I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Special Breakfast | @Henry J. Lennox

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Junior Smith el Lun Nov 09, 2015 2:56 pm
Era sonoro, repetitivo, anodino. La melodía de aquel endemoniado instrumento de tortura le despertó, tal como había sido programado la noche anterior. Deslizando los dedos por la superficie del teléfono, puso fin al tormento para girarse y mirar al techo. Se levantó, notando el calor del gato en su espalda. La habitación era un desastre; la ropa por el suelo, cables y aparatos por doquier… Todo estaba oscuro, apenas iluminado por la fría luz artificial de los aparatos que, como fuegos fatuos, descansaban a la espera de ser animados. Sin embargo, sin sus gafas tampoco es que viera demasiado bien en la oscuridad. Su cabeza le dolía, como cada mañana, como cada día de su vida; una quemazón que parecía no desaparecer con el tiempo. Eustace se movió fuera la cama al tiempo que Junior se incorporaba.  –Buenos días, gordi- profirió con la voz algo cargada.

Buscó las gafas en la mesilla de noche antes de levantarse. Eran algo grandes, pero le gustaba el diseño y cuanto más espacio ocuparan, más fácil resultaría la tarea de encontrarlas a la mañana siguiente. Abandonó el calor de las sábanas para buscar su bata, colgada de un perchero adosado a la puerta de la habitación. Tras introducirse en su cómodo abrazo, se dispuso a salir acercando la mano al pomo de la puerta. Todo seguía su curso… era una mañana más, un día más y su peludo compañero le recordaba con la mirada que nada cambiaría a menos que él pusiera algo de su parte, una isla que, por el momento, no parecía cercana en el horizonte.

Si, aquello sonaba reconfortante en su mente: disfrutar de la comodidad de su vivienda mientras llegaba la hora de irse a trabajar como mandaba su rutina, un hogar en la que no había más pobladores a parte de su propia persona y del gato. Podía pasearse por la casa como bien le placiera; en este caso, con una camiseta vieja que usaba de pijama y unos boxers no demasiado llamativos. Sin embargo, por algún revés del destino recordó que ya no estaba solo… No, aquel hombre había ocupado no sólo el cuarto colindante, sino también sus pensamientos… Oteó el caos que era su santuario personal, hallando lo que con tanta urgencia buscaba en una de sus esquinas, hecho un cúmulo de pliegues: unos pantalones de estilo deportivo algo gastados. Era un atuendo cómodo para moverse por la casa sin manchar su ropa de diario que alejaría las miradas indiscretas. Calzándose las perneras, abrió la puerta, siendo el gato el primero en abandonar la estancia, seguido de su amo.

Habiendo paseado su vista por el inmueble, notó la ausencia de su compañero. Tras dirigir una breve mirada a  la puerta de su habitación, dedujo que éste sólo podía seguir durmiendo plácidamente. Entró en la cocina de estilo americano, con la intención de prepararse un desayuno algo especial. En la oficina se realizarían un par de inspecciones de seguridad en el sótano, lo cual de dejaba hasta las doce del mediodía libre para hacer lo que le viniera en gana. Tenía bastante tiempo, así que encendió la radio con un volumen moderado; era pronto para empezar el día, pero había gente que madrugaba incluso más que él. Colocándose de espaldas a los dormitorios, no sin cierto temor, se dispuso a prepararse huevos revueltos en una pequeña sartén. Disfrutaría de aquellos momentos, eran tan pocos y tan breves que cada segundo era tan valioso como un diamante en bruto.


sabes que te quiero
cinnamon roll
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Edad : 35

Mensajes : 24

Fecha de inscripción : 16/08/2015

Localización : Beverly Hills

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Henry J. Lennox el Lun Nov 09, 2015 11:33 pm
Las noches en Beverly estaban siendo muy cansadas, no solamente porque gracias a unos contactos que hice en una noche conseguí trabajo, sino por qué debía aprender acostumbrarme a que vivía en unos departamentos donde la mayor parte de la noche se escuchaban ruidos extraños, familias regañando a sus hijos o cualquier clase de ruido de algún animal, en verdad no era fácil conciliar el sueño pero era el único departamento que tenía una buena ubicación como también la renta se encontraba al alcance, ya que últimamente las cosas por estos rumbos aparte de ser caras son demasiadas lindas y mis padres por creer que ando en misión ´piensan que no tengo necesidades, así que tengo que conformarme con lo que me mandan.

Mi cuarto daba directamente a la calle como a la vez tenía una ventana demasiada amplia que por más cortinas que tuviera hacia entrar los rayos del sol al amaneces siendo estos los principales responsables de mi despertar, no era ninguna alarma, sino esos molestosos rayos luminosos que calaban mi rostro. Y fue así como me levante de la cama, cuando me encontraba parado aun lado de la cama escuche un ruido que provenía de la sala, seguramente “June” estaría ahí, así era como le llamaba a mi roomie , un olor agradable me llamo mucho la atención, me limpie las lagañas que se ocultaban en mis ojos para después caminar directo al baño, donde me lave la cara y remoje un poco mi cabellera.

En mi nueva vida no tenía ningún tapujo, era por eso que me salí de mi cuarto en unos bóxer ajustados color negro en conjunto con una playera de tirantes negras, la cual me quedaba grande, llegándome atapar hasta los mismos bóxer, pareciendo una clase de vestido – buenos días June – le sonreí mientras me acercaba a la cocina, lleve mis manos a mi cabellera acomodándome el fleco, era la parte más larga de esta, así que siempre tenía que ir cuidándome que no me estorbara la vista – ¿Qué estás haciendo de desayunar? – pregunto el ojiazul entusiasmado esperando que el hombre de treinta y tres años le invitara de su comida, era demasiado perezoso para hacerme algo, asi que me le quede viendo con una cara de hambre al mismo tiempo que llevaba mi mano a mi estómago, June era una persona agradable, un tanto raro y que no le gustaba que le molestara, muchas veces me le había insinuado para tener un contacto mas de compañeros pero este siempre salía con la tangente.


You think the only people who are people, are the people who look and think like you
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 10

Fecha de inscripción : 08/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Junior Smith el Mar Nov 10, 2015 6:20 pm
-Buenos días- le saludó carraspeando para aclarar su voz y su garganta, la cual notaba bastante seca. -Son huevos revueltos...- se interrumpió para colocar unas tiras de beicon sobre otra sarten un poco más plana que imitaba ser una plancha -...con beicon. No es muy saludable, pero a estas alturas no voy a guardar la linea- ríe. Nunca le preocupó su figura, bueno, siendo honestos, nunca pudo preocuparle; siempre rondó las mismas formas. Su entera anatomía fue sujeto de burla durante toda su adolescencia, algunos comentarios hechos para herir, y otros para convertirle en el blanco de vejaciones. Siempre sufriendo. Un dolor que, lejos de alejarle de su mal vicio, abrió profundas heridas que sólo pudo maquillar en el fugaz placer que le reportaban los sabores y texturas deshaciéndose en su paladar. Todo era tan intenso y tan etéreo que sólo ensanchaba su vacío más y más hasta romperle, formando el peligroso círculo que en que se hallaba y que se negaba a abandonar. Junior no quería pensar en ello, simplemente prepararía el desayuno y lo disfrutaría, durase lo que durase.

Le dirigió una rápida mirada; por el brillo en sus ojos y las palabras que brotaron desde sus labios llenando el vacío de la habitación, pudo adivinar lo que pretendía, pero no lo iba a conseguir. Él trabajaba todos los días para mantenerse, y aún así encontraba tiempo y energías para dedicarse un par de horas a la semana a su esparcimiento, adecentar la casa lo mejor que sabía, cuidar de Eustace y a prepararse la comida siempre que lo necesitaba. Por otro lado, Henry era más joven, más dinámico, contaba con una paga semanal y, aún así, todo lo que hacía era darse a la noche; debía aprender de una manera u otra a valerse por sí mismo. Después de todo, él no era ni su criada ni su cocinero. Por frío que pueda resultar, era una de esas enseñanzas que sólo se podía interiorizar si se intensificaba la necesidad. “De la necesidad nace el interés”, le repetía en ocasiones su abuelo cuando aún vivía. No era su deber, pero sentía algún tipo de responsabilidad para-con el chico. Debía hacer un hombre de provecho de él... bueno quizás no tanto; de cualquier forma, hacerse  el desayuno sería un buen comienzo. -¿Qué? ¿A qué hora te fuiste a noche a la cama?- inquirió sin apartar la vista de los fogones.

Su psique se dividió en dos. No era tan duro como aparentaba ser y no quería llevarse a malas con el chaval; acababa de llegar y todo era nuevo para él... De haber tenido a alguien en quien confiar a su edad, puede que no hubiera cambiado gran cosa en la vida que llevaba ahora, pero, quizás... quizás todo fuese distinto de algún modo que ahora escapaba a su imaginación. Su mano vacilaba sobre el cartón de huevos, indecisa, trémula. De permitirle aquel lujo nunca aprendería, pero de negárselo, quizás se cerraría más y más al mundo que le rodeá. ¿Podría cargar con el peso de aquel acto sobre su conciencia? Se ajustó las gafas, resoplando ante las dudas que le asaltaban. Para sus suerte, las caricias que Eustace estaba buscando entre sus piernas le despertaron de su trance. Hablando de interés... Pronto acabaría con la cocina, así que sacó la garrafa de leche de la nevera, sirviéndose un poco en un vaso y pegó un profundo trago Si tan solo las dudas fueran tan fácil de erradicar como el contenido del recipiente que ahora se deslizaba a través de su faringe.


sabes que te quiero
cinnamon roll
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Edad : 35

Mensajes : 24

Fecha de inscripción : 16/08/2015

Localización : Beverly Hills

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Henry J. Lennox el Sáb Nov 14, 2015 10:34 am
No todo en la vida era fácil para un chico de apenas veintidós años, de hecho se podría decir que era la primera vez que estaba viviendo fuera de su entorno familiar o su comunidad religiosa, en esas estirpes le daban todo , el ojiazul simplemente tenía que hacer algunas actividades que le pedían y ¡listo! Tenía sus alimentos en la mesa recién hechos – mmmmm, ¿y eso como para qué? – comento mientras tomaba una manzana amarilla que se encontraba cerca de una plancha de cemento la cual la ocupaban como una segunda mesa; y ahí estaba el frutero – la verdad no recuerdo a qué hora me metí a la cama, aunque si fue temprano déjame decirte – sonrió a la par que le daba una mordida a la tan jugosa fruta, las manzanas amarrillas siempre fueron la fruta favorita del ojiazul, eran las que mejor sabor tenían y no estaban tan arenosas.

-Sabes, lo que si te puedo decir es que me cuesta dormir con tanto ruido – resoplo, eso si era cierto, quizás no se fue a la cama tan temprano pero al momento de llegar a su cuarto y acostarse ruidos por donde quiera sonaban, sí que estaban en una gran ciudad, donde lo único que no tiene es tranquilidad y paz pero bueno supongo que todos se adaptan según transcurra el tiempo, Henry solo esperaba que así fuese, tantas noches de dormir a cierta hora de la madrugada no era muy bueno – se ve que sabes cocinar bien – comento, no le molestaba que su compañero cocinara simplemente para él, creo que si el mismo ojiazul estuviera en su posición haría lo mismo, ¿o no?, quien sabe pero ya no le daría más vuelta al asunto, el seguía degustando tan sabrosa manzana la cual le dio su última mordida y la llevo al cesto de basura.

La flojera era mayor que la necesidad de hacerse algo digno de desayunar, sin decir nada se introdujo a la cocina para buscar un plato y una cuchara - ¿Qué tal la noche? – pregunto para seguir la plática, le agradaba tener con quien platicar, era una persona mayor y sensata, un hombre tranquilo que nunca molestaba, quizás la cosa que molestaba era ese felino, más cuando dejaba ciertas bolas de pelos en los baños pero bueno nada que una escoba no pudiera solucionar, no me molestaban los animales a menos que hicieran mucho ruido durante la noche, tome la caja de cereal como también la garrafa de leche, tenía el “desayuno perfecto” algo rápido sin necesidad de ocupar la estufa, todas las cosas tomadas las puso en la plancha ahí esperaba desayunar junto con su compañero el cual me acerque por detrás y le deposite un beso en la mejilla – te espero a desayunar, solo no tardes que se enfría mis alimentos – sonrió y salió corriendo de la cocina, A Junior no le agradaba que hiciera ese tipo de acciones con el pero bueno ¿Qué se le hace cuando eres un chico coqueto? Simplemente aguantarlo, esperaba que el otro terminara de darles sus últimos retoques a su comida mientras terminaba eso camino el ojiazul rápidamente a su cuarto para ir por el cuadrado celular que quizás nunca dejaba.


You think the only people who are people, are the people who look and think like you
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 10

Fecha de inscripción : 08/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Junior Smith el Sáb Nov 14, 2015 2:20 pm
-¿Y por que no iba a saber? Llevo viviendo solo desde que tenía más o menos tu edad y, como no me sobra que digamos, pues me tengo que saber cuidar yo sólito... como tú tendrás que saber en el futuro... sino más te vale hacerte rico- rió mientras terminaba de cocinar las claras de huevo y tostar un poco más la panceta, que era como a él le gustaba. Como había calculado, no por haberle  negado el alimento al muchacho, éste no se iba a quedar sin comer y, aunque fuera puro azúcar y algo desequilibrado, algo desayunaría. Era su primer paso hacia la independencia, casi arrastrando los pies, pero un primer paso a fin de cuentas. -¿Cómo he dormido yo? Bien, una noche muy tranquila...- comentó casi con un matiz implícito de resignación en su voz. El chico había empezado a independizarse, pero no era un mal barrio y los vecinos eran personas responsables y agradables -bueno, todos salvo la señora que vivía sola en al última planta, pero a penas tenía contacto con ella, así que no tenía queja alguna-, por lo que le costaba entender las molestias de su inquilino. Tendría que aprender a hacerse fuerte, y abandonar ese mundo de castillos y dragones parlantes que tenía en la cabeza o la realidad lo aplastaría... Madurez. No es otra cosa que un rostro lleno de cicatrices al que nadie quiere acercarse, sin embargo, tarde o temprano, a todos nos encuentra, sin excepción.

Mientras salpimentaba el revuelto, notó los labios de Henry aún humedecidos en el zumo de la manzana, acariciar su mejilla. Aquel gesto le descuadró. No terminaba de acostumbrarse a aquel individuo. Le había aclarado, por activa y por pasiva, su completo desinterés en los hombres. Del mismo modo, le había dejado caer la incomodidad que aquellas muestras de cariño despertaba en él. No obstante, presumiblemente con la intención de molestarle, el joven no cesaba en su intento de expresarse abiertamente tal y cómo era. Junior nunca tuvo problemas con ese tipo de gente, bueno, siendo honestos, sí que le perturbaba que de algún modo invadieran su espacio de aquella manera. Por otra parte, llevaba mucho tiempo solo, quizás demasiado... Tanto que, a pesar de creerse fuerte y autosuficiente, en ocasiones, extrañaba el tacto y el calor de otro ser humano... quizás aquella carencia sólo crecía cuanto más tiempo pasaba rodeado del frio laberinto en el que su vida y su rutina se había convertido. Quizás no era malo que de vez en cuando te recordaran tu propia naturaleza, la sensaciones que te estás perdiendo, el amor que nunca experimentarás... quizás recuperarlas te haga sufrir su ausencia... quizás sea más humano que no sentir nada en absoluto... Con la manga de la bata se limpió la mejilla ,secando su superficie. El hombre negó con la cabeza casi esbozando una sonrisa; ya no estaba sólo y quizás... quizás no fuera tan malo...

Su otro compañero empezaba a impacientarse, sus caricias eran cada vez menos caricias y más acometidas. Estaba hambriento, y su dueño igual. Sin embargo, y para desgracia del animal, el bolsillo de su compañero no era ni infinito, ni profundo. Amaba a ese gato, pero prefería darle una buena casa en la que vivir el día de mañana y no un pequeño apartamento, en lugar de comprarle cara comida enlatada. Se le partía el corazón mientras rellenaba su cuenco de comida con dos tazones de pienso para gatos. Era bastante caro, pero no debería de saber demasiado bien: como todos los preparados, no era más que algo de polvo con condimentos y desechos de comida.  Acarició al gato el lomo pretendiendo que le perdonara aquel trato. Era todo lo que podía hacer por él. Puede que una tercera persona pudiera considere aquella preocupación algo disparatada, después de todo, lo había recogido de la calle. Pero para alguien como Junio, para el cual aquella bola de pelo era todo a lo que podía agarrarse, no era solo un mero animal de compañía, sino un amigo, un fiel amigo. Cogió un par de tiras de beicon de la sarten, y, con cuidado, las picó sobre la comida de Eustace, removiendo el resultado con el cuchillo. Esperaba que aquello le diera un mejor sabor, por lo menos, para que el animal  no pasara un mal trago degustando el insípido compuesto. Cariñosamente, levantó al felino y le besó la nuca -Que aproveche, Eustace- le susurró mientras le devolvía al suelo. Terminó de colocar los huevos y el resto de la carne en un plato y se sirvió un vaso de agua antes de sentarse en un taburete junto a la encimera en isla, de estilo cocina americana. Aun tenía que esperar a Henry; no le había prometido nada, pero su desayuno, sin embargo, no podía esperar demasiado.


sabes que te quiero
cinnamon roll
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Edad : 35

Mensajes : 24

Fecha de inscripción : 16/08/2015

Localización : Beverly Hills

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Henry J. Lennox el Vie Nov 20, 2015 11:26 pm
Tan pronto llego a su habitación la cual se encontraba muy arreglada a excepción de la cama que recientemente se había despertado dejando la cama toda echa un desastre pero se tomaría unos minutos después para arreglarla, no era nada difícil acomodar una par de sabanas, la verdad se podía decir que el joven era ordenado con sus cosas, sé que tenía poca edad para decir que era el chico más responsable pues sin duda no lo era, lo que si podía afirmar es que  se había acostumbrado a tener todo limpio, en orden, así era más fácil de encontrar todas las cosas que necesitara, como lo era actualmente su celular el cual estaba seguro que lo deje en la mesa de noche, si donde tenía una pequeña lámpara que en ocasiones la prendía para iluminar un poco su  cuarto, no era tan necesario encenderla todas las noches, ya que el cuarto tenía una amplia ventana y en ella entraba algo de iluminación del exterior.

Tomo su celular para después regresar a la “mesa” y tomar asiento – bueno ahora si ya llegue guapo – le guiñe viendo que el otro chico se acomodaba, su compañero de departamento era un chico un tanto extraño con sus cosas pero más con esa mascota que tenía, la adoraba, en cambio el ojiazul nunca había encontrado atractivo tener un animal en casa, ni mucho menos gastarse el dinero que le costaba el sudor de su cara en cosas para un ser vivo más pero bueno cada quien tenía su forma de vida - ¿Qué tienes pensado hacer hoy en la tarde-noche? – pregunte mientras tomaba la caja del cereal y servía una buena ración de crujientes maíz inflado bañadas de chocolate para después bañarlas con la leche light que normalmente tomaba, el crujir de su cereal cuando este le bañaba de la lactosa era un ruido que al mismo ojiazul le encantaba, señal que estaba quedando genial su desayuno.


Tomo la cuchara que agarro para meterla al plato hondo y llevar un poco de su bocado a la boca probando que tan había quedado – lo bueno de mi desayuno es que no puedo decir, si quedo bien o mal… siempre sabe igual – encarca una sonrisa a su compañero, mire de reojo como este llevaba a su boca el bocado propio, sin duda era más apetitoso lo que el “gordito” se llevaba al estómago que mi pobre cereal, la flojera siempre tenía un precio algo que pagar – bueno… sobre la pregunta que te hice es que… bueno pensé en que podíamos tener una noche interesante entre tú y yo – las últimas palabras que pronuncio fue con cierto tono seductor, no sé cómo se lo tomaría su compañero, no tenía en mente nada malo, solamente pasar un momento con aquel dueño del gato, aunque la posibilidad de pensar que pudieran tener una noche candente sonaba tan bien, muy prometedora, sería interesante tener alguna aventura entre dos chicos que habitan una misma casa sin tener ningún lazo.


You think the only people who are people, are the people who look and think like you
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 10

Fecha de inscripción : 08/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.