I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

All alone in this city - Erik

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Viacheslav Kovacevic el Mar Jun 21, 2016 10:56 am
La puerta del taxi se azotaba leve tras de él luego de que el conductor le dejara las valijas al borde de la calzada. Miraba con cierto asombro esa parte del mundo que desconocía, como todo lo demás al ser alguien que no había salido del hoyo que eran los suburbios en donde creció. Las esperanzas de una nueva vida crecían en su pecho con la misma velocidad que reconocía la ansiedad y el temor de no lograr todo lo que se había propuesto. Su lema de "no tengo nada que perder" era su mejor ancla y la verdad suprema, algo que le daba las fuerzas para que sus piernas se mantuvieran fuertes y no huyera de ahí.

Sacó un sobre del bolsillo de su campera. Tenía los papeles que le servirían para empezar a trabajar en el restaurante que se imponía hacia él. Con solo un año de mayoría de edad, su experiencia laboral era corta pero prometedora, por lo menos lo suficientemente buena para conseguir una plaza en tan acomodada zona de Beverly Hills. Un suspiro profundo fue lo único que hizo antes de comandar a sus pies a entrar al local. No había gente en ese momento, como suponía, pero el dueño se encargó de darle la bienvenida incluso antes de que Viacheslav emitiera palabra alguna - Sí, soy yo... Gracias - Dijo algo tímido ante la pregunta por su identidad, marcándose lo rasposo y algo grave de su voz, típico de los jóvenes de su tierra. El acento era pronunciado, pero su manejo del idioma era casi perfecto. Pasó la mañana en el local aprendiendo dónde estaba cada cosa y lo que tendría que hacer. Aunque el nivel de clientela podía ser mucho más elevado que a lo que estaba acostumbrado, el funcionamiento de la cocina no era nada del otro mundo. Como esperaba, solo tenía que ser más minucioso con la presentación de los platillos.

El dueño le dejó el día libre para aclimatarse a la ciudad, indicándole además en dónde se hospedaría. En el segundo piso había un pequeño apartamento sin mayores lujos, pero cómodo, mucho más que la recámara en la que estaba reducido en casa. Suficiente para él. Se dio una ducha y vistió cómodo con una camiseta negra y unos jeans. Volvió a suspirar, sentándose en la cama, secando su cabello aún húmedo. Avanzó descalzo hasta la ventana, divisando la ciudad. Era de no creerse, pero si de algo estaba seguro es que no soñaba. Estaba en el sitio en donde empezaría a vivir de verdad, a valerse por sí solo y a dejar todo lo malo en el olvido. Sonrió ante su propio reflejo en el cristal y terminó de vestirse. Ni tenía idea de a dónde ir, solo con la premisa de no perderse.

Salió del restaurante, sintiendo la brisa de esa hora y un tanto del brillo solar. Anhelaba algo de calor, tan acostumbrado a lo frío de su región. Un gran afiche se erigía en la calle de enfrente como parte de una marca de ropa. Bajo el mismo, una línea aparentemente infinita de tiendas. Cruzó para tomar aquella parte como el inicio de su recorrido. Miraba los escaparates con fascinación, tan extraños para él pero sabiendo que tendría que hacerse la idea de que ese mundo era ahora suyo.


Viacheslav Kovacevic

Among all the shit of the world, there is always a bit of hope.

EMPLOYEES
EMPLOYEES
Edad : 20

Mensajes : 12

Fecha de inscripción : 20/06/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik B. Rousseau el Miér Jun 22, 2016 11:19 am
El francés echaba de menos las mañanas por las calles del distrito comercial, cuando solía aprovechar su tiempo libre para ir de compras y contemplar los escaparates de las lujosas tiendas de las calles principales. Entre la universidad, su tiempo en el estudio de baile y alguna sesión fotográfica para alguna revista de moda, no había vuelto a tener momentos para descansar y relajarse consigo mismo. Bailar era una de sus pasiones, era imprescindible en su vida, pues le ayudaba a desconectar de toda la rutina diaria y de sus estudios universitarios. Desde su infancia había logrado crear una afición potencial hacia ese arte, que le había proporcionado ya bastantes oportunidades como participar en concursos o aparecer en algún videoclip musical de algún cantante reconocido.

Sin embargo, la influencia de su padre por acabar la carrera en la universidad era importante y decisiva. Supuestamente tendría que heredar todo el imperio empresarial que él había montado y creado a lo largo de su vida, y que por esa razón su familia era tan rica. En realidad, a Erik no le gustaba que le reconocieran por el dinero, él prefería ganarse las cosas a su forma, sin tener que depender de su padre ni de nadie. ¿Realmente lo interesaba trabajar en el mundo de las empresas? Él no lo tenía tan claro, se divertía más bailando o posando para una cámara en las sesiones. También valoró la posibilidad de dedicarse a la medicina, la cual no descartaba del todo en un futuro, aunque era incierto.

En cualquier caso, decidió aprovechar las horas de libertad para pasearse por las calles principales, tomarse algo y disfrutar del día fuera de casa. Tuvo que conducir hasta allí con su coche, y aparcó junto al parque principal de la zona bajo la sombra. Respiró profundamente, aire fresco por fin, se apreciaba un buen ambiente allí, había ansiado con todas sus fuerzas despegarse del campus universitario y de sus libros de una vez por todas. Decidió ponerse a caminar por la calle poco a poco hasta llegar al Bulevar de Santa Mónica, indicado con un gran cartel decorativo. Una sonrisa se le dibujaba siempre que se paraba a contemplar las calles de Beverly Hills, era otro mundo completamente alternativo y distinto al resto. Se respiraba paz y tranquilidad, otro tipo de vida.

Cientos de tiendas, restaurantes y cafeterías se dividían a ambos lados de la gran calle. Quiso empezar su recorrido por una de ellas, deteniéndose en cada uno de los escaparates de las tiendas de moda que le gustaban. - Si pudiera comprármelo todo... - suspiró pegándose al cristal para echar un vistazo a las prendas que mostraban los maniquís de la temporada veraniega. Mientras avanzaba, se fijó en una de las tiendas que había de moda joven, y se dio cuenta de que en uno de los carteles promocionales salía él junto con otro modelo, promocionando la nueva ropa para el verano. Era una de sus marcas favoritas para las que había tenido suerte de ser fotografiado.

Continuó caminando por la calle, mientras avanzaba, se detuvo en frente de la tienda que había visto antes de lejos y se fijó en el escaparate. Habían algunas imágenes más de él en individual. Las observaba detenidamente desde lejos cuando entonces chocó con algo y miró rápidamente hacia su lado. - Oh, perdona, lo siento... No me he dado cuenta. - se mordió el labio inferior nervioso y miró al chico joven, que tendría su edad o algo parecido. - ¿Te he hecho daño, es que estaba distraído, perdón... - le miró fijamente con una sonrisa encantadora mientras se disculpaba. Un fallo tonto por su parte, que esperaba que no se repitiera de nuevo para quedar en ridículo como lo acababa de hacer.



Erik Ben Rousseau

 
'x'
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 179

Fecha de inscripción : 10/10/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viacheslav Kovacevic el Miér Jun 22, 2016 12:04 pm
La mente del joven serbio maquinaba todos los escenarios en que podría encontrarse, algo que duró muy pocos segundos al entrar en cuenta de que ese día estaba hecho para relajarse. Ya tendría el siguiente para pensar en su futuro en esa nueva ciudad, tan desconocido y aterrador como prometedor. Estaba solo, sí, pero al mismo tiempo, ya no tenía a nada ni a nadie que lo detuviese de conseguir hacerse un lugar en ese mundo que la daba la bienvenida. Tendría que descubrir si tal recibimiento sería bueno o malo. Por lo pronto su rostro empezaba a esbozar una sonrisa de tranquilidad. Siendo alguien en el pasado en extremo desconfiado, algo de aquello le quedaba en su ser al punto de sentirse aliviado de no tener lastre alguno que lo detuviera de hacerse un camino en esa selva de concreto. Era solo él y nadie más quien fuera el responsable de lo que le pasara.

Algo que ayudó a sus pensamientos a cortarse del todo, fue chocar con una persona o cosa. No pudo identificar nada en un primer instante. Junto a él, estaba un joven, quizás algo mayor que él, pero no por mucho. El sol no le permitió verlo del todo, aunque suficiente para disculparse por lo sucedido - Tranquilo, estoy bien. Eso me pasa por estar parado acá sin hacer nada - Era curioso que tuviera tal naturalidad para aceptar las disculpas ajenas e incluso admitir que pudiera tener algo de culpa de aquel menor accidente. Tiempo atrás, hacía un par de años, Viacheslav hubiera reaccionado violentamente, tomando aquello como una afrenta, un signo directo de agresión. Era un joven reactivo alrededor de sus 15 años, la peor época de su adolescencia. Podía el mismo notar el cambio que la vida había generado en el, incluso para que no se convirtiera en una persona parca o tímida.

Lo que le sacó de cuadro fue reconocer aquel rostro de hacía un par de segundos atrás, en el enorme afiche que le recibía al inicio de la calle ¿Sería en adelante así de sencillo cruzarse con alguien famoso? Slav ignoraba por completo quien pudiera ser, pero aparecer en publicidad no era cualquier cosa, menos si se daba cuenta de que no solo estaba en el afiche, si no en el resto de imágenes que decoraban la tienda que se había detenido a observar. Ese extraño sin nombre, que indudablemente se le hacía atractivo a los ojos, estaba delante de él sin problema alguno. Ya había escuchado que Beverly Hills era residencia de muchas personas importantes y centro de vacaciones de todas las demás, pero tampoco esperaba cruzarse con alguien tan pronto, a pesar de que no lo reconociera de otro lugar que de ahí mismo. Lo siguiente era no quedarse callado como un tonto que se deja impresionar por cualquier cosa, como realmente podía sucederle a alguien que no conoce mucho de esa ciudad - Tú eres el de los afiches ¿No?... Que curioso es encontrarme con alguien que sale en una publicidad. Se siente raro, aunque no te conozca - A veces Slav no tenía filtro alguno en sus palabras. Era alguien simple que no sabía mucho del mundo fuera de la cocina.


Viacheslav Kovacevic

Among all the shit of the world, there is always a bit of hope.

EMPLOYEES
EMPLOYEES
Edad : 20

Mensajes : 12

Fecha de inscripción : 20/06/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik B. Rousseau el Miér Jun 22, 2016 12:41 pm
El chico con el que acababa de chocarse parecía tener la mirada perdida, como si estuviera perdido entre sus pensamientos y no reaccionara ante la situación. Por un momento, Erik se sintió avergonzado y nervioso porque desconocía cuál sería la reacción del desconocido tras el pequeño percance. Aunque solo fueron unos segundos de silencio incómodo hasta que finalmente pudo escuchar su voz, en la que se podía detectar cierto acento que desconocía. El francés lo había ido perdiendo con el tiempo que llevaba viviendo allí, aunque de vez en cuando se le escapaba alguna palabra. Era un admirador de los idiomas, le encantaba aprenderlos, le gustaría dominarlos a la perfección, pero no era tarea fácil.

Esbozó una pequeña sonrisa y le miró fijamente. - No, la culpa ha sido mía, tranquilo. - aclaró relamiéndose los labios con preocupación. La reacción había sido mejor de lo que esperaba. Se sintió observado durante un tiempo, el extraño se le había quedado mirando perplejo, como si estuviera sorprendido. Erik reaccionó, y se quedó contemplándole también, en silencio, con una sonrisa dibujada en sus labios. Parecía un chico interesante, era atractivo, eso lo podía ver a simple vista. ¿Sería modelo o algo por el estilo? Fue la primera pregunta que se le vino a la cabeza mientras estaba allí en frente de él. Sus ojos azulados eran penetrantes y a la vez algo intimidantes. Luego dirigió la vista hacia los carteles que mencionaba y se sonrojó levemente, pues le había reconocido por aquello.

En el fondo, no era nada raro encontrarse con alguien famoso en Beverly Hills, aunque Erik no lo era, simplemente acudía a las sesiones de fotos cuando se lo pedían, y la agencia de modelos le asignaba algún photoshoot de vez en cuando, pero nada que cualquier modelo no hiciera también como él. Era lo típico del trabajo. - Sí, soy el que aparece en los carteles de la tienda... Hace tiempo hice una sesión de verano para esa marca. - se mordió el labio inferior y comenzó a reírse levemente. - Tendrás que acostumbrarte a esto. ¿Eres nuevo en la zona? No pareces de aquí... - preguntó curioso. Lo había dicho por el acento remarcado que le salía de vez en cuando, y sus rasgos faciales de características más europeas.

Una parte de la educación estaba en presentarse, no era mala idea después de todo, al fin y al cabo era lo menos que podía hacer, y conocer gente nueva de su edad le ayudaría a socializarse más y ampliar su círculo de amistades. - Por cierto, me llamo Erik, un placer. - asintió con una sonrisa divertida, mirándole atentamente. No quería precipitarse demasiado, tampoco sabía si el chico tendría las mismas intenciones que él, tendría que descubrirlo poco a poco, si se lo permitía.



Erik Ben Rousseau

 
'x'
STUDENTS
STUDENTS
Mensajes : 179

Fecha de inscripción : 10/10/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Viacheslav Kovacevic el Miér Jun 22, 2016 4:59 pm
El joven poco o nada había sido expuesto a las personas de otros países. Una cosa era educarse en las cosas del mundo por TV, libros o internet y otra era enfrentar aquello directamente. Fuera del dueño del restaurante en donde trabajaría, aquel modelo era la primera persona que conocía en condiciones normales y sentía que no podía perder la oportunidad de dar una buena impresión, una mucho mejor que si le hubieran conocido antes ¿Se notaba tanto que no era de ahí? No es que intentara parecer alguien de la zona, que su acento y quizás su apariencia lo delataban por completo, pero tampoco quería verse tan indefenso como un recién llegado. Siempre Viacheslav intentando ser fuerte... Algunas cosas no cambiaban en él, aunque hiciera el intento.

Rendido a las evidencias, negó con la cabeza, dejando que sus pensamientos se ordenaran para no quedar en ridículo. Al fin de cuentas decía que no tenía nada que perder. Si alguien iba a conocerlo como en realidad era, era mejor dejar todo fluir con naturalidad - Sí. Vengo de Serbia para trabajar en un restaurante... Ese de ahí, en realidad - Comentó mucho más tranquilo, dando media vuelta para señalar en local que era su hogar a la vez. Y pensar que ya estaba dándose a conocer con alguien con solo cruzar la calle. En otras circunstancias no hubiera dicho a lo que iba, pero Erik, como se había presentado, distaba mucho de aparentar ser alguien en quien no confiar. Seguro y no le diría todo de él ahí mismo, pero tampoco ocultaría sus orígenes ni el motivo por el que estaba en la ciudad - Igualmente, Erik. Soy Viacheslav - Reconocía la incómoda longitud de su nombre, poco usual para lo que creía sería lo común en ese nuevo lugar  - Llámame Slav - Tal como sus compañeros de mal vivir lo llamaban. Quizás lo único que conservaba de esa época con cierto recelo.

Estiró su mano para estrechar la ajena en signo de saludo. No creía que las costumbres fueran tan diferentes como en su país, aunque ya sabía que habían algunas cosas que no se hacían de ese lado del charco, como besar en la mejilla o guiñar un ojo, claro, salvándolo para quienes realmente era correcto. Se quedó sin hablar por un momento, hasta que algo obvio llegó a sus labios, tanto como para tener que decirlo, aunque con comicidad - ¿Tan obvio es que no soy de acá? Y eso que yo pensaba que había aprendido bien el idioma - Dijo en tono de burla a sí mismo. Igual y conocía lo marcado del acento serbio, mucho más en un lenguaje que no era el propio. Quería ser discreto con su mirada y lo atractivo que le parecía Erik. Ya bastante tenía con lo represora que era su cultura como para venir a ocultar que en efecto le atraían los hombres. Ahora era el momento para demostrar que podía ser libre para mirar cuanto quisiera, aunque siempre manteniendo cierta compostura.


Viacheslav Kovacevic

Among all the shit of the world, there is always a bit of hope.

EMPLOYEES
EMPLOYEES
Edad : 20

Mensajes : 12

Fecha de inscripción : 20/06/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.