I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Daddy's Little Boy | Dylan Greths

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Miér Ene 27, 2016 6:02 pm
Parecía pleno verano. El chirrido de aquellos insectos alados se escuchaba por todo lo largo y ancho de aquel descampado. Se suponía que aún debía de hacer frio, pero no lo hacía. El aire era seco, el calor latente. Los labios del terrible Alpha Griffon Arkwright parecían resecos y cansados de la cálida caricia de aquella noche. Su camiseta; horas antes blanca, planchada e impoluta, ya no lo era tanto y a la altura de su pecho estaba algo humedecida. Sus empuñadoras se encontraban remangadas y cierta parte de la camisa le sobresalía por un lado del pantalón.

La discusión con aquel hombre había sido acalorada. Tras unas horas de sexo salvaje y de embestidas por parte de Griffon, la situación se había puesto fea. No estaba dispuesto a pagar, así que los toscos puños del narco se cerraron con fuerza sobre el cuello de aquel estúpido muchacho. Griffon no era tonto, mucho menos nuevo en aquellos asuntos. Tenía el favor de muchos abogados, jueces e incluso miembros de la policía en la zona. A unos los compraba con dinero, a otros simplemente con miedo. El curtido proxeneta sabía exactamente dónde tirar aquel cuerpo, lleno por dentro y fuera, de su esperma e identidad.

La noche no había terminado y atrás quedaba el recuerdo de aquel plástico negro hundiéndose en aquel fangoso pantano aquel mismo atardecer. La vida de un pluriempleado empresario debía seguir pese a factores menores, claro está, para el resto de mortales. Lo único que quedaba de aquella escena era algo de fango en los neumáticos del vehículo del señor Arkwright. El hombre que ahora tenía de frente era prácticamente de su altura, si bien, poseía unas cuantas arrugas menos en su rostro al igual que los años que estas denotaban. Pese a ser de noche llevaba gafas de sol y una barba perfectamente recortada. El amigo del señor Arkwright, más bien aliado económico, era muy corpulento y musculado. Atractivo sin duda, aunque no el tipo de hombre que gustase especialmente al narco. Por el cuello de su camisa asomaban trazos de tinta propias de unos tatuajes. Se trataba del padre de Dylan Greths, sin duda un hombre poderoso e influyente en Beverly Hills, reclamaba su favor. Necesitaba ver, y conociéndole bien, posiblemente follar, a su hijo Dylan. El enfermizo narco envidaba aquella relación padre / hijo.

Las calles de Santa Monica Blv. eran propicias aquella noche. Durante días había estado agazapado en su coche justo en aquella esquina donde sabía que el joven rondaba cada noche. A la hora y al minuto exacto la silueta del joven estaba allí presente. A Mr. Arkwright no les extrañaba en absoluto que su propio padre quisiera follarse a un chaval así pues él lo hubiese hecho durante toda aquella noche de buen gusto. El muchacho parecía despedirse de alguien y sonreír. No podía percibir, ni por asomo, lo que iba a vivir aquella noche.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Ene 28, 2016 11:13 am
Se había pasado con la cantidad de ropa por la mañana había salido al parque, muchas veces ya había salido a estudiar al conocido Frankling, tal vez era el único muchacho que se dedicaba a andar 45 minutos para estudiar en un parque, cuando las instalaciones del St. James eran perfectas para ello, tal vez sea debido a que nadie usa las instalaciones para precisamente estudiar, y últimamente el estudiante carecía de su espacio personal si no era en su habitación o en la biblioteca. Y se encontraba encerrado, a Dylan lo que le apetecía era sentir la brisa en su rostro.

Por lo cual había pasado todo el día, rodeado de cuadernos y libros en la fresca hierba, algo que por siempre sorprendería al muchacho, era que una vez sale de la residencia, nunca sabrá que podría pasar. En el transcurso de la tarde, se encontró a un compañero del campus en el parque, con el cual pasó estudiando el resto de la tarde. No es un muchacho con el que frecuentara hablar, porque para empezar apenas tenían algunas clases juntos, además, ese chico vivía fuera del campus, mientras que Dylan vivía en el mismo centro en el que estudiaba. Además no es que tuvieran mucho en común, más bien Dylan no tenía mucho en común con nadie, un chico que solo se dedicaba a estudiar y seguir estudiando no tenía temas interesantes de conversación.

Sin embargo la tarde pasó rápida, entre bromas, dulces y estudios sobretodo, ambos muchachos se encajaron bien en la noche hasta que prácticamente el parque se oscureció, y apenas podían estudiar a la tenue luz que les llegaba, así que ambos tomaron el camino de vuelta.

Normalmente ese camino lo hacía solo, pero el muchacho le acompañó hasta cierto punto en el que si seguía desviándose de su camino, tardaría aún más en volver a casa, por lo que el estudiante prosiguió su camino en solitario.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Jue Ene 28, 2016 4:10 pm
Desde el interior del vehículo esperó el momento idóneo. Realmente no sabía por qué se estaba encargando en persona de aquella misión. Alpha Griffon Arkwright disponía de cientos de hombres bajo su mando y cualquiera de ellos podría haber entregado a aquel joven a su enfermizo progenitor. Puede que fuera el aburrimiento, aunque a decir verdad, aquel día no había sido en absoluto monótono. ¿Quizás era un favor demasiado personal? El narco más conocido de Beverly Hills conocía demasiado bien al padre de aquel muchacho; indagando más en el asunto debía a este un favor por uno de aquellos suculentos préstamos que el preocupado padre le había ingresado en sus arcas unos cuantos meses atrás. Puede que simplemente fuera curiosidad. De los labios de su aliado había escuchado maravillas sobre su retoño. Griffon mostraba especial interés cuando el padre del joven relataba, mientras se emborrachaba junto al narco, las últimas y terribles violaciones que había realizado al joven Dylan Greths; su hijo. Mr. Arkwright se preguntaba si todo aquello podía ser tragado por un solo culo, en especial uno procedente de un joven tan pequeñito.

Cuando creyó que el momento estaba próximo, Griffon Arkwright encendió las luces de cruce de aquel potente vehículo con cristales tintados. Tras girar el contacto el narco apretó a fondo el embrague y metió una marcha. Enseguida recordó que no iba a salir inmediatamente, que esta vez no iba acompañado y que él mismo debía meter al chico en el coche. Debió maldecir algo inteligible en baja voz. Pensando mejor su proceder metió punto muerto y dejó que el ralentí del motor se mimetizara con el sonido de sus pulsaciones.

El chico tomó la misma ruta que había tomado durante toda aquella semana, posiblemente de exámenes. Aquella noche todo parecía torcerse por culpa de aquel estúpido enamorado, o mero acompañante de estudio. Para suerte del acompañante, Dylan tomó el camino más corto como venía siendo habitual. Las cámaras de seguridad de los comercios colindantes habían quedado inoperativas bajo órdenes de Mr. Arkwright. Los negocios de la zona habían cerrado un poco antes bajo amenazas y pese a ser día laborable. La zona, en aquel día y hora no resultaba especialmente transitada en comparación al caos que representaba en horas puntas.

Y a través de su retrovisor lo vio doblar aquella esquina. Abrigado y cargado con algún que otro libro y cuaderno; allí estaba Dylan Greths. A Griffon le sorprendió la estatura del muchacho, era bajito pero apañado. Para sus juegos sexuales tendría la altura perfecta. La imagen del fornido padre eyaculando en el interior de su hijo le hizo estremecer. El muchacho adelantó el vehiculo por la acera. Tan solo se encontraba a unos pasos del coche del narco. Griffon tomó las gafas de sol de su guantera y se las puso. El narco bajó la ventanilla y mencionó en tono elevado. - ¡Eh tú! – dijo tras una pausa - ¿Necesitas que te alcance a algún lado? Parece que el transporte público ha dejado de funcionar – Y aquello último era cierto en lo referente a buses urbanos en la zona. Fuera cual fuese la respuesta Dylan iba a entrar en el vehículo del narco.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Ene 29, 2016 4:36 pm
El paseo se le hizo monótono, era lo mismo de siempre, aunque era bastante más tarde, o eso parecía, ya que nunca había caminado por esa calle una vez estaba todo cerrado, de hecho siempre se entretenía a ojear algo, y si tenía dinero, comprarse un dulce, pero parecía que ese día habían cerrado los comercios tempranos, pues no eran mucho más tarde de las nueve de la noche. Lo cual era bastante extraño incluso apenas había tráfico, solo dos o tres coches le adelantaron, parecía que podía llover esa noche o algo pero no había un alma en la calle.

Eso hizo al muchacho acelerar el ritmo, y caminar aún más rápido esa sensación de soledad le ponía nervioso, aun cuando ya había realizado el viaje de vuelta varias veces. Caminó unos cuantos metros, giró dos esquinas y no veía nada disponible a su vista, además ya estaba cansado y tenía ganas de descansar.

Casi se asusta cuando escucha una voz, al principio no identifica el remitente, más sin embargo no tarda en hacerlo, un amable señor le concede el favor de llevarlo, aun así el muchacho no quiere ser una molestia – Ehhh no gracias, no quiero molestarle- le dice antes de continuar su camino. Parece que por aquí van a hacer algo, incluso el transporte público ha detenido sus servicios.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Vie Ene 29, 2016 8:35 pm
El poderoso Mr. Arkwright enseguida se percató de que aquella aparente tranquilidad que alimentaba la zona atormentaba al menor. Todo estaba demasiado tranquilo. No existían apenas transeúntes por el lugar, los dueños de los negocios habían echado el cierre tal y como se las había, sutilmente, sugerido. La partida de ajedrez se declinaba hacia el veterano narco y no era de extrañar, durante semanas había estudiado y trabajado en cada uno de sus movimientos sobre aquel predecible tablero que era Dylan Greths. El jaque mate era la próxima jugada.

El joven parecía algo asustado por todo lo extraño de aquella noche cerrada con plena oscuridad. Alpha Griffon Arkwright había conseguido captar la atención del muchacho, y no era de extrañar con el tono con el que se había dirigido al joven. Este último parecía desconfiado; Griffon supuso que en su mente estaría aquel comentario típico de cualquier madre. Aquel que siempre recordaba alejarse de extraños.

El proxeneta bajó un poco más la ventanilla y sacó la cabeza por el hueco que quedaba ahora abierto. Sus ojos, detrás de aquellas misteriosas gafas, habían establecido contacto directo con los de Dylan Greths. El narco tenía ganas de encenderse otro maldito pitillo, pero sabía que debía aguardar pues pronto necesitaría tener sus dos manos completamente libres. – No me resulta ninguna molestia. Lo digo de verdad. – dijo tras una terrible sonrisa. Alpha Griffon no acostumbraba a reproducir aquella mueca. – Es más, puede que me sirvas de ayuda. No conozco muy bien la zona. – Griffon se hizo el perdido y el desorientado – Entiendo que mamá te haya dicho que no subas en coches de extraños – sonrió otra vez pese a la dificultad que aquello le presentaba – Pero al menos espero que esta noche puedas ayudarme a encontrar esta dichosa calle – Mr. Arkwright sacó, de la misma guantera de la que había tomado previamente sus gafas, aquel viejo mapa del barrio. – ¿Pareces de por aquí? ¿No es así? – La táctica del mapa implicaba que el chico fuera, al menos, buen samaritano y que se acercara a intentar indicarle a Griffon por dónde ir.  En el mejor de los casos, serviría para hablar un poco con el pequeño Greths y hacer que este se confiara en mayor grado para acabar accediendo a subir, por su propio pie y voto, al vehículo del veterano Arkwright.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 30, 2016 6:40 am
El estudiante se detuvo al comprobar cual eran las necesidades del desconocido. Era cierto que no había nadie a quien preguntar así que podría sentirse un poco desesperado por conseguir alguna indicación, el hombre solo estaba siendo excesivamente amable.

-¿Ah y eso? – Le preguntó el pequeño estudiante- ¿Acabas de llegar a la ciudad o algo? – inquirió el menudo muchacho acercándose al lujoso vehículo. Con algo de barro en el inferior. Curioso le echó un vistazo al hombre, ciertamente no parecía ser de la zona. -¿A dónde quiere dirigirse?- Le preguntó amable el muchacho observando el mapa- Llevo unos meses, no mucho pero al menos me sé algunas direcciones- Sonrió.

El muchacho echó un vistazo al mapa, mirando la dirección que el hombre le indicaba- Me parece que para llegar debe…- miró detenidamente al mapa- eeeh ¿Aquí es? en la siguiente a la… izquierda creo, sí a la izquierda- le dice el muchacho algo confundido, pues aunque sale a menudo, siempre acude al mismo lugar. – Después debe… seguir recto dos calle sí… - el muchacho hacía el recorrido mentalmente, asegurándose de que no lo llevara a un lugar equivocado
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Sáb Ene 30, 2016 10:14 am
Debían existir decenas de millares de peces en el mar, pero Mr. Arkwright, un hombre demasiado experto y veterano, había aprendido a diferenciar a los que solían picar fácilmente el anzuelo. El joven, delicado y desdichado Dylan Greths pertenecía a este último grupo. El mapa había sido suficiente para que el joven no desconfiara tanto en el narco. Había resultado el señuelo perfecto para que se acercara al narco y viera en él un turista perdido y desorientado. Pobre de mí – debería estar pensando.

A medida que se acercaba a la ventanilla el corazón de Mr. Arkwright se aceleró. El chico estaba realmente cerca para contemplar el mapa. Podía sentir su respiración. Griffon aparentaba mostrar interés en las bobadas que el menor pronunciaba pues el narco sabía de sobra llegar al lugar. La sonrisa del menor resultaba natural y no como la de él, sus labios eran realmente apetecibles y Griffon, descarado, aprovechó el acercamiento del chico para mirarlo bien de arriba abajo. Sin mediar en que el joven se percatara de su atrevido descaro. Sabía, que por el momento, el chico estaba prohibido y fuera de su alcance. Igualmente, la conversación con el padre de Dylan y el hecho de que iba a forzarle a entrar en su vehículo no pudo evitar provocarle una leve erección. Su enorme bulto empezaba a cobrar vida bajo aquel elegante pantalón de pinza.

– Con que solo unos meses – repitió intentando mostrar interés y asomando su cabeza un poco más por la ventana para percibir el delicioso aroma del menor. Olor a juventud y a hormonas;   el hedor predilecto del puto narco. – Izquierda y recto dos calles – repitió mostrando absolutamente falso interés y fantaseando con lo que habría debajo de aquella ropa. – Gracias. Te debo una. Eres un muchacho muy agradable ¿sabes? – concluyó el narco – Me llamo Chris – mintió y sacó su robusto brazo para apretar la mano al joven en seña de “agradecimiento”. – ¿Puedo saber quién ha sido mi salvador? – sonrió de mala gana. – Porque además creo que ahora debo llevarte a tu casa; si no te sientes completamente cómodo deja que te alcance a la siguiente parada más próxima – quizás su última oración sonó demasiado en imperativo. Alpha Griffon Arkwright iba a probar por última vez el método fácil. Si el menor se negaba, acabaría a la fuerza en el interior del vehículo. La paciencia del temible proxeneta se estaba agotando tras tantos minutos de teatro.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 30, 2016 12:05 pm
La noche se volvía fría, muy raro para un día tan caluroso, el muchacho hubiera deseado tener algún abrigo que le calentara en ese momento, aunque la situación no parecía tan grave, el frío era un enemigo despiadado, tenía ganas de llegar pronto a su centro, para poder tumbarse en su cama blandita calentita.

-No hay de que- Le comentó el muchacho- la verdad odiaría que me pasara eso a mí, lo paso fatal si no sé a dónde debo ir- le hace saber, y no es mentira, pues estar a la deriva por la noche es algo que al muchacho no le gustaría sufrir, la noche es para dormir en una cama bien calentita, no para pasear por las calles sin rumbo alguno, el chico esperaba no pasar una noche así. – Mi nombre es Dylan, no es para tanto- sonrió y saludó a Chris, estrechando su mano con la del hombre.

El muchacho se lo planteó, subir a ese coche calentito y en dos minutos estar en el campus, la noche se volvía fría por segundos y ese hombre no era más que un buen samaritano, alguien que estaba perdido y buscaba llegar a…. a donde fuera que se dirigiera, al fin y al cabo iba bien arreglado ¿tendría una cita?

-No, muchas gracias, sería molestarle demasiado- le dio a entender el muchacho, el campus y el lugar que le preguntó el hombre, estaban muy lejos, y a no ser que le adelantara tres calles y le dejara diez minutos más cerca, la presencia del muchacho le iba a importunar.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Sáb Ene 30, 2016 7:09 pm
– Encantado Dylan – El tipo más retorcido y peligroso de todo Beverly Hills volvió a sonreír a desgana. Su mano derecha se apoyó sobre su palanca de cambios. Alpha Griffon Lawrence se quitó las gafas que llevaba y las dejó en el asiento del copiloto. Estaba harto y cansando tras aquel día tan largo, día que parecía tan solo empezar con todo lo que tenía por delante. La misión ya empezaba con complicaciones pues había que hacer el trabajo sucio. Los ojos de maduro narcotraficante se mostraron por primera vez al chico. Griffon dirigió una mirada fría y cargada de violencia hacia el muchacho. Durante unos interminables segundos, y tras una pausa, se limitó a mirarle a los ojos. Al retorcido viejo y gruñón Arkwright le daba absolutamente igual enseñar su rostro. Tenía todo tan bien hilado que nada saldría mal. El terror del chico sería tal aquella noche que nunca se atrevería a señalar a Griffon ni a nadie de su selecto entorno.

– Supongo que esto es una despedida – Del bolsillo de su ajustada camisa sacó aquel paquete de  Marlboro. Con parsimonia, pero con elevadas ganas, encendió un cigarrillo y dio una fuerte calada. La nicotina se sentía jodidamente bien entre sus agrietados labios. – Adiós Dylan – deliberadamente Griffon soltó una nube de humo ante el rostro del menor. Mr. Arkwright metió primera y avanzó un par de metros dejando, aparentemente, detrás al muchacho. Dylan parecía sorprendido por el retrovisor, pero el chico tenía que continuar en la misma dirección que el narco.

La luz roja de la parte posterior del vehículo indicaba que el piloto había frenado en seco. Alpha Griffon Arkwright volvió a sacar la cabeza por la ventana – ¡Eh tú, pequeño Greths! ¡Te había dicho que parecías un muchacho muy agradable! ¡Me equivoqué! – dijo en alta voz para que el otro le oyera. – ¡Has tenido que complicarlo todo joder! – cuando el muchacho, atónito y sin tiempo de reacción, se encontraba a la altura del potente vehículo, Griffon Arkwright sujetó el pitillo con los labios pues iba a necesitar las manos libres. Con extrema brusquedad dio un portazo y golpeó al chico con violencia. La carrocería del deportivo había tirado al menor sobre la acera. Griffon evito pisar demasiado al muchacho, se ajustó el pantalón caído por la cintura y propinó una terrible patada al menor en el rostro. – Esto es un regalo de tu querido padre. – Griffon agarró su pitillo, escupió en abundancia sobre el pavimento y volvió a llevarse el cigarrillo a los labios para poder agarrar al muchacho de una pierna y arrastrarlo hasta la parte trasera del vehículo.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Feb 01, 2016 1:05 pm
-Sí, espero que le vaya bien en su cita- dice el muchacho antes de toser por el humo del tabaco, pues le había impactado de lleno en su rostro. El muchacho no fumaba, y no estaba hecho a ese humo, sobre todo si lo inhala directamente, ese hombre era un maleducado. El muchacho caminó de vuelta a su centro, observando el vehículo, pues mientras él seguiría en dirección continua, el hombre debería girar a la izquierda, sin embargo, se frenó en seco.

El muchacho se acercó a escuchar las últimas palabras de Chris, las cuales no fueron muy bonitas -¿Eh? ¿Por qué? – preguntó atónito el muchacho ¿Qué había estropeado el que?

-AAH- no le dio para pensar más, pues la puerta se abrió bruscamente golpeándole de lleno el costado, el muchacho cayó al suelo llevándose las manos hacia la zona adolorida- ¿Qué haces? AAH- volvió a gritar, quedándose al momento confuso y desorientado, el fuerte golpe que había recibido le hacía ver visiones, o más bien, ver todo doble, notaba su nariz sangrante e intentó incorporarse, pero apenas podía mantenerse con fuerza, estaba mareado y no podía hacer nada contra el hombre que lo arrastraba, intentó patearle con la otra pierna, pero falló, por lo visto era el otro hombre.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.