I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

As you command | Kirk

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Gustav Kjörn el Mar Nov 24, 2015 12:00 pm
La conversación telefónica estuvo llena de silencios por parte de Gustav mientras meditaba aquella transacción, aquel negocio. Un negocio limpio, un negocio en el que él no ganaría tanto dinero como blanqueando dinero (quizá más popularidad, si cabe) y el periodista no se beneficiaría de su protección ante cuerpos como la policía o los juzgados. En fin, un negocio en el que intervendrían un periodista común y un empresario normal, del que uno no sospecharía que mueve junto con el alcalde los hilos de la economía de la ciudad. «Estoy realizando un artículo sobre los empresarios más influyentes e importantes de Estados Unidos y veo que usted es de los primeros en Beverly Hills...», fue una de las muchas frases que la joven voz del otro lado de la línea pronunció para intentar convencerle. Un pequeño suspiró acompañó a su respuesta afirmativa tras mirar su agenda. No tenía ninguna reunión en el día que acordaron, ni ningún encuentro informal con nadie, así que aceptó.

Se atavió con un sencillo pero elegante traje azul marino, aunque en lugar de chaqueta tenía chaleco, y sobre las ropas se colocó una gabardina negra que le llegaba casi hasta los tobillos. Se despidió de su sobrino con un beso en la frente antes de, a media tarde, partir hacia la editorial donde Diggory le había citado. ¿Era uno de los empresarios más famosos e importantes de Beverly Hills? El mero pensamiento de ello le hacía sonreír con burla. Lo era, lo era, claro; la única diferencia era que poca gente sabía el porqué y el público normal se creía las mentiras que decía en la prensa. Entró en la editorial y preguntó en recepción por el señor Kirk. Una atractiva y coqueta secretaria le llevó hasta el despacho donde se encontraba, y Gustav entró en él cuando los suaves golpes de nudillo de la susodicha fueron contestados.

Lamento si le molesto por mi pronta llegada, pero no soporto a las personas que llegan tarde. —No era una disculpa, tan sólo un comentario con el que intentaba sosegar a Diggory por si acaso había llegado excesivamente pronto. Se acercó a su escritorio para estrechar su mano derecha, con firmeza, y sin pedirle permiso se sentó en una de las sillas que había frente a la mesa tras deslizar hacia fuera la gabardina por sus brazos y así quitársela. —Bien, ¿cómo dice que hará el artículo? Y, recuérdeme, ¿por qué me ha elegido a mí entre los... llamémosles, candidatos? —Su vista se paseó por aquel despacho mientras, sin poder evitarlo, una mueca de duda e incertidumbre se dibujaba en su rostro. ¿De veras le tomaría la foto en esa sala? Algo ingenuo, se había imaginado un pequeño estudio con una lona gris o blanca tras él. Se relamió los labios, conteniendo las ganas de empezar a soltar quejas sin ton ni son. Tenía que ser paciente.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 129

Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diggory Kirk el Dom Dic 06, 2015 1:37 pm
Una de las razones por las que había venido inicialmente a Beverly Hills era por él. Todo el mundo había escuchado hablar de Gustav Kjörn, todos sabían que era uno de los magnates estadounidenses de mayor renombre, de los que manejan la economía de la nación entera. Todos estos hombres, y alguna mujer, siempre atraen miradas y para un periodista no hay nada mejor que conseguir una entrevista con ellos. Pero Diggory quería ir más allá de la típica entrevista, quería fotografiar a ese hombre en la intimidad. Quería captar cada parte que pudiese de ese hombre por su gran atractivo. El señor Kjörn era conocido por ser uno de los solteros más codiciados de todo el país y Diggory estaba dispuesto a saber si podía conocer la razón de esa soltería, pues tenía ciertas sospechas, o quizás era más bien deseo oculto, de que fuera homosexual.

Pero eso ultimo era algo extra que bien sabia no era muy profesional por lo que seguramente se quedaría en su cabeza, en esas ideas que tiene alguno a veces pensando que podría pasar pero sabe perfectamente que no. Iba a ser fiel a su profesionalidad y solamente haría un buen reportaje fotográfico de ese pelirrojo por el que Diggory sentía, porque negarlo, cierto amor platónico. O más bien era curiosidad sexual, pues apenas le conocía, solo por la información que leía en los medios.

El golpeteo de nudillos en la puerta fue como despertar de un sueño, haciéndole volver a la realidad. El pelirrojo que estaba sentado mirando otras fotografías, auqnue con la mirada perdida, levanto la vista mirando hacia la puerta dando paso a su visitando, sorprendido por la prontitud. Pensó que llegaría incluso tarde, pero era un alago recibir su visita tan pronto así que se levantó para invitarle a pasar sonriendo levemente, amable y educado.

- Buenas tardes, señor Kjörn –le dijo plantado frente a él mientras le hacía entrar.- Soy Diggory Kirk –se presentó educado, tendiendo su mano para estrechar la del otro mientras seguía mirándole como un niño mira a un papa Noel. Le acompaño hacia la silla que tenia frente a su escritorio y fue a sentarse a su sitio.- Bueno, como ya le comenté, estamos haciendo un reportaje sobre las personas más influyentes del país y usted es uno de ellos. No creo que le venga de nuevo. Así que me han pedido que le haga un buen reportaje fotográfico. Podemos empezar aquí hoy, pero si a usted le place, podríamos ir a su empresa, su casa… Verle en su día a día sería algo genial.
PRESS
PRESS
Edad : 24

Mensajes : 35

Fecha de inscripción : 19/11/2015

Localización : Aqui y alla

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Gustav Kjörn el Dom Dic 06, 2015 4:47 pm
Estrechó con firmeza la mano del periodista, clavando sus ojos azules en el rostro del susodicho. Le examinó con paciencia y sin prisa, deduciendo que se encontraba inquieto, quizá hasta nervioso. Sí, Gustav era un hombre con poder, tanto que sólo se arrodillaba y se mostraba algo más obediente para con el alcalde, ¿pero sabía el otro cómo conseguía su poder? Desde luego, tendría que seguir con su mentira... y tal mentira no podía incluir que el otro estuviese a su lado las veinticuatro horas del día.

Me temo que sólo podré abrirle la puerta de mi casa y no a todas horas. Tengo un horario al que regirme y, bueno, mi sobrino vive conmigo. Espero que entienda que tengo más cosas que hacer aparte de dejarme fotografiar y responder unas cuantas... preguntas. —Alzó ligeramente una ceja al terminar de hablar, sin esperar que el otro le entendiese. Era su política, por así decirlo. ¿Cómo demonios iba a dejarle fotografiar una de sus reuniones clandestinas para revisar el control del mercado en la ciudad? No, ni hablar; eso sería de locos.

Se arregló las arrugas de las mangas de su camisa con cuidado y meticulosidad, como si la estuviese estrenando o estuviese asistiendo a un evento importante. —Y, por supuesto, tenemos que dejar clara la cifra que me pagará. Usted o la empresa, quien sea. Mi tiempo vale oro, ¿sabe? Quiero decir, y puede tacharme de ambicioso, o incluso egoísta, espero que la cifra no sea baja. Espero que esté a mi altura, como usted dijo. —Esbozó una suave e irónica sonrisa antes de sacar su teléfono móvil y acceder al calendario. Tenía en él apuntadas todas sus citas, aunque las ilegales las tapaba usando nombres de acciones cotidianas como hacer la compra –¡como si no tuviese gente que comprase por él!– o recoger camisas de la tintorería. —Esta semana estaré disponible todas las tardes y alguna que otra noche y mañana, aunque espero que el asunto no se extienda tanto.
Le miró fijamente mientras guardaba su teléfono de nuevo, una mirada que no aceptaría un pensamiento contrario al que acababa de manifestar. Con dos o tres días, bastaría.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 129

Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diggory Kirk el Lun Dic 14, 2015 9:27 am
Por un momento se quedó observando al otro con todo detalle. Analizando cada rincón de su rostro, repasando sus ropas, resiguiendo cada ondulación de ese pelo rojizo… Ya no solo porque pudiera resultarle más o menos atractivo (obvio que tiraba hacia el más, mucho más) pues no hay que olvidar que Diggory va a fotografiar a ese hombre y necesita conocer a fondo el sujeto, pues el entorno lo tenía muy bien estudiado. No estaban en su despacho por casualidad.

- No me he explicado muy bien, disculpe –carraspea mirándole algo nervioso. - No es que vaya a estar con usted literalmente todo el día… Pero si estaría bien fotografiarlo en los momentos más cotidianos en su vida y por supuesto solo aquellos que usted quiera mostrar. Todas las fotos que yo hago las revisaré con usted antes de publicar nada –sonríe mirando al mayor intentando parecer encantador. No solo para convencerle, en su interior busca agradarle de veras.

Entonces Diggory se puso en pie y camino rodeando su mesa, cruzando por detrás de Gustav hacia un lateral de la sala, y apretando un interruptor una de las paredes empezó a plegarse abriéndose hacia otra sala más espaciosa y que escondía un estudio fotográfico, bastante amplio, y sobretodo, bien completo.

- Pues cuando quiera, podríamos ir empezando con algunas fotos ya mismo… -se voltea mirando a Gustav con una sonrisa amable señalándole el espacio con una de sus manos, cual azafata de congreso. - Luego ya vemos cómo hacer las demás fotos sobre su vida y costumbres, si le parece bien.

Luego también quería proponerle algo más, pero por ahora, era mejor guardarlo. Tenía que esperar a que el hombre estuviese más relajado, más divertido disfrutando de la cámara y de las fotos. Diggory sabe que nunca es fácil empezar una sesión de fotos y menos cuando no es con modelos que ya van medio dispuestos.
PRESS
PRESS
Edad : 24

Mensajes : 35

Fecha de inscripción : 19/11/2015

Localización : Aqui y alla

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Gustav Kjörn el Lun Dic 14, 2015 2:08 pm
Frunció el ceño cuando el otro reconoció que no se había explicado bien y acabó por rodar los ojos, como si la actitud del joven le cansase. Si era cierto tendría que haberle parado antes de acabar de hablar; ahora que sabía que Diggory no tenía la intención inicial de fotografiarle en acciones cotidianas no le apetecía. Pero, en fin, ya había aceptado y ya acordarían una cuantía de dinero acorde a su valioso tiempo.

Observó sin inmutarse el estudio fotográfico contiguo al despacho, y cuando señaló el sitio se puso en pie y colgó la gabardina que se había quitado al entrar de uno de sus brazos. No permitió que Diggory la cogiese. Una vez en el estudio la colgó de una silla cualquiera, aunque con meticulosidad, como si la gabardina fuese la más cara del mundo. Se arregló las arrugas del traje y la camisa, al menos las partes que quedaban a la vista, y luego se dio la vuelta hacia el periodista.

Bueno, usted es el experto, señor Kirk, usted me dirá. —Una de sus cejas se alzó con levedad cuando le llamó experto. A ojos de Gustav, que sabía más de la vida que nadie, era demasiado joven para ser experto, pero quizás aumentando su ego acababan antes. Observó la lona blanca que colgaba del techo frente a la cámara y unos cuantos focos y reflectores antes de colocarse ante ella, esperando las indicaciones de Diggory. —Está bien eso de que usted examine todas las fotos antes de publicarlas, pero quiero estar con usted cuando lo haga. Quiero examinarlas yo. —Y también elegirlas; es más, las elegiría él. No dejaría que el otro publicase cualquier cosa de él en una revista que leerían millares de personas. Era su imagen, tenía derecho a elegir. Y si no le gustaba... bueno, tenía contactos; esa frase lo decía todo.
Aun así, por fuera se seguía mostrando como el hombre amable, aunque por ahora frío, que le vendía ser a la gente.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 129

Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diggory Kirk el Sáb Mar 26, 2016 5:17 pm
Digorry estaba algo nervioso. No, mucho. Al parecer aquello estaba saliendo todo mal, pues Gustav no parecía muy participativo y en parte era por su culpa. Culpa de Diggory y su inmadurez y falta de profesionalidad. Él no es así, ¿Por qué coño no se centra un poco? Si, debo centrarme, se repite dentro de su cabeza mientras mira va conectando todos los focos de luz y demás enseres del estudio, volviéndose a mirar a Gustav con una sonrisa leve, sin querer faltarle el respeto pensando que podría estar riéndose de él. Ya, ya. Relajación, Diggory. Toma aire cerrando los ojos y se dirige hacia donde está el mayor.

- Está bien, creo que no he sido muy claro, y quiero pedirle de nuevo mis disculpas. Estoy algo nervioso porque le considero una persona muy importante, es el hombre de negocios más renombrado de la ciudad y no quiero decepcionarle con mi trabajo -comenta mirándole fijamente, serio y firme frente a él, como un soldado. - Haremos las cosas como usted guste, esto no tenga la menor duda. Las fotografías, como dije, serán revisadas por usted antes de publicarlas. Nada que usted no quiera será publicado, yo mismo me aseguraré de ello, señor. Así que de por supuesto que no se fotografiará nada que usted no quiera… Igual que no iré donde usted no deseé llevarme.

Tomo aire y dicho todo volvió hacia la cámara de fotos empezando a medir la luz preparándose para sacarle algunas fotos de prueba. Intentar que se sienta más cómodo con la presencia de la cámara. Se voltea mirándole cuando le habla y sonriendo, con paso firme, le acompaña hacia delante del fondo colocándole frente a la cámara.

- No se preocupé, alguien como usted, no será demasiado difícil sacarle bien en las fotos -comenta con naturalidad, sin ningún tipo de intención de flirtear, demasiado profesional ahora como para ello, a pesar de que Gustav le parecía de verdad un hombre atractivo. - Saquemos algunas fotos ahora para ver qué tal se encuentra frente a la cámara y le pierda un poco el respeto. Será rápido hoy, así que no se preocupe que no le robaré demasiado tiempo más -sonrío de nuevo mirándole por encima de la cámara mientras saca esta del trípode para tomarla en sus manos acercándose al hombre para sacar algunas fotos más cercanas mientras le sigue hablando de cualquier cosa, preguntándole sobre cosas varias en una charla desenfadada que busca conseguir la relajación del mayor.
PRESS
PRESS
Edad : 24

Mensajes : 35

Fecha de inscripción : 19/11/2015

Localización : Aqui y alla

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Gustav Kjörn el Lun Mar 28, 2016 12:20 pm
La reacción del menor le hizo sonreír, con algo de altanería. Eso era lo que esperaba de la gente, que tuviesen en cuenta quién era y lo que había conseguido, por mucho que a los medios y a su propio sobrino les vendiese una historia muy distinta a la realidad. ¿Cómo podía alguien rechazar la idea de ser poderoso no sólo económicamente sino ante los demás? Que le mirasen como alguien a quien adorar y mirar. El poder y la fama serían su perdición, pero disfrutaba mientras podía.

Está bien, confío en usted —al fin y al cabo no le quedaba otra que hacerlo. Le acompañó hasta donde le indicó, observando el foco de luz y la cámara—. No se preocupe, y gracias. No es la primera sesión que me hacen, aunque nunca de forma tan... ¿formal? Y menos aún para ser publicadas. —Sonrió divertido antes de chasquear la lengua y dejar que le hiciese tales fotos. Miraba directamente a cámara, aunque a veces miraba a un lado o a Diggory, de forma que parecía estar mirando a la cámara pero a la vez más allá de ésta.

Luego siguió su conservación, cada vez más ajeno a la cámara. No lo hacía adrede, pero a la vez salía que cuanto menos pensase en la cámara, más naturales serían las fotos. También cambiaba de posición, recargando su peso en una sola pierna, de forma que su cuerpo quedaba algo ladeado, o cruzando los brazos. También se rascaba la barba, en esos momentos no tan abundante como solía tenerla, o se pasaba una mano por el pelo.
Al cabo de varios minutos cortó la conversación, de sopetón pero con educación. —¿Cómo están yendo? —sacó su teléfono móvil para mirar la hora; por suerte, aún iba bien de tiempo.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 129

Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diggory Kirk el Jue Abr 14, 2016 10:08 am
Estuvo tomando fotos de Gustav un rato, escuchándole y sonriendo al saber que ya ha hecho de modelo antes. Le sorprende, aunque no acaba de entender, que será eso de sesiones de fotos más informales. Pero le da a pie a seguir pensando en su proyecto, sonriendo ladeado viendo el cabello pelirrojo de su modelo.

- Señor Kjörn, se nota que ya tiene experiencia con esto -sonríe mirándole mientras toma su cámara disparando esta vez sin mirar por el objetivo solo moviéndose alrededor del hombre, observando así su atractivo y como posa con total naturalidad. – Me alegra ver que se siente más cómodo con esto. No me gustaría que fuera un mal rato.

Diggory también se sentía menos nervioso y tenso viendo como el mayor parecía cómodo con aquella sesión de fotos, e incluso parecía disfrutarlo. Eso permitió que Diggory pudiese dejar volar su imaginación un poco más, quizás demasiado rápido, pero le vino así. Las ganas de pasar más rato con ese hombre se hicieron plausibles en su cabeza.

- Vamos bien, creo que incluso podríamos parar ya por hoy -responde con una sonrisa amable acercándose al mayor con la cámara en la mano toqueteando botones buscando el modo reproducción para mostrarle algunas de ellas en la misma pantalla de la cámara. - Miré, puede ir pasando con este botoncito si quiere ir viendo… Obvio no nos quedaremos con todas ellas. Pero ya en otro momento escogeremos las buenas.

Se paró mientras miraba al otro revisar las fotos, dándole vueltas a su cabeza todo el rato a lo mismo. Debía pedírselo, sí. Pero quizás era demasiado prematuro la primera sesión de fotos ya lanzarse a ello, era algo privado e íntimo. No quería tampoco estropearlo ahora que parece que Gustav le ha aceptado en su vida profesional, en su entorno.
PRESS
PRESS
Edad : 24

Mensajes : 35

Fecha de inscripción : 19/11/2015

Localización : Aqui y alla

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Gustav Kjörn el Jue Abr 14, 2016 5:35 pm
Una pequeña sonrisa se instaló en su rostro cuando el otro paró. No estaba sintiéndose incómodo ni nada por el estilo, pero agradecía que hubiese parado. Le gustaba su cara, pero hacerse tantas fotos seguidas no le gustaba demasiado; como si con una fotografía bastase para cubrir la revista entera. Aun así, decidió seguir actuando con normalidad, siendo amable y dejando de lado la máscara de tipo duro que mostró al principio. Seguía siéndolo, pero en el fondo sabía que el señor Kirk sólo hacía su trabajo.

Se acercó a él cuando le propuso ver las fotos, y cogió la cámara para empezar a verlas. Veía muchas de ellas parecidas aun a sabiendas de que no lo eran, pero no dijo nada. Alzó la vista y encogió un hombro con una mezcla de ignorancia e indecisión. —No están mal —terminó por decir mientras le entregaba la cámara—, usted sabe más de esto, así que de aquí en adelante me fiaré de su criterio.

Se dirigió a por la gabardina que al entrar había dejado apoyada en una de las sillas y en lugar de echársela al brazo se la puso, un claro gesto de que se iría en apenas unos minutos. Miró su reloj de muñeca, calculando mentalmente. Tenía varias horas libres, pero no sabía si el señor Kirk requería más su presencia o no. —¿Y bien? —preguntó cruzando los brazos, frente al pelirrojo, a la espera de algo. No le importaba si era seguir con él –al fin y al cabo tenía unas horas más– o poder irse y olvidarse de aquello hasta que fuese publicado.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 129

Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diggory Kirk el Miér Abr 20, 2016 2:53 pm
Cuando el otro le tomo la cámara de las manos se quedó mudo, no se lo esperaba y no le gustaba. No es que pensara mal de Gustav, es que simplemente era su bebé. No le gustaba que tocaran su cámara de fotos, pero tampoco iba a decirle nada al mayor. Así que le dejo mirar las fotos a su antojo, acercándose para mirar por encima del hombro, levantando sus pies ligeramente puesto que Gustav es algo más alto.

- Agradezco su confianza en mí, señor Kjörn -admitió sonriendo, mirando al mayor con una leve sonrisa. - De todas formas, si no le es molestia, le llamaré para confirmar cualquier cosa o le escribiré para que su secretario pueda mantener el contacto entre ambos. Así no le molestare, sé que es un hombre ocupado.

Tomó de nuevo la cámara entre sus manos, respirando aliviado, pero se distrajo mirando como el otro se ponía su gabardina, dispuesto a marcharse al parecer. Pero Diggory no quería que se fuera… Aunque al principio le había parecido desagradable, no quería que se fuera. ¿Por qué? Bueno, qué más da. Quería estar un rato más con él, tenía que inventarse algo. O podría decidirse y decirle lo que llevaba rato pensando.

- No, nada. Por hoy hemos terminado, me sabría mal agobiarle con más fotos -admitió, mintiendo, pero sonriendo con naturalidad, sintiendo como algo en su interior se retorcía, como su consciencia le decía que madurase y se dejara de tonterías. Cuando el otro le miro cruzando los brazos casi se derrite bajo su mirada. Toma aire. - Quédese.

Lo dijo sin más, mirándole aún con la cámara de fotos en la mano, absorto en la mirada de ese pelirrojo, como él, pero tan atractivo. Ese hombre que en pocas horas había conseguido despertar algo en Diggory que pocas veces se despertaba. Pero no parecía que ese hombre fuera de ese tipo, de los que se decantaban por chicos como Diggory. Pero bueno, sí que podía sacar algo de él… Una locura, pero ya que.

- ¿Puedo pedirle un favor, señor Kjörn? -preguntó mirándole fijamente, parado dejando la cámara a un lado frotándose las manos algo nervioso. - Es algo personal, fuera del trabajo que estamos haciendo sobre su reportaje, aunque si está ligado a la fotografía. No quiero ofenderle, ni que me tome por algo que no soy… es algo profesional, artístico -se había puesto nervioso y no podía parar de hablar. - Estoy haciendo, desde hace años, un reportaje sobre pelirrojos. Es algo personal, como le dije, y le estaría muy agradecido si usted pudiera colaborar y dejarme hacer algunas fotos más -comentó mirándole, serio, pero sin parecer desagradable. - Ya sé que hoy hemos estado ya mucho rato, pero si usted me permitiese… No le molestaría más y no le robaría más tiempo de su vida, muy ocupada, lo sé.
PRESS
PRESS
Edad : 24

Mensajes : 35

Fecha de inscripción : 19/11/2015

Localización : Aqui y alla

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Gustav Kjörn el Miér Ago 24, 2016 6:56 pm
Su rostro era un marco de muecas de desconocimiento e indecisión digno de admirar. Fruncía el ceño de forma exagerada para después relajarse poco a poco y ladear el rostro sólo para entreabrir los labios, pensativo. Aquel quédese le había parecido muy directo e incluso desagradable, pero acabó por despertar su curiosidad. Y lo que acabó por pedirle no hizo que su rostro se calmase. Su tono de pelirrojo distaba de ser llamativo y con el tiempo sus cabellos se habían oscurecido y sólo el destino sabía cuándo empezaría a tener canas. ¿Qué tenía él de especial, entonces, más allá de la fina y suave barba que tenía?

Dejó escapar un suspiro y descruzó los brazos. Encogió los hombros, sin saber muy bien qué responderle. —Pensaba que era usted fotógrafo y periodista, no artista —confesó, sin querer sonar demasiado cruel—, pero... bueno, qué más da, si ya me has hecho estas fotos, me parece bien. ¿Qué tipo de fotos realiza? Quiero decir, si fuesen como las que me acaba de hacer no me pediría más fotos...

Dio un paso hacia adelante, aunque sin querer demostrar una confianza ciega en él, no todavía. No le caía mal, pero disfrutaba de su posición de poder, para qué engañarnos. —Le aseguro que si van a ser fotos... artísticas —estaba seguro de que el otro entendía la connotación de la palabra en ese contexto—, me negaré a que sean aquí, en este estudio de pacotilla. Sin ofender —sonrió ampliamente, con sinceridad. No es que fuese un mal estudio para fotos como las que le acababa de hacer, pero distaba de ser algo profesional y, sobre todo, cálido. Era todo demasiado artificial y frío.
Esperó sus respuestas, esta vez con las manos en los bolsillos de la gabardina.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 129

Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Diggory Kirk el Jue Ago 25, 2016 1:28 pm
Observaba como el rostro del mayor se contraía en seriedad, y como a poco iba relajando su rostro hacia unos rasgos menos serios y distantes. Aunque tampoco llegaba a ser amigable a Diggory le parecía más que suficiente. Gustav Kjörn era alguien duro y serio, no iba a ser fácil conseguir arrancarle alguna sonrisa o … Bueno, era pronto para pensar en eso. Al contrario que Diggory, que no le importaba mostrar su bonita sonrisa escondida tras su barba, como la mal disimulada que se le dibujo cuando el otro acepto su propuesta. Aunque parecía saber ya por donde iban los tiros y eso puso algo nervioso a Diggory. Pero era cierto que es trabajo, puro trabajo y nada más.

- Muchas gracias por aceptar, señor Kjörn. No sé cómo podré pagárselo más que con mi agradecimiento -casi le hizo una reverencia al más puro estilo japonés. Lo primero que pensó es en abrazarle, pero estaba seguro que aquello hubiese roto el momento y toda relación que pudieran tener ya. - No es mentira. Soy periodista y fotógrafo, pero como fotógrafo también tengo mi lado creativo. Pero ese lado ya se sabe que no da de comer.

Comentó mientras empezaba a recoger sus cosas mientras miraba al otro. Sonrío, esta vez sin querer disimularlo y asintió ante la petición del otro.

- Bueno, si le parece bien, podemos ir a mi casa. Allá tengo un estudio pequeño en el ático… No tengo demasiado pero suficiente para hacer unas buenas fotos -aseguró mientras se acercaba de nuevo al otro mirándole. - O si lo prefiere, podemos ir a su casa. Realmente tampoco nos hace falta un estudio. Con tener mi cámara de fotos y poco más… -carraspeo sin dejar de mirar al mayor. - ¿Qué dice usted? Puedo llevarle yo, si vamos a mi casa, por si quiere más intimidad…
PRESS
PRESS
Edad : 24

Mensajes : 35

Fecha de inscripción : 19/11/2015

Localización : Aqui y alla

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Gustav Kjörn el Vie Ago 26, 2016 6:16 am
Movió una mano cuando le dio las gracias e hizo aquella reverencia y negó con la cabeza. Esas cosas no eran necesarias. Le observó de arriba abajo cuando le propuso ir a su casa; no estaba juzgándole, simplemente fue un vistazo rápido. Se fiaba de él, pero negó con el rostro. —Iremos a la mía. No es que no me fíe de usted... pero iremos a la mía.

Asintió con la cabeza, para mostrar veracidad y seguridad en aquellas palabras, y luego movió la cabeza para indicarle que le siguiese. No hablaron durante el recorrido hasta la calle, como si Gustav no quisiera que le relacionasen con él a pesar de ir caminando al lado de él. Una vez en la calle fue hasta su coche y cuando ambos estuvieron dentro, condujo hasta su pequeña mansión en las afueras.

Metió el coche en el garaje y apagó el motor antes de mirar a Diggory. Le habló mientras se quitaba el cinturón. —Le repito que no desconfío de usted, pero unas reglas básicas... nada de robar ni romper —sonrió ligeramente y encogió un hombro—, es lo importante. Si quiere tomar algo le diré donde está la cocina. Bueno, ¿dónde quiere hacerme las fotos? Tengo bastantes salas, algunas de ellas ni se usan, luego el patio trasero con la piscina... y poco más.
Lo cierto es que no era algo para quedarse boquiabierto. Simplemente tenía más habitaciones que un chalet y un patio trasero ligeramente más grande, pero nada más. Salió del coche y escuchándole le dirigió escaleras arriba, hasta la casa.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 129

Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.