos esperaban.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Sep 18, 2015 6:43 pm
Estaba muy metido en el mundo de las peleas callejeras, aunque quisiera estaba seguro que le sería imposible dejarlo de un día para otro, la única forma sería muerto o tener alguna incapacidad física que le impidiese mantenerse en pie o dar al menos un espectáculo decente. Era un riesgo que conocía de antemano y lo había aceptado ya hace un tiempo, no podía retractarse ya y lo había hecho para sobrevivir, para darle una vida decente a su hermano menor y esa era la única motivación que día a día le impulsaba a levantarse a pesar de poder haber estado tan golpeado como un trozo de carne.

Aquella noche en particular era distinta a cualquier otra que hubiese vivido, primero que todo parecía que existía una mayor aglomeración de sujetos sedientos de una buena pelea, también las apuestas habían subido y por sobre todo sus contrincantes no eran los típicos que venían a probar suerte, cada vez eran más distintos y variados, altos, bajos, fornidos o medianamente aceptables..aún así todos buscaban ganar y hacerse con el dinero, más no todos lo lograrían, después de todo sólo podía haber un ganador y ese debía de ser él, sin importar qué es lo que tuviese que hacer para ganar. Estaba acostumbrado a llevar al límite su cuerpo, su resistencia al dolor y su concentración, muchas veces consideraba que para como había terminado no debería poder levantarse, pero cada mañana lo hacía para trabajar como Guardaespaldas sin quejarse, apretando los puños cada vez que sentía como una de sus costillas parecía deslizarse hacia ubicaciones que anatómicamente no correspondían.

Sus ojos no se movían de su contrincante, la pelea había comenzado hace varios minutos atrás sin embargo sentía que no avanzaba de ninguna forma, recibía y conectaba golpes por igual, tenía muy claro que no se dejaría vencer pero al parecer su contrincante pensaba lo mismo llevándole a una espiral de pequeñas batallas que no parecían llevar a ninguno a un resultado final. Un par de puños habían ido directamente a su pecho y costado impiéndole respirar por algunos minutos, oportunidad que el otro había aprovechado para acercarse y rematarlo según su pensamiento, más Pyotr sabía que si se lo permitiría no podría volverse a poner en pie lo cual justificó que alzara sus puños y bloquease la gran mayoría de sus golpes, uno que otro se escapaba e impactaba contra su mandíbula pero era lo de menos, como buen Ruso sabía aguantar golpes y esa era una de las cosas que más le caracterizaban: el Ruso tenía una resistencia casi inhumana.

Sacaba fuerzas de donde no sabía podía tener, sin embargo mientras la adrenalina corriese por todo su cuerpo lo aprovecharía y así lo hizo, recuperándose y comenzando a atacar a su adversario que parecía sorprendido de ello, posiblemente esperaba tener la victoria en aquel momento pero Pyo le demostraría que no iba a ser tan fácil-Vamos maldito, dame tu mejor golpe-comentó mientras mantenía las manos en alto e intentaba acercarse para derribarle.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Sep 18, 2015 7:20 pm
El ánimo subía conforme la violencia era mayor. Observó las puyas que se lanzaban entre los luchadores, acompañadas de gritos entre un bando y otro, cada uno alentando al que deseaba ver victorioso, fuera por puro amor al "deporte" o porque tenían dinero apostado. Hunter tenía un poco de ambos. Quería ganar dinero, pero también quería ver un buen espectáculo y, sin ningún interés adicional, deseaba que El Ruso saliera ganador. Aquel por el que había apostado demostraba tener una resistencia increíble. El rubio con solo ver cada golpe conectado sentía como si aquello le doliera, tan solo de imaginar lo que podía estar sintiendo el otro ¿Le dolería o no? Seguro que sí, pero la resistencia no estaba en ser inmune al dolor, sino sobreponerse al mismo y evitar que eso detuviera la pelea. Durante la misma pudo escuchar a dos hombres mayores hablar sobre El Ruso, sobre cómo había llegado a las peleas.

Al parecer tenía un muy buen récord, aunque como suponía de cualquiera que participaba y como ya estaba viendo, eso no quería decir no se llevara a casa una buena de golpes a todo el cuerpo. Hunter pensaba en cómo había gente que tenía que hacer algo como eso para ganarse la vida, aunque él no fuera nadie para juzgar algo como eso, menos desde una posición tan acomodada como la suya. Pensaba en el riesgo que le podía suponer, más si es que era algo a lo que se dedicaba a diario. Siendo relativamente nuevo en los negocios, hasta se ponía a pensar que parte de ese dinero ganado debía ir para las curaciones que de seguro necesitaría. Agitó su cabeza para no llenarse de ideas sobre las que no podía hacer nada ahora, ubicándose en la pelea, viendo que El Ruso no había perdido aún. Por el contrario, lo estaba provocando y eso podía costarle caro si es que no tenía algo planeado para el ataque - ¡¡¡No te confíes, Ruso... Acaba con él!!! - Exclamó con fuerza. Parecía como que no era su dinero lo único en juego.

Algunas personas lo miraron con extrañeza, quizás reconociendo que no era alguien asiduo al lugar, pero que reaccionaba demasiado interesado en la pelea. Hunter simplemente no quería que El Ruso perdiera pues había apostado por él. Era una cuestión de dinero, pero sobre todo de orgullo. Necesitaba demostrarse que había tenido buen ojo y buen tino al escogerlo para hacerle ganar varios dólares. El ambiente estaba a no poder. Todos, novatos y expertos, sentían que la pelea estaba por terminar y no necesariamente porque los luchadores parecieran cansados. Hunter estaba casi seguro que el perdedor caería por knockout.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.