I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

La primera de la noche ► M.M.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Lun Abr 04, 2016 8:45 am
Miles miraba la copa que el camarero de aquel pub le acaba de servir con aire ausente. Se había tomado el día libre y había dado órdenes de que si no era absolutamente imprescindible su presencia para algún caso que pudiera producirse durante esas horas que iba a disfrutar para su esparcimiento personal no le llamaran. Necesitaba despejarse un poco, eso era todo. Tras poder disfrutar de un poco de tiempo para si mismo volvería a estar en plena forma para volver a su rutina del día a día. Y no es que su trabajo fuera aburrido o estuviera descontento con el, Miles amaba su profesión, se había convertido en lo que siempre había querido ser desde que era un mocoso, pero para ello había sacrificado muchas cosas, sobre todo en lo que se refería a vida personal.

Las últimas semanas habían sido algo caóticas con el traslado a la jefatura, el tener que adaptarse a nuevos compañeros y formas de trabajar que para él estaban lejos de ser las más adecuadas, la búsqueda de apartamento y la consiguiente mudanza de la que aún quedaban cajas sin abrir diseminadas por todo el lugar evidenciando así la falta de tiempo y ganas que tenía Miles de terminar de instalarse. Y lo peor era que se sentía algo frustrado porque desde que había llegado a ese distrito no se había presentado ante él ningún caso que mereciera realmente su completa atención. Peleas, hurtos, asaltos. Pero fuera de eso nada que lo motivara de la forma a la que él estaba acostumbrado y le gustaba.

Hizo girar el vaso lentamente entre sus manos, el tintineo que produjo el hielo que enfriaba su bourbon le sacó de sus pensamientos y se llevó la copa a los labios para beber el primer trago de la tarde y seguido de ésto encendió un cigarrillo, dio una larga calada y expulsó el humo lentamente. Por primera vez desde que había llegado al pub se molestó en mirar a su alrededor. Había elegido ese lugar al azar, no conocía los bares y locales de la zona y a primera vista aquel sitio parecía tranquilo, un buen lugar para tomar unos tragos con una música agradable y a un volumen aceptable de fondo. Lo que más le gustaba sin duda es que a esas horas el lugar estaba casi totalmente despoblado  y es lo que buscaba Miles, un sitio poco concurrido donde nadie le molestara, sin niñatos escandalosos ni tíos babas cuya única finalidad era echar un polvo rápido y generalmente poco satisfactorio. Y no es que Miles condenara esas actividades, él era un hombre con necesidades como cualquier otro, pero ese no era su estilo, quizás porque pocas veces se dejaba llevar. Casi siempre anteponía la fría lógica y el auto control a sus deseos personales, y por lo general siempre que se había visto envuelto en una situación así su fría lógica le había aconsejado a tiempo que se alejara de ese tipo de encuentros anónimos e impersonales, y no era porque fuera un romántico en su fuero interno o lo que buscara era algo serio con una persona, eso estaba muy lejos de la realidad, él nunca había tenido esa necesidad de tener a alguien a su lado, de hecho lo había evitado toda su vida. Sabía que una pareja sería una carga, y que para esa persona estar con él seria motivo de muchos desvelos. Lo había visto en sus padres cuando era niño. A su madre despierta , preocupada porque su esposo no llegaba a casa, siempre pensando que algo malo le podia haber ocurrido, y él no quería hacer pasar a nadie por eso.


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Lun Abr 04, 2016 9:26 am
- ¿Y dónde cojones se ha metido Matthy para no estar aquí?- Matthew era un amante de aquel pub, un rincón irlandés que sentía como propio y que, normalmente, era el lugar de inicio de las noches que se extendían hasta altas horas de la madrugada. Esa tarde se había dirigido al Jackers en su habitual ronda nocturna, aunque le estaba robando más de su tiempo al tener el contratiempo de que Matthy, una muchacha de origen irlandés que conocía bastante bien (Hija de Allison, una mujer que trabajase para los Miller),no podría llegar debido a la autodestrucción que su coche había decidido llevar a cabo. Así que había dejado la chaqueta de cuero a un lado y se había puesto tras la barra para ayudar a Connor, el otro camarero que llevaba adelante el pub con la ayuda de la pelirroja.

Había tenido que cambiar un par de barriles de cerveza además de cargar varias cajas de botellines de refrescos. No, ese no era su trabajo pero debía de admitir que, para un rato, no era desagradable. Seguramente cuando aquello se llenase de tíos que buscasen ver el rugby o el fútbol todo cambiaba, pero ahora, en aquel momento de tranquilidad, todo parecía agradable, hasta el trabajar. Había tenido que servir unas pocas cervezas y un único bourbon a un tipo con barba. Si, le llamó la atención por la copa que había pedido. No era muy normal servir tal en este tipo de pubs, donde la cerveza era el ochenta por ciento del alcohol servido.- Pues que putada...dile a Matthy que se tranquilice. Que coja un taxi una vez haya dejado el coche sin problema...y que prefiero pagárselo a que llegue más tarde.- Dijo, dirigiendo la voz por encima de su hombro hacia el otro. Tras esto comenzó a colocar los vasos sobre la barra, los que más tarde deberían usar para la cerveza.

Mientras que en uno de los laterales se alzó la voz de tres hombres debido al gol de algún equipo europeo, Matthew mantuvo la vista en el tipo del bourbon, que apenas había dado un sorbo a éste.- ¡Eh!- Terminó de colocar el último vaso cuando alzó la voz hacia él.- ¿Estás solo?- Se volteó, esperando respuesta y a la vez tomando un vaso ancho y bajo. Allí dejó caer un hielo y después tomó la botella de Grey Goose. Su posición final era frente a la del otro hombre.- ¿Te puedo acompañar?- La verdad es que, indiferentemente a la respuesta, Matt había comenzado a servirse el vodka en la copa, manteniendo la mirada en como el hielo recibía el chorrito de alcohol, algo que, desde pequeño, siempre repetía tal ritual. Observó al otro con una sonrisa y entonces, recordando algo y tras dejar la botella a un lado, se acuclilló para, tras unos segundos, alzarse con un platillo lleno de avellanas.- Y a esto invita la casa.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Lun Abr 04, 2016 11:17 am
La tranquilidad de Miles se vio perturbada por algunas voces, unos hombres que miraban un partido en una de las pantallas del local de vez en cuando gritaban, protestaban contra el equipo contrario o vitoreaban animando al equipo del cual la parecer eran seguidores. También una voz proveniente de la barra hizo que Harrigan dirigiera su atención a uno de los camareros. No sabría decir si era el que le había atendido pues apenas si le había prestado atención en su momento pero ahora lo miraba sin gran interés, simplemente porque su conversación telefónica le empezaba a resultar molesta. No le interesaba saber los motivos por los que el tal o la tal Matty , que al parecer era otro u otra de las trabajadoras del pub, estuviera llegando tarde a su turno laboral.

Tomó de nuevo la copa para dar otro pequeño sorbo, no quería embriagarse, tan solo disfrutar del licor saboreándolo lentamente, notando como éste penetraba su boca y se deslizaba por su garganta dejando un delicios quemazón en ésta. El camarero tras su conversación había vuelto a su trabajo y ahora colocaba unos vasos y Miles seguía mirándole porque ahora que había su atención había sido captada se dio cuenta de lo atractivo que resultaba ser el hombre, y él puede que no fuera ningún salido que se babeaba por el primer tío bueno al que ponía los ojos encima , pero sus ojos sabían apreciar y admirar la belleza ajena como cualquier hijo de vecino.

Un nuevo grito por parte de los hinchas del deporte le hizo apretar los labios, entonces vio que el camarero le miraba también. Le sostuvo la mirada mientras le escuchó dirigirse a él, primero con una exclamación y luego con una pregunta directa. ¿Si estaba solo? ¿Es que no era evidente? « si, y así es como me gustaría seguir» pensó para sus adentros y a punto estuvo de soltarlo, pero no era cuestión de ser maleducado ni borde por qué si, así que se limitó a mover la cabeza afirmativamente, con sequedad y a seguir mirando al camarero que de todas formas no parecía demasiado interesado en escuchar una respuesta por su parte a la nueva pregunta formulada pues ya se había acercado y se estaba sirviendo una copa frente a él. Miles aún callado como un muerto lo vio desaparecer por unos segundo tras la barra y luego emerger con un bol lleno de avellanas. Sonrió escuetamente por el detalle y por primera vez en todo el día abrió la boca para hablar con otra persona - Gracias - dijo escuetamente y cogió un pequeño puñado de avellanas que se llevó directamente a la boca para comenzar a masticarlas lenta y minuciosamente. Tomó el resto del bourbon para hacer que los frutos secos bajaran por su garganta y agitó el vaso vacío delante del chico - ¿Me puedes poner otro, por favor? - Pidió en un tono que no era amable precisamente pero tampoco desagradable.


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Miér Abr 06, 2016 9:01 am
-¿Para que estamos si no es para esto?- Respondió, manteniendo la sonrisa antes de dirigirse hacia la zona donde estaban todas las botellas de bebidas espirituosas. Buscó la de bourbon, la que anteriormente hubiese tomado para servirle. Se encaminó nuevamente a la zona donde se encontraba el desconocido y su propia bebida. Sirvió, más de lo normal.- Puedes beberte lo que quieras. Esta botella lleva ahí más de medio siglo.- Se encogió de hombros. Ya iba por menos de la mitad.- No es una bebida que se pida mucho así que nos viene bien renovar...

Por su parte tomó un sorbo del vodka y después un par de avellanas, robadas del plato del otro. No había mucho más que decir. No le había dado lugar a ninguna conversación y Matt no era de los que se metían en la vida de los demás. Tan solo era el aburrimiento el que le hacía mantenerse allí, a unos centímetros hacia la izquierda del otro hombre, bebiendo a su rollo hasta que aparecieron dos muchachas, jóvenes, que llamaron su atención para pedir un par de cervezas Buddweiser. Les atendió, manteniendo una leve conversación con ellas, banal, dirigida a mantener cierta complicidad que intentaría traducirse en fidelización de la clientela.

Tardó unos cinco minutos antes de volver a donde estaba su vodka, cada vez más aguado.- Pareces nuevo por aquí.- Casi le interrumpe la proclamación, por parte del grupo de hombres, de un gol por parte de uno de los equipos de fútbol. Al parecer era del que eran hinchas. Aún así no desvió la atención del barbudo.- Creo que me estoy metiendo donde no me llaman. Perdona.- Dio unas palmaditas en la barra, como si siguiese un ritmo, y decidió tomar su vaso además de unas pocas de avellanas para irse hacia otro lado.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Jue Abr 07, 2016 7:33 am
Ante la pregunta retórica del camarero , Miles se limitó ha hacer un gesto de asentimiento dándole la razón en eso y esbozó una pequeña y casi imperceptible sonrisa dirigida al otro hombre que tras la barra no tardó en complacer su petición. Harrigan le observó de forma curiosa, el camarero tenía una forma de moverse tras la barra que indicaba que o bien no era un auténtico profesional de la hostelería o que solo en contadas ocasiones como aquella se veía obligado a atender la barra. De hecho Miles pensó que parecía más un gerente que un simple camarero por la forma en que antes había manejado la situación del tal o la tal Matty.

Miró la copa, bastante llena y cuando se la iba a llevar a los labios para beber se sorprendió un poco con lo dicho por el camarero - Osea que me estás invitando - dio por hecho ya que las palabras del otro le daban a entender precisamente eso - Pues muchas gracias, creo que de momento con ésto me basta, pero tendré en cuenta tu amable gesto - Aún no se sentía con muchos ánimos de ser sociable pero el camarero estaba siendo realmente amable y su sentido de la educación y la cortesía le obligaban a ser cortés y amable de vuelta, no había que ser desagradable sin razón alguna, y el hombre de momento no le había dado ningún motivo para que se comportara como un borde.

Con una mirada curiosa observó al camarero interactuar con dos chicas que se habían acercado a la barra a pedir unas cervezas. Las muchachas parecían encantadas con la conversación y las atenciones del hombre al otro lado de la barra. Miles sonrió para si mismo al verlas cuchichear cuando él se apartó de la barra para ponerle las cervezas. No le costaba imaginar lo que se estarían diciendo entre susurros, el camarero era un hombre muy atractivo y además atento para con sus clientes como él mismo había podido comprobar. Tras unos minutos el camarero regresó a donde Miles estaba sentado aún con la copa intacta a falta del trago que le había dado antes. Tomó su propia copa y se dirigió a él. Miles asintió - Si, es la primera vez que pongo los pies aquí. Pero puede que no sea la última - Habló mirando al otro hombre. Era posible que volviera algún día, el lugar era agradable a pesar de los hinchas deportivos y el servicio era inmejorable, le estaba gustando estar allí. En ese momento en el que estaba contestando los gritos de los hinchas se escucharon por encima de su propia voz y no supo si el camarero había escuchado lo que le había dicho porque inmediatamente de que cesaran los vitores pareció que el hombre decidió dar por finalizada aquella breve conversación, quizás pensando que lo estaba molestando - No, tranquilo - se apresuró a decir - Si te preocupa estar siendo entrometido no lo hagas, no me estás molestando en absoluto - habló con franqueza, esta vez no obligado por su buena educación, si no porque realmente se sentía conforme y bien al tener al camarero cerca, hablando con él - Me llamo Harri...Miles- estaba acostumbrado a presentarse por su apellido, pero es que la mayor parte de las veces que se tenía que presentar a alguien era por asuntos laborales, no estaba muy acostumbrado a socializar fuera del ámbito laboral con otras personas.


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Jue Abr 07, 2016 12:04 pm
- Buenas tardes, o noches, HarriMilles.- Dejó el vaso de nuevo en la barra al recibir más que monosílabos por parte del otro. Bien merecía aquello un segundo asalto. Tomó un par de avellanas y se las tomó casi sin masticar.- Mi nombre es Matthew, Miles. Y espero que no sea la última vez que pones los pies en mi bar.- Guiñó su ojo derecho ante tal aseveración.- Depende de lo que busques te puedo decir algún lugar con un poco más de movimiento...o no, porque te aseguro que en un par de horas esto se convertirá en otra cosa y la música estará alta y...- Tomó aire antes de apostar ambas manos en la barra y quedar lo más recto posible.- ...y creo que no te gustará una mierda ese ambiente. O si, y puede que me estés tratando de desorientar con la pose de tío bueno solitario en la barra.- Dio dos nuevos golpecitos, sonriente, observándole, aunque solo por unos segundos pues su vista se dirigió después hacia la puerta abierta y la figura que aparecía.- ¡Vaya! Creo que me tienes que perdonar un minutos, Miles...

Matthew se dirigió hacia fuera de la barra. Matty había llegado y la muchacha no hacía más que disculparse. Tardó unos minutos en arreglarlo todo. Matty cerraría hoy y pillaría el coste del taxi de la caja. Matthew no demostraba su posición más estricta en estos negocios, e incluso intentaba parecer alguien afable y amable con sus empleados. Volvió donde Miles, pero no por el lado de la barra de antes, sino que esta vez sentó en el taburete de al lado. Se inclinó para tomar su vaso de vodka y mantuvo la sonrisa quedando a su lado.- Parece que se terminó mi jornada laboral...pero la invitación sigue vigente.- Señaló el bourbon con un movimiento de su rostro.- Esa y la de enseñarte lo que quieras conocer de Beverly...- Se llevó el vaso a sus labios y bebió de un sorbo lo que quedaba de alcohol.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Jue Abr 07, 2016 1:36 pm
Su intuición no había estado desencaminada al pensar que aquel hombre parecía más un gerente que un simple camarero. Las palabras de él confirmaron a Miles que no solo no era camarero a secas, si no que el local era suyo. El hombre, que se presentó como Matthew, parecía estar bastante cómodo hablando con él, tanto que incluso le guiñó un ojo. Miles no sabía muy bien descifrar el gesto, no tenía muy buen ojo para adivinar las intenciones de los demás en ese tipo de situaciones. Probablemente era un guiño en plan colegueo así que no le dio más importancia y escuchó lo que tenía que decir el otro sobre que el pub probablemente en un rato se acabaría convirtiendo en todo eso que Miles intentaba evitar. Luego levantó una ceja por lo que dijo sobre que quizás estaba adoptando una pose de tipo solitario solo por desorientar, eso sería hasta gracioso si no hubiera incluido eso de tio bueno a la frase. Eso le había descolocado un poco porque nunca fue su intención aparentar o hacerse el interesante para atraer la mirada de nadie, pero quizás la gente si percibía desde fuera que esa era su finalidad.

Justo cuando Miles iba a abrir la boca para hablar la atención del hombre fue captada por alguien que entraba. Se disculpó con él y se alejó de la barra para hablar con una mujer que por la manera en que gesticulaba algo nerviosa parecía estar disculpándose por algo. A Harrigan no le hizo falta mucho más para atar cabos y adivinar que esa era la tal Matty que llegaba tarde a su puesto de trabajo. Vio como Matthew manejaba la situación, sin alterarse y de manera amable al parecer y eso le agradó del hombre, no le gustaba la gente que abusaba de los demás por el mero hecho de tener un puesto más elevado o ser el jefe.

Bebió casi todo el contenido de su copa mientras Matthew hablaba con la chica y para cuando acabaron y regresó a la barra pero ésta vez quedando fuera de ella, Miles se había encendido un cigarrillo y lo fumaba tranquilamente. Levantó la comisura derecha esbozando así una leve sonrisa - Gracias, me tomaré otra si tú me acompañas - aceptó el ofrecimiento anterior a tomar todo lo que quisiera de la botella, sin embargo las ganas de estar solo se habían esfumado paulatinamente y ahora le apetecía más seguir conversando con ese chico. Aunque en realidad no habían conversado de nada más allá de lo meramente trivial. Luego esbozó una sonrisa y le miró con curiosidad - ¿Estás ofreciendote para hacerme de guía? - preguntó sin perder la leve sonrisa que tenía en los labios. - Si es cierto que dentro de un rato aquí no se podrá ni hablar, es posible que me apetezca ir a un sitio más tranquilo...e intimo- dejó caer con aparente desinterés - quizás tú podrías recomendarme algún lugar que se adapte a mis exigencias- .


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Jue Abr 07, 2016 2:05 pm
Sonrió de medio lado cuando le ofreció beber de su botella. Aceptó y, con parsimonia, tomó esta para servirle primero a aquel que había dejado de ser cliente para cambiar a compañero. Después dejó que el bourbon se inclinase sobre su propio vaso, mezclándose con una ínfima parte del vodka incoloro que antes hubiese bebido.- Pues si aceptas de guía a un tío que acabas de conocer en la barra de un pub irlandés sin tener jodida idea de quien es...- Alzó ambas cejas, con el vaso en la mano y dando una pausa dramática.- ...si, me ofrezco para hacerte de guía por la ciudad.

- ¡Y puedo prometerte varias cosas!- Alzó su dedo índice, recalcando sus palabras.- La primera es que no te sacaré de Beverly Hills.- El primer dedo contando.- La segunda es que te prometo que no gastaremos más de veinte dólares, exceptuando el transporte, claro.- El segundo dedo se alzó.- Y la tercera es que no iremos a ningún lugar donde estemos solos...- Mantuvo la sonrisa enigmática en su rostro antes de beber el contenido del vaso de una vez.- ...sin tu permiso.- Se levantó y se dirigió a recoger su cazadora de cuero marrón.

- Sobre lo último...siempre puedes hacerme saber cuando pueda retirar esa condición.- Se mojó los labios con su lengua y permaneció esperándole.- ¿Tu coche o el mio?


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Vie Abr 08, 2016 9:24 am
El hombre aceptó tomar una copa con Miles de la botella que antes que él mismo le había ofrecido. El policía observó en silencio como Matthew le servía primero a él y luego llenaba su propio vaso de Bourbon. Alargó la mano para tomar la nueva copa y esbozó una sonrisa apenas visible por el comentario del dueño del pub. Harrigan sabía cuidar de si mismo y el que estuviera dispuesto a pasar un rato con aquel hombre no hacía que bajara la guardia en ningún momento, por mucho que quisiera dejarse llevar en su naturaleza no estaba presente la insensatez extrema. De todas formas y aunque él más que nadie era consciente de que no podías juzgar a una persona por su apariencia o su forma de comportarse con ligereza no tenía una mala sensación respecto a ese hombre o sus intenciones más inmediatas.

Con una sonrisa algo divertida escuchó a Matthew enumerar las ventajas que supondría que el fuera su guía . La primera de las cosas prometidas era que no saldrían de Beverly. Eso a Miles no le importaba en realidad pero dado que él aún no estaba familiarizado con la zona le vendría bien no salir de ella y así conocer un poco más de ésta. - Excelente - Dijo mostrando su conformidad a lo primero. Luego sin borrar esa media sonrisa siguió escuchándole. La segunda promesa consistía en no gastar más de veinte dólares, con eso Miles también estaba de acuerdo porque no es que el dinero le sobrase precisamente, su trabajo no estaba tan bien pagado como debería y vivir en aquella zona de la ciudad resultaba caro - Eso también me gusta - Le hizo saber a Matthew y esperó a escuchar la tercera promesa que no tardó en llegar. Sonrió algo más cuando puntualizó que retiraría la condición de no ir a ningún lugar en el que estuvieran solos si obtenía su permiso. El policía se dio por enterado - Lo tendré en cuenta, no lo dudes - dijo antes de apurar el licor de su copa de un solo trago. Tras haber tomado dos copas anteriormente el alcohol ya apenas quemaba su garganta.

Dejó la copa vacía cuando el chico tomó su chaqueta y se puso de pie para quedar a su lado - ¿Que tal si pedimos un taxi? No es muy prudente conducir cuando se ha tomado alcohol - Además que prefería la idea de compartir taxi por otros motivos - Lo pago ya, ya que tú me has invitado a éstas copas - Le dedicó una sonrisa amable - ¿ Nos vamos ? - Preguntó pero no esperó respuesta, se dirigió a la puerta y salió del pub. Fuera ya había anochecido y el aire fresco de la noche le dio en la cara, despejandole un poco.


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Lun Abr 11, 2016 9:25 am
Abrió la puerta y pasó delante. No se preocupó de ser caballeroso. El tío que tenía ahora a su espalda era alguien grande con pelos en los huevos (porque si los tenía en las barbas también los tendría ahí abajo, excepto que se los recortase o depilase), así que eso de ser un caballero lo dejaría para las mujeres, que eran más cuidadosa a esos detalles.

La calle donde se encontraba el pub era concurrida así que no tuvieron que esperar más de un minuto antes de que Matt alzase la mano para llamar la atención de un taxista que dirigió su vehículo hasta donde ellos. Matt entró primero y sentó a la derecha, esperando a que el otro hiciese lo mismo.- Te aviso que en esos veinte dólares no estaba incluido el desplazamiento en taxi...- Le sonrió por poco tiempo antes de volverse hacia el taxista y hacerle saber que irían a la Long Street, a la altura de Calloway Boulevard, un viaje que no era muy allá y en el que apenas tardaron diez minutos.

Matt guió al otro hasta un edificio alto, en el downtown, que quizás llegase a los quince pisos...que eran diecisiete en verdad cuando se montaron en el ascensor. Apretó el botón de la última planta, esperando a que las puertas se cerrasen.- Creo que antes de nada deberíamos cenar algo.- Eran un poco más de la nueve de la noche y no era la mejor idea beber sin tener nada en el estómago. Cuando las puertas del habitáculo se abrieron, Miles pudo darse de bruces con una estructura de cristal que dejaba ver todo hacia fuera, el cielo y el skyline de L.A. más allá.- Italiano...no es nada muy allá.- El nombre "Mascarpone" se dejaba ver en letras doradas, y por lo que se veía a simple vista aquel sitio no era de lujo...pero si de cierto nivel.

Matt abrió la marcha para pedir un lugar con vistas al exterior. No deseaba una mesa, así que quedaron en una mesa alta, con unos taburetes que les dejaban un lugar donde apoyarse pero sin estar sentados.- Lambrusco...tráenos una botella.- Le cedió la carta para que pudiese ver la comida.- Como ves estoy en todo...no quiero tener que llevarte a casa con una borrachera...y menos tener que cuidar de un desconocido. Las cosas tienen su tiempo.- Y con aquella frase, quizás, estaba dando un doble sentido a lo dicho.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Lun Abr 11, 2016 2:19 pm
El hombre llamado Matthew estaba plantado a su lado en esa concurrida calle que desde que él había llegado parecía hacía ya un par de horas parecía más repleta de gente. Las luces de los neones, el tráfico, el ruido resultaban un poco molestos a sus ya medio embriagados sentidos, pero no estaba borracho. Ni mucho menos. Miles no era de los que se emborrachan hasta el punto de empezar a decir gilipolleces o actuar de manera inapropiada. Sabía cuando parar, y aquel parón entre el trayecto desde el bar a donde quisiera que fuera a parar con el otro hombre sin lugar a dudas le serviría para despejarse.

El taxí que paró no se hizo esperar más que un par de minutos a lo sumo y cuando ambos entraros él lo hizo tras el dueño del pub. Se sentó en el otro extremo del asiento de la parte de atrás de taxí y mantuvo su mirada fija en las calles, observando a la gente a su paso, los escaparates, las luces, y apenas si despegó su mirada un par de veces para echar una ojeada a su acompañante felicitándose por su buen gusto una vez más. Ya no era que el hombre fuera atractivo fisicamente, además tenía cierto aire misterioso que despertaba su curiosidad y Miles era de esas personas que se dejan atrapar por todo lo que entrañe misterio. Su vida giraba en torno a la resolución de misterios al fin y al cabo. No intercambiarón palabras salvo la frase que Matthew soltó referente a lo de que los veinte dólares no incluia el viaje en taxi y a la que él respondio que no era ningún problema. Finalmente tras unos escasos diez minutos llegarón a su destino.

Tras pagar al taxista salió del vehículo y caminó junto a su acompañante hasta un alto edificio que miró con curiosidad. Estuvo de acuerdo en cenar algo, aunque le tomó un poco de sorpresa que el otro se preocupara de ese detalle, más tarde sabría los motivos. - Si, me parece una idea excelente - No es que tuviera mucho apetito pero si es que iba a beber algo más mejor tener el estómago lleno. Había consumido un par de cafés y un sándwicth en todo el día. Tenía que empezar a cuidar un poco su alimentación, no era un crío ya y aunque hacía ejercicio habitualmente también tenía otros hábitos bastante malsanos como eran el tabaco, el exceso de cafeína y de vez en cuando el alcohol.

Subieron a la última planta de aquel edificio y descubrió que ésta albergaba un restaurante italiano bastante agradable a simple vista. Miró el lugar que no era nada demasiado lujoso pero tenía unas vistas espectaculares a lo que era la ciudad - Menudas vistas - admiró sonriendo un poco - Me gusta éste sitio - que fuera además un restaurante italiana lo mejoraba porque a él personalmente le gustaba mucho ese tipo de comida . Siguieron al camarero que los guió no a una mesa convencional, si no a una más bien tipo pub con taburetes altos que hacía que reseltaban cómodos y a la vez más apropiados para aquel encuentro que el haberse sentado en una mesa con velas o alguna cursilada parecida, después de todo no estaban en una cita, eran dos personas que se acaban de conocer y que estaban compartiendo un tiempo juntos. Una vez sentados Matthew pidió que trajeran una botella de lambrusco. El no era muy amante del vino, pero ese vino italiano espumoso en concreto no le desagradaba y le pareció descortés de todos modos mostrar queja por la elección del otro hombre. Con una sonrisa medio divertida escuchó al otro - No te preocupes por eso, no soy de los que se emborrachan a ese punto - le miró largamente - Pero agradezco el detalle de traerme a éste sitio aunque tus motivos sean puramente egoistas - sonó en un tono bromista y distendido, él que no era precisamente elocuente ni su sentido del humor muy espléndido se empezaba a sentir bastante cómodo en la compañia del otro. Bajó la mirada hacía la carta y la leyó rápidamente y luego se la pasó al otro hombre - Yo tengo muy claro lo que me apetece comer - y al decirlo su voz sonó extrañamente melosa , algo que le tomó a él mismo de sopresa y se apresuró a garraspear un poco y regresar a su tono habitual - ¿Qué tal son los Fetuccini al pesto en éste sitio?-.


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Miér Abr 13, 2016 10:45 am
- Puesssss el pesto está bastante bien. No lo tomé con fetuccini pero...- Se encogió de hombros ante eso.- ...el resto de las pastas están ricas, así que yo probaría con ello.- Guiñó su ojo derecho antes de tomar la carta y agradecérselo. El tono de su voz no le había pasado desapercibido, pero no hizo alusión alguna a ello más que una sonrisa en los labios. En poco le trajeron el vino y ambos pidieron, los fetuccini al pesto y por su parte Miller prefirió una pizza con champiñones y york. En cuanto el camarero se fue él comenzó a servir el vino.- Aquí me gustan como hacen las pizzas...tienen un horno propio y utilizan queso italiano y hacen una masa buena, crujiente.- Todo esto mientras dejaba caer el vino sobre ambas copas.

Cenaron y bebieron. Matthew sacó temas para hablar, por ejemplo el saber de donde era el otro. Le habló de su procedencia irlandesa, y también que había visitado Italia como para poder comparar si el italiano era medianamente bueno. Le dio a probar un trozo de pizza y aceptó que el otro le diese a probar de los fetuccini. Miles parecía ser un hombre interesante y atractivo, no solo físicamente. Tenía conversación...aunque era cierto que había que sacársela con calzador al comienzo. Poco a poco, y seguramente por la ayuda del vino, parecía más desinhibido. No tardaron mucho en terminar de cenar, una hora o un poco más, por lo que sobre las diez y media estaban ya casi listos.

- ¿Qué? Con el estómago lleno es mejor salir a tomar unas copas...- Esperó a que la cuenta llegase hasta la mesa y Matthew se hizo cargo de ella, no dejando respuesta al otro.- Tu pagas el taxi de nuevo.- Se levantó y se excusó para ir al servicio. Llegó a uno de los urinarios y bajó su cremallera para comenzar a orinar. Bajó la vista y pensó en que aquello se estaba convirtiendo en lo que cualquiera llamaría una cita...en que líos se metía. Pero la verdad es que el otro era interesante y le gustaba así que...


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Jue Abr 14, 2016 9:34 am
Si el hombre se percató de su tono casi coqueto no dio muestras de ello excepto por una leve sonrisa que asomó en sus labios y Miles internamente se sintió aliviado porque no había querido sonar así pero al parecer su subconciente le había traicionado. Escuchó a Matthew hablar de como era la comida y con una pequeña sonrisa en los labios decidió que la probaría - Entonces me fío de tu palabra. Hoy me apetece pasta pero suena muy bien eso de las pizzas hechas al horno de piedra, quizás algún día vuelva a probar una - Comentó mientras veía a Matthew servir las copas con el vino que había pedido.

Tras pedir y esperar unos minutos a que su comida llegara empezaron a cenar y a conversar. El otro hombre por suerte era más locuaz y enseguida sacó tema de conversación, así Miles supo de la ascendencia irlandesa del chico y de que a éste le gustaba viajar. No era muy dado a hablar de si mismo pero entrando en la dinámica de la conversación él le contó que era del mismo Los Ángeles pero que se había criado en una zona mucho más humilde, al otro lado de la ciudad, se quejó porque él nunca había salido del pais y le contó que le gustaría poder viajar a Europa y estar allí unos meses conociendo el viejo continente. Los fettucine eran buenos, pero la pizza que le dio a probar Matthew era increible y se prometió volver a ese lugar algún día, solo o quizás en buena compañia.

El rato en que estuvieron cenando fue agradable y se le pasó bastante rápido. El vino y el alcohol anteriormente ingerido le habían hecho deshinibirse sin llegar al punto de la ebriedad y la conversación fluyó amena cuando Miles empezó a participar en ella de forma activa. Tras limpiarse los labios con la servilleta sonrió al otro hombre - Si, ha sido una excelente idea venir a cenar. Gracias por traerme a éste sitio - . Cuando se dispuso a sacar su billetera para pagar la cuenta el otro fue más rápido y no le dio opción a hacerlo. Miles quiso insistir pero Matthew , que ya había sacado su dinero, dijo que se encargara del Taxi. A Miles le pareció bien y mientras el otro venía del servicio pidió un poco de agua aunque no fue muy buena idea, su vejiga ya estaba casí al límite y estuvo a punto de seguir al otro hasta el aseo pero le pareció mala idea, esperaría. Podía esperar a llegar al siguiente local o donde fuese que acabaran yendo. Mientras esperaba a que Mattew volviera pensó que era extraña la forma en la que se estaba desarrollando los acontecimientos aquella tarde. Su ánimo inicial no incluía tener por compañía a un extraño, por muy bueno que éste estuviera , con el que pasar un rato agradable , casi como una persona normal. No quería empezar a pensar cosas extrañas y agradeció ver salir a Matthew del servicio, le esperó para salir juntos y cuando finalmente llegaron a la calle se paró en la acera, junto a una parada de taxi para esperar uno - Bueno, estoy pasando un rato muy agradable - Empezó a hablar y miró al rededor, las calles ahora bullían de actividad - Y creo que aceptaría que rompieras la regla número tres anteriormente mencionada y me llevaras a algún sitio tranquilo para tomar unas copas -


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Mar Abr 19, 2016 1:14 pm
- Se el lugar perfecto.- Mantuvo la sonrisa mientras observaba al barbudo antes de alzar su mano para llamar a uno de los taxis. Más de una vez, aún estando en la estación, los hijos de puta pasaban de largo prefiriendo no tener que evitar el no tener que cobrar solo la carrera, sino el cargo adicional de recoger a cualquiera en la calle.

Abrió nuevamente la puerta, sin dejar que el otro entrase primero. No era caballeroso, o al menos no con un tío. Si era mucho más atento con una mujer, había de admitir. Le dijo la dirección. Wood Street, el número 109, lo que dejaba entrever que no irían muy lejos del Downtown de Beverly Hills, donde se encontraban la mayoría de edificios altos. En el camino, si Miles iba curioso al exterior, podía ver como la ciudad bullía de actividad a esa hora en la que muchos terminaban de cenar y se dirigían a algún lugar donde comenzar la noche. Ellos ya habían comenzado todo hacía unas horas atrás. Si iba más atento al interior, Matt le preguntó si acaso el otro, al ser de allí mismo, no conocía lugares donde poder ir. Con ello quería dejarle entrever que creía que todo aquello era un vacile por su parte, solo para dejarle hacer sin oponer resistencia. Además no entendía como Miles podía estar solo si era de aquella ciudad. ¿No tenía amigos, nadie con quien salir? Estas últimas preguntas no se las hizo saber y prefirió pasar de puntillas, pero quizás más tarde se las harías.

Sea como fuere no tardaron más de diez minutos en llegar al lugar. Matt dejó que el otro pagase. Al salir Miles pudo observar que habían llegado a un edificio de corte moderno, de quizás unas diez plantas, o alguna más, así a simple vista.- Te aseguro que será un sitio tranquilo...venga, vamos.- Tuvieron que pasar a lo largo de un camino a través de un cuidado césped, subir unas escaleras blancas impolutas y un hall donde el cristal era mayoritario y una pequeña fuente moderna daba la bienvenida a cualquiera. Había un tío, uno de estos que cuidaban el hall, al que Matt saludó alzando su mano. Esperaron el ascensor y subieron en él. Matt tuvo que sacar una llave para accionar el botón del último piso.- Si, mi casa...no creo que te asustes por ello, ¿no?- Cuando las puertas se abrieron se dio lugar directamente al piso del Miller. Minimalista, moderno...todo pagado a un decorador porque el no tenía mucha idea de todo aquello. Lo que más le gustaba era que practicamente no había paredes y que su terraza era enorme al ser un ático. Arriba del todo tenía una piscina y un jaccuzi, dos de los caprichos que tenía repartidos por toda la casa.- Bienvenido a Chez Miller.- Mantuvo la sonrisa mientras se encaminaba a la cocina, americana, a donde le condujo para que le ayudase a tomar las bebidas.- En ese mueble encontrarás bebidas..yo tomo vodka. Toma lo que quieras. Voy a coger los hielos...- Se dirigió hacia la nevera, y después buscaría avellanitas, que le gustaban mucho siempre.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Miér Abr 20, 2016 1:08 pm
Estaba dejando a un extraño elegir por él el lugar al que irían, es más, le había dado su permiso explicito de que el lugar elegido podía ser uno en el que estuvieran a solas y para su sorpresa eso no le hacía sentir incómodo. Raramente dejaba que las cosas surgieran de manera espontanea, él siempre había procurado mantener el control sobre todos los aspectos de su vida, en especial en cuanto a relaciones sociales se refería. El hombre llamado Matthew aseguró que conocía el sitio perfecto e inmediatamente se dispuso a parar un taxi. Miles le observó detenidamente, su compañia era agradable, había sido bastante educado y su conversación amena e interesante, además era indudablemente atractivo y eso le bastaba para mandar a la mierda sus prejuicios iniciales e intentar disfrutar como cualquier persona normal de lo que pudiera surgir esa noche.

No pasaron muchos minutos hasta que un taxi paró y entró tras Matthew a él, estaba espectante por ver que lugar elegiría el hombre, pero no nervioso, no tenía motivos, no era una virgen inocente que no sabía en que se metía. Fuese lo que fuese a pasar aquella noche él estaba más que mentalizado para todo tipo de situaciones. El silencio volvió a instaurarse entre ambos mientras el taxi recorría las calles, a esa hora la actividad era notable, mucha gente salía a divertirse con su pareja o en grupos de amigos y agradecía el haber sido listo y salir mucho antes que las calles, locales y demás se llenaran con demasiada gente. Además, de haber salido más tarde probablemente en ese momento no estaría compartiendo taxi con aquel hombre.

Cuando el taxi se detuvo pagó la carrera y salió del vehiculo para mirar el edificio en frente de si. Wood Street, número 109. Memorizó la dirección por costumbre y observó la ubicación, era una calle larga , plagada de edificios parecidos, no eran demasiados altos y todos parecían bastante modernos. Siguió al hombre hasta el edificio, empezaba a sospechar donde lo estaba llevando y la idea no le desagradaba. Cuando finalmente llegaron al destino esbozó una sonrisa al ver que sus sospechas no eran infundadas - No, no me asusto. Lo sospeché en cuanto salimos del taxi - comentó mientras miraba el lugar - es un sitio precioso, me gusta el estilo - Aquél sitio era como sacado de una revista de interiorismo, muy diferente a su pequeño y viejo apartamento. Al hombre debía irle realmente bien en su negocio para poder pagar un sitio así. Alzó las cejas cuando el chico le dio la bienvenida refiriéndose al lugar como Chez Miller. Matthew Miller. Casó rápidamente esos dos nombres para completar el del rubio, probablemente y si no se equivocaba acababa de averiguar el apellido del otro aunque no se lo hizo saber. - Muchas gracias, es un placer estar aquí - Le siguió hasta la cocina y cuando le indicó donde podria encontrar las bebidas se puso a ello. Encontró dos vasos y sirvió los puso sobre la encimera y luego cogió el vodka para Matthew y a falta de bourbon se sirvió lo mismo y con los vasos a medio llenar , uno en cada mano se acercó a su anfitrión con una leve sonrisa - el hielo - es lo que les faltaba para estar listos.


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Jue Abr 28, 2016 4:38 pm
- El hielo...- Se volteó, manteniendo un par de cubitos en sus manos. Los hizo deslizar por las paredes de los vasos, cayendo en el vodka y haciendo que éste diese un respingo, pringando las propias paredes de los vasos. Como se habían derretido levemente y el agua comenzaba a correr por su dedo pulgar, llevó este a sus labios, recogiendo el agua que se había escurrido. El otro se había acercado...quizás peligrosamente, no lo sabía.

Por eso solo tomó su vaso y le dio un sorbo...solo como anzuelo. El otro le siguió y se dispuso a beber. Matthew jugó con trampas, y en cuanto lo vio posó su mano sobre el culo del vaso del otro, empujando y provocando que el otro tuviese que abrir la boca para que el vodka entrase. Aún así no lo hizo a mala leche, sino poco a poco, dando tiempo a que tragase. Y para hacerle ver que iba a la par él mismo comenzó a beber de su vaso a la misma velocidad, provocando que el alcohol apenas hubiese tomado un gusto por el frío de los hielos antes de quedar en sus gargantas, y en su interior.

Cuando terminaron, sintiendo el ardor en la garganta, no pudo más que comenzar a reír. El otro se le quedó mirando con una cara de incredulidad. No sabía si a bien, o a mal. Aún así le quitó el vaso de la mano y los dejó en la encimera.- Joder...¡Uffff!- Se volteó y miró al barbudo, frente a si.- No he hecho lo de llevarte a tomar una copa tranquilo, me temo...- Dio un paso, dos, tres...y ninguno más. No pudo intimidar a Miles, el cual quedó quieto, completamente. Hubiese deseado que en la escena le arrinconase contra la pared y su cuerpo, pero el tío que tenía frente a si parecía no amilanarse. Por eso actuó directamente, sin bordear. Llevó una mano al cuello del otro y por la nuca le atrajo para comenzar a besarle. Lo hizo de una manera un poco tosca, ruda, salvaje. No era un beso delicado, ni mucho menos. Creía que le gustaba al otro...y a el le excitaba, eso lo tenía muy claro. Después de todo aquel paripé estaba un poco impaciente, expectante...y era mejor actuar.

Besó a Miles, notando su barba contra la suya, sus labios y su lengua, cuando dejó que los abriese para probarle, con un sabor neutro dado por el vodka. A los veinte segundos se separó, aún con el otro cogido por la nuca.- Es lo que tiene el alcohol...te desinhibe.- Mantuvo la sonrisa, cercano, esperando la respuesta del barbudo.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Miles Harrigan el Mar Mayo 03, 2016 9:17 am
Con sendos vasos, uno en cada mano, Miles esperó a que Matthew echara el hielo en en interior de éstos para beber. Los hielos tintinearon contra el cristal cuando el otro finalmente los dejó caer dentro y Miles sonrió al hombre - Salud - Dijo cuando vio que el otro se llevaba el vaso con el vodka a los labios y le imitó para beber un trago, no esperaba que el otro empujara el culo del vaso en ese instante obligandole así a beber todo el contenido de golpe. Miles lo tragó sin protestar viendo como el otro también bebía todo el contenido de una vez. Una vez acabó miró a Matthew entre sorprendido y divertido por esa acción.

- ¿pretendías ahogarme? - preguntó con una leve sonrisa contagiado de la risa del otro, aunque por supuesto que en ningún momento sintió sensación de ahogo, habían bebido tanto el alcohol ahora se deslizaba sin apenas provocar ninguna sensación en su garganta. Dejó a Matthew coger el vaso vacío que sostenía, pensando que quizás se propusiera rellenarlos - No, has incumplido tu promesa - dijo sin que sonara a reproche y manteniendo aún una leve sonrisa en los labios. Al contrario de lo que pensó en un principio vio como el otro hombre dejaba los dos vasos en la encimera y se acercaba a él.

Miles le sostuvo la mirada y se mantuvo firme, el no era de los que se eschan para atrás en nada y mucho menos de los que se dejaban intimidar, no percibía amenza ninguna por parte del otro, pero estaba bien claro que Matthew se proponía algo con ese acercamiento y a Miles le daba demasiada curiosidad como para quedarse con las ganas de saber de que se trataba. En tres pasos tenía al otro tío a pocos centimetros de su cuerpo y no tardó en sentir la mano de éste alcanzando su cuello y luego su nuca para inmediatamente ser besado. Harrigan realmente había esperado que en algún momento de la noche eso pudiera suceder, se alegró de que fuera más bien pronto que tarde, cuando aún el alcohol no nublaba ni confundía sus deseos, y en ese momento sabía que deseaba ese beso así que se dejó hacer.

El beso fue brusco y algo apresurado pero intenso. Dejó que Matthew tuviera el control de éste y le dio acceso a su boca para que la explorase a su ritmo y como le diera la gana durante unos segundos y al separarse le miró con un ligero rubor en las mejillas y los ojos brillantes de excitación - Muy cierto. - Estaba completamente de acuerdo, el alcohol nos hace a veces incluso temerarios, pero no era su caso, no era el alcohol el que le decía a su cuerpo que deseaba más que un beso, era su propio cuerpo el que reclamaba algo más, así que hizo caso a lo que sus instintos más básicos reclamaban y ésta vez fue él quien inició un beso tomando a Matthew del rostro con fuerza. Al igual que su compañero de juerga, no tuvo ninguna delicadeza en hacerlo y empujó su cuerpo contra el del otro hasta que el de Matthew quedó atrapado entre la encimera y su cuerpo y una vez allí bajó las manos por el cuello y hombros del otro hombre, las deslizó por sus brazos hasta llegar a sus muñecas y las sujetó firmemente mientras se dedicaba a conocer la boca del otro con su lengua en profundidad. Un par de minutos después rompió el beso y soltó las muñecas del otro hombre - aunque esto no ha sido producto del alcohol - mostró una sonrisa ufana - creo que ya llevaba deseando hacer ésto desde hace rato-


Miles Harrigan
The harder the conflict, the more glorious the triumph.
POLICE
POLICE
Mensajes : 41

Fecha de inscripción : 31/03/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Miller el Dom Mayo 08, 2016 4:40 pm
Asintió un par de veces ante lo dicho por el barbudo. Le había dado la venia a todo aquello, y no solo eso, sino que había tratado de atraparle, tomar el control. Aquello prometía ser una lucha, un duelo más que divertido para ambos.- Entonces entiendo que no tenemos porque controlarnos...- Mantuvo la mirada en el otro y al instante sonrió, mostrando un rostro que era más que atractivo para cualquiera. Poco tardó aquella tregua, porque el de origen irlandés tomó al otro por la cintura y, con fuerza, lo alzó, instándole a que rodease su cintura con sus piernas y acallando cualquier respuesta con sus labios, notando como ambas barbas se unían, siendo más espesa la del castaño.

Mientras tanto se movía, tanto que llegó hasta apostar al otro en el ventanal que daba al skyline de Los Ángeles, con un golpe sordo y seco que dejó a ambos hombres besándose, lamiéndose y mordiéndose salvajemente, como si un par de animales fuesen, en celo. Matthew bajó sus labios hasta el cuello del otro y lo atacó allá donde la barba era menos intensa, casi llegando a su oreja.- Joder...desde el puto bar que te vi supe que esta noche te tendría comiéndome la polla.- Tiró del lóbulo de la oreja del otro, y se echó a reír. Cuando le soltó, volvió a hablar.- No me preguntes porque.- Su mano subió por el cabello de Miles, hasta tirar de él y provocar que quedase pegada al cristal. Y entonces se hizo el silencio entre ambos. Matthew quedo mirando al otro. Joder, era guapo...seguramente el mejor polvo que podría tener en un año, o más. Sacó su lengua y llevó un lametón a la mejilla del otro. Su otra mano dio una palmada en la pierna del otro, haciéndole saber que debía bajar.

Matt caminó hacia atrás, quitándose primero un zapato, luego el otro, hasta dar con el sofá. Llevó sus manos al cinturón y se deshizo de él. Quitó el botón y bajó la cremallera de sus pantalones. Dejó ver un boxer de color negro, marcado por un bulto bastante exhuberante. Lo bajó también, dejándole ver una polla que bien merecía ser llamada pollón. Miller se sentó, y comenzó a masturbarse, lentamente, con una de sus manos mientras la otra alzaba un poco su camisa, dirigiéndose a su vientre. Sin decir una palabra se ofreció al otro...todo suyo.


CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 44

Fecha de inscripción : 20/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.