I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

The last nights of the season - Tenoch

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Sep 27, 2015 6:30 pm
Pasaba la tarde en el piso de Coriolan. Un estudio sencillo que hacía las veces de centro de operaciones para el joven escritor, con solo lo necesario para decir que estaba cómodo, cosa que era así. El sol se ocultaba lento mientras las nubes de la ciudad se tenían de rojo intenso, mezclado con tonalidades violáceas que indicaban la cercanía con la noche. Había algo ominoso en el ambiente, lo que quizás era solo una confusión creada por el colorido cielo de esa tarde. El humo de un cigarrillo mal apagado se iba consumiendo encima de una concha de abanico que hacía las veces de cenicero, a pocos centímetros de una hoja de papel que Coriolan utilizaba para dejar fluir algunas ideas para su siguiente artículo.

Se levantó del escritorio, cogiendo con él una taza de café frío a medio consumir, abriendo la ventana de aquella octava planta, mirando la ciudad que se movía debajo de él. Suspiró mientras sorbía de la oscura bebida, a la que podía sentirle pequeños rastros de pan, habiendo humedecido uno horas antes cuando el líquido estaba todavía tibio. Tenía planeado dejar la escritura para otro momento, que igual aquello no era del todo urgente. Le picaba salir a la ciudad, conocerla un poco y hacerse conocido por ella. La noche sería su aliada en la aventura de dejarse seducir por el encanto de sus iluminadas calles. Se permitió un poco de vanidad para arreglarse y salió hacia la calle.

Dio con un bar de buena pinta que tocaba algo de música, improvisada al parecer. Las personas simplemente se anotaban para soltar alaridos con un poco de ritmo mientras una orquesta sencilla les ayudaba a que todo sonara menos desastroso. Era divertido a ojos y oídos de Coriolan. Le gustaba esa clase de espectáculos que encantaban de lo terribles que podían ser. Una cerveza negra ayudaría a hidratar su organismo mientras disfrutaba del show.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Miér Sep 30, 2015 5:44 pm
¡Que elegancia la de Beverly Hills!
Después de mucho romperme la espalda podando el césped de los ricos, por fin he ahorrado lo suficiente para darme el lujo de tomar unos tragos en un bar fino como este. ¿Que mejor forma de celebrar mi brillante futuro en esta ciudad?
Estoy a punto de tomar asiento cuando de pronto veo llegar a un mesero.
¡Que rápido es el servicio aquí! Le pregunto por el menú de vinos, pero el tipo me interrumpe muy serio diciéndome que le haga el favor de abandonar el bar.
Al ver que me le quedo viendo totalmente confundido, me explica que no le pueden dar servicio a alguien en mis... fachas.
¿Que tiene de mala mi apariencia? Le pregunto molesto. Si, mi ropa no es de marca y ya esta muy gastada, además de que no he tenido oportunidad de lavarla desde que llegué a la ciudad ¿Y eso que? Mi dinero vale lo mismo que el de cualquiera ¿No?
Pero el mesero sigue de necio con que quiere que me vaya, dice algo sobre cuidar la imagen del establecimiento.
Estoy seguro de que este tipo de discriminación es ilegal, se lo digo y exijo hablar con sus superiores.
El mesero, impávido, ya no se digna a discutir conmigo y en lugar de eso hace una seña con la mano. De pronto me veo rodeado por elementos de seguridad del negocio, me sujetan y me quieren sacar a rastras del lugar antes de que monte una escena... pues creo que ya es demasiado tarde.


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Sep 30, 2015 7:00 pm
Bebía su cerveza con la tranquilidad que lo caracterizaba y que le permitía un lugar como ese. No era el más fino de la ciudad, pero con solo ver las tenidas que se lucían por parte de las personas asistentes, tampoco era una posada de medio pelo. Nada que ver. Coriolan estaba habituado a lugares sencillos por su proceder, pero en las ciudad que había visitado, la vida bohemia de los artistas a veces estaba plagada de lujos, sobre todo por parte de los más reconocidos en el medio. Gracias a eso había adquirido algunos gustos que pudieran ser considerados más elevados, aunque jamás soltaba los pies de la tierra.

El sitio era lo suficientemente calmado como para sacar una libreta y ponerse a escribir. Como hacían los dibujantes con espontáneos bocetos, el joven escritor nunca perdía la oportunidad de plasmar lo que tuviera en mente en su libreta, sin importar el lugar en que le asaltara la creatividad. Siempre se agradecía que fuera en un espacio que promoviera tal cualidad, como ese bar. Alzaba la mirada para ver el pequeño show que se armaba. La vida le ponía en frente incontables personajes sobre los cuales imaginar infinitas historias, pero como nada es del todo perfecto, su atención se dirigió hacia un altercado que suponía debía ser discreto, mas no tenía de eso ni una pizca.

Coriolan no era de los que se inmiscuía en asuntos ajenos, pero lo que pasaba ante sus ojos sobrepasaba los límites de lo correcto para él. Guardó su libreta y se dirigió hacia el mesero, quien parecía el ejecutor de todo lo sucedido - Disculpa... ¿Pasa algo con el señor? - El joven artista mantenía un temple firme. No se sentía superior a ninguno de los presentes, pero como cliente sabía que estaba en su derecho reclamar. El mesero explicó lo sucedido - No veo que algún cliente se queje y este hombre no le está haciendo daño a nadie - Manejó sus ademanes hacia el susodicho, mirándolo un poco para demostrar su apoyo. El mesero quiso seguirse explicando, mas otra vez se dio de bruces con la buena labia del franco-canadiense - Deje al hombre consumir o tendré que decirle a su supervisor que está maltratando a la clientela - Y en parte se refería a sí mismo. El empleado tuvo que rendirse a las palabras de Coriolan, excusándose con el hombre y sacando de escena a las personas de seguridad.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Miér Sep 30, 2015 9:15 pm
Pese a la ventaja numérica, no pensaba irme sin dar batalla, estaba harto de vivir en la pobreza y ahora que podía costearme un simple lujo nadie me lo iba a negar, no sin salir lastimado. Afortunadamente la situación no pasó a mayores gracias a la inesperada intervención de un atractivo desconocido de ojos claros. Me quedé ofuscado, no estoy acostumbrado a que salgan en mi defensa así como así, pero por puro orgullo intenté disimularlo lo mejor que pude.

-No se hubiera molestado, lo tenia todo bajo control - le dije mientras hacia como que me alisaba las arrugas que los de seguridad le habían hecho a mi ropa al sujetarme.  - Pero gracias de todas formas, señor...

Al terminar de reacomodarme la ropa, me di cuenta de que el mesero no estaba tan equivocado, necesitaba encontrar una lavandería con más urgencia de lo que pensaba. Me dio un poco de pena darme cuenta de eso ante un sujeto tan bien vestido, sin embargo, definitivamente iba a disfrutar primero de la victoria tomando una buena bebida en ese lugar


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Sep 30, 2015 11:49 pm
No podía autodenominarse un joven de mundo, precisamente porque no había recorrido mucho más de este que su propia tierra y un poco de Francia hacía algunos años. Algo que había aprendido de todos modos es que muy pocos lugares en el planeta eran tan herméticos como para no comprender las diferencias entre las personas que iban y venían, y era aquello mismo lo que había sucedido con ese incómodo altercado. El hombre que denotaba incomodidad en su rostro mostraba en su vestir y proceder las raíces que eran ajenas a la tierra que pisaban, pero no por ello era merecedor del mal trato que acababan de darle. Comprendería plenamente que deseara irse. Él mismo lo haría, no sin antes quejarse con las autoridades correspondientes.

Sonrió un poco. Coriolan no hubiera intervenido de saber que aquel hombre podía arreglárselas solo. Como buen artista, conocía lo que era el orgullo y cómo este podía estar por delante de muchas cosas - Siempre es mejor evitar que las cosas pasen a peor - Tampoco podía ignorar su lado crítico: El hombre hubiera arriesgado mucho menos si sus ropas no se notaran desgastadas. Faltaba presentarse y el opuesto le había sembrado la frase perfecta para ello - Coriolan. Y preferiría el título de "joven" antes que "señor" - Mantuvo una sonrisa leve que expresaba calma, sin ser tan exagerada como para dar un mensaje que abusara de la confianza que en ese momento no tenían. Estuvo por girar en su lugar y alejarse, antes pensando en excusarse para seguir con su propia velada y respetar la ajena, pero si había llegado a Beverly Hills era para marcar una diferencia en su vida y quizás en la de los demás.

¿Me acompañarías a compartir una mesa? - Esperaba el mismo gesto que con él para develar el misterio de su nombre, aunque en lo particular no le parecía ser alguien que ocultara demasiadas cosas. Se le notaba simple en el buen sentido, como Coriolan mismo lo era a pesar de lo formal de su verso, algo que buscaba romper de una vez - Parece que no eres de acá y me gustaría ver que ese mesero no regrese, por lo menos mientras te tomas una cerveza o lo que hayas venido a consumir - Miraba de reojo al empleado que, efectivamente, no les había quitado la vista de encima cual fiera lista para el ataque a la más mínima distracción de su presa.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Jue Oct 01, 2015 1:56 pm
Asi que el ojoclaro se llamaba Coriolan... debe haber sufrido mucho en la escuela con semejante nombresito, pero claro, me guarde ese comentario para mis adentros. El tipo estaba demostrando ser una buena persona, no habia razón ni confianza suficiente para empezar con insultos.
-De acuerdo "joven"-respondí a su oferta de tomar asiento haciendo hincapié en la última palabra.
Cuando señaló que el mesero aun nos estaba viendo, lejos de cohibirme decidí aprovechar para ordenar.
- ¡Hey! Tráigame una botella de lo que sea que se cueste esto- le dije al mesero enseñandole un modesto fajo de billetes que me saqué de mi cartera.
A continuación hubo un silencio incomodo en lo que esperaba que me sirvieran, hasta que caí en cuenta de que no me habia presentado.
-Oh, que grosero de mi parte, no le he dicho mi nombre-dije tras una risa nerviosa- Me llamó Tenoch, Tenoch Peña. Nuevo en esta ciudad y a su servicio... bueno, a su servicio despues de que se apuren con esos tragos.-Dije eso último subiendo mi tono de voz para que me oyera el mesero.


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Oct 01, 2015 3:38 pm
La mesa estaba puesta, no literalmente, para que ambos pudieran acomodarse y bebieran del alcohol que su organismo y bolsillo pudieran aguantar. Coriolan regresó unos segundos a la que había ocupado momentos antes para coger su cerveza, que por suerte seguía fresca y casi intacta. Tampoco es que se quisiera dar el lujo de desperdiciar elixir tan preciado. Se acomodó en el asiento y observó el actuar de aquel hombre. No pudo sino sonreír con ese gesto que de seguro le regresaría el orgullo luego del penoso evento que había tenido que vivir. El joven artista podía ser educado y culto, pero comprendía el gusto de darle a alguien de su propia medicina.

Asintió al escuchar su nombre. Era realmente uno atípico, pero si unía cabos con su apellido y acento podía deducir el origen del mismo. Siempre había encontrado fascinante el motivo por el cual algunos padres colocaban ciertos nombres a sus hijos, incluso más que el origen de estos mismos. Con las facilidades tecnológicas actuales, la procedencia del nombre había perdido un poco magia, aunque con suerte no toda. Tenoch le irradiaba esa simpleza de la gente trabajadora, más vista como sencillez que otra cosa. Había cierta ingenuidad y humildad en aquello que daba una sensación de ser alguien sin corromper por el mundo, aunque por sus reacciones se daba cuenta de que era alguien con sus propios recursos para lidiar con ciertas situaciones. Todo eran conjeturas, pero para eso es que estaban alrededor de la misma mesa - ¿Y qué te trae a Beverly Hills? - Todos venían por un motivo diferente y, en cierto modo, por el mismo en general.

El mesero interrumpió lo que pudiera ser el momento en que Tenoch respondiera, trayendo una botella de vino. Era uno bueno con solo ver la etiqueta, dentro de lo limitado de su conocimiento sobre el licor de uva por parte de Coriolan. El joven escritor miró la carta que se había quedado en una mesa vecina y decidió veloz por un pasabocas que hiciera buena compañía - Tráeme las papas bravas y otra cerveza - Ignoraba si el opuesto había pedido la botella solo para él, mas de todos modos prefería otra botella del alcohol que ya se había adecuado a su paladar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Vie Oct 02, 2015 12:47 am
No soy ningún experto en vinos, pero el que me trajeron tenia muy buena pinta. Me dieron ganas de beber directamente de la botella, pero me contuve justo a tiempo por respeto a mi interlocutor y esperé a que no se hubiera dado cuenta. Al parecer no, pues me hablo como si nada y yo me apuré a responderle para desviar su atención.
-Pues dinero, eso es lo que me trae a esta ciudad- Me serví una copa de vino. Por cortesía también le llené una a él, aunque ya estaba bebiendo de una cerveza - Tengo la corazonada de que aqui conseguiré mucho trabajo, el suficiente para darme lujos como este más a menudo.
Aquello era verdad, sólo que no consideré prudente agregar que lo que realmente me atrajo a la ciudad es que seguramente habrian muchos hombres dispuestos a pagarle extra por acompañarlos a la cama. Pero no tardó en surgirme la duda ¿Conocerá él a alguno? ¿Será él uno de esos?
-¿Y tu... a que te dedicas? - Empecé a sondearlo con cautela.
Sorbí el primer trago de vino... un poco más dulce de lo que me gustaba, pero fuera de eso, perfecto.


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Oct 02, 2015 8:39 am
El dinero movía al mundo y con la respuesta de Tenoch estaba convencido de lo que había pensado al inicio acerca de los motivos por los que alguien llegaba a ciudad tan cosmopolita. Que el verde papel fuera el medio o el fin, era irrelevante. La motivación era la misma aunque algunos disfrazaran sus intenciones bajo el escudo del éxito. Coriolan podía ser un escritor y tener como meta principal que sus trabajos llegaran a todo el mundo, pero sabía que no pretendía que fuera lo único a conseguir por medio de sus habilidades. No buscaba vivir en el mismo lugar y recibir la misma cantidad de dinero a fin de mes, que para ello mejor era quedarse en su natal Canadá.

No pudo evitar sentir algo de pena por él, ciertamente en un esfuerzo de empatizar con sus esfuerzos, pero bien sabía las diferencias que se marcaban entre uno y otro, a pesar de que creía estar más cercano al supuesto estrato social ajeno que el de siquiera su jefe inmediato en la editorial. De nuevo, todo estaba motivado por lo que cada persona buscaba en Beverly Hills - Trabajo hay si es que sabes buscarlo y si encuentras a alguien que necesite de tus habilidades - Adivinaba de Tenoch que estaba más alineado a las destrezas manuales que de cualquier otro tipo, aunque si algo había aprendido el joven escritor es no dejarse llevar por las apariencias, ni siquiera cuando estas parecen darle de bruces en medio de la cara.

Agradeció el gesto ajeno de servirle una copa de vino. Fue bebiendo de este, que la cerveza quedaría mejor cuando llegara el pasabocas - Soy escritor y de vez en cuando hago artículos para alguna revista o diario local - La clave de su frase estaba en interpretar que le hacía falta agenciarse más de un empleo a fin de sentirse más cómodo. Lo hacía tanto por necesidad como para mantenerse ocupado, pero ya debía dejarle claro a Tenoch que no estaba en frente de alguien con tantos recursos materiales como pudiera haber pensado.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Sáb Oct 03, 2015 9:12 pm
-Con que para periódicos y revistas ¿Eh?- dije tratando de no sonar decepcionado. Tenia la esperanza de que el destino me hubiera hecho topar con algún ricachón que pudiera pagar generosamente por mis servicios, pero algo he oído que a los periodistas no les remuneran bien sus servicios.

-¿Y que clase de artículos escribes? Es que me cuesta trabajo creer que pasen cosas interesantes en esta ciudad... - dije y di un largo trago a mi copa antes de continuar. - Hasta ahora me parece otra de tantas úrbes plásticas y aburridas.

"Plasticas" hace tiempo que habia estado esperando una oportunidad para usar esa palabra, solo para sonar sofisticado. Si no podia aparentar ser de una mejor clase social por mis ropas, almenos podría intentarlo mejorando mi vocabulario.
No estaba seguro de que clase de licor me habian servido, pero estaba bueno. Tras observar mi copa, como fingiendo meditarlo, la llené otra vez.




HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 03, 2015 10:24 pm
Las sorpresas que parecía guardar Tenoch comenzaba a aparecer. No le fue complicado al joven escritor detectar algo de displacer por parte ajena cuando explicó una de las cosas con las que se ganaba la vida. Coriolan tenía claro que en la escala social de la ciudad, estaba lejos de la cima; sin embargo, también sabía o creía que los artistas estaban, como se decía, por encima del bien y del mal, en especial por las prioridades que poseían, algo diferentes a la de la media común de personas - Eventos, inauguraciones, ya sabes, todo lo que llena las páginas de sociales - Trabajo era trabajo y el lado más frívolo del menor debía de algún modo ser alimentado con las cosas más banales que sucedían a su alrededor.

No podría negar darle la razón a Tenoch, sobre todo porque alguien como él difícilmente veía diversión en algo tan banal como personas hablando de sus jugosas billeteras, que era en resumen lo que todos iban a hacer en tal lugar, excusas y sublimaciones de por medio. Claro que Coriolan no podía morder la mano que le daba de comer y se limitaba a criticar aquello en contadas ocasiones - No podrías haber llegado a ciudad más plástica, pero tengo que estar en desacuerdo sobre la parte aburrida - Sonrió mientras alternaba el gesto con beber del vino que, curiosamente, estaba muy bueno. Tal vez el opuesto conocía algo de aquel licor y estaba haciendo mal en juzgar aquello como solo un golpe de suerte. Alzó la mirada a un lado cuando llegó el pasabocas que había ordenado.

Colocó el plato en medio, pinchando una papa para llevársela a la boca. Mientras mascaba, ofreció del aperitivo a Tenoch, con un gesto con la mano y asintiendo - Hay muchas cosas para hacer y para ver, aunque todo depende del gusto de cada uno - Por supuesto desconocía completamente los gustos ajenos, pero sabía que hasta para los más sencillos, las buenas playas que rodeaban la ciudad, por dar un ejemplo, eran una alternativa para pasar el día, entre muchas otras.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Lun Oct 05, 2015 12:40 pm
Me esforcé por mantener una pose relajada ante su oferta de aperitivo mientras que sufría un debate interno en mi cabeza.
Por un lado, aunque entendía que él solo quería ser amable, yo sentía que me estaban dando limosna... pero por otro lado, lo cierto es que con lo que me iba a gastar con este capricho de alcohol no me iba a sobrar dinero para comer bien.
Finalmente, un gruñido de mi estómago fue el voto decisivo para que dejara de dramatizar tanto por unos simples bocadillos y los acepté. No estaban nada mal, sin esperar a que me ofreciera otra vez, me sambutí otros dos.

-Ah, lo que se dice un paparazzi... - apenas lo dije me arrepentí de habar usando sin pensar esa palabra que podría ofenderle asi que me apresuré a cambiar el tema.
-A mi solo me interesa ganar lo más que se pueda trabajando lo menos posible. Espero que haya sitios aqui donde eso sea posible.


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Oct 05, 2015 2:34 pm
Por más que la palabra dentro de la frase de Tenoch hubiera sonado algo mal, se daba cuenta de que no había dado señales de que su trabajo tratara de alguna cosa diferente a ello, salvo que él no tomaba fotografías y tenía mucho menos morbo pues lo que pusiera a manos del lector no tenía que ver con la cantidad de ejemplares vendidos o que tanto se hablara de ello en el resto de medios amarillistas - Algo así. Un poco menos sórdido - Sonrió ligero y siguió comiendo, alternando bocados con sorbos de cerveza. La combinación del picante con el amargo de la cebada oscura, quedaban muy bien.

Se quedó intrigado por lo que el hombre con el que compartía la mesa estaba diciendo. Seguro y la ley del menor esfuerzo era algo difundido en la vida en general, pero para él, que parecía más manual que intelectual, daba la idea de solo querer tener las cosas fáciles. No esperaba que llegara muy lejos en Beverly Hills con una actitud como esa - Hay gente que logra eso. Les decimos millonarios y herederos - Porque muchos magnates habían conseguido sus fortunas a punta de sudor y lágrimas de sangre, mientras otros tenía el beneficio de su apellido y las riquezas de sus antepasados. Aunque eso último pudiera echarse a perder con un par de años de mala administración financiera, pocos en esta ciudad, de los metidos en los negocios familiares, no sabían como invertir sus millones.

Terminó con la cerveza y con el antojo que tenía, dejando que Tenoch siguiera con lo que quedaba en el plato si es que le apetecía. Esa corta conversación le había hecho notar lo diferentes que eran las personas, como cada uno llegaba a ese lugar con un motivo y como eso dirigía la vida de cada uno - Tenemos celebridades que ganan mucho solo ventilando sus intimidades, pero no creo que seas una o te hubiera reconocido.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Mar Oct 13, 2015 5:33 pm
¿Una celebridad? ¿Yo? No pude más que arquear una ceja ante su comentario ¿Acaso me estaba insultando? ... O... ¿Alagando?
Sea como fuera, decidí dejarlo pasar cuando noté que me estaba cediendo el resto de sus bocadillos. No me hice del rogar y me puse a comerlos, pero eso si, procurando parecer que lo hacia por pura cortesía, casi como si no quisiera, y no por que me lo estaban exigiendo las tripas.
-Pues con saber haya millonarios que puedan requerir mis servicios me basta.- Hice una pausa para no masticar con la boca abierta.- Iré a pedir trabajo de puerta en puerta a ver si convenzo a uno para que me contrate... o para que simplemente me deje adherir a su fortuna cual sanguijuela.
Tardé un poco en razonar lo que acababa de decir. Al parecer no me había dado cuenta de que el alcohol me estaba afectando más de lo que esperaba.

(OFF: No se porque no me quiere respetar el color de texto que había estado usando para mis diálogos)


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Oct 13, 2015 9:22 pm
Millonarios abundaban en una ciudad como esa, algo que sabía que Tenoch descubriría más temprano que tarde si es que seguía demostrando ese arrojo y ambición que se le notaba desde ya. Por lo que entendía del hombre, estaba en necesidad de trabajar. Dedujo que los gastos que le significaban en esa noche, más puntualmente el vino que tenía en la mesa, eran resultado de una labor eventual. Mucho del trabajo en Beverly Hills era de ese modo, rápido, efectivo y, sobre todo, desechable. Lo sabía Coriolan que para llegar al puesto en que estaba, muchas editoriales lo aceptaban por solo un par de artículos.

Volvió su cuerpo al mesero que pasaba, pidiéndole otra cerveza. Por la curiosidad que se despertaba en el joven escritor, necesitaba beber un poco más mientras las palabras salieran de sus labios - ¿Y qué sabes hacer? Creo que podría ayudarte a conseguir un trabajo - Si no había ganado millones en su experiencia, los trabajos temporales para documentar eventos o presentaciones le hacían acreedor a una red de contactos que siempre mantenía activa, pues sabía que ese era uno de los secretos del éxito en esa ciudad. Coriolan no dejaba de ser un poco ambicioso por más que muchos creyeran que era todo lo contrario a un legítimo escritor. Podía tener, entonces, alguien que pudiera requerir los servicios de Tenoch, siempre que supiera cuáles eran.

Lo que sí lo sacó un poco de su lugar fue aquello último, pues le había dado la idea de que aquel hombre tenía claro lo que quería, pero nunca supuso que fuera un interesado. No lo creía todavía, aduciendo aquello al alcohol que ya le había observado consumir - Tendrás competencia si quieres arrebatarle la fortuna a algún hombre - Rió para dar entender que era una broma, sobre todo porque no sabía si él estaba hablando todo eso en serio. De todos modos, no mentía. Hasta los gigolós tenían que enfrentarse los unos a los otros por un lugar en esa ciudad.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Tenoch Peña el Lun Oct 19, 2015 5:53 pm
Sacudí un poco la cabeza para despejarla, pero no sirvió de mucho. Tuve que responderle solo con la esperanza de que mi voz no delatara que ya estaba algo ebrio.

-Principalmente me dedico a trabajos de jardinería. Ya sabes, podar el cesped, recortar arbustos, arrancar hierbas, etc... pero tambien se limpiar piscinas y tengo experiencia de albañil.- Lo digo como si presumiera diplomas.

Decidí que esconder los efectos del licor era una batalla perdida. Terminé de vaciar la botella en mi vaso y le dí un buen sorbo.

-Jejeje, para ser honesto, el grueso de lo de mis ganancias han venido de maricas que, aunque ya no queda nadamás que hacer en su jardin, me continuaban  pagando con tal de seguir viendome paseando sin camisa en sus casas  - aunque el alcohol me estaba soltando la lengua, conservaba suficiente coordura como para omitir que muchos no se limitaban solo a a observar.

Mi rostro se ruborizó por efecto combinado del alcohol y mis recuerdos pícaros.
-Si de casualidad, entre los chismes, te has enterado de gente adinerada con mañas asi, me ayudaría mucho para saber que puertas empezar a tocar.  


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 14

Fecha de inscripción : 29/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Oct 20, 2015 5:09 pm
Tenía cierto encanto cruzarse con personas más simples como Tenoch, que le daban al escritor una visión diferente acerca de la vida, de una vida ajena a la suya, por más que por cuestión de estratos sociales quizás no estuvieran tan lejos el uno del otro. Le restó importancia al hecho de que notara los estragos que el alcohol lograba en el cuerpo ajeno. Sin ver más de lo necesario, supuso que debía haber tomado una buena cantidad, pues sin detallar en su anatomía, imaginaba que debía ser proporcional para lograr afectarlo. No tenía lógica en que basarse para tal hipótesis, pero era lo único que se le ocurría.

Tal como lo hubiera imaginado, la experiencia del contrario iba más hacia las artes manuales, aquellas que requirieran mucho más esfuerzo físico que mental, todo lo contrario a la clase de actividades a las que se dedicaba Coriolan - Ya debes haber visto la de jardines que hay en esta ciudad. No debería faltarte trabajo, más con la cantidad de personas que pagan lo que sea necesario para hacer lo que no les gusta, empezando por todo lo que significa agotarse un poco - La flojera aumentaba con la cantidad de dinero. El joven escritor lo entendía con ya cierto tiempo viviendo en la ciudad, aunque no compartía esa actitud.

Siguió prestándole atención a pesar de su estado y el aroma a alcohol que acompañaba su aliento. No le supo muy bien el modo en que se expresó de las personas, aunque no estuviera más aludido que con la palabra "marica" - Algo conseguirás. En esta ciudad hay de todo para todos, o eso dicen - Sonrió un poco incomodado, pero su tolerancia era grande. Ya ninguno bebía y quizás era lo mejor. Lo observó por un momento - Supongo que ya no beberás más - Y esa era la única manera de no parecer que lo sermoneaba para que dejara de alcoholizarse.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.