I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Problemas para descubrirse a uno mismo [Maurice]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Sáb Abr 30, 2016 4:21 pm
Por suerte el día acompañaba aquella tarde de abril. El sol dejaba ver sus últimos estertores de calor mientras el rubio atendía uno por uno a los diferentes clientes que buscaban leer sus más apasionantes aventuras a través de un libro pues, quien no lee vive una vida, quien lee vive miles. Y así fue como con ese bonito refrán, Noah había decidido dedicar su poco sentimental vida a los libros, quienes le llevaban a mundos exóticos y otros no tanto, pero siempre había algo bueno que sacar y recordar de cada uno. Dio un rápido vistazo por los clientes que había después de vender el último a un chico muy majo que le hizo reír unos pocos minutos. Le hizo una rápida recomendación, y reparó en que había solo tres personas: Dos mujeres en la sección de revistas del corazón y un muchacho en la de psicología. Trabajo fácil si no eran de los mirones que se quedaban a leer de gorra sin comprar nada, algo que la compañía tenía totalmente prohibido pero el librero siempre fue muy indulgente con todos ellos. No más de lo necesario, por supuesto.

Dio un largo suspiro que relajó su cuerpo y su corazón palpitante buscando un segundo de calma y se dispuso a ordenar los billetes de la caja hasta que alguno de los tres se decidiese o bien a comprar algo o a irse, momento en el que aprovechó para cincelar con sus cerúleos ojos al hombre que leía en psicología. Le llamó la atención sus cabellos castaños brillantes como el sol. Hacía tiempo no veía a una persona que le deslumbrase de aquella manera; quizá solo un "adiós, gracias" cuando se fuera sería suficiente para él. A pesar de que le costaba sentir cosas reales por la gente, los rostros lindos siempre habían sido su debilidad. Más de lo que podía controlar y, sin embargo, su timidez era un hándicap más fuerte que su admiración por las caras apolíneas de los hombres.

Dio un último suspiro, terminando de colocar el último libro con pesadez. - ¿Será simplemente una coincidencia... - "que me cueste tanto relacionarme con la gente?" Las preguntas iban y venían, pero lo que nunca llegaba, era una respuesta.



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Sáb Abr 30, 2016 11:43 pm
Finalmente la perra de su esposa lo dejo entrar a casa despues de una semana, las cosas estaban muy tensas, más de lo normal y su única excusa fue que no quería dejar sola la casa, a lo que Maurice solo pudo reprochar con un ''Ya te vas de viaje tan pronto?'' y si, la muy hija de puta se tenia que ir de nuevo a Milan un mes para seguir con su exitosa carrera mientras que él se debía quedar a trabajar para su suegro, su vida no era exactamente la mejor, de hecho detestaba todo esto desde hace un largo tiempo y eso fue lo que provoco los últimos acontecimientos en su vida. Durante los primeros días que él estuvo solo en casa, se la paso reviviendo esa experiencia en su cabeza, una y otra vez, la verdad es que le gustaba pero se sentía culpable porque él juro que jamas le seria infiel a su esposas y al final se acostó con su vecino, un hombre.

Necesitaba ayuda para saber sobre su sexualidad, para definirla porque estaba completamente perdido entre el deseo y lo que para él era correcto y familiar, por otro lado necesitaba ayuda con su matrimonio porque lo que tenia con su esposa era un infierno, ella no quería estar con él. Maurice se negaba a la idea de ver a un psicólogo, no quería hablarlo con alguien que tuviera un diploma porque sentía que sus problemas tendrían más peso del que realmente tienen. Busco ayuda por internet pero la verdad es que no le convencía nada de lo que leía porque eran opiniones y testimonios ajenos, eso no le servía de momento y prefirió buscar ayuda en un libro de autoayuda ya sea para definir su sexualidad y ayudar a su matrimonio.

Fue a una librería, una algo alejada de su zona para que nadie lo viera ahí, no quería que las personas se dieran cuenta de sus problemas de pareja o los personales. Entro a la librería, estaba ligeramente nervioso y fue directo a la zona de psicología, seguro ahí encontraría lo que necesitaba. Había toda una sección dedicada a la ayuda en pareja, tomo un par de libros que le convencieron al leer la parte trasera o con tan solo un quote de la portada, era bien dicho que no se debía juzgar un libro por su portada pero tomo de los más populares. Ahora necesitaba uno que le ayudara con sus problemas internos pero no encontraba nada, tal vez porque no había un libro que dijera ''Me he follado a mi vecino y no se que hacer'', hey seria buen titulo ¿No?. Fue con el joven encargado de la librería, seguro él le orientaría. - Buenas.... disculpa, hem... - miro alrededor para ver cuanta gente podría escucharlo - Estoy buscando un libro... eh... es para un amigo y no se como se llame, es que mi amigo esta experimentando problemas con su sexualidad y eso... ya sabes... él es hetero pero al parecer se le fue la olla para encamarse con su vecino... esta hecho un desastre y no sabe que hacer ¿Podrías decirme que libro le seria útil? - si, la excusa clásica del amigo, bien hecho campeón!.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Dom Mayo 01, 2016 12:35 am
Terminó de acomodar las cosas. Ahora su "toc" estaría controlado por un buen rato, o al menos eso pensó al terminar, soltando una risilla minutos después. "Creo que por ahora va a estar todo bie-" Su pensamiento se vio cortado por una sorpresa. Algo que no esperaba, no al menos tan pronto. Su pesadez anterior seguía ahí. "¿Por qué no puedo amar?" "¿Por qué no soy capaz de unirme realmente a alguien?" "¿Me falta compromiso?" "¿Alguien que realmente me guste y me cuide de verdad como nunca nadie hizo de corazón?". Sus orbes celestes se clavaron en los del hombre que había visto minutos antes leyendo en psicología y, para su sorpresa, expulsó su nerviosismo a través de una excusa hilarante cuanto menos pero, como profesional, debía aguantar la risa aunque no quisiese. - Un amigo, eh... - Comentó con un sarcasmo tan ácido como divertido, pues lo acompañó con un levantamiento de ceja para dar a entender que era tan creíble como la existencia del Ratón Pérez. Negó con la cabeza y dio unos pasos hasta el ordenador. El catálogo de la librería tal vez tuviera algo... Como lo que él buscaba. ¿Palabras clave? Supuso que "encamarse con el vecino" no daría muchos resultados.

- Hay un libro... Llamado "Sexualidad. Problemas para descubrirse a uno mismo" de Mathieu Dómine. Por supuesto tenía que ser escrito por un francés... - Chiste de mal gusto que rozaba lo homofóbico. ¿Qué se podía esperar del mundo del que alguien como él venía? - Supongo que a "tu amigo" - Se ayudó de sus dedos índice y corazón de ambas manos para simular las comillas gráficas y darle énfasis al asunto. - le podría ayudar si realmente quiere descubrirse. - Se dio la vuelta un segundo apoyando el centro de su espalda contra el borde del mostrador. No era nadie y nadie había pedido su opinión, pero si estaba tan desorientado probablemente lo más acertado era tirar por algo personal. - Aunque en mi opinión, hacerse tantos problemas por ser gay o no, es tonto. Más en los tiempos que corren. No es algo tan terrible ser gay, después de todo, no somos tan malos como parecemos. - Tomó un leve impulso, buscando en la estantería frente al ordenador del lugar para buscar el código de identificación y finalmente, el libro que buscaba. - ¿Qué es lo peor que puede pasar? No creo que tu amigo dependa de nadie o le deba explicaciones a nadie. Y si las debe, ¿a quién le importa? la vida es una sola para complicarla aún más. Piensa que hay personas con problemas más graves como falta de comida o un techo donde dormir. Que te gusten los pitos y no las vaginas ni siquiera debería ser algo cuestionable o algo de lo que preocuparse. - Puso el producto delante de él y se deleitase con la tapa verde de tejido aterciopelado bien bordado que lo adornaba. - Aunque si tu amigo cree que la respuesta puede estar en páginas, realmente espero que la encuentre. - Acabó su soliloquio con una sonrisa cálida, pero distante al mismo tiempo. En el fondo, no podía descuidar su rol de tendero y quería ofrecer el mejor servicio a sus clientes. En el fondo amaba su trabajo.



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Dom Mayo 01, 2016 4:30 pm
Maurice a duras penas le sonríe al rubio que lo atendio tan amablemente, quería sacarle lo bueno a esto pero de verdad que no podía, estaba en una zanja emocional de la que quería salir ya, estaba desesperado y al borde de la locura. Ahora Maurice lo miro algo feo, era más que obvio que la excusa del amigo era una tapadera para no exponerse de tal manera y el otro no tenia porque hacerlo parecer que era un mentiroso, quedaba implícito y sus gestos con las manos solo lo hacían sentir ridículo y culpable. Suspiro y se puso serio, solo tomara el libro, pagaría y se marcharía de ahí antes de sentirse peor consigo mismo. - Vale, creo que ese sera el que... le llevare - se sentía más ridículo aun ¿Qué le costaba al rubio seguirle el juego? Maldito. El rubio le dejo en claro que es gay, además de unas cuantas palabras de ayuda como si él no pensara ya en eso, estaba realmente estresado. - Oh, entonces le diré a mi amigo que venga a verte porque claramente tu eres psicólogo - dijo con sarcasmo, molesto pero no con el hombre, no podían culparlo pero el otro no se merecía un trato así de Maurice.

Lo miro con arrepentimiento y suspiro una vez más, ahora no solo se sentía mal por hacer el ridículo frente al hombre, sino por haberle hablado de esa manera tan grosera - Oye lo siento yo... no quise hablarte así eres bastante amable - tomo el libro, era bastante.... único pero no juzgaría la tapa, estaba buscando ayuda y se lo leería de inicio a fin si es que eso le ayudaba pero el rubio ya le había dejado con una gran duda - Vale... era bastante obvio que no había ningún amigo, de hecho mis amigos o son gays o heterosexuales sin confusión alguna - rolea los ojos y bufa, hablarlo le servía porque así se liberaba de lo que guardaba dentro, con su esposa no podía contar, con sus amigos tampoco pero por que a él le daba una pena muy grande - Soy yo el que tiene el problema, me niego a ver a un psicólogo y la verdad es que he pasado días horribles, casi no puedo dormir o hacer bien mi trabajo... estoy confundido y esperaba encontrar alguna guía entre las paginas de estos libros.. - deja escapar el aire y respira profundamente, estaba harto.

Miro al rubio a la cara, seguro pensaría que estaba loco además de grosero, lo cual es cierto a cierto nivel, en estos momentos Maurice estaba así por lo sucedido que de lo contrario se toparía con un Maurice agraciado, bromista y muy amable. - Lo siento, de verdad... tú estas aquí ayudando a los demás a buscar libros, seguro que no te viene tu cheque con un bono extra por escuchar la mierda de los demás eh? - se ríe, tener con quien hablar siempre sirve.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Dom Mayo 01, 2016 5:49 pm
Aún a pesar de que le había otorgado su mejor sonrisa, no notó su propia insensibilidad hacia la situación del otro que, al menos para él, era algo tan serio y estresante como el trabajo propio; una vez más, su falta de sentimientos salía a flor de piel cuando maltrató sin malas intenciones al atractivo joven que ahora estaba frente a él. Incluso frunció su ceño y revoleó sus ojos y se separó del mostrador ante tanta agresividad recibida. Aunque, en el fondo, lo había provocado él sin quererlo. - Bueno, disculpa. Sólo trataba de ayudar sacándole importancia. A veces puedo tener tanto tacto como el boom de una escopeta. - Suspiró casi a la par que el otro, no sabiendo bien qué decir. Ahora sí se sentía fuera de lugar. La tensión casi podía cortarse con un cuchillo, pero el otro lo supo sobrellevar y arreglarlo con aquella dulzura graciosa que, por un segundo, le cautivó a tal punto de tener varias ideas.

- Está bien. Ha sido culpa mía de todas formas por ser tan idiota. - Dijo con el mismo pesar, mirando por un segundo hacia las dos clientas que quedaban y parecían irse del local sin comprar nada, dejándolos solos mientras la noche llamaba a la puerta de la librería. - No sé. Yo como puedes ver dejo que todo fluya sin más y como vino, vino. Pero no sé qué situación incómoda puedes vivir tú tras bastidores... Pero, hey, aunque no me den un cheque extra, siempre es lindo poder ayudar a la gente si les hace falta aunque apeste el consejo que di. - agarró sus orejitas, moviéndolas hacia delante y atrás. - Estas dos aún saben escuchar aunque sea. - Miró a ambos lados y luego al reloj que enmarcaba la salida de su trabajo. Las agujas apuntaban a que pronto tendrían que cerrar el establecimiento. - Oye, hoy creo que puedo salir un poco antes. si quieres vamos a esta cafetería que está literalmente al lado y me cuentas un poco... Si te sirve. - Le guió un ojo mientras el otro reía, acompañándole a su vez con aquella risa dulce y tan adorable que caracterizaba al rubio. - Además eres guapo. Estoy seguro de que no tienes problemas para ligar tanto con chicos como con chicas.



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Lun Mayo 02, 2016 1:46 am
El tipo era extremadamente amable, no se había molestado para nada que Maurice le dijera todo eso, eso hablaba muy bien de él como ser humano, el ingeniero tenia suerte de haberse encontrado con alguien tan bueno que le atendiera además de que le hablara de esa manera que le hiciera pensar en las cosas de una manera tal vez más claras. El rubio de pronto se encontraba sin ningún cliente más que el castaño, de pronto sintió que hasta podría gritar que se había tirado a su vecino solo para liberar tensión, claro que no lo iba a hacer. Ahora le ofrecía tener una charla pero en un entorno más cómodo, no sabe que tan cómodo pueda ser estar en un café rodeado de gente donde pueden escucharlos, pero de nuevo, había salido de su zona para ese tipo de cosas - No lo sé... digo... no quiero ocupar tu tiempo, soy un completo extraño y aunque seas alguien muy bueno no quiero abusar de eso - rasca su mejilla, pensándolo un poco.

Dio un largo suspiro, necesitaba hablar con alguien y parecía que le serviría hablarlo con él, es un desconocido y practicamente le vale lo que pueda pensar de él, al menos por ahora entonces podría aceptarlo y quien sabe tal vez le ayude con su problema o con solo hablarlo y conocer a alguien nuevo que claramente le puede ayudar. - Vale, me encantaría, necesito alguien con quien hablarlo y tú pareces estar interesado de alguna manera y te lo agradezco - le sonríe de lado a lado. Se puso algo rojo - Bueno, no sé que tiene eso que ver pero gracias... creo - se ríe solo porque se le hizo curioso y le hizo ponerse algo rojo. Puso los libros sobre el el mostrador - Aun así me los llevare - sonríe de lado a lado, veía ese gesto como una forma de disculparse por haber sido grosero, le compraría algo a la librería además de que nada le asegura que no los necesitara y tampoco que le ayuden pero aun así los llevara.

Pago los libros con su tarjeta de crédito, un gran error que despues se lo cobraría alguien. - Bueno, entonces... te esperare afuera, tomate el tiempo que necesites - era lo menos que podía hacer si le estaba haciendo el favor. - Por cierto, soy Maurice, no sé cual es tu nombre - pregunto curioso y cuando este se lo dijo le sonrió - Entonces te espero afuera Noah - tomo la bolsa con los libros y salio de la tienda para esperarlo, por un momento se sintió calmado, como si sus problemas tuvieran la más sencilla de las soluciones y de hecho sí pero él no lo veía de esa manera.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Lun Mayo 02, 2016 10:03 am
¿Y por qué no? Parecía un buen chico. Noah tampoco tuvo una situación fácil cuando se descubrió como homosexual. Sus padres... Incluso ellos mismo lo rechazaron al principio, lo echaron de casa y tuvo que buscarse la vida tratando de encontrar su sueño y, de alguna forma, lo había cumplido aunque no como lo había recordado. La búsqueda de la felicidad era más complicada de lo que parecía. Al menos, el otro parecía estar abierto a recibir ayudas aunque viniera del tipo más inadecuado. O quizá todo lo contrario, pues sabe las dificultades de la presión. - Tranquilo. Si te lo ofrezco es porque estoy dispuesto a dedicártelo. Tampoco tengo nada mejor que hacer que volver a casa... Así que no es el fin del mundo. - Le dedicó de nuevo una de esas sonrisas tan particulares. Normalmente le gustaba sentirse arropado por alguien, era la forma de conquistarlo, pero esta vez era el otro quien necesitaba un refugio muy seguro... Y la escucha del rubio aparentemente podía servir, si no era lo que quería exactamente.

Asintió, contento de poder brindarle sus oídos, especialmente ahora que podría descubrir qué hay detrás de sus sentimientos. Cómo entenderlos, cómo llevarlos hacia sí, cómo, quizá, crear una conexión afectiva con una persona más fácilmente. Suspiró, mirando de nuevo el reloj, cerciorándose de que estaba a tiempo. Tomó la tarjeta de crédito del otro y certificó el pago, haciéndole firmar y metiendo cuidadosamente el libro en una bolsa de plástico que casi parecía a medida, tan suave como ideal. Se sacó su delantal, colgándolo en un gancho al lado de la estantería tras el mostrador y fue a buscar a su compañera del almacén, indicándole que ya se iba y que le tocaba cerrar a ella. Una vez volvió a su puesto, encontróse con que el otro se estaba presentando. - Noah. Un gusto. - Comentó con seguridad y se dirgió a recoger sus cosas. Enrolló su bufanda en el propio cuello, se colgó la mochila y se puso el gorrito. Aquellos días parecía haber refrescado más de lo que recordaba. Salió por la puerta, mirándolo con una sonrisa cálida para paliar el gélido viento que venía de fuera... Y para reconfortarle de alguna forma.

Para dicha de ambos, apenas quedaba gente en la cafetería de al lado, cosa de que pudieran hablar tranquilos sin, prácticamente, interrupciones. Pidió un zumo de naranja para él. - Te escucho. Cuéntame cómo te sientes, qué ha ocurrido... Así puedo entenderte mejor.



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Lun Mayo 02, 2016 4:35 pm
No espero demasiado, de hecho le sorprendió un poco que el rubio saliera tan rápido. Así como Noah le sonrió, él también lo hizo, no sabia por que tal vez es por como es y la energía que brinda, es calido y bueno por algo estaba ahí dispuesto abrirse con un extraño, se sentía claramente cómodo, así que era fácil responderle una sonrisa con otra, se contagiaba y era agradable de hecho. Fuimos al café que él había mencionado antes, no había mucha gente y eso fue bueno porque podría hablar sin sentirme vigilado, hacia una tormenta en un vaso de agua pero creo que cualquier en mi posición lo haría. Llegamos y ordenamos, él pidió su zumo y yo un expreso, despues fuimos a sentarnos a una mesa que estuviera lo más alejada de las que estaban ocupadas, vaya exagerado. Lo mire y suspire - Me siento confundido por las cosas que me han pasado, por las que siento, por las que creo que son correctas pero que van en contra de lo que quiero - me mordí el labio un poco, estaba nervioso solo de contarlo pero no me iba a reprimir para contarlo.

- Estoy casado, toda mi vida he sido heterosexual... - parecía que eso ya no era el caso y se me hacia un nudo en la garganta solo de decirlo por miedo a lo que eso significa. - Digo, tengo un hijo con otra chica que conocí de más joven y ahora estoy casado con una hermosa mujer que parece odiarme... yo la quiero, me enamore de ella perdidamente, pero ella trabaja mucho, sale de viaje constantemente y parece que ella lo hace así para evitar estar conmigo, siempre me evita cuando esta en casa, no tenemos una vida sexual que eso es un gran problema porque bueno... - no me avergonzaba decir que me encantaba el sexo, tal vez así seria una vez que descubra bien mi sexualidad, sea la que sea. Tome un poco de café, es bastante chistoso pero en verdad me gustaba hablar esto con alguien.

- Hace una semana yo intente tener relaciones con ella pero me rechazo, nos peleamos muy fuerte y me dejo fuera de la casa, no me iba a dejar entrar para nada, estaba descalzo y en pijama practicamente - pase mi mano por la frente, sentía un poco de sudor pero no era nada. - El vecino nos vio, me invito a su casa, me ofreció quedarme con él por la noche hasta que ella me dejara entrar, yo le ofrecí hacerle de cenar y él me ofreció algo de beber... yo bebí de más y ya sabes... - no me arrepentía de lo que paso, de hecho quería volver a tener sexo gay pero me daba tanto miedo decirlo en voz alta. - No se como termine en su cama junto a él, me desperté empapado de sudor y lo vi practicamente desnudo a mi lado... no pude evitarlo... empecé a tocarme viéndolo hasta que se despertó y tuvimos sexo... - puse mis manos en mi cara, no podía con la vergüenza, sea lo que sea, me sentía raro. - Desde entonces solo pienso en eso y lo mucho que lo disfrute - no me atreví a verlo a los ojos.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Lun Mayo 02, 2016 5:07 pm
Tras pedir su bebida, se sacó el gorro, acomodando con parsimonia su cabello y sonriéndole de lado. Aún se sentía algo fresco, por lo que se dejó la bufanda puesta por un rato, mientras se disponía a escuchar con atención lo que Maurice exponía. ¿Casado? ¿¡Con una mujer!? Mierda que era complicada la situación. Noah nunca hubiera llegado a ese límite. Menos para... descubrir después que sus gustos eran otros, pero varias hipótesis rondaron su cabeza a la par que escuchaba. Se sorprendió de lo empático que podía ser a pesar de que no sintiera nada por nadie; la adrenalina del otro empezaba a invadir el cuerpo del rubio, sopesando bien las posibilidades de lo que ocurría. - Entiendo. - Apoyó sus codos en la mesa, uniendo sus manos como una base para posar su cabeza sobre ellas. Miró la mesa, no sabía bien qué decir. Era complicado pero fácil al mismo tiempo. Pero lo peor es que no era un psicólogo o alguien federado que pudiera darle el mejor de los consejos y el primero... Ya de por sí había sido horrible. - Así que casado, eh... Y con vida heterosexual. Tal y como yo lo veo, quizá fue una forma de escapar del rechazo de tu esposa. - Apareció la camarera, dándole el zumo y espectante a lo que él iba a pedir o había pedido. Agarró con delicadeza el vaso y comenzó a beber, haciendo ruidos muy sonoros al tragar. - De todas formas no estaría entendiendo por qué te tiró a la calle así. ¿La casa es de ella? Y además.. ¿Por qué te dejas ningunear por alguien así? Tal y como lo veo hay más y mejores opciones. Entiendo tus sentimientos hacia ella, pero uno debe ser fuerte y dejar atrás lo dañino. Míralo de esta forma: tú no perderías nada más que una persona que te maltrata... Ella perdería a un chico maravilloso que la ama y está ahí para ella. - Su rostro se tornó algo serio y... adolorido. Simpatizó de más con el dolor de Maurice. - Y como extra, podrías descubrir más sobre ti mismo y tus gustos.

Peor en cuanto hubo sabido lo de su vecino... Sintió todo un cúmulo de emociones buenas y malas. Envidia, alegría, dolor, pena y, sobre todo, inquietud. - ¿Sabes? Lo lógico sería que cualquier moralista viniera a decirte cualquier chorrada acerca de que le pusiste los cuernos a tu novia. Y quizá tuviera razón pero... Aunque no te excuso, entiendo por qué ocurrió. No sabías de tus gustos hasta que los descubriste, suponiendo que no sea una especie de desahogo por los malos tratos de tu novia. Ahora bien, lo de que no has parado de pensar en ello... Me da a entender que no fue esto último. Creo que o bien eres bisexual o gay. Pero si quieres mi no tan importante opinión, creo que debes dejar esa relación excesivamente tóxica y centrarte en tu hijo y más que nadie, en ti mismo. Date la atención que necesitas y encuentra una persona que te valore de verdad, tenga vagina o pene. No hay nadie que pueda juzgarte más que tú mismo. Además de que sentirse bien con uno mismo es algo muy positivo. ¿No crees? - Acabó el monólogo con una nueva sonrisa ladeada, manteniendo esa calidez de reconfortarlo y hacerle sentir cómodo. Lo más importante era ayudarlo y que no se hundiera más en su fango. Terminó riendo con suavidad algo sonrojado. De alguna forma la imagen de él teniendo sexo con el otro le hizo envidiar a quienquiera que fuera el vecino. Mucho. Solo podía imaginarlo despertando con él y desayunando, sin que se fuera al día siguiente. Quizá se había vuelto algo tan repetitivo que quería romper con todo, aunque no fuera más que una estúpida ilusión de alguien que no encajaba en ningún lado y jamás se haría realidad.



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Lun Mayo 02, 2016 5:29 pm
Asentí ante sus palabras, es cierto que no debo dejar que ella determine mi vida y de hecho es así pero la cosa es un tanto complicada - La casa es suya, bueno esta a su nombre, lo que pasa es que yo trabajo para su padre y la casa nos la ''regalo'' - hice las comillas en el aire - Pero la casa esta a su nombre y digamos que su padre es un tanto difícil de complacer además de un hijo de puta - literalmente y seguro su hija es así por culpa del hombre pero ahora gracias a Noah podía ver que era de esa manera, es cierto que mi esposa era como su padre y hasta el momento había dejado que ellos dos me traten como un empleado en vez de su familia y de ahí era el porqué no me sentía culpable de haberme acostado con el vecino.

- Creo que todo lo he soportado por mi hijo, yo no tenia mucho cuando él nació, con mi trabajo actual ayudo a su madre a que estudie, el próximo año ira a la universidad y eso no es gratis - me reí un poco, si lo veía desde el punto de vista como padre, podía soportar los desplantes y groserias de mi mujer con tal de asegurar el futuro de mi hijo aun si en el proceso me costaba algo de libertad o felicidad. - El problema es que me enamore de ella y soy un hombre que siempre ha creído en la fidelidad, aunque ella no me quiera no quería serle infiel y al final lo hice - suspire y agache la mirada. Lo mire por fin, ya no me sentía tan avergonzado porque él es gay y por alguna razón me sentía cómodo con él como si fuera parte de su comunidad, digo soy bastante pro-gay, no tengo problema con los homosexuales - Gracias por escucharme y darme tu consejo, pocas personas harían eso por un desconocido - le sonreí de lado a lado, entre tanta oscuridad sentí que él me guió un poco.

Trague saliva y lo mire a los ojos - ¿Puedo confiarte otra cosa? - dije en un tono bastante bajo para que solo él me escuchara, despues me acerque, colocando mis brazos sobre la mesa y pidiéndole con un gesto que se acercara a escucharme - Siento que el haber estado con mi vecino fue una forma de venganza y desestresarme pero... - me acerque más, llegando a la altura de su oreja derecha - Quiero volver a hacerlo - me aleje lentamente, me puse nervioso por un momento - No sé si soy gay por eso, aun veo con un poco de asco eso pero... sabes... eso me excita aun más - el corazón me palpitaba muy rápido, estaba caliente del rostro por haberlo dicho, me atreví proque me sentí confiado de que él no lo dijera.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Lun Mayo 02, 2016 5:54 pm
Así que... Lo hacía por su hijo. Adorable cuanto menos. Pero para el rubio era una situación aún más complicada de determinar y aconsejar. Una criatura se merece todo y más, apenas era un adolescente y con un padre así... No había de ser muy diferente. Pero se alegraba, aunque fuera, de hacerle ver que aquella putana no merecía su tiempo, su amor, su dedicación. Y si estaba en manos de Noah ahcer algo, al menos facilitaría la vida a alguien. - Más razones para no perder el tiempo con alguien así. De todas formas, tiene que haber opciones mejores que trabajar con su estúpido padre y andar oliéndole el culo... ¿O crees que ella te seguirá siendo fiel allá a donde viaja? - Quiso ser escéptico. Si lo evitaba tanto podía ser por mucho más que "no caerle bien". Suspiró. Siempre había sido del tipo de chico que tomaba las riendas de su vida y no permitía que nada le arrebatase lo único que siempre había sido suyo: Su libertad. No terminaba de comprender cómo los demás permitían eso... ¿Sumisión? Era algo que su cerebro no podía asimilar. - Te entiendo. Yo también soy alguien fiel... Tuve mi primera y única pareja hace años. Y de hecho corté con él porque cuando me di cuenta, tenía una cornamenta digna del padre de Bambi. Lo había ocultado demasiado bien el cabrón, pero... Hasta que no lo ves con tus ojos no lo quieres creer. De todas formas, no había notado ningún cambio en su actitud y se ve que fingía amarme. Soy imbécil. - Negó con su cabeza cerrando los ojos. No quería recordarlo, no quería pensar más en él, era un grano en la historia de su vida y ya lo había cortado de raíz. Suspiró, tratando de quitarse esos recuerdos nefastos de su mente.

No tienes nada que agradecer. Sé lo que es sentirse solo, que nadie te apoye y tener que cargar con un peso más fuerte que tú... Y que no haya nadie que te comprenda o escuche. Y voy a ir más allá. Creo que hay una vacante en una de las sucurales de la librería. Uno de mis amigos es gerente en ella, quizá pueda informarme y hacerte entrar ahí. Puedes seguir labrándole un futuro a tu pequeño sin necesidad de aguantar a una arpía que te amarga y, de paso, puedes seguir descubriéndote y hacer lo que te plazca y te haga feliz. - Llevó una mano hasta el brazo del otro, acariciándole la zona del tríceps, a modo de relajación y buscando confortarle aún más. - Siempre hay una solución si se busca, y quizá este encuentro fortuito era lo que necesitabas para eliminar la toxicidad que hay en tu vida en este momento, ¿no crees? - Ladeó su rostro, algo sonrojado y cincelando su rostro de nuevo con sus sonrisas particulares. - Seas o no gay es algo que tendrás que darte cuenta tú mismo. E igual ni siquiera tienes que etiquetarte así. Acuéstate con quien te pinte, ama incondicionalmente y serás libre de verdad. - Le guiñó un ojo, confidente. No eran las mejore spalabras que alguien podía decir, pero al menos, sentía que el otro lo necesitaba.

O quizá él mismo también para autoconvencerse de algo que jamás sería para él.



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Mar Mayo 03, 2016 2:18 am
Nunca se había puesto a pensar que su esposa podría estar engañandolo, tal vez por eso le niega siempre el sexo cuando la ve, ni un beso, nada, tal vez se dejo llevar por las palabras que le dijeron cuando se caso, debería preocuparse de infidelidades si su esposa lo trataba como un rey, porque los comportamientos inusuales son las señales más obvias de una infidelidad pero ella era demasiado lista como para dejar que Maurice se diera cuenta y en todo caso no podría hacer nada, si se separaba de ella perdería su trabajo y su hijo iba antes que todo. - Tal vez tienes razón en eso y no me había dado cuenta aun, sería la cereza del pastel - claro que le jodería a Maurice pero ya no tendería el cargo de consciencia, si ella le engaño es claro que lo hizo antes y de ser así Maurice engañaría a su mujer una y otra vez con todos los hombres y mujeres de Beverly Hills si era necesario, así como puede ser un pan de hombre, puede ser un grandisimo hijo de puta vengándose.

Lo miro atentamente, le contaba una aparte de su vida, al parecer no muy agradable obviamente y eso le hizo pensar a Maurice que tal vez debería hablar con su esposa dentro de un mes cuando regrese, si es que de verdad regresa y poner las cartas sobre la mesa, era obvio que ambos estaban infelices y la mejor opción es que tuvieran un matrimonio abierto para no herirse los dos con infidelidades, además Maurice no es el único que estaba casado por convenencia, ella estaba casada con él por una razón, una que no le ha salido nada bien. Ella se había enterado que necesitaba estar casada para tener la herencia de su madre, quien aun no ha muerto. Noto lo que le provocaba al otro hablar de eso - No vale la pena recordar algo así, algo si te puedo decir, ese chico es un hijo de puta, jamas se lo va a perdonar, dejar a un hombre tan maravilloso como tú Noah, eres atento y muy amable, él es quien pierde aquí - él ya había ayudado bastante al hombre, ahora le tocaba animarlo aunque sea un poco.

Ahora la platica se hizo algo coqueta, Maurice sintio ese gesto en la zona de tríceps como una invitación casi, además sus palabras fueron al punto, Maurice veía a Noah como un hombre claramente sexy y guapo, no necesitaba ser gay para decirlo, ¿Le gustaría experimentar más? Claro y que mejor oportunidad que con un desconocido tan guapo, no pensaba en la culpa porque no sentía eso, sabia que era un error pero no se arrepentiría de eso. Le sonríe algo rojo de la cara - ¿Y tu estarías disponible para ayudarme a definir lo que quiero? - sonríe mostrando sus dientes blancos. - Tengo que ser honesto, me gustaría experimentar todo para saber si esto es lo que me gustaría ser o más bien si este es quien soy y por el momento solo te veo a ti - por debajo de la mesa, su pie acariciaba su pantorrilla.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Mar Mayo 03, 2016 6:09 am
Noah no quería desdirigir la atención del objetivo real de aquella charla. Maurice era en quien debían centrarse y no las penas baratas de un rubio cualquiera, por mucho que para él significasen un dolor que no estaría dispuesto a recordar o permitir que le siguiera amargando la existencia. Sin embargo, aquellas palabras que salieron del grandullón, le hicieron envolverse en un aura de pesimismo que no era ni siquiera aceptable en él. Aunque de alguna manera tenía sentido. Es positivista con los demás, pero consigo mismo era como su portara el estandarte más pesado posible: La desgracia. - Já... Si así fuera, por qué siempre soy el otro? ¿O el chico guapo al que todos quieren follarse pero con quien no pasarían más allá de una noche? Hay cosas que nunca cambian y es claramente contradictorio... Y ese gilipollas claramente me utilizó para garantizarse una estabilidad. Una estabilidad que perdió muy fácilmente desde que lo pillé burlándose de mis sentimientos. - Apretó su mano, sintiendo sus uñas casi atravesar su propia piel. No era algo muy bonito de pensar o rememorar para el rubio. Tal vez no lo fuera para nadie después de poner tanto sentimiento... Y volverle un ser aún más frío con cada vez. Suspiró. Con la mayor de las pesadeces. - Pero no es nuestra conversación. Tú eres quien debe ser escuchado, no yo.

Pero de repente, todo dio un giro totalmente inesperado, algo que el librero no había buscado, pero pasó. ¿Quizá había malentendido su gesto de amabilidad? Sólo pretendía reconfortarlo. No sabía qué decir, estaba totalmente atónito. Especialmente cuando el pie del otro comenzó a tocar su pantorrilla. Un sudor frío recorrió su sien y empezaba a sentirse algo acalorado; el fresco de fuera ya no podía hacer mella en él Sus mejillas, sonrojadas, daban señales de que no era algo que esperase. - ¿Yo? Pero... ¿Que? O sea, no sé... No sé qué decir. Pensé que querías con tu vecino, no conmigo. Yo es que... -Miró a un lado, buscando escapar y entonces, volvió a sus propios recuerdos. - Sí, supongo que puedo. Total, ya estoy acostumbrado a ser el juguetito sexual de varios tíos o de los touch and go. Así que ahora puedo añadir al currículum que estuve con un hombre casado. Y pseudohetero, levantaré las envidias de mis amigos. - Acabó riendo como un idiota, para luego seguirle el juego al otro con ternura, pero dando a entender que también puede ser muy fogoso si la situación lo amerita. Además, evidentemente era un hombre guapo y muy atractivo; ¿por qué no?



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Mar Mayo 03, 2016 9:00 pm
Negó con la cabeza - Estamos aquí porque yo llegue a tu tienda con un problema, tu fuiste muy amable en escucharme y darme tu consejo, es algo que no tienes idea de como aprecio, te estaré agradecido porque gracias a esto me he dado cuenta de algunas cosas que tal vez estaba evitando pensar o que ya lo había hecho y solo no quería aceptarlas - dio un largo suspiro, por ahora se sentía más tranquilo porque el hablarlo siempre ayuda, no era bueno quedarse con las cosas - Pero no soy alguien de piedra, no soy un idiota que solo piensa en si mismo, noto algo de ira en tus ojos cuando hablas de eso, es obvio que tienes algo dentro que necesitas sacar y ahora es cuando te tiendo mi mano como un verdadero amigo, bueno... espero serlo despues de todo esto... si lo necesitas estaré encantado de escucharte aunque sea solo para que desahogues eso que llevas dentro - Maurice era así, no tan intenso como Noah en cuanto a su amabilidad pero cuando Maurice hacia click con alguien le demostraba que era importante para él tanto como hablar de sus propios problemas.

Pronto, Maurice se dio cuenta de todo lo que estaba pasando y como ponía al rubio, se sintió muy apenado, se le caía la cara de vergüenza, lo que menos quería es que pensara mal del otro, especialmente despues de escuchar sus palabras, Maurice estaba pasando por un momento complicado para saber que es lo que quiere y estaba arrastrando a quien se dejara, se dio cuenta que el rubio es alguien vulnerable de alguna manera - Perdóname, no debí decir nada - se puso rojo rojo de la vergüenza, pero a ese punto ya había pasado por toda la gama de rojos en la cara. - No quiero usarte, me pareces alguien muy bueno y te reitero mis palabras, no te mereces a un chico como tu ex, mucho menos a un hombre con problemas con su matrimonio que ve en el sexo un escape de su mierda... no te lo mereces y perdóname si te hice sentir incomodo al proponerte algo como esto yo... - necesitaba salir de ese lugar - Gracias por escucharme, lo siento pro todo, creo que es mejor que me aleje antes de que te joda la vida también - agacho la mirada.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Noah Lancaster el Miér Mayo 04, 2016 2:53 pm
Negó con la cabeza casi a la par que lo hacía el otro, casi suspirando con pesar. Se ayudó con su diestra haciendo un gesto de negación de un lado a otro, mirándole con sus orbes penetrantes, que podían encantar a cualquiera que fuera susceptible a miradas exóticas. - Tranquilo. Me hace mal, pero es cosa del pasado. Ya la he desahogado varias veces, pero sólo es el tiempo el que puede curar mis heridas. No me malinterpretes, agradezco tu gesto, pero lo mío no es reciente, al contrario que lo tuyo, así que creo que sería mejor que, por el momento, nos centremos en ti y en tus... necesidades. - Le guiñó un ojo con complicidad. Cierto era que había sido utilizado muchas veces y que, muy probablemente esta fuera una más, pero repetir no le haría daño. Al menos ahora podría ayudar a una persona que lo necesitaba. - Que, por supuesto, vas a ser amigo mío. No tienes que preocuparte por eso. Después del simpático día de hoy en el que nos hemos conocido y he podido apoyarte un poco con tus problemas... Está claro que no será algo que quede aquí. - Sonrió, agarrando la suya inmediatamente y levantándola hacia delante, para pegarse a la mesa y estar de alguna manera más cerca de él.

Miró a la ventana. Observó a la gente pasar y cómo la noche entraba tan en vilo que casi se habían quedado solos en la cafetería. Cierto era que cerraría pronto, pero aún restaba un rato hasta que tuvieran que o bien desencontrarse, o bien acabar de otra forma. - Oye... Ya te dije que me han usado mucho. Aunque tú no lo hagas... estoy acostumbrado a ser sólo sexo para los chicos. Al menos en esta ocasión lo haré por una buena causa por alguien que necesita encontrarse a sí mismo. Aunque solo pueda ser amigo tuyo... - Volvió a mirar al exterior. Hacía algo de tiempo que no tenía sexo y aquel muchacho le encantaba. ¿Por qué no? Movió su cuerpo hasta donde estaba el otro y con lentitud, se dio el gusto y atrevimiento de posar un suave, delicado y sedoso beso en su mejilla, tratando de embaucarle con sus mejores armas. SI no podía lograr ser el dueño de su corazón, por lo menos conseguiría que estuviera como un perrito dispuesto a seguirle por todo lo que podía ofrecer. Rió sonrojado, tímido y dulce. Esperaba que le gustase y le incitase sexualmente, especialmente cuando posó sus manos a modo de base de apoyo para su cuerpo, sobre los muslos del otro. Importantemente cerca de su miembro.



Cock Sucker
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 29

Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Maurice C. Winham el Jue Mayo 05, 2016 1:12 am
El castaño se daba cuenta que Noah tenia mucho que superar, tenia cosas guardadas que le hacían daño y podía entender porque estaba dispuesto a ser su juguete sexual por esta noche, la idea puede ser sexy si no tuviera un trasfondo sombrío, Maurice podrá ser muchas cosas y podrá estar en una etapa confusa en este momento pero jamas ha sido partidario de abusar de la confianza de los demás aun cuando este le daba en bandeja de plata su cuerpo para experimentar todo el sexo gay que quisiera, Maurice solo podía sentirse más atraído a él por lo roto que estaba por dentro, tenia complejo de héroe, quería salvarlo y no sabia como. El rubio se le acerco para besarlo, provocando un calor interno, Maurice era bastante fácil de excitar porque todo el tiempo estaba con la mecha corta desde que su esposa le tenia comiendo de su mano, es decir desde hace años. La mano de Noah también estaba involucrada en esto que ya era un crimen, uno del cual Maurice iba a morir lentamente, asfixiado de placer. - Sabes provocar bastante bien a un hombre casado - quería ocultar que era más fácil que una adolescente con tres tequilas encima. Le sonrió de lado a lado y se acerco, tomandolo de la bufanda para atraerlo y darle un tierno beso en los labios, lo había querido hacer desde hace cinco minutos y se dio cuenta que no era tan difícil, era lo mismo que con una mujer pero los gay al menos si lo aceptaban.

El probar sus labios fue una experiencia muy agradable, quería repetirlo y tenia la oportunidad pero de esto si se iba a sentir muy culpable, más que la primera vez y no tenia que ver por engañar a su esposa sino por usar a Noah. Pensó las cosas un momento mientras se separaba del otro y lo veía a los ojos con una sonrisa grande - No quiero usarte, no quiero que digas que lo haces por ayudarme, si me deseas me puedes tener - dio un suspiro largo y miro alrededor, no le importo que lo vieran tan cerca de un hombre o que los vieran besarse eso ya era muy común en Los Angeles - Yo te deseo - no porque pensara que era ardiente, aun le costaba pensar en un hombre como alguien sexy o mega follable, él, su persona es lo que le gustaba a Maurice además de que lo quería salvar de él mismo y lo que le afligía por dentro. - ¿Quieres venir a mi casa? - estaba algo lejos, si pero traía su auto y para él no era solo un hook up y listo, no le haría la groseria de llamarle un taxi al termino, en él veía un amigo potencial - Estoy solo en casa y me gustaría desayunar con alguien en la mañana ¿Qué dices? - le propuso con una gran sonrisa, aun estaba debatiéndose si tener sexo con él o simplemente conocerlo y que comieran el desayuno juntos a la mañana siguiente.


Least I can say I gave it all
EMPLOYEES
EMPLOYEES
Mensajes : 46

Fecha de inscripción : 13/08/2015

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.