I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Una idea muy, MUY mala. {Erik} {+16}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Daniel L. Collins el Mar Nov 03, 2015 2:40 pm
El joven rubio se había dejado convencer por el que era prácticamente su mejor amigo en la zona para probar a hacer con él una sesión de fotos. Ya conocía al fotógrafo porque ya había acompañado a Erik a una sesión con aquel hombre y este primero se empeñó en que formaban una pareja curiosa, queriendo hacerles una sesión de fotos juntos sí o sí. Además, propuso una cantidad de dinero casi indecente que Dan necesitaba para pagar el alquiler y comer, pues con el trabajo de bailarín no llegaba muy bien a fin de mes.

Así que hay estaba, casi desnudo frente a una cámara con gente completamente desconocida, pero por lo menos el cuerpo que lo tocaba era el de su amigo.

Al principio le habían sorprendido mucho, porque nada más llegar gente que ni sabía quién era se presentó y empezaron a desnudarlos a los dos juntos, maquillándolos, peinándolos y vistiéndolos después. Aunque si eso era ropa que bajase Dios y lo viese. Él llevaba unos ajustados bóxers dorados, mientras que su rostro estaba adornado con purpurina dorada también al igual que la parte de su abdomen derecho, y su pierna derecha. Aunque le parecía raro todo aquello, tenía que confesar que aquel dorado quedaba bastante bien con su tono tostado de piel, producto de California. El pelo rubio se lo habían colocado en punta, aunque parecía natural.

Se miraba en el espejo con el rabio de arriba un poco alzado por el examen que se estaba haciendo cuando se fijó en cómo estaban dejando a su amigo. Casi se le desencaja la mandíbula. Sabía que Erik tenía su público porque aparte de ser un chico encantador era muy guapo, pero nunca se imaginó que él podría entrar en ese público. Parpadeó un par de veces y se relamió sin querer, porque estaba extremadamente hermoso. No encontraba otra palabra para describir lo bien que le quedaba a él el plateado en la piel. Más que a él mismo el dorado.

Entonces alguien, el fotógrafo, lo distrajo diciéndole dónde tenía que ponerse. También guió a su amigo que quedó justo delante de él, y el hombre lo empujó por la espalda para pegarlo a Erik, porque había demasiada distancia entre ellos. La espalda del otro encajó en su pecho, y, por si esto no fuese poco, el fotógrafo (al que Dan empezaba a coger manía) le hizo pasar de forma poco decente las manos por la cintura a Erik, atrayéndolo hacia él. La barbilla apoyada en el hombro derecho del castaño, y los labios cerca de su cuello.

Si lo que querías era que nos refrotáramos podrías habérmelo dicho. –Bromeó muy bajito para que solo lo escuchara él, queriendo romper un poco la tensión mental que él mismo se había creado. Pensándolo en frío vio lógica su reacción y de pronto recordó al imbécil de Mike, lo cual le provocó un nudo en el estómago– Estás muy guapo. –Volvió a murmurar, mientras el flash le dejaba ciego. Se concentró en mirar un punto del cuello del otro, para no mirar a la cámara, como le habían dicho. –


Última edición por Daniel L. Collins el Miér Nov 04, 2015 8:40 am, editado 1 vez


-
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 18

Fecha de inscripción : 03/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik B. Rousseau el Mar Nov 03, 2015 3:23 pm
El moreno tenía el arte de convencer e influir en sus venas, no había detalle que se le escapara, siempre que se proponía algo lo conseguía, y esta vez se daba ese mismo caso. El que era hasta entonces, actualmente, su mejor amigo, Daniel, le había acompañado por primera vez a una sesión de fotos en la que conoció al fotógrafo particular de Erik y ambos parecieron haberse conectado bien como para pedir que regresaran otro día los dos juntos a una nueva sesión que sería algo más "especial", y lo entrecomilló con un gesto mientras hablaba de grandes cantidades de dinero, provocando que los dos nos miráramos boquiabiertos sin saber que pensar.

El joven francés desconocía el asunto, su fotógrafo tenía muchas ideas variadas en la cabeza y muchas de ellas eran siempre sorprendentes o muy extrañas, era un tipo misterioso y raro pero hacía muy bien su trabajo.

Cuando llegaron al estudio donde harían la sesión, ambos tuvieron que separarse por unos minutos ya que iban a maquillarlos y a prepararlos por separado. Erik estaba algo nervioso por él, ya que era su primera vez, y no sabía lo que podría surgir de todo lo que estaba a punto de ocurrir en aquel lugar. Por un momento, iba mirando de reojo a su amigo para ver cómo le estaban maquillando, pero en realidad los dos estaban siendo vestidos de la misma forma pero con otros colores distintos. Los nervios se apoderaron de él, tragaba saliva mientras se contemplaba en el espejo, el equipo había hecho un gran trabajo del que podía estar orgulloso. Cuando se levantó de la silla, miró a Daniel con una sonrisa tímida, sus ojos se desviaron para mirar su cuerpo sin poder evitarlo. Estaba perfecto, demasiado atractivo.

Sin embargo, pronto volvieron a separarlos para colocarse en posición. Seguía preguntándose de que iba el tema de la sesión para que fueran tan ligeros de ropa. Aunque entonces, en escasos segundos, sus ojos se quedaron completamente abiertos, y miró al fotógrafo de reojo, indicándole con la mirada que estaba algo incómodo por la situación. Eran muy buenos amigos sí, pero esa idea estaba fuera de lugar, juntarlos para hacer una sesión así no era lo que tenía pensado, aunque el tacto de sus manos rodeando su cintura y pegándole a él, le hizo estremecerse y comenzar a respirar nervioso.

Temía que una erección se marcara en el bóxer ajustado plateado que le habían puesto, les habían obligado a estar muy pegados el uno al otro, hasta rozar piel con piel, la cual era cálida y suave. Erik sentía como su pecho estaba pegado a su espalda, y su cabeza en su hombro, podía notar la respiración en su cuello, como si le acariciara la piel. Escuchó atentamente sus palabras e intentó disimular la respuesta. - Si lo hubiera sabido te lo habría dicho, no se de qué va todo esto. - murmuró casi sin mover la boca, y de vez en cuando iba cambiando las miradas o los campos de visión para las diferentes fotos que hacía el fotógrafo.

Sus mejillas cambiaron de color al instante cuando escuchó el cumplido del otro, estaba nervioso, nunca había hecho algo así, y menos se esperaba hacerlo con alguien tan cercano. Intentó relajarse, la voz del otro o conseguía, su voz tan seductora en un susurro le seducía sin duda alguna. - G-gracias... Pero tu estás más, ese dorado te favorece mucho... - se mordió el labio inferior mientras murmuraba, estaba algo más tranquilo pero tenía algo de miedo de la siguiente posición o lo que les pidieran hacer, por primera vez sentía vergüenza, pero tenía un nudo en el estómago al sentir al chico tan cerca, conectando ambos, intercambiando su temperatura. ¿Qué estaba sucediendo? Era una tortura.



Erik Ben Rousseau

 
'x'
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 179

Fecha de inscripción : 10/10/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Daniel L. Collins el Mar Nov 03, 2015 3:49 pm
En cuanto habló con su particular acento francés lo creyó al instante. Estaba claro que Erik no era de los que se aprovechaban de esas situaciones así. Sabía que lo veía como un amigo y nada más, y que no quería nada con él. Cosa que agradecía bastante por otro lado porque Dan no estaba preparado para tener nada con nadie, o eso pensaba. Desvió los ojos claros hacia arriba y se arrepintió al momento, porque el francés se estaba mordiendo el labio inferior en un gesto único, con las mejillas suavemente coloradas, lo cual daba un contraste extrañamente magnífico con la purpurina plata.

Les tomaron bastantes fotos así y cuando el fotógrafo paró, Dan pensó por un instante que todo había acabado ya, que podía separarse de su amigo y seguir pensando en él como un amigo, cosa que empezaba a costarle. Pero no, claro que no. El fotógrafo empezó a decir que necesitaba sensualidad, tocamientos, que tenían que hacer creer a la gente que eran una pareja fogosa que se amaban mutuamente.

”¿Qué?”, pensó Daniel, porque aquello estaba fuera de lugar. Le parecía fatal que lo hubiesen engañado a los dos así, porque en ningún momento les habían dicho que iba a ser una sesión de fotos tan erótica. Aunque en las portadas de las revistas había cosas mil veces peores. Estuvo seguro de que su rostro se coloreó cuando el profesional le ordenó que le metiera mano a su amigo. Que lo provocara y excitara. Lo mejor de todo fue cuando le indicó como hacerlo.

Siguiendo las órdenes, se pegó más a Erik mientras el hombre se acercaba por el lado, diciéndole que deslizara la mano por el interior del bóxer plata. Dan no quería, pero lo hizo, empujado por algo. ”El dinero, se dijo así mismo mientras su mano izquierda entraba por la ropa interior del francés y rozaba su vello púbico, aferrando luego su pierna con fuerza. La otra mano, como le decían, fue al culo del chico para agarrarle una de sus nalgas, sorprendido brevemente por lo firme que tenía el trasero al otro. ¡¡¡Dios, deja de pensar eso!!!.

A todo esto se le sumó que tuvo que morder y tirar del lóbulo de su oreja, mientras su mirada tenía que mirar a la cámara de manera sensual. Supuso que lo consiguió porque en ese momento empezó a darle órdenes al castaño, órdenes a las que no le prestaba atención ya que se estaba empezando a calentar de verdad. Incluso le pareció que se calentaba más con aquello que en cinco años de relación (aunque claro, no era algo confirmable porque hacía casi dos años que no tenía sexo con nadie y era mucho tiempo).

Notaba cuatro partes del cuerpo de forma extraordinaria: la mano que rozaba su vello íntimo y agarraba su muslo, la mano que tenía atrapada su firme nalga, los dientes y labios entorno a su oreja y su propio miembro, que, para su vergüenza, empezaba a despertar en la otra nalga del chico. Lo peorísimo de todo es que era imposible que no lo notara, porque los habían obligado a estar completamente pegados.


-
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 18

Fecha de inscripción : 03/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik B. Rousseau el Mar Nov 10, 2015 5:43 pm
La tensión continuaba en aumento conforme pasaba más tiempo, y el moreno se quejaba en su propia cabeza por aquella locura que estaban haciendo. Por lo menos su fiel fotógrafo tendría que haberle contado el tema de la sesión fotográfica, eso pensaba, pero en vez de ello, simplemente les citó a ambos allí para hacer algo especial. Nunca se imaginó que acabaría en esa situación con su mejor amigo, de haberlo sabido quizás lo habría rechazado o simplemente puesto un excusa a Daniel para hacerle creer que se había cancelado. Asimismo, se vio algo obligado a hacer cosas que no quería, se sintió mal al ver lo forzado que actuaba el rubio, no quería que su primera experiencia en una sesión de fotos fuera de ese estilo.

La situación parecía calmarse de nuevo tras unas cuantas fotos. Los flashes se sucedían uno tras otro, volviendo su cabeza loca, y haciendo ver todo el numerito más confuso aún de lo que ya era. No podía creer que todo acabara de tal forma. Cuando lograron separarse por fin, miró a Dani a los ojos, sus azulados ojos de mirada fulminante que lograban distraerte por completo, y movió los labios discretamente, disculpándose como en un murmullo. Se sentía traicionado, mentido, como si hubieran pasado completamente de su opinión a la hora de organizar esa nueva sesión en la que le invitó a su mejor amigo.

Por un momento todo se mantuvo con calma, la situación se relajó, pero entonces el fotógrafo se aproximó y empezó a dar nuevas ideas que dejaron a ambos aún más boquiabiertos de lo que ya estaban. El francés se negaba por completo a hacer lo que le requerían, estaba harto de seguir órdenes que no tenían ningún sentido alguno. No había ido a una sesión de fotos erótica, ese no era el plan que tenía pensado en su cabeza. Aunque como siempre, tuvo que callarse sus palabras, necesitaba el dinero de todas formas, así que se mordió el labio inferior nervioso y se colocó de nuevo como le pedían.

La distancia entre ambos volvió a reducirse, podía sentir su respiración en su hombro. Podía sentir su corazón latir ya que el pecho del rubio estaba completamente pegado a su espalda. El calor que ambos cuerpos desprendían era reconfortante, era en cierto modo lo único que podía dejarle tranquilo, porque hacer todo aquello con él le llevaba a la locura mental. Sí, estaba nervioso, desesperado por terminar, incómodo. Poseía muchas palabras en su cabeza para definir el momento.

En cualquier caso, conforme pasaba el tiempo, llegaba a resultar ser agradable hasta cierto punto. Un cosquilleo recorrió su cuerpo casi desnudo, complementando el calor que sentía en aquel instante. Un escalofrío que indicaba placer o excitación, al sentir como las manos de su mejor amigo iban recorriendo su propio cuerpo hasta el pubis, aquella zona. Parecía haber entendido bien lo que el fotógrafo quería, se lo estaba tomando muy en serio, incluso provocando a Erik a más no poder.

¿Sería real? ¿Era intencionado? ¿O Daniel se sentía igual que él? Esas eran algunas de las preguntas que se pasaban por su cabeza, pero en ese punto de la situación, empezó a tomar más partido y a dibujar en su rostro expresiones de placer. Lo más vergonzoso fue cuando se le escapó un jadeo de su propia boca cuando le cogió una de las nalgas y rozó su muslo. Una erección empezaba a formarse bajo su ropa interior, se estaba volviendo realmente loco. - Córtate un poco Dan... Te estás pasan... - no pudo acabar la frase, volvió a estremecerse e ignoró las palabras que había dicho. Una sonrisa se dibujó en sus labios y miró hacia la cámara, reaccionando ante lo que le hacia el otro.



Erik Ben Rousseau

 
'x'
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 179

Fecha de inscripción : 10/10/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Daniel L. Collins el Miér Nov 11, 2015 3:37 pm
El jadeo que el maldito francés soltó provoco en Daniel de todo. Tuvo que soltar su oreja, cosa que agradeció bastante porque empezaba a sentirse tentado de probar más, y su cerebro empezó a trabajar él solo, apretando más la mano que aferraba su nalga para volver a oír ese sonido que había salido de sus labios. Le costaba procesar que el provocante de aquel maravilloso jadeo hubiese sido él mismo con sus manos.

Entonces toda la excitación que sentía se rompió cuando dijo aquello. ¿Cómo? ¿Daniel se estaba pasando? Tuvo ganas de murmurarle en la oreja que él era el que lo había convencido para ir. Que él era el que había hecho que los dejaran casi desnudos y que él tenía la culpa de que estuviese tan excitado por tocarle. Sus labios se acercaron a su oreja para murmurar algo y empezó diciendo “Tú me has di…”, pero el fotógrafo en ese momento dijo que ya valía de esa postura y que podían separarse.

Retiró las manos del cuerpo del otro y evitó mirarlo a los ojos, recordando entonces la sensación de saltó que dio su estómago cuando unos minutos antes se habían mirado y Erik se había disculpado entre murmuros. Conocía muy bien esa sensación, dándole un miedo atroz lo que aquello podía significar.

Pero estaba enfadado, muy enfadado con el otro por rechazarlo de aquella clara manera. “Joder, ¿Es que él no está sintiendo lo mismo que yo?”, se preguntó a sí mismo molesto. Aquello le molestó muchísimo más de la cuenta, más de lo que debería molestar a alguien que su mejor amigo no se excite cuando le toca. Sacudió la cabeza dando por finalizada la sesión de fotos, o al menos creyendo eso. Pero el fotógrafo tenía más ideas.

”Viendo que conectáis tan bien, enrollaos un poco para mi cámara. No debe de ser difícil para vosotros dos.”

Aquello dejó en el sitio a Daniel. Una cosa eran tocamientos “inocentes” pero otra muy distinta eran besos. Enrollarse con alguien, aunque fuese delante de una cámara, aunque no fuese cierto. Hacía mucho tiempo que no besaba a nadie y, además, pensó que para él quizá sí fuese un poco cierto. Demonios, ¿Le gustaba Erik? Siempre lo había visto como veía a uno de sus hermanos.

El tiempo apremiaba y necesitaban, ambos, el dinero. Trató de pensar en eso y no en lo mucho que le había gustado tocarle cuando se acercó al francés, cogió su fina cintura con las manos y lo atrajo para dejar sus labios encima de los del otro, cerrando los ojos después para no ver su rostro. Planeaba solo eso, posarse en su boca, pero entonces descubrió un sabor muy agradable y entreabrió los labios, empezando a moverlos sobre los del otro, mientras una de sus manos subía por su espalda y la otra iba a la parte baja de la espalda también para pegarlo desde ahí.

Notó la erección de Erik contra la suya propia y entonces se sintió victorioso, sin saber lo mucho que después lo confundiría todo aquello. Al francés también le estaba gustando aquello, seguro.


-
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 18

Fecha de inscripción : 03/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik B. Rousseau el Vie Nov 13, 2015 4:06 pm
El juego se les estaba yendo de las manos, una caricia por aquí, otra por allá, unos cuantos besos y mordiscos; y su cuerpo ya estaba completamente deseoso de experimentar nuevas sensaciones que antes no había tenido el placer de disfrutar junto a su mejor amigo. Pero en ese punto, el asunto daba un giro completo, y es que simplemente era un compañero de piso y amigo suyo con el que hacía deporte y además pasaba mucho tiempo en su día a día. Nadie dijo nunca que las relaciones entre amigos no fueran un pecado, pero cuando estas acaban destrozando una poderosa amistad, entonces es cuando realmente el sufrimiento se hace más evidente, y como consecuencia, uno acaba solo, sin su pareja y a la vez sin su amigo.

El francés no estaba para desperdiciar una amistad así como así, por lo tanto no podía dejarse llevar por el placer ni por el morbo que suponía aquella sesión de fotos que provocaba la alteración de sus hormonas instantáneamente. Sin embargo, hasta ese momento no se había dado cuenta de algo, y es que jamás se había sentido esa sensación con Daniel. Un cosquilleo empezaba a surgir en su estómago, pero no era molesto, sino todo lo contrario. Era inevitable que una sonrisa se dibujara en su rostro con cada caricia obligada y un mordisco en el lóbulo de su oreja. El fotógrafo parecía que no se quejaba, pero no tenía ni idea de lo que estaba pasando realmente entre ambos.

Cuando finalmente pudieron separarse, se miraron, sus ojos conectaron una vez más, y con ellos se transmitían cientos de palabras. Había silencio, los diseñadores y fotógrafos discutían al fondo de la sala mientras que los demás conversaban o les observaban. - No sé que es lo que acaba de pasar aquí... Pero nos mira todo el mundo, me siento observado Dani. - suspiró mirándole con cierta preocupación, o más bien queriendo acercarse más a él. Ya no sabía que intenciones tenía, ni lo que sentía, estaba demasiado confuso como para saberlo. - Lo siento otra vez, yo... No sabía nada y... Me mintieron... No fue culpa mía. - se puso a hablar, nervioso hasta que justo una voz en la lejanía le cortó y se acercó un poco a ellos para comentarles una nueva idea.

Parecía que lo malo ya había pasado, pero era todo lo contrario, se acercaba para ellos la parte más difícil de la sesión fotográfica, algo inesperado. ¿Sería todo una especie de cámara oculta? ¿Lo habrían preparado? Erik sentía que estaba metido en una trampa y era el único que desconocía lo que sucedía. De nuevo se mantuvieron distanciados el uno del otro, mirándose con la poca ropa que llevaban, admirándose en silencio. Los demás observaban, pero él no quería dar el paso a ello, estaba en un estado de shock momentáneo, que no hizo más que aumentar cuando sintió las manos del otro atrapar su cintura lentamente y besarle lentamente.

La petición del fotógrafo era un beso apasionado, como si fueran una pareja de enamorados dispuestos a mostrar sus pasiones y su amor el uno por el otro frente a la cámara. Teniendo esa idea en mente, sus labios comenzaron a moverse involuntariamente junto con los del otro, hasta que sin darse cuenta ya estaban besándose como si les fuera la vida en ello. El moreno mantuvo los ojos cerrados en todo momento, en la misma postura, como si estuviera flotando entre nubes mientras besaba y degustaba los suaves y adictivos labios del otro. No podía creer que estuviera besándole, a él precisamente, ya que daba por hecho que nunca pasaría algo entre ellos de esa manera.

Pero estaba tomando conclusiones precipitadas, no era más que una sesión y hacían lo que les pedían de mala gana, ello no significaba que Daniel quisiera transmitir algo, por lo menos pensaba que esa no era su intención. Aunque dudaba. En ese momento había perdido el norte, estaba en un estado de felicidad absoluta pegado a su caluroso y ejercitado cuerpo. Además, por si fuera poco, ambos tenían una gran erección marcada en la ropa interior ajustada que les habían dado, y estas no dejaban de rozarse bajo la tela, lo que provocaba más excitación. Se sentía avergonzado por lo que estaban haciendo de esa forma, lo hubiera preferido de otro modo.

Tras separarse, abrió los ojos para ver a Daniel, pero lo veía de otra forma. Se mordió el labio inferior y agachó la mirada, jugaba con los dedos de sus manos, nervioso. - Un... Descanso por favor. - se acarició la nuca y salió rápidamente de la sala para ir a la otra sala que correspondía a los camerinos donde estaba toda la ropa y el maquillaje. No aguantaba más la presión, y eso que el chico ya estaba acostumbrado a los flashes de las cámaras y a las múltiples miradas, pero no a hacer algo así encima con un gran amigo. - Lo siento pero necesito estar relajado y solo un momento, después seguimos... - le dijo al fotógrafo cuando entró en la sala. Al único que dejaría entrar sería evidentemente al rubio, no tenía problemas en verle a él, aunque estaba completamente dominado por los nervios y la confusión. Tenía un nudo en el estómago.

Se cogió un refresco y se sentó en el sofá que había en la sala para intentar calmarse y olvidar todo lo que acababa de ocurrir, no debía quedar demasiado para terminar y por fin dejar de recordar esa experiencia tan extraña. Una cosa no podía negar, la sensación de haber estado tan cerca de su mejor amigo de esa forma, había sido la mejor en demasiado tiempo.



Erik Ben Rousseau

 
'x'
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 179

Fecha de inscripción : 10/10/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Daniel L. Collins el Dom Nov 15, 2015 3:08 am

Ignoró de forma maestra sus palabras. Por un momento estuvo incluso seguro de que si ignorar fuese un deporte olímpico él se llevaría en aquel instante la medalla de oro maciza. Los labios de Erik no tardaron en amoldarse a los suyos, devolviéndole un beso pasional, que cada vez iba a más por culpa de sus calenturientas entrepiernas. Hubo unos segundos en que para Daniel solo existió el francés, olvidando a las demás personas de la habitación, sin siquiera ver con los ojos cerrados los fantasmas de los flashes de la cámara fotográfica.

Solo podía concentrarse en Erik, en cómo sus cuerpos se pegaban y encajaban maravillosamente. Una de sus manos fue subiendo por su espalda, acariciándola de forma lenta, hasta que se encontró en su nuca y hundió los dedos en su cabello, sujetándolo de estos para pegarlo aún más a él. La otra mano bajó un poco por su cintura y agarró al final uno de sus muslos, teniendo intención de alzarle. A punto estaba de hacerlo cuando el francés se separó y habló, dejando cortado a Daniel. Le ardían los labios de una forma que nunca le habían ardido (o al menos no lo recordaba) y estaba seguro de que los tenía colorados.

Soltó su pierna y su pelo y asintió a lo que dijo, queriendo volver a besarle cuando se mordió el labio inferior de esa manera tan ¿provocativa? De hecho, sintió la necesidad de empezar a darle lametones en los labios y de más cosas que hicieron que su entrepierna se pusiera rígida por completo. Cuando se marchó para hablar con el fotógrafo él se quedó ahí parado sin saber muy bien qué decir o hacer, mientras el resto de personas (maquilladores, iluminadores, etc.) soltaban pequeñas risitas porque era obvio que estaba empalmado. Tras un par de minutos, el fotógrafo se acercó con una sonrisa divertida y le dijo que habían acabado, que tenía material de sobra.

Daniel asintió como si fuese un robot y caminó con algo de torpeza hasta el lugar donde se encontraba su amigo, tocando la puerta suavemente, para luego asomar la cabeza.

Me acaban de decir que ya nos podemos ir. Me cambio y te espero en la puerta de fuera –Le dijo, sonrojándose cuando sus miradas se encontraron. Salió rápido, yéndose a su propio camerino. No pudo evitar en cómo se lo hubiese comido a mordiscos sentado ahí, en aquel sofá con el refresco en la mano. –

Veinte minutos después, lo esperaba en la puerta de la calle con la sudadera gris con la que había ido ya puesta, al igual que sus desteñidos vaqueros azules. Sin maquillaje ni nada de eso, pues nada más llegar al camerino se metió en la ducha. Lo esperaba fumándose un cigarro, porque aunque no tenía costumbre de fumar de forma normal, en aquel momento lo necesitaba de forma extrema, aún con la entrepierna un tanto alegre por culpa de la puta sesión de fotos. Al menos, al día siguiente tendría un buen ingreso en su cuenta bancaria.


-
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 18

Fecha de inscripción : 03/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.