I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

The newbie | Giannis G.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Abel S. Dayson el Dom Nov 08, 2015 4:34 pm
No sabía por qué desconocía la existencia de un cabaret en Beverly Hills, pero cuando uno de sus clientes se lo comentó, se anotó el nombre para visitarlo. V de Victoria. El nombre era, cuanto menos, interesante. No sabía si habría sólo mujeres o sólo hombres, pero bailase quien bailase, podría tomar prestado alguno de sus movimientos. Hasta él se cansaba de hacer los mismos pasos delante de su webcam casi cada noche, por mucho que a quien le estuviese viendo le gustase. Esperó a que cayese la noche, y tras hacerse una foto en paños menores para su web disculpándose para quien esperase verle bailar aquella noche, salió de su apartamento.

Observó la fachada mientras se terminaba un cigarro antes de pisotearlo y entrar. La calidez del local le hizo esbozar una pequeña sonrisa y quitarse la chaqueta de cuero que vestía para protegerse del frío otoñal de fuera. Fue llevado hasta una mesa con dos sillas, a pesar de que estaba solo, y colocó la chaqueta en el respaldo, dada la vuelta para que no se manchase. Se acomodó en el asiento y alzó una pierna, colocando el tobillo de ésta sobre la rodilla de la contraria. Fijó la vista en el escenario mientras una voz femenina inundaba sus oídos, esperando que fuesen a atenderle.

Un whisky. Doble, y bastante cargado, por favor. –Pidió cuando fueron a tomarle la comanda, aunque sin apartar la vista del escenario. Era relativamente pronto, luego supuso que los bailes llegarían más tarde. Sacó su teléfono móvil y se puso a jugar con él; quien dice jugar dice mirar redes sociales y comprobar si tenía futuras citas con clientes. Nada nuevo. Suspiró. No era el único que estaba solo en el local, pero transmitía una sensación de soledad diferente.

Le dio las gracias con una sonrisa al chico que le trajo la bebida y le dio un sorbo, suspirando al tragarlo por la sensación que fue dejando por su esófago. Se relamió los labios, rozándose la lengua con la barba castaña que reinaba en su rostro, y dejó el móvil en una de sus piernas para volver a mirar el escenario. Cuando la canción terminó, se unió al aplauso general que abarrotó la sala.
Minutos después, llamó a un camarero. ¿Cómo lo identificó? No era difícil: iba desnudo de cintura para arriba. –Me gustaría saber cuándo empiezan los bailes... y si son de hombres o mujeres. Pura curiosidad, nada más. –. Claro, pura curiosidad. ¿Cómo iba a decirle a un tío cualquiera que en realidad estaba allí para inspirarse con algunos de sus movimientos?


STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Giannis Gekas el Lun Nov 09, 2015 5:13 am
- No…no, no puedo hacerme cargo de ese envío.- Fumaba en el hall de entrada del cabaret. El teatro Wolfang había sido, en los años ochenta, un referente para toda la ciudad, un lugar donde los pocos intelectuales de la ciudad se reuniesen. Había sido alzado a la moda renacentista italiana (con las limitaciones existentes en su momento en la costa oeste). Sin embargo, tras el paso de una época de esplendor, el lugar había sido abandonado a finales de los noventa. El lugar había permanecido en pie, pero destartalado, hasta la llegada de alguien que se había ocupado de sus viejas vigas de madera, él mismo. Había tenido que gastar una pasta en todo aquello, pero le merecía la pena. Además, poco a poco comenzaba a dar dinero, a cada mes, aunque no fuese lo que más le importase. Para el aquel lugar era un oasis de su vida más atareada en la que el estrés era compañero de baile.- Mira, llama a Cait. Ella sabrá como ayudarte con todo esto, pero no pienso hacerme cargo del envío solo por mi parte. Más vale que me ofrezcáis algo más. Adiós.- Y colgó sin esperar una respuesta por parte de su interlocutor.

El piano se coló por entre sus preocupaciones con una melodía reconocida, un número que reconocería en cualquier lugar tan solo por su comienzo. Replegó las cortinas al escuchar el primer “C´mon baby”. El jazz lo inundaba todo y la luz azul, actor principal en aquel acto de musical, se hacía con la atmósfera de la sala. Todo el mundo estaba sentado excepto el, quien caminaba despacio por entre las mesas y sillas. Dejó ir el humo por sus labios, aportando un poco más a aquella atmósfera que rememoraba los años veinte en aquellos mismos lares. Giannis, enamorado de aquella época y de los corsés (entre un montón de cosas más), decidió agradar al público, sentándose en una mesa en la que había un único muchacho. Se inclinó sobre la mesa apenas y susurró.- ¿Está ocupada? Será solo hasta que acabe el número…- Le sonrió antes de volver la vista al espectáculo que se llevaba a cabo en aquel escenario, All that jazz, de Chicago. Quizás el estuviese más embelesado por la voz de aquella que cantaba, pero seguramente su acompañante estuviese más atento a aquellos que se encontraban por detrás de ella, siguiendo el ritmo de la música con los pasos de baile que provocaban el perfecto acompañamiento a la escena. Y ciertamente aquello le fascinó al griego. Era joven, así que quizás no había visitado nunca un lugar como ese…

Mantuvo la sonrisa mientras todo proseguía, hasta el final, momento que aprovechó para asesinar su cilindro en el cristal del cenicero que quedaba en la mesa.


 
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 16/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Abel S. Dayson el Lun Nov 09, 2015 10:25 am
El camarero le respondió que aquello no era competencia suya, pero que todas las noches solían empezar tras unos cuantos números de música. «No se preocupe, señor, muchos números de música también llevan baile», le dijo, intentando complacerle. Abel asintió secamente con la cabeza antes de apoyar su codo en la mesa y fijar la vista en el escenario mientras comenzaba el siguiente número. Y como si el destino hubiese escuchado a tal camarero, bailarines y bailarinas comenzaron a deslizarse al ritmo de la música tras la cantante.

Tenía que aceptar la realidad: jamás se movería con tanta destreza como aquella gente. Una voz masculina le sacó de su embelesamiento, y ladeó el rostro hacia él. Esbozó una pequeña sonrisa antes de señalar la silla libre con una de las manos. –No se preocupe, está libre, toda suya –confirmó, aunque extrañado ante tal acción ya que había más mesas libres. Le dio un pequeño trago a su licor antes de mirarle de nuevo–. Puede quedarse todo el tiempo que quiera, no espero a nadie.
Se refería al comentario de será sólo hasta que acabe el número. No le importaba compartir mesa. De hecho, barría la sensación de soledad. Podría incluso entablar conversación con aquel tipo para sentirse menos solo y, quién sabe, quizá olvidar la razón por la que visitó el cabaret y pasar un buen rato con un futuro amigo (si la noche iba bien para ambos y se caían bien, por supuesto).

Su aplauso se sumó al de la gente cuando el número terminó y al girarse para darle otro sorbo a su bebida miró fijamente al hombre que se había sentado allí. Las luces habían subido su tonalidad, quizá para amenizar la espera entre actuación y actuación, y pudo observarle mejor. ¿Sería un alma solitaria como él? –¿Quiere una copa? Puedo invitar yo. –Propuso, con cautela y cuidado, como temiendo la reacción y respuesta de su nuevo acompañante. Que la mayor parte del dinero que ganaba fuese para el máster y los libros de éste no quería decir que no tuviese suficiente como para invitar a alguien a una copa.


STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Giannis Gekas el Mar Nov 10, 2015 9:59 am
- ¿Una copa?- Volvió la vista hacia el muchacho. Agradable cuanto menos. No necesitaba que le invitasen, pero rechazarlo podía ser, además de un error, un insulto. Por eso asintió.- Claro. ¿Por qué no?- Alzó su mano derecha, sin redirigir la mirada de su interlocutor.

La mano en alza de Giannis, siempre, significa un símbolo de advertencia a todos los presentes. Para algo se es el jefe, el mandamás, y por eso mismo apenas un minuto bastó para conseguir tener a uno de los muchachos allí mismo, preguntando por que iba a tomar. Respondió que vodka, Grey Goose con un poco de zumo de naranja. No le gustaba las bebidas que no fuesen blancas, y la ginebra, con la tónica, no era lo más atractivo para él.

- Gracias por la invitación…Mi nombre es Giannis.- Tendió la mano, esperando a que el otro la tomase, como seña de saludo. Ahora que las luces parecían dar consciencia del descanso que se hacía, era capaz de observar al muchacho sin oscuridad que le entorpeciera. Era atractivo, y aquella barba le gustaba. Pero se preguntaba que hacía allí solo. Ya de por si el cabaret era un lugar donde se solía ver a gente de mayor edad, pero más raro aún era observar a un jovencito sin nadie alrededor, si acaso con algún amigo en busca de satisfacer la curiosidad o con alguna mujer como reclamo a un futuro inmediato centrado en la cama.

- ¿Qué haces aquí solo? No es muy normal encontrar a gente aquí que venga sola…- Y era la verdad. La mayoría de la gente de alrededor eran parejas, de cualquier sexo, pero parejas o grupos. Y además casi todos parecían bien vestidos, con cierto poder adquisitivo sin duda.- …y antes de responder debes saber que yo no ando solo. Pero si seguía caminando, entorpeciendo la vista, me hubiese llevado algún cenicerazo.- Dejó que su espalda tocase espaldar y llevó la copa a sus labios para beber el primer sorbos de unos cuantos.


 
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 16/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Abel S. Dayson el Mar Nov 10, 2015 12:17 pm
Por un instante temió que la respuesta del otro a su ofrecimiento fuese negativa. Había metido la pata, claro, ¿desde cuándo alguien invitaba a otra persona a una copa cuando ocupaba un sitio libre? Fue la afirmativa del otro lo que le hizo sonreír y desquitarse de tal preocupación. –Abel, y no me agradezca nada –dijo estrechando su mano, con firmeza pero sin demasiada fuerza–. Diría que le invité para compartir la soledad, pero si me acaba de decir que no está solo...

Esbozó una ligera sonrisa y le pegó un sorbo a su bebida antes de mirar al escenario, donde parecían estar preparándose para otro número musical. Tras un suspiro ladeó su rostro hacia Giannis, negando ligeramente con éste. –Tan solo necesitaba relajarme. Este no es el mejor sitio donde buscar eso, lo sé, pero nunca antes había venido. De hecho, de no ser por un... amigo –dudó unas milésimas de segundo, pero ni borracho usaría la palabra cliente; bueno, sí, borracho quizá sí–, no conocería este lugar. Y me gusta, he de decirlo. Moderno y muy cuidado pero a la vez con un ambiente antiguo, no está nada mal.

Aún no le había dicho el motivo por el que había ido, pues en el fondo suponía que la excusa de relajarse la ponía todo el mundo. Tras otro pequeño sorbo a su bebida le señaló con la cabeza. –¿Y usted? Dice que no está solo pero sin embargo se ha parado y se ha sentado aquí, e incluso ha aceptado mi copa. ¿No le estarán esperando? Lo último que quiero es molestarle, eso que quede claro. –. Esbozó una ligera sonrisa de inocencia, aunque con sinceridad. Por ahora no sabía que estaba hablando con el dueño de aquel local, aunque sólo por el otro ser mayor (aparentemente), le hablaba de usted. Si cogían más confianza ya pasaría a tutearle, pero hasta entonces, nada.


STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Giannis Gekas el Vie Nov 13, 2015 3:29 am
“No está mal”

Había obtenido peores críticas, desde luego. Recordaba en especial cuando un hombre, de unos treinta y pico años, se había levantado en medio de un número gritando y acusando a la pobre Sophie de que ardería en el infierno por ir enseñando tanta cacha. Tuvieron que enseñarle la salida dos hombres porque no paraba de proferir la supuesta palabra de Dios y como todo aquel que estaba allí dentro se convertiría en aliado de Belcebú. Fue una lástima porque el tío era guapo, y estaba bien formado. Pero suponía un esfuerzo demasiado grande el tratar de llegar a aquella luz tan divina.

Por el contrario, quien tenía ahora a su lado, parecía mucho más terrenal.- Que bohemio…- Dijo, acerca del nombramiento de la soledad.- …algo que pega con esta atmósfera.- Con descaro, y tras observar que bebía, tomó su vaso y lo atrajo hasta su nariz, oliendo que tomaba.- Vaya, whiskey. Eres joven y apuestas fuerte.- Sonrió, aún con el vaso cerca de sus labios. Luego lo llevó hasta la mesa y con un leve empellón lo mandó de vuelta a su dueño.- Me gusta.

- Podría pasarme toda la noche aquí y no me esperarían. Es lo bueno de este lugar, una vez entras tienes entretenimiento para toda la noche. No echas de menos nada…ni a nadie.- Volvió a dar un sorbo, observando la reacción del chico. En el escenario se preparaba el piano para llevar a cabo la actuación de Roxy, un par de canciones cantadas solo a piano.- Me paré aquí porque estaba sin nadie, y si seguía caminando quizás me tiraban algo a la cabeza por no poder ver.- Rió en bajo antes de volverse totalmente hacia el muchacho. Reprimió el llevarse el cigarro a la boca ya que no tenía ninguno, aunque el gesto le habría parecido obvio.- Dime dos cosas. Tu nombre, lo primero.- Pues no se había presentado aún.- Y que esperas encontrar aquí, lo segundo.


 
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 16/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Abel S. Dayson el Vie Nov 13, 2015 7:19 am
Rodó los ojos cuando le llamó bohemio, algo totalmente contrario a la vida de Abel. Él, de hecho, vivía todo el tiempo preocupado y apenas tenía tiempo para sí mismo, de ahí que aprovechase noches como aquella, noches libres, literalmente, para hacerlo. Y por una vez en su vida no le importaba la compañía de un desconocido. Giró el rostro con las cejas alzadas al ver cómo cogía su bebida y luego encogió un hombro. –Ya que bebo, bebo bien, a lo grande. No todos los días disfruto de algo así.

Frunció el ceño cuando dijo que podría pasarse toda una noche allí. ¿Acaso era camarero y estaba en su descanso? Seguro que en su casa, quien quiera que viviese con él (compañeros de piso, amigos, pareja, padres, ¿qué sabía Abel?, suponiendo que no vivía solo, claro) le echaría de menos. Pero decidió no entrometerse en ello. –Está bien, habría sido divertido ver que mi mesa no tenía ese asiento libre para ver cómo recibías un copazo en la cabeza –bromeó con un muy ligero atisbo de sonrisa–. Mi nombre es Abel. Y tengo veinticinco años, no soy tan joven como dice, dentro de nada me llegan los temidos treinta. Y qué espero encontrar aquí... –. Suspiró y volvió la vista al escenario.

Había empezado otro número de música, pero Giannis había atraído toda su atención. De hecho tenía casi todo el torso girado hacia él, no sólo el rostro como antes. Se fijó en los bailarines y bailarinas de nuevo al fondo del escenario y luego negó con el rostro, secamente. Como siempre, ocultaría la verdad sin llegar a mentir. –En mi tiempo libre bailo, ¿sabe? El caso es que llevo mucho tiempo sin renovarme, así que preferí venir aquí para ver cómo bailaban en el cabaret antes que mirar vídeos por Internet. –. Porque Internet era donde trabajaba él y evitaba usarlo en todo aquello que no concerniese su trabajo ni su máster–. Aunque he de decirle que no esperaba estos números musicales. Incluso le pregunté a un camarero que cuando serían los bailes con música de fondo, sin más, como se ve en las películas, ¿sabe?

Encogió un hombro y se giró para sacar de su chaqueta colgada del respaldo de la silla un paquete de tabaco. El olor de un cigarro lejano el confirmó que allí dentro se podía fumar (a menos que hubiese sido su propio aliento del cigarro que se fumó antes de entrar, en cuyo caso moriría de vergüenza). Tras encenderse uno y dejar el paquete en la mesa por si el otro quería tomar uno y tras la primera calada, le dio un buen sorbo al whisky. Era algo simple, tabaco y alcohol, pero cómo disfrutaba de noches así. –¿Viene usted mucho por aquí? Con todos mi respetos, parece que sabe muy bien de lo que habla respecto a este sitio.


STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Giannis Gekas el Sáb Nov 14, 2015 8:40 am
- Veinticinco años...¡Bah! Eso no es nada, Abel. Los años no pasan tan rápido, en verdad creo que los aprovechamos bastante bien.- Con el vaso en su mano, comenzó un movimiento circular que provocaba que la bebida espirituosa lamiese las paredes una y otra vez, provocando que se pareciese a lenguas que dejaban su rastro de saliva al caer.

Escuchó el porque de acercarse al cabaret. Así que bailaba, y buscaba inspiración allí. Era buena idea, aunque el baile que allí se llevase a cabo era el jazz y era una parte del espectáculo, no lo central.- ¿Has visto Chicago? ¿O Cabaret?...los espectáculos musicales no suelen ser solo baile, sino que más bien es un acompañamiento a la voz del protagonista. Aún así los bailarines de aquí son gente que vienen de diversas escuelas. No hay que mentirse...la mayoría prefiere estar en una escuela que aquí. Al fin y al cabo, es un cabaret...- Se alzó. Se ajustó el chalequillo gris que llevaba sobre la camisa, sin mangas, antes de hablar.- Acompáñame, anda.- No esperó a que se levantase, solo esperaba que lo hiciese. Se había llevado consigo el vodka.

Su camino los llevó entre mesas, sillas y sillones, hacia un lateral del escenario. Abrió una puerta que decía "Solo personal" y la mantuvo abierta hasta que entrase el muchacho.- Tranquilo...puedo pasar.- Con una sonrisa pasó tras el y dejó que la puerta se cerrase por su propio peso. En bambalinas se podía observar el caos que reinaba en un lugar como aquel. Desde que entrasen se podían encontrar a los bailarines, cantantes y actores, en paños menores, mientras se cambiaban de vestuario o maquillaje.- Mira, ese es Val, es ruso, y el cabrón sabe moverse como nadie.- Al decir esto su sonrisa se mantuvo intacta, inquietante quizás.- Ya te dije que soy Giannis. Antes de que trates de sacar tus conclusiones...soy el dueño del local. Así que no deberás invitarme a esa copa. Estás invitado tu.- Le dirigió la vista por un momento pero después le señaló a los artistas, antes de volver a él.- Podrías esperar a que terminase...quizás puedas hablar con ellos, charlar...


 
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 16/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Abel S. Dayson el Sáb Nov 14, 2015 11:17 am
Examinó el rostro del otro durante varios segundos, aunque sin ser demasiado cantoso. ¿Qué edad tendría Giannis? Cogió su vaso y le dio otro trago mientras negaba con el rostro a sus preguntas: no había visto ninguna de esas películas, tal vez por eso le estaba asombrando tanto ese lugar. Sus siguientes palabras le confirmaron que sin duda el tío sabía mucho del cabaret en el que se encontraban. ¿Acaso había sido bailarín, o algo por el estilo? Le observó levantarse, sonriendo sin poder evitarlo al ver el estilo que tenía incluso colocándose un chaleco, y cuando le dijo que le acompañase frunció el ceño ligeramente. Observó a ambos lados, pero terminó por levantarse, lentamente.

Se ajustó la camiseta, quitando cualquier arruga que tuviese, y cogió su vaso. No cogió la chaqueta, nadie se la quitaría y si lo hacían tan sólo tendría que comprarse otra. Se guardó también el tabaco en uno de sus bolsillos traseros y le siguió, intentando no bloquear la vista de los presentes. Leyó el letreto que tenía ante sus ojos y luego observó a Giannis, que le tranquilizó diciendo que podía entrar. Bien, al menos sabía que era parte del personal del cabaret. No sabía si considerarse afortunado por aquel encuentro o no. Entró, aunque aún dudoso, y siguió avanzando por donde le indicaba el mayor.

Su vista recorrió todo el cuerpo del ruso, llegando incluso a envidiar su físico. Sí, tenía mucho músculo, pero parecía ser ágil. Se preguntó si alguna vez lo vería en acción. –¿Qué? –miró con rapidez a Giannis cuando le dijo que era el dueño, y se rascó una sien, bajando un poco la cabeza, algo avergonzado–. No sabía... pero no hace falta que me invite, pagaré la copa. –. Alzó la vista y le miró de nuevo, aunque menos convencido de lo que decía. Ladeó el rostro ante su propuesta y luego encogió ligeramente los hombros.
Oh, no quisiera molestarles... quiero decir, cuando acaben querrán irse, ¿no? –volvió a mirar al mayor, ahora con una sensación extraña en el cuerpo, casi de temor. Estaba hablando con el maldito dueño de todo aquello; bebió de su vaso, que no soltó, para intentar calmarse. Pareció funcionar–. Bueno, si se queda usted podría hablar con ellos, o con él –señaló al ruso, aunque en realidad le daba igual con quién hablar–. No me deje solo, es lo único que pido. Bastante incómodo es enterarme ahora de que es el dueño de esto. Seguro que piensa que soy un pervertido por venir a fijarme en cómo bailan unos cuantos. –. Bufó por la nariz, frunciendo el ceño ligeramente y sin apartar la vista del mayor.


STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Giannis Gekas el Dom Nov 15, 2015 4:15 pm
- En casa de alguien no rechaces una invitación. Queda feo y puede resultar hasta un insulto. Aunque yo no me lo tomo así, sino como un intento por ser considerado. Olvida esa copa. No debes de pagarla.- O al menos, no todavía, aunque esto último se lo calló. Al alrededor de ambos, a cada paso, todo parecía una vorágine capaz de engullirlos para escupirlos a saber donde. Él estaba acostumbrado. Giannis había sido el patrón que había creado todo aquello por lo que el movimiento entre las olas le era más que conocido, pero no el otro chaval, que parecía a veces sobrepasado.

El griego terminó sentado en una silla, frente a uno de esos tocadores con luces alrededor, de película, aunque en verdad formase parte del mobiliario basado en años pasados que se encontraba por todo el cabaret.- Querrán irse, pero podrán hablar contigo unos minutos. Si les caes bien podrías venir alguna vez, con ellos. Quizás les intereses, quizás sepas bailar lo suficiente para terminar aquí.- Se encogió de hombros. No era la primera vez que tomaba a un muchacho, o muchacha, que buscase el mejorar y terminase en las tablas de su cabaret, guiado por la enseñanza de los otros y costándole muchos menos dólares que los jóvenes que buscaban un trabajo tras la escuela de danza.- ¿Qué tipo de bailes haces? ¿Vas a alguna escuela?- Le invitó a sentarse, a tomar un momento de tranquilidad, una isla en aquel océano enfurecido.- Cuéntame.


 
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 16/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Abel S. Dayson el Lun Nov 16, 2015 11:29 am
Abrió los labios para volver a replicar pero terminó por asentir con la cabeza y suspirar antes de cerrarlos. Está bien, no lo pagaría; mejor para él, en el fondo. No sabía si haberse topado con el dueño del cabaret era mala suerte o buena suerte, pero si algo había seguro es que su noche ya no sería tal y como pensaba que sería. Si alguien le hubiese dicho que en su primera visita, dato importante, acabaría entre bambalinas... probablemente se habría reído hasta ahogarse.

Oh, no es... no me veo yo aquí, no voy a engañarle. –. Confesó frunciendo ligeramente el ceño y observando a Giannis a través del espejo frente al que se sentó y a la par que avanzaba hacia él. Al ver su ofrecimiento cogió otra silla y se sentó frente a él, apoyando un codo en el tocador y cerrando el puño para apoyar en él su rostro. Ahí estaban las preguntas que siempre surgían cuando mentía acerca de su trabajo.
Tragó saliva mientras negaba con el rostro. –No, no voy a... ninguna academia. Quiero decir, aprendo por mi cuenta –su cabeza se movió en un asentimiento, como si así reforzase sus palabras–, practico en casa. A veces me grabo para ver qué puedo mejorar, y todo eso. Otras veces, me pongo vídeos en Internet; de profesionales, quiero decir. Y otras veces... aprendo de la calle, como dirían algunos, por eso vine aquí. Quería saber cómo bailan en un cabaret.

Miró a Giannis y encogió un hombro, obviando lo evidente. –Sí, mi baile se parece al del cabaret. Es... baile erótico, si lo quiere llamar así. –. Y excita a mucha gente, tanto que algunos me pagan para que el baile tenga “final feliz”. No tenía por qué avergonzarse, pero estaba comparando un baile hecho frente a su webcam con baile profesional. Sin duda era algo de lo que preocuparse. –¿Puedo? –le pidió permiso sacando el paquete de tabaco de su bolsillo, junto con el mechero. Fumar le calmaría los nervios. Y no es que no quisiera hablar de su trabajo, es que el mero hecho de confesárselo sin querer a uno de sus espectadores (a los cuales no conocía, de ahí el riesgo de lo que hacía) le haría desear que la Tierra le tragase. ¿Y si no se imaginaban su rostro así? Era mejor seguir en el anonimato.


STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Giannis Gekas el Miér Nov 18, 2015 4:39 am
- Claro, tranquilo.- No le dio importancia a que decidiese fumar, es más, se tomó la libertad de, tras el, tomar un pitillo también. Sonrió apenas al observar cierto nerviosismo en los movimientos del ahora su invitado.- Eres autodidacta…Bien.- Le gustaba aquello, existía un interés nato por el muchacho, el cual parecía querer aprender de cualquier forma posible.- Así que baile erótico…eso es interesante.- Su sonrisa se hizo un poco mayor mientras jugueteaba con el cilindro entre sus dedos.- ¿estarías dispuesto a hacer una exhibición?- Dijo aquello mientras se inclinaba hacia el muchacho, aprovechando que había encendido el mechero para hacer arder la punta de su cigarro. A tan poca distancia, mantuvo la mirada en la del otro. Se había tenido que incorporar y apoyar en los brazos de la silla para llegar hasta el. Aspiró, para encender el cilindro y para reconocer el humo entrar en su cuerpo. No le gustaba demasiado el tabaco. Prefería fumar otras cosas.

- Gracias.- Agradecido, volvió a su lugar, a la silla, esperando la contestación del otros. Seguramente lo habría pillado por sorpresa.- Venga…al fin y al cabo se de lo que gusta y de lo que no. Es cierto que no soy yo el que decide quien baila aquí o no. Para eso tengo a una persona de mi confianza…pero si estoy acostumbrado a ver bailar a hombres y mujeres.- Asintió con su rostro y esperó. Mientras, a su alrededor, una algarabía de hombres y mujeres se movían de aquí a allá. Justo junto a ellos llegó una muchacha que tendría veintitantos. Saludó a Giannis y comenzó a hablar con el, en francés. La conversación era rápida, pero si pudo poner la oreja, y sabía del idioma, entendería que le hablaba de uno de los números, relacionados con “Chicago”. Ambos rompieron a reír tras unas palabras de Giannis y ella se despidió dando un beso en los labios del otro, rápido, al parecer casto.

- Esa es Aline. Tiene una voz impropia para alguien de su tamaño…- Se quedó mirando como se iba, con medias de rejilla y tacones que debían de provocar vértigo. Luego volvió la vista al muchacho, a ese muchacho que se había convertido en su distracción de la noche.- ¿Qué me contestas? ¿Te animas? Si quieres podemos ir a un lugar más privado…


 
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 16/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Abel S. Dayson el Vie Nov 20, 2015 10:14 am
Oh... –sus labios se quedaron entreabiertos, sin saber qué añadir. Pronto cambió de mueca gracias al cigarro que llevó a sus labios, dándole otra calada. Tenía que contestarle algo pronto. ¿Y si resultaba que al otro le gustaba y acababa moviendo los hilos para que Abel acabase trabajando allí? No tenía el cuerpo ni la cara típicos de un bailarín de cabaret, pero por intentarlo... Pero si todo acababa yendo así de bien y se olvidaba del trabajo que ahora tenía, sería incapaz de hacerlo bien. Para él, no era lo mismo ser visto por cientos de personas a través de una pantalla que en directo, con ojos juzgando todos sus movimientos y no a la espera de que se fuese quitando ropa.

Suspiró antes de volver a llevarse el cigarro a los labios mientras en aquel caos de gente una joven fue a saludar al dueño. Abel observó la situación, alzando las cejas ante aquel pico. ¿Serían pareja o sería algo normal entre ellos? Al referirse a su tamaño se fijó en la joven de nuevo, sonriendo sin poder evitarlo al ver los tacones que llevaba. –Espero tener la suerte de escucharla alguna vez. –. Una última calada antes de aplastar el cigarro en un cenicero y frotarse la frente, contestando.

Está bien, pero sí, vayamos a un sitio más privado. La gente yendo de aquí para allá me cohíbe un poco. Aunque... quiero que sepa que nunca he bailado delante de nadie –mentira, claro; muchos de sus clientes no les pedían sexo sino un baile de aquellos en directo, lo justo para excitarles y nada más–, así que si me equivoco en algo... bueno, que me dé otra oportunidad –bromeó antes de ponerse en pie y tras coger sus cosas esperar a Giannis para seguirle–. Y si no le gusta dígamelo. Quiero decir, si hago demasiado el ridículo, olvide que me ha visto bailar y todo solucionado.
Rió, dejando evidente con el tipo de carcajada que soltó que estaba algo nervioso. No se estaba jugando nada, pero Giannis, en parte, le imponía. No era el típico dueño borde y exigente, pero si no le gustaba quizás el mayor tenía la sensación de que había perdido el tiempo y comenzaba a ser arisco con él. Tomó aire para soltarlo lentamente por la boca. Sería mejor pensar en aquello como un entretenimiento, más que como una demostración de sus dotes.


STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 06/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Giannis Gekas el Vie Nov 27, 2015 5:51 am
- Eh...- Se levantó, con el cigarro en sus labios. Y al hacerlo quedó cerca del muchacho, a una distancia corta.- ...No tienes porque hacer nada que no quieras.- Sonrió, y entonces se inclinó un poco hacia el. Tomó su cigarro de sus labios, provocando el roce de sus dedos con ellos, apenas un segundo.- No es obligatorio...ni obligaré a que te echen si no lo haces.- Rio en bajo, como si aquello fuese una confesión. Con su otra mano tomó su otro propio cigarro y llevó ambos hasta un cenicero, donde los apagó sin esperar a nada. Volvió a quedar frente a frente, observando al muchacho. Mantuvo la sonrisa, y volvió a inclinarse hacia él, hacia la derecha, para poder susurrar.- Aunque te mentiría si te dijese que no tengo ganas de ver ese baile...- Guiñó su ojo derecho antes de dar media vuelta y comenzar a caminar.

Varias veces tuvo que detenerse ante la aparición de alguien que corría, semidesnudo, buscando el cambio de vestuario o preparando su entrada en el escenario. Aquello era Kaos, pero a él le gustaba ese tipo de movimiento ya que significaba vida. Era un fiel partidario a dar rienda suelta a la naturaleza humana, y para él todo aquello representaba la prisa, el movimiento, el ardor de todo ser humano. Así se sentía vivo, no de otra forma, no cerrado en un despacho.

Pronto dejarían aquel ambiente por uno más tranquilo. Salieron al hall del que anteriormente fuese teatro. No había mucho movimiento ya que casi todos se encontraban en la sala principal del teatro, excepto aquellos que se dirigían o venían de los baños. Ellos tomaron la escalera de la derecha, simétrica a la otra, para subir a la segunda planta.- Antes era un teatro. Me costó bastante obtenerlo...y reestructurarlo, pero la verdad es que ha quedado bien, ¿no crees?. Paseaba su mano por el posamanos, acariciándolo con cuidado, mientras decía estas palabras.

El despacho era una estancia grande, con un gran ventanal que daba a la avenida principal, con unas cortinas largas de color verde y ribetes dorados, sin lugar a dudas acorde con la existencia de un teatro, de algo con peso, clásico, basado en los años veinte, un momento casi olvidados por muchos. Había un escritorio de madera de ébano y tras él un sillón de tela roja. Una chimenea a la izquierda y una gran biblioteca a la derecha. También había un gran sofá y un diván. Todo el mobiliario exudaba antigüedad sin estar sobrecargado.- ¿Te parece bien?- Se encaminó hacia un mueble bar, donde comenzó a servirse un vodka, en un vaso ancho, corto, mientras el otro cerraba la puerta.- Cierra del todo...no quiero que nos molesten.- Le dirigió la vista por encima del hombro.- Solo por si acaso...- Terminó de servirse y entonces se encaminó hacia el sofá, donde sentó, en el centro, esperando, paciente...o impaciente, por lo que fuese a ocurrir.


 
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 33

Fecha de inscripción : 16/09/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.