I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Lost in nightmares (Priv)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Ene 04, 2016 5:01 pm
Maldita sea. Eso mismo pensé cuando aquel periodista se negó a publicar mi historia, asegurando que "no se sostenía en ninguna base fiable". ¿Acaso el testimonio de tres de las chicas, al igual que una grabación telefónica de aquel cerdo no eran suficiente? Claro que no. Era el periódico de más tirada a nivel nacional, pero no el único. Tenía que buscar otra opción. Una alternativa. Algo que me permitiera hacer justicia por aquellas mujeres.

Salí del edificio en mitad de la noche. Había estado cerca de una hora discutiendo con aquel impresentable. Bueno, media hora. El resto del tiempo me había hecho esperar mientras hacía una llamada a su mujer avisándola de que llegaría tarde. ¿Que clase de hombre necesitaba media hora para ello? Probablemente se habría entretenido buscando la expresión "Base fiable" en algún manual de derecho para principiantes. Si, me había cabreado.

Me encaminé hacía mi coche, bufando nada más llegar. Las ruedas pinchadas. Desde hace una semana empezaban a pasar cosas como esa. No me echaban para atrás, claro que no. Si alguien tenía tanto interés en esto era solo por una cosa, y es que me estaba acercando a la verdad. Y lejos de desanimarme como intentaban, solo me hacían luchar más fuerte. Iba averiguarlo. Eso podía jurarlo.

Ahora mismo no me quedaría otra que coger un taxi. Palpé en mi bolsillo y saqué mi móvil. Mierda. Maldita batería. Había pasado demasiado tiempo jugando mientras el cerdo me daba largas. Podría esperar que pasara alguno libre por aquí, pero tampoco tenía ganas. Parecía que iba a llover.

Opté por ir andando, no quedaba lejos. Ya llamaría a la grúa desde casa. Me colé por un callejón menor que solía usar para evitar las grandes multitudes cuando pasaba por la zona. Avanzaba con tranquilidad, no tenía prisa. Y cuando menos me lo esperaba. Algo intentó golpearme. Lo esquivé con cierta facilidad, alcanzando el brazo de mi agresor hasta romperlo. Clases de defensa personal.

Pero lo siguiente que noté, fue una potente descarga eléctrica en mi cuello, cayendo al suelo.

Me dolía la cabeza. Abrí los ojos, palpando a mi alrededor hasta notar mis manos esposadas. Era un lugar oscuro, pero olía a moho. Probablemente algún almacén deshabitado de algún polígono industrial. No había nadie. Intenté gritar, pero ahí me di cuenta de la mordaza. Maldita sea. Y de golpe, un potente foco se iluminó delante de mi, haciéndome cerrar los ojos, casí quedándome ciego. Y en ese momento, tuve miedo.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Raymond Williams el Lun Ene 04, 2016 6:36 pm
―Está despierto, jefe.


Raymond levantó la vista del periódico que se encontraba leyendo, su ceño fruncido incomodó lo suficiente para que Elliot, uno de los hombres que trabaja para él, se sintiera lo suficientemente intimidado como para dar un paso hacia atrás y bajar la cabeza. Raymond giró la cabeza, centrándose en el hombre a su lado y rodó los ojos antes de decir: ― ¿Puedes decirle a este imbécil que no es a él a quien quiero intimidar? ¿Por qué son todos tan jodidamente estúpidos? Elliot, ¿no te mearás si ves sangre, no? Porque si es así puedes ir a la casa de tu mami.

Elliot negó con la cabeza, levantando finalmente la mirada del suelo. El hombre al lado de Raymond reprimió una risita, de hecho los demás hombres parecían divertirse con la actitud del joven, que al parecer era el más joven del grupo y por lo tanto inexperto. A Raymond le gustaba que le tuvieran respeto, por supuesto, pero también que esos malditos tuvieran la dignidad suficientemente o un par de huevos para al menos darle un reporte completo.

Sin retrasarlo más se reunió con el bastardo que le estaba haciendo la vida imposible al maldito concejal que no podía mantener la polla en sus pantalones; ¿por qué demonios estaba allí ocupándose de algo tan simple? La respuesta era evidente, el abogado no parecía intimidarse por los "regalitos" que le daban, y eso ampliaba la interrogante ¿era estúpido o demasiado valiente? Raymond se inclinaba por la primera opción, tal vez pensaba que no se trataba de algo más que evitar que la noticia viera la luz pero lo que obviamente no imaginó era que con su investigación también le tocaba los cojones a sus proyectos, el concejal tenía varios papeles que firman antes de jubilarse y no podría hacerlo si dejaba de ser un jodido concejal.

― Bienvenido, ¿Oliver, verdad? ― sabía su nombre, por supuesto, pero fingió que tenía dudas al respecto, después de vigilar a una persona por tanto tiempo sabes hasta las veces que va al baño ―. Un pajarito nos contó a mis amigos y a mí que estás metiendo tu nariz en los lugares equivocados, así que hemos venido hasta aquí para pedirte amablemente que te hagas a un lado.

Se acercó hasta el otro hombre, y se agachó para verlo frente a frente ya que Oliver se encontraba sentado. Con algo que podría definirse como 'cuidado' le quitó la mordaza de la boca. Era parte del trabajo, fingir que quería que hicieran las cosas por las buenas y si se negaban empezar con otro tipo de negociación que traía mucho dolor pero pocas veces la muerte. La tortura era el fuerte de sus 'compañeros' y conocían miles de formas de hacer a un hombre cantar. Pero esta no era la situación, no querían que Oliver hablara sino que cerrara la boca.


You get me closer to god
Through every forest above the trees.Within my stomach scraped off my knees. I drink the honey inside your hive. You are the reason I stay alive.
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 43

Fecha de inscripción : 10/12/2015

Localización : En donde todos los monstruos se reunen.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Ene 04, 2016 6:49 pm
Escuchaba voces. Pero no lograba distinguir que decían por el ruido que emitía el foco al funcionar a plena potencia. Lo único que sacaba en claro es que habían venido a por mi, para callarme. Eso era fácil adivinarlo. ¿Matarme? Dudaba que fuera su primera opción. Si quisieran hacerlo, mi cadáver ya estaría flotando en algún lado ahora mismo. Pero no, matar a un abogado sería peligroso. Si yo moría, todos mis casos serían entregados a la policia para descartar causas. Y en cuanto vieran lo del concejal, el negocio se les hundiría. Sin duda tenían algún poli corrupto. Pero no podían pagar a toda la puta comisaria. Y eso mismo era lo que me aseguraba que no iba a morir. No a menos que no les quedase más remedio. ¿Iba darles otra opción? No realmente. No me iba a dejar intimidar.

El que parecía el jefe se acercó a mi, quitándome la mordaza. No deje que me notara asustado. ¿Lo estaba? Desde luego. Pero el miedo le daría poder sobre mí. E iba a demostrarle que no tenía tal capacidad. Sin eso, perdía buena parte de su estrategia. Y alguien sin un plan se volvía torpe. Lo sabía por propia experiencia-¿Ahora no sabes mi nombre? Juraría que seguirme desde hace un mes sería suficiente. Creo que no eres muy bueno en tu trabajo-dije, con tono osado. Había calculado el tiempo por los ataques. El primero había sido una nota hace un mes y poco. Tal vez ya me vigilaran de antes.

-Bien, puedes decirle a ese pajarito pervertido y acosador que dejaré de meter mis narices en sus asuntos cuando él pare de intentar meter la polla en sus secretarias-mi tono era mordaz, preparado para todo, a la par que suspiraba-¿Que tal está tu chico? El del brazo rato-pregunte, alzando una ceja-Debe costarle limpiarte el culo solo con una mano útil ¿No?-le guiñe un ojo. Quería provocarle. Cabrearle. Que perdiera la paciencia. Esa era mi ventaja-Y si vas a torturarme. Por favor. Empieza ya. Me entra el sueño-y esta vez mis ojos se clavaron en los suyos. En mi fuero interno estaba asustado y deseando gritar. Pero mi mirada trasmitía decisión. Decisión a no ser intimidado. O, en su defecto, a que él no lo notara.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Raymond Williams el Lun Ene 04, 2016 7:46 pm
Observó el rostro de Oliver más no sus ojos, fingiendo que lo que decía no atraía lo suficiente su atención ni mucho menos un nimio interés por el descaro. Llevó sus manos a la mandíbula ajena, como quien observa a un animal que está dispuesto a comprar con algún fin, y cuando terminó de hablar lo soltó... para poder darle una fuerte bofetada con el revés de la mano, para marearlo aún más. Una vez que estuvo complacido con la reacción del abogado volvió a hablar.

― Soy muy bueno en lo que hago, Oliver ― empezó, en un tono frío y seguro, sin embargo su ceño fruncido no era tan pronunciado como antes ―. A diferencia de ti no me prohíben hacer lo que más me gusta. ¿Cómo van las sesiones en el AA? ¿Ya te convencieron de que las pollas son mejores que el alcohol?

Se irguió, sonriendo maliciosamente. Le causaba mucha gracia su osadía, eso debía concederle al menos, y aunque a veces no podía controlar sus impulsos de romper algunos huesos esta vez esperó un poco más, porque no quería demostrar de lo que era capaz en tan poco tiempo. Se giró, centrando su atención en los cuatro hombres que se habían ocupado de llevar a Oliver hasta él.

― ¿Quién es el del supuesto brazo roto? ― su sonrisa seguía siendo divertida, y cuando uno de los hombres dio un paso al frente lo llamó para que se acercara. Pete, ese era su nombre, lo miró un poco indeciso pero no dudó en aclarar que su brazo no estaba roto. Raymond supo que le mentía, era bastante obvio que le dolía como los mil demonios considerando el ángulo anti natural ―. Arrodíllate, mira a nuestro invitado ― cuando el hombre lo hizo, prosiguió ―, Oliver aquí está el hombre al que le rompiste el brazo, felicidades, Pete fue padre la semana pasada... ¿no es así, Pete?

Mientras hablaba sacó un arma de su espalda, la que siempre llevaba debajo de su cinturón, su fiel Browning GP-35 9mm. Y cuando Pete dio una respuesta afirmativa Raymond asintió mientras observaba el arma ― Es una lástima que Pete ya no pueda ver a su hijo crecer.

Cuando el hombre intentó incorporarse y huir Raymond le disparó a la cabeza, sin dudarlo, el cuerpo cayó al suelo sin vida y la sangre comenzó a salir del agujero que ahora adornaba su frente. Raymond lo observó sin emoción alguna, ladeó la cabeza como si fuera una situación curiosa y sin decir palabra alguna le quitó al cadáver las armas que tenía encima para protegerse. Ironicamente. Y una vez que confirmó que ahora sí se trataba de una cadáver inútil lo pateó hasta que estuvo a sólo unos pocos centímetros de distancia del abogado.

― Ahora sí deberé encontrar a alguien que limpie mi culo ― se encogió de hombros, y cuando volvió a mirar al abogado su expresión se endureció aún más ―. Estoy hablando muy en serio abogado, no creas que vas a engañarme con el juego de que no estás asustado porque la única forma de que no lo estés es que seas muy estúpido. ¿Crees que no te mataré? Para mí vales tanto como este montón de mierda.

Pateó el cadáver con más fuerza hasta que tocó las piernas del abogado.


Última edición por Raymond Williams el Lun Ene 04, 2016 9:39 pm, editado 1 vez


You get me closer to god
Through every forest above the trees.Within my stomach scraped off my knees. I drink the honey inside your hive. You are the reason I stay alive.
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 43

Fecha de inscripción : 10/12/2015

Localización : En donde todos los monstruos se reunen.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Ene 04, 2016 8:04 pm
Si, como no. Sabía todo de mi. Desde mi gusto por los hombres como mis reuniones semanales en alcohólicos anónimos-¿Te divertía verme follar con otros hombres? ¿Te ponía cachondo pensando que eras tu?-y entonces recibí la bofetada. Fue fuerte. Notaba la piel de mi mejilla enrojecida, escocer. Escupí al suelo, incluida una poca sangre, para luego negar-¿Eso es todo? Esperaba algo un poco más... vigorizante-me dolía a mil demonios. Ansiaba soltarme e ir por hielo. Pero no podía. Así que podía dedicarme a fingir que no me dolía. Las otras opciones eran imposibles actualmente.

-Un detalle que desconoces. Ya comía pollas antes de volverme alcohólico-fue la primera salida que se me ocurrió para no quedarme callado. No, callarme era la única opción no valida. No podía dejar que creyera que el dominaba la situación. No. Aunque fuera tonterías como aquella, algo debía responder. Algo que le hiciera perder la calma. Algo que le hiciera irse y darme tiempo para pensar. Eso era lo único que necesitaba para mi.

Vi al susodicho adelantarse. Lo reconocí de inmediato. Era el primer hombre que me había encontrado en el callejon. Y lo siguiente me hizo gritar-¿QUE? ESPERA! NO LO HAG...-tarde. El gallito había sido apretado y el cuerpo sin vida del hombre yacía a escasos metros de mi. Si, estaba aquí por su culpa. Pero no podía creerme la sangre fría de su jefe-ERES UN MONSTRUO!!-grité, lleno de rabía, haciendo fuerza para intentar soltarme, unicamente consiguiendo dañarme en las muñecas-¿COMO HAS PODIDO?-ni siquiera la justicia entre bandas me parecía bien. Y menos el asesinato a sangre fría.

Su cadáver termino a mis pies. Sabía bien lo que quería decirme con aquello. Era mi culpa. Yo había jugado y otro había pagado el precio. ¿Esto iba a ir así? ¿Se iba a dedicar a matar a sus chicos por cada insolencia? ¿Acaso no se opondrían a él? ¿Acaso no se rebelarían? ¿Que les hacía estar sometidos al yugo de aquel ser tan monstruoso?

Traté de relajarme, para luego hablar de nuevo-No, no te dejan matarme-declaré, con calma-Él te era útil. Yo no. Si lo has matado a él es por que a mi no puedes-le recordé con calma-Sabes tan bien como yo que si muero, todos mis casos terminaran siendo analizados por la fiscalia. Mi muerte no te ayudaría, te perjudicaría-declaré, con calma fingida, aun agitado por dentro por aquel asesinato-Así que vamos, empieza. Golpeame, excede la ralla. Cuando me mates, yo habré ganado-afirmé, con una leve sonrisa-Puedes empezar. Soy resistente, aun tienes un buen rato de tortura y diversión por delante-dudaba que pudiera salir de aquí intacto. Pero tal vez aceptar la muerte no era tan mala idea. Si yo moría, habría justicia. Eso era suficiente para mi. ¿Morir por algo en lo que creía? Sería todo un honor.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Raymond Williams el Lun Ene 04, 2016 10:54 pm
Después de tantos años matando, por placer o por trabajo, asesinar era tan fácil como respirar. Era una reacción normal para Raymond, quien se escudaba en el hecho de que, según él, era intocable. El mundo era un lugar de mierda, eso lo sabía cualquiera incluso aunque no tuviese la vida de Raymond, y el dinero lo gobernaba, las personas buenas y nobles no existían, y si había alguna podría ser manipulable o corrompible.

― Ahí está la cuestión, voy a matarte... eventualmente ― explicó, centrando su atención únicamente en Oliver ―. Y tú me pedirás que lo haga, me rogarás que te mate y si me siento lo suficientemente indulgente cederé a tu petición. Pero, como dije, eso será eventualmente. ¡Billy!

El mencionado Billy se acercó, no parecía perturbado o molesto por la muerte de Pete, de hecho si tuvieran que adivinar su expresión dirían que estaba aburrido. Raymond no mataría a Billy y este lo sabía, el hombre de cuarenta y cinco años era muy bueno haciendo confensar a los traidores y en el arte de la intimidación era un gran experto. Las personas como Billy, con "dones" tan precisos, no tenían lugar en el mundo fuera de una organización criminal. Raymond y él hablaron en voz baja, decidiendo cuál sería la mejor forma de doblegar a Oliver.

Después de pocos minutos tomaron una decisión, empezarían con algo que hacía hablar y ceder a cualquiera: Tortura con agua. Sería bueno empezar con eso, porque aún discutía con Billy otras formas de castigarlo. Ordenó que llevaran a Oliver y procedieran a sumergir su cabeza en un tanque de agua y mientras esperaba Raymond encendió un cigarrillo, después de tres pitadas la tortura empezó. No dudaba que el espirítu del abogado fuera fuerte, pero quería ver hasta qué punto, primero empezaría por lo más sencillo.

Raymond contó los segundos y cuando la cabeza de Oliver emergió buscando oxígeno, el culpable del calvario que se avecinaba habló:

― Escucha, maricón, podemos estar así toda la noche, todo el día, toda la puta semana si quieres, es tu decisión. ― El tono de Raymond era de diversión. Diversión macabra, obviamente. Muy pocas veces encontraba a alguien que se negara a darles algún tipo de información, mucho menos cuando los ponía a disposición de Billy, así que sabía que sería cuestión de tiempo para que el abogado se quebrara.


You get me closer to god
Through every forest above the trees.Within my stomach scraped off my knees. I drink the honey inside your hive. You are the reason I stay alive.
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 43

Fecha de inscripción : 10/12/2015

Localización : En donde todos los monstruos se reunen.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Ene 05, 2016 6:52 am
La promesa de muerte era una luz de esperanza. Si solo me retenían, nadie revisaría mis casos. No teniendo en cuenta que alguien de la fiscalia estaría corrupto. Dirían que me había ido de vacaciones. O cualquier chorrada. Para cuando mi cadáver apareciese, todo sería inútil. Lo que yo no tenía era tiempo. Mi caso se basaba en Lara, aquella joven pelirroja que iba a testificar. Si revisaban mi caso, verían su nombre e irían a por ella. No creía que la fueran a matar, pero si intimidar. Eso sería suficiente para callarla. ¿El problema? Conmigo eso no funcionaba. Y esto tampoco lo haría.

-¿Billy, eh? Encantado. Soy el hijo de puta que va hacer que te despidan-le dije, con una amplia sonrisa, buscando provocarlo. Mi objetivo era claro. Que se excediera. Que no les quedara más remedio que tirarme en cualquier esquina y todo acabase con ellos y su jefe en la cárcel. No tenía miedo a morir por la más justa de las gestas. Y si aquel rubio de porte impresionante contaba con que me rindiera y suplicase, estaba equivocado. Mi fuerza de voluntad era superior a la suya. Y mi amor por la justicia más fuerte que su podrido corazón.

Me arrastraron hasta la tina de agua. Iba a responder algo, pero lo siguiente que noté fue una mano ahogándome al meter mi cabeza en aquel lugar. Me faltaba el oxigeno, pataleaba y quería salir, pero no podía. Su fuerza era mayor a la mía. Pero lograba aguantar. Relajé el cuerpo, hasta que finalmente tiró de mi. Tardé un par de segundos, para luego hablar-¿Puedes traerme champú? Anticaspa-pedí, con la mejor de las sonrisas-Y no le diría que no a un masaje de cuero cabelludo, como los que le suele dar a tu mujer el vecino-le guiñé un ojo, jugando con su paciencia. ¿Era consciente de que me iban a golpear? Sin duda. Pero no le concedería a aquel cerdo el placer de derrotarme.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Raymond Williams el Mar Ene 05, 2016 7:43 pm
La insolencia le molestaba, y mucho, así que no le dio el gusto al abogado de responder, hizo una seña para que Billy volviera a un hundir la cabeza de Oliver en el tanque y esta vez dejó que pasara más tiempo que la primera vez. Fue testigo de cómo el cuerpo del otro hombre se removía, desesperado por oxígeno y cuando lo consideró suficiente ordenó que levantaran su cabeza, no quería que perdiera la consciencia tan rápido, ¿qué ganarían con eso? Raymond no tenía planeado quedarse todo el día allí, prontamente se tendría que ir a atender otros asuntos más importantes como por ejemplo hablar con el concejal que los había metido en esa situación.

A penas Oliver tuvo tiempo para dar dos bocanadas de precioso oxígeno a sus pulmones Raymond ordenó que volvieran a hundir su cabeza en el agua; repitió el proceso dos veces más mientras una expresión de aburrimiento surcaba su rostro, le dio unas últimas pitadas a su cigarrillo y tiró la colilla al suelo para aplastarla con su zapato; mientras lo hacía ordenó que le sacaran la cabeza del agua otra vez. Escrutó el rostro mojado del supuesto defensor de la justicia y la moral y sintió  deseos de quebrarlo de miles de formas diferentes. Empezando por sus piernas. Un clásico que jamás pasaba de moda.

― ¿Estás listo para dejar de meterte en donde no te conviene, Oliver? ― inquirió, pero se contestó él solo un segundo después ―. Imagino que no, esto no asustaría ni al hijo recién nacido del difunto Pete, tal vez Billy debería mostrarnos que aún tiene mucho que dar, ¿no crees?

Miró al susodicho y con un movimiento de mano ordenó que lo alejaran del tanque de agua ― ¿Por dónde empezaremos? Creo que tal vez Pete querría venganza en el más allá por su brazo, sí, definitivamente eso habría querido. Mira, abogado, podemos dejarte convertido en una masa de sangre y huesos rotos en cuestión de minutos ― hizo una pausa, para añadir un efecto dramático ― o puedes cerrar la puta boca.

Aún así cambió de opinión, no le daría la opción de poder terminar con todo esto.

No. Me importa una mierda lo que digas, vamos a romperte las piernas de todos modos. Billy, todo tuyo.

Y lo decía en serio, la verdad era que el hecho de que Oliver creyera que sólo se limitaría a intentar ahogarlo o darle una paliza le ofendía, podían cortarle algún miembro, incluso la lengua. De hecho lo harían en algún momento si no cedía a sus órdenes, lo que quería demostrarle era eso: No había forma de escapar, estaba jodido sin importar qué.

Esto no era una maldita película.


You get me closer to god
Through every forest above the trees.Within my stomach scraped off my knees. I drink the honey inside your hive. You are the reason I stay alive.
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 43

Fecha de inscripción : 10/12/2015

Localización : En donde todos los monstruos se reunen.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Ene 05, 2016 8:03 pm
La cosa aumentaba de intensidad. No podía hacer nada para remediarlo. Intentaba forcejear, soltarme. Pero era imposible. Podían ser unos cabrones, pero eran unos cabrones que sabían como poner unas esposas para que un hombre no fuera capaz de quitárselas. Es más, estaba seguro que me había hecho algún corte al forcejear con el metal. Pero ese era el menor de mis problemas. Tal vez el de que intentaran ahogarme era un poco más urgente.

Y de pronto, mi conciencia retrocedió diez años en el pasado. A la última vez que había visto a mi padre vivo. Estaba furioso con él. Mama nos había abandonado por su culpa. Era un puto borracho. Me avergonzaba de él. Le había dicho que le odiaba. Y años después, había tomado el mismo camino que él. Aquel camino que él no habría querido que tomara. Le había decepcionado igual que él había decepcionado a mi madre y a mi. ¿Estaba destinado a repetir sus errores? ¿Estaba destinado a terminar quebrado por aquella tortura y renegar a todo como él había hecho al morir Sarah? ¿Ese era mi futuro? ¿Debía rendirme?

Y entonces lo vi claro al salir del agua. No iba a rendirme. Había estado en el infierno. No iba a dejar que esto me derrotara. Y luego forcejeé de nuevo. Aproveché que Billy aflojó su agarre, probablemente preparado para ir a por mis piernas, para zafarme de él, dándole una fuerte patada directa en la nariz. Noté como el hueso cedía. Luego le di un placaje con todo el cuerpo, haciendo que cayera al suelo, golpeándose contra el pesado barreño de madera donde habían intentado matarme. Un pesado "crack" se escuchó cuando su nuca se abrió por aquel fuerte golpe.

Esperé por el parry. Esperaba que se levantara y me matara. Pero nada. No se movia. Era ajeno a todo y a todos, no percibía lo que decían los gritos de fondo. Había matado a un hombre. Y si algo había salido mal, era que me asustaba de mi mismo. Me asustaba lo fácil que había sido quitar una vida. Ese hombre era una amenaza, pero no quería matarlo. Y aun ahora mismo, ansiaba que terminara por levantarse. Que moviera siquiera un dedo. Que aliviara esa carga de mi. ¿Lo único bueno? Al menos ahora si le había dado una razón de peso para que me rompiera las piernas.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Raymond Williams el Jue Ene 07, 2016 7:19 am
Decir que no se lo había esperado era poco sin embargo no tardó mucho tiempo en recuperarse de la impresión, observó el cuerpo del ahora muerto Billy y no pudo evitar sentir entre decepción y furia, no porque Oliver había matado a uno de sus hombres (tenía miles con los que reemplazar el puesto del difunto) sino porque ahora tendría que tomarse la molestia de hacer las cosas por sí mismo. ¿Para qué demonios les pagaba a esos inútiles? ¿Para que se dejaran matar? ¡No! Tal vez en el infierno Billy pudiese contar sus errores y arreglarlos en una próxima vida. Raymond quiso bufar por la mala broma.

Aprovechando la confusión le disparó al abogado en un hombro, eso lo calmaría hasta que pudiera pensar qué hacer.

― Elliot, Paul ― llamó a los dos hombres que aún quedaban, Paul era fornido y bien podría haber reducido a Oliver sin ningún problema pero nadie hacía nada hasta que él lo ordenara. Elliot lucía aún más palido que antes, seguramente porque no sabía si debía temerle a su jefe o al hombre que acababa de matar a uno de ellos ―, tú ― señaló a Paul ― ocúpate del bastardo, llévalo a la habitación 23 y enciérralo allí, si intenta huir tienes mi permiso para golpearlo en el momento que te apetezca, sin matarlo.

Aclaró el último punto porque sabía que Paul era un gorila por naturaleza y esta clase de personas usualmente se llevaban por sus impulsos, tal vez no era la mejor opción que lo dejara al cuidado del abogado considerando que había asesinado a los últimos seis en un ataque de ira... bueno, esta vez él se encontraba supervisando las cosas así que dudaba que se pasaran de listos. La habitación 23, además, era un espacio reservado para interrogaciones, las cuales se llevaban a cabo a penas había un rumor de posible traición, el método era conseguir a los hombres más fuertes y hacer que formaran un círculo al rededor del acusado a quien procedían a golpear salvajemente con las herramientas que quisieran, humillarlo de miles de formas y finalmente prenderlo fuego si se negaba a confesar. Pocos eran los que sobrevivían a las quemaduras, y si lo hacían los rumores sobre él se consideraban falsos.

Era una tradición que existía desde antes que Raymond terminara siendo 'adoptado' en la organización y no tenía intenciones de cambiarlo, había sido criado en un entorno que tomaba esas prácticas como algo justo y normal, así que no era para asombrarse en lo absoluto.

― Y tú ― señaló a Elliot, ¿qué edad tendría, 25, 26? los trabajos grandes no eran para los más jóvenes y mucho menos si parecía que se mearían a la primera muestra de violencia, después de pensarlo un poco le dio el trabajo más sencillo ―... Limpia este desastre.

Ahora tendría que ocuparse de dos cuerpos y un intento de tortura fallidos, Raymond sabía que no utilizarían la habitación 23 con Oliver, al menos no por el momento, quería tenerlo allí hasta que pensara en la mejor forma de arreglar todo este desastre, finalmente decidió que no llamaría a nadie más, él mismo podía ocuparse de la situación sin involucrar a más incompetentes. Por algo era el mejor de todos.


You get me closer to god
Through every forest above the trees.Within my stomach scraped off my knees. I drink the honey inside your hive. You are the reason I stay alive.
INACTIVES
INACTIVES
Mensajes : 43

Fecha de inscripción : 10/12/2015

Localización : En donde todos los monstruos se reunen.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Ene 07, 2016 4:26 pm
Impresión. Eso fue lo primero que sentí cuando la bala me atravesó el hombro derecho. Solté un grito de dolor, cayendo al suelo mientras agarraba mi hombro con fuerza, tratando de parar la salida de sangre mientras mis ojos se ponían en blanco, cerca del desmayo. Escuchaba al rubio hablar, pero no distinguía más que sonidos. Estaba mareado, me dolía todo. Quería que esto terminara ya. Quería morirme. Pero si algo sabía, es que mi carcelero no iba a darme tal regalo, no tras lo que había hecho.

Sentí unos brazos agarrarme con poca delicadeza, apretando la zona del hombro, lo que me provoco exhalar un grito, mitad de dolor y mitad de sorpresa, mientras intentaba apartarlo para recibir un fuerte manotazo. Mi labio sangraba. Caí de nuevo al suelo para ser recogido finalmente. Esta vez no grité. No tenía fuerzas ni para ello.

Me arrastraban por un pasillo. Era tenebroso, oscuro y metálico. Casi oxidado. No sabía a donde me llevaban. Pero el hombre parecía contento por ir a ese sitio, así que estaba seguro que no sería nada bueno para mi. Tal vez una sala de tortura especial. Dudaba que fueran a ser suaves conmigo después de provocar dos bajas en su grupo. Una directa y otra indirectamente.

El profundo chirrido de una puerta metálica al abrirse me hizo volver en mi, para luego ser arrojado al suelo. Noté un puntapie en mi abdomen que me hizo escupir sangre, seguido de otro en la cara. Me sangraba la mejilla. Quise reincorporarme, pero otra patada en el hombro herido me hizo gritar y quedarme en el suelo. Aquel hombre murmuró algo antes de irse.

Tardaría cerco de cinco minutos antes de poder abrir los ojos. Era una sala oscura, pero desde mi posición distinguía sangre en el suelo. Eso nunca significaba gran cosa. Me apoyé contra la pared, esperando. Esperando a que mi torturador llegara.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.