I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Después de un largo día... [Scott Douglas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Derik Do Santos el Sáb Ago 06, 2016 4:38 am
Hay un momento en que la ciudad parece aguantar la respiración, cuando el aire cambia y las luces de las farolas, locales y casas van apareciendo aquí y allá como luciérnagas en un jardín de metal y cristal. El sol descendía dorado y vibrante entre las colinas, llenando el valle de una luz anaranjada que casi siempre conseguía poner nervioso a Derik, animal diurno por naturaleza. Que el día tocara a su fin lo llenaba de una agitación que no comprendía, como si empezase la cuenta atrás hasta la siguiente jornada y “su” tiempo (el personal y privado) se le escapase entre los dedos. Quizás solo se trataba de un miedo infantil y atávico a la oscuridad.

En eso pensaba de vuelta a casa, en el bus que los currantes solían tomar para ir y volver del extrarradio. Hombres y mujeres que trabajaban para los más afortunados recogían sus herramientas, uniformes y falsas sonrisas volviendo al hogar donde los aguardaban sus particulares dramas o miserias. Había ocasiones en que la aglomeración de cuerpos olían mal, a mezclas de sudor, aceite de freír y lejía, pero no hoy. Esa tarde cedió su asiento a una señora negra con algo de sobrepeso cargada con bolsas; unos chavales vestidos con el equipaje de soccer ni siquiera la habían visto, emocionado como estaban en sus payasadas y comentando el último partido. ¿Irían a entrenar en el campo de las afueras o jugaba alguien en el estadio? De Santos andaba un poco perdido esta temporada. Se limitó a sonreír amablemente a la señora a la vez que le guiñaba un ojo y compartían una mirada cómplice que parecía decir “¡Ains, niños…!” Que disfrutasen ahora que podían de la vida sin preocupaciones.

Debido a la multitud, envió su mirada lejos por una de los cristales. Típico remedio cuando superan tu espacio y empieza a resultar incómodo. A pesar de su disgusto por los atardeceres, debía admitir que la ciudad ofrecía una panorámica espectacular a medida que se alejaban, tan llena de promesas como de historias.
Distraído, casi de forma automática, bajó en su parada dejando atrás el bus de los currantes diurnos. En alguna ocasión se cruzaba con gente que hacía el recorrido contrario: camareros, prostitutas y demás fauna nocturna; resultaba chocante el cambio de “uniformes” que se producía. De noche la ciudad era otra y seguía hambrienta de atenciones.

Pero de momento no sería Derik quien se las prestase. Él ahora mismo solo pensaba en descansar y relajarse un rato, así que dirigió sus pasos hacia el piso donde vivía de alquiler. No era gran cosa pero le permitía ahorrar algo y le bastaba hasta poder permitirse algo mejor; seguía buscando en la ciudad algo barato a sabiendas que la única opción sería compartir piso con alguien más, idea que a veces le resultaba emocionante y otras, no tanto. Dependiendo de los horarios era posible que no viese mucho a sus compañeros de piso.
Mientras giraba la llave podía escuchar más arriba el llanto de un bebé hispano y al entrar, los rápidos pasos de su madre. Esperaba que esa noche no molestase mucho aunque temía que empezaban a salirle los dientes… así que con algo de resignación dejó caer la bolsa de deporte y la mochila con sus cosas en la entrada a la vez que se descalzaba y casi sin detenerse, dejando tras de sí un rastro de ropa, se metió en la ducha. Sabía que eso lo relajaría física y mentalmente; quitarse el sudor lo ayudaba a hacer esa transición del trabajo a casa, por mucho que el olor a cloro persistiese en sus fosas nasales.
Salió del baño con una toalla atada a la cintura, estirando los brazos en un intento de desagarrotar sus hombros y echó un vistazo a la nevera. No había mucho donde elegir entre las sobras y tampoco tenía demasiada hambre como para ponerse a cocinar; terminó tomando una cerveza y la ensalada de pollo. Había adquirido la costumbre de cocinar de más para ahorrarse trabajo.

Sentado en el sofá hizo un poco de zapping hasta dar con el partido, recién empezado. Miraba los jugadores correr arriba y abajo sin verlos, había algo que fallaba y no supo dar con ello hasta que el ruido de la calle y los vecinos hicieron una pausa. Estaba solo y aquello aparte de ser deprimente, era aburrido.
Tenía dos opciones: A) Permanecer allí hasta quedarse dormido en el sofá o B) Hacer una visita a uno de sus vecinos y por lo menos, tener alguien con quien hablar.
Pensado y hecho, se hizo con unos pantalones cortos y una camiseta cómoda bastante vieja. Scott le parecía un buen tipo, sin contar que era el inquilino más sexy del edificio, tal vez se animara a echar unas risas o ver el partido. En realidad, disfrutaba mucho de cualquier cosa que hiciese con él, le agradaba pasar tiempo con Scott incluso arreglándole alguna puerta o cualquier cosa que necesitase. A él nunca le iba a cobrar por ser uno de los suyos, caerle bien y ser terriblemente atractivo. De hecho, cuanto más lo pensaba más le apetecía pasar un buen rato con él así que tomó unas cuantas cervezas, algo para picar y aún con algo de agua de la ducha humedeciendo su ropa, se dirigió a su puerta. La idea lo había puesto de mejor humor así que Scott se lo encontró mostrando una bonita sonrisa a la vez que las cervezas, apoyado en el marco de la puerta.

- Eeey… ¿te apetecen unas birras? – Le dijo socarrón esperando no interrumpir nada. – Estaba aburrido en casa y no me apetecía beber solo, la verdad. – Terminó por admitir poniendo durante un momento carita de niño bueno. No quería ser el vecino pesado pero un poco de chantaje emocional no venía mal.
Lo cierto es que con Scott a veces perdía el norte y terminaba haciendo un poco el tonto. Hasta ese punto llegaba a excitarlo, poniéndolo nervioso.


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 7

Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2016 12:11 pm
-Lo sentimos. No da el perfil-de nuevo aquella frase que Scott había escuchado tantas veces pasadas. No daba el perfil. Nunca lo daba. Nada de lo que hiciese importaba, ni su actuación ni a cuantos castings por día acudiese. Fracaso era su nombre. Había sido idiota al largarse de casa pensando que iba a triunfar. Ahora estaba solo, y arruinado. Llevaba así dos años, pero la cosa cada vez se ponía peor. Este mes no sabía bien como haría para pagar el alquiler. Era probable que tuviese que recurrir a otro tipo de salida. Un tipo de salida que no le parecía admisible ni atrayente.

Hecho polvo, salió de aquella oficina. Fue hasta la sala de espera donde había dejado su chaqueta y se dispuso a irse. Al hacerlo se encontró de frente con el director del casting, un hombre de unos 60 años y con una barriga prominente. Se acercó a él. Su olor casi desmayó a Scott-Tal vez tenga otro papel para ti-el moreno sabía de sobra de que iba aquello. Sintió unas manos en su trasero, intentando colarse bajo la ropa-Te pagaré 1000 dolares si te abres de piernas, chico..-un intento de beso hizo que Scott se apartase de inmediato-Ni hablar-fue su respuesta, largándose de ahí. Aquella era la otra salida que rechazaba.

Una vez en la calle, revisó su cartera. O se compraba algo para cenar o se pagaba el autobús para volver a casa. Optó por la cena, echando a andar. Su cabeza daba vueltas a su problema actual. Tenía, literalmente, 10 dolares como ahorro total y en una semana vendría el alquiler. No podría pagarlo a tiempo y tendría que irse. Y no podría pagar nada. Eso era un problema grave. Muy grave.

Cada vez más se le antojaba que aquella solución era la única. Vender su culo a quien lo quisiera. Un precio y listo. Se pagaría hasta un apartamento mejor. Pero no quería recurrir a aquello. Si. Habiá hecho sesiones fotográficas con poca ropa o inclusive mostrando su trasero sin verguenza. Pero sentía que si llegaba a ese siguiente nivel, estaría perdiendo lo que le quedaba de amor propio.

Omitió el tema en su cabeza por el momento mientras seguía andando hasta que llegó a su panadería habitual. Había sido una caminata de cerca de dos horas hasta llegar a casa. Compró algo sencillo, un par de donuts y una barra de pan. Ahí se fueron sus diez dolares, mientras que daba la vuelta para volver hacía atrás, parando ahora en la puerta de su edificio. Al menos por lo que quedaba de semana.

Entró y subió las escaleras hasta su apartamento. Una vez dentro, dejó la bolsa de la panadería sobre la encimera y se quitó la ropa como pudo, dejándola tirada en una esquina del dormitorio para luego ir a la ducha. Estuvo cerca de media hora dentro, pensando que hacer. Lo distrajo que llamasen a la puerta. ¿De nuevo su casero? ¿Ya vendría a echarle?

Salió de ahí y se puso unos ajustados boxers rojos de licra, marca Addicted, con un pantalón deportivo por encima que dejaba la goma de su ropa interior al aire, sin camiseta. Fue a abrir y se sorprendió. No era su casero ,sino su atractivo vecino de abajo-Hola, Derik-saludó, obligándose a sonreír pese a lo miserable que se sentía en ese momento. Pero terminó por asentir, apartándose de la puerta para dejarle entrar-Claro, me vendría bien-quien sabe si esa sería probablemente la ultima vez que viese al otro-¿Te apetece un donuts?-preguntó, caminando hacia la encimera donde había dejado la bolsa.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Derik Do Santos el Dom Ago 14, 2016 1:37 pm
El olor de la casa ajena se mezcló con lo que quedaba de la reciente ducha de Scott, saliendo en una corta ráfaga cundo abrió la puerta, dejando en el aire un aroma agradable. Al menos para Derek que no pudo evitar revisar el impresionante físico del vecino durante un instante, sin disimular demasiado pues no tenía el hábito de ser más sutil.
No tenía idea de cómo funcionaba el mundillo del cine más allá de haber trabajado en casa de algún actorcete, productor o quizás mánager… pero según su opinión, Scott quedaría bien en casi cualquier cosa que hiciera. Simplemente le parecía naturalmente atractivo, el tipo de hombre al que cuesta quitar la vista de encima y seguías con la mirada, así que eso debía valer de algo en las películas, ¿no? Estaba seguro que era bien capaz de llenar con su carismática presencia la pantalla o cualquier escenario.
Simplemente el mundo estaba lleno de idiotas que no sabían reconocer lo bueno aunque les diese con la verga en la cara.

- Sí, porqué no… - respondió alegremente a su invitación, pasando dentro bastante satisfecho por no encontrarlo con compañía. – Me había quedado sin postre la verdad.
De haber conocido la situación en la que se encontraba el eterno candidato a actor, hubiese declinado la invitación lo más amablemente posible.

Dejándose caer tan grande como era en el sofá dejando las latas sobre una mesa baja frente a éste mientras Douglas iba a por los dulces. La distribución del piso era básicamente la misma que la del suyo, con algún cambio pequeño y otros muebles, con lo que siempre lo acompañaba cierta sensación extraña mezcla de familiaridad y fuera de sitio cuando lo visitaba. Asomó por curiosidad la cabeza hacia el dormitorio, entreviendo la ropa tirada de cualquier manera en la esquina a la vez que sentía el reflejo de ir a recogérsela y dejarla en su sitio. El trabajo lo estaba volviendo más “ordenado”, por no decir perfeccionista, de lo que estaba dispuesto a admitir.

-¿ …Y qué tal te va? – Preguntó distraído mientras buscaba el mando de la tele por el sofá. - Tengo ganas de poder decir que he sido vecino del “doctor guapo” del culebrón o el villano de una peli de Stallone, aunque ya está para pocos trotes el pobre.
No es que fuese demasiado cinéfilo la verdad, si intentaba ver una peli después de cenar solía quedarse a medias dormido en el sofá como un tronco. Normalmente tardaba tres o cuatro intentos para ver una película de dos horas. Eso sí, toda la culpa era por no poner a Scott en una de ellas, de ser con él de actor seguro que no le resultaba difícil hacer el esfuerzo.


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 7

Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Ago 15, 2016 11:23 am
Scott se apartó de la puerta, dejando pasar al otro al interior de su no tan acogedor hogar. Derik era su vecino favorito. No solo por un físico envidiable que le hacía pensar a Scott que se sentiría si te dieran con su verga en la cara o en el culo, sino también por esa eterna sonrisa con la que siempre le veía. Cuando tocaban las famosas (y tediosas) reuniones de vecinos siempre aprovechaban para ponerse al día sobre sus vidas, comentar que tal les iba todo e incluso ir a tomar algo por ahí. Se podían considerar amigos, más que vecinos, y Scotty estaba encantado con aquella relación que parecía tan proxima a terminarse.

Que el otro hubiese aceptado el dulce implicaba que mañana no tendría nada para desayunar, pero la verdad le daba bastante igual. Derik siempre se había portado con él. Cuando había tenido cualquier tipo de avería de esas que el casero ignoraba totalmente, era su vecino quien subía a invertir su tiempo reparando lo que estuviera estropeado y sin cobrarle nada por más que Scott insistiese. Eso le hacía sentir mucho aprecio por él. ¿Como no sentirlo? Ya no solo le atraía a un nivel puramente físico, si no también su personalidad amable y su, sin lugar a dudas, adictiva sonrisa.

Se sentó a su lado en el sofa, tendiéndole uno de los donuts mientras mordía él el otro, saboreando aquella delicia entre sus labios-Me temo que para eso aun falta-aseguró. Si, mañana tenía otro casting. El quinto en lo que iba de semana. Y ya estaba convencido de antemano de que iba a ir igual que los otros cuatro. Era difícil permanecer positivo cuando el fracaso no dejaba de golpearte en la cara. ¿Debería decirle al otro que probablemente a finales de esa semana se iría? No. No quería estropear el momento. Ya habría tiempo para ello. Por su parte, se relajó en la compañia ajena. Seguía sin camiseta, pero tampoco la necesitaba. Había la confianza suficiente entre ambos.
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Derik Do Santos el Dom Ago 21, 2016 5:05 am
Vaya… era una lástima que Scott siguiese estando desaprovechado como actor. Sin duda se encontraba en una buena ciudad para lanzarse al estrellato pero al mismo tiempo, la competencia debía ser brutal; o al menos así se lo imaginaba Derik.
- Bueeeno, ya llegará tu oportunidad. Es solo cuestión de tiempo que descubran tu talento ¿eh? No todo el mundo reconoce un diamante en bruto cuando lo tiene delante. Comentó condescendiente añadiendo un guiño y una sonrisa amistosa, con intención de animarlo usando las mejores palabras que se le ocurrieron, que nunca eran gran cosa. Le faltaba tacto para los asuntos emocionales, acostumbrado a reaccionar de forma impulsiva para alejar los “malos rollos”, buscando soluciones rápidas en lugar de afrontar las emociones.
Con gusto le echaría una mano (y algo más) a su vecino, pero sus contactos en ese mundo de directores, actores y productores se limitaba a limpiar su basura. Como mucho, podía hacer que apareciese mágicamente el currículum y el set de fotos de Scott en sus despachos (quedándose él con una copia de la sesión, claro).

- ¿Estabas viendo algo? Le preguntó mientras tomaba el mando de la tv para buscar el partido. Al volver a mirarlo era evidente que acababa de salir de la ducha, todavía tenía mojada ese camino de vello que bajaba por su vientre hasta perderse bajo la goma de sus bóxers rojos. Una ruta sexy y bien marcada que Derik había pensado en recorrer más de una vez con su lengua.
Tenía la suerte que por su tono de piel no se notase fácilmente cuando se ruborizaba, pero otras señales de su cuerpo serían más difíciles de disimular, con lo que debía tener algo de cuidado y relajarse. Por mucho que le atrajese Scott e hiciese volar su imaginación calenturienta.

Zapeando dio con el partido que pretendía ver, en ese momento no cayó en la cuenta de lo maleducado que resultaba apropiarse así de las cosas en casa ajena: el donut, el mando, el sofá, quizás la intimidad y tranquilidad de Scott quien prefería estar a solas... tal vez el actor era demasiado educado o retraído para pararle los pies.

– Hm! Buen culo… Se le escapó con naturalidad a medio bocado cuando uno de los jugadores se inclinó para colocar el balón en un lanzamiento de falta. La verdad es que ver unos cuantos tío correteando arriba y abajo en pantalones cortos tenía su gracia. - Soy más de baloncesto pero bueno, no se puede ser de mi país sin que te guste el futbol. Igual por eso me echaron. Bromeó con torpeza. – A ver cuando echamos un uno contra uno en las canastas del barrio Scotty.
Evidentemente otro tipo de uno contra uno le gustaría mucho más, pero algo de deporte le vendría bien para aliviar la tensión que el actor le producía. Eso, o se trataba de una excusa para disfrutar del contacto con el cuerpo cálido y sudado del moreno. Sí… seguramente terminase jugando duro y presionando más de lo que se esperaría de un juego amistoso con tal de sentirlo cerca.


HOME WORKERS
HOME WORKERS
Mensajes : 7

Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.