I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

Work is everything — Erik Wolves +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Mar Sep 20, 2016 5:38 pm
Aquello no era ético, y probablemente tampoco legal si lo hiciese estando de servicio. Pero no lo estaba. Aun así, tenía que mirar más allá de temas de trabajo: si la cosa salía bien iba a conocer a un chico guapo. Hacía tiempo que no salía de noche, luego le vendría bien. «Pero nadie te asegura que le gusten los hombres», repetía su mente, pero él lo ignoraba. Prefería llevarse un no antes que quedarse sentado en casa. Sabría más de aquel criminal y a la vez ligaría con él, o lo intentaría.

No se fijó demasiado en su vestimenta, cogiendo del armario unos vaqueros y una camisa blanca con los dos primeros botones desabrochados. Había seguido los movimientos de Erik y el local al que no iba no era el más formal de la ciudad, lo cual en un principio le extrañó, pues el dinero lo tenía. Se amasó el pelo con ambas manos ante el espejo, echándolo hacia atrás varias veces, antes de salir rumbo a la discoteca. Por suerte no era una discoteca como las habituales, sino más bien un pub. Aquello le ayudaría a entablar conversación con él.

Una vez dentro del local una pequeña sonrisa invadió sus labios cuando le vio en la barra. Se acercó a ésta y se colocó junto a él, tamborileando sus dedos sobre la madera. Cuando el camarero se acercó a él, alzó la voz aposta. —Un chupito de vodka... y otro de esos —señaló el vaso de Erik, dándole así a entender que le invitaría a una segunda ronda—. Tranquilo, ya me lo agradecerás. —.

Le comunicó al supuesto desconocido, sin borrar la sonrisa de sus labios. Dejaría que el otro decidiese qué hacer. Si se presentaba y no se iba, seguiría con su plan de ver si realmente aquel chico era un criminal “sin sangre” o bajo aquella máscara había alguien más; si se marchaba, dejaría ese trabajo a sus compañeros oficiales. Y eso sería peor para Erik, sin duda.


Última edición por Michael Looste el Mar Oct 18, 2016 5:46 pm, editado 1 vez


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Miér Sep 21, 2016 3:28 am
Despejarme como sea. Ese es mi objetivo de hoy. Con el golpe que di el otro día, mis problemas económicos han quedado solucionados por al menos unos meses. Pero no todo gira en torno a eso. Por un lado, mi padre ha estado llamando varias veces que obviamente no se lo he cogido. Está jodidamente pesado, ¡Que se pague un psicólogo o una puta que escuche sus penas! No me malinterpretéis, yo le quiero, por supuesto. Pero cuando se pone así de pesado no hay quien le aguante. Y seguro que no ha pasado nada... Por otra parte, las paredes de mi casa parecen estrecharse en torno a mi presencia, como si de dos manos se tratasen ejerciendo presión sobre mi cuello. Necesito salir, respirar aire fresco, beber hasta caer rendido o echar un buen polvo. Despejarme en general.

Así pues me he vestido con lo primero que he encontrado -unos vaqueros y una camiseta ceñida-y puesto rumbo a un pub que suelo frecuentar cuando se trata de olvidarse del resto del mundo. No es el mejor local del mundo ni de lejos, pese a todo servirá de sobra. Una vez tomo asiento en uno de los taburetes colidantes a la barra, pido una cerveza. Ahora mismo no me apetece otra cosa. Ni vodka, ni whisky, ni nada.

La primera sorpresa de la noche llega cuando un chico moreno de ojos claros me invita a una segunda ronda. Frunzo un poco el ceño, ladeando el rostro para mirarle sin disimulo alguno. Es un chico guapo, pero no recuerdo haberle visto por aquí antes. No es que venga todos los días, pero ya me entendéis... — ¿Agradecértelo? Creo que vas a tener que esforzarte un poco más. —  Digo con sorna dejando escapar una ligera carcajada. Estoy bueno, y eso es un hecho. Es normal que la gente quiera invitarme a algo. La mayoría quiere llenarse la boca con lo que guardo entre las piernas, otros solo acercarse y hablar. Los cuales me dan mal rollo. ¿De qué tipo será este?

¿Cómo te llamas? No recuerdo haberte visto nunca aquí. Creo que me acordaría... — Le dedico una sonrisa encantadora y le doy un trago a la cerveza. Poco a poco...


Última edición por Erik Wolves el Miér Sep 21, 2016 3:35 pm, editado 1 vez
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Miér Sep 21, 2016 1:59 pm
Se contagió de aquella carcajada, aunque en un principio pareció sonar falsa. Mantuvo la sonrisa en los labios antes de encoger los hombros, aceptando sin decirlo aquel reto de esforzarse un poco más. Por lo menos había algo positivo en la situación, por el momento: no le había rechazado y parecía majo. ¿De verdad había tras aquel chico un criminal, un ladrón? Tenía tantas ganas de descubrirlo como de no descubrirlo.

Piensa en el nombre más común de todos y tendrás tu respuesta —aguardó unos segundos, aunque realmente no esperaba ni quería que le contestase—. Así es, Michael. Mis padres se partieron la cabeza pensando —bromeó con una pequeña carcajada antes de coger el chupito de vodka y beberlo de golpe. Su rostro se contrajo mientras el licor bajaba hacia su estómago, y luego se relamió los labios.

Alzó el vaso para que el camarero volviese a llenárselo y entonces volvió a centrar en Erik toda su atención. —¿Y tú, cómo te llamas? ¿Vienes mucho por aquí? —preguntó con curiosidad, pues intuía que si Erik recordase su rostro significaría que pasaba mucho tiempo en el pub. —No me juzgues, hace mucho tiempo que no hago esto y me he oxidado —añadió ensanchando su sonrisa en el último momento, refiriéndose a ligar. Lo cierto es que llevaba tiempo sin salir él solo a ligar con alguien, pero ahora tenía sus dudas. Se acercaría a él para descubrir quién y cómo era de verdad, ¿pero era eso ligar, independientemente de lo que acabase pasando? Lo más sensato, pensó, era no usar la palabra ligar en la frase. Que Erik entendiese lo que quisiera.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Miér Sep 21, 2016 3:49 pm
Antes de que pueda responder con un nombre cualquier, me da él mismo la solución. Chico impaciente... Con que nuestro amigo se llama Michael. Esbozo una sonrisa al ver la mueca que pone tras tragarse lo que me parece que es vodka. ¿Qué estará haciendo por aquí? La gente viene a este lugar por algunas razones. Para olvidar la mierda de vida que llevan en litros de alcohol, o para buscar sexo rápido. Irónicamente, yo esta vez solo busco beber. Pero no es la causa más habitual por la que estoy aquí. — Mi nombre tampoco es que sea la joya de la originalidad. Erik. Aunque no es eso lo que necesito para conseguir que un chico me invite a tomar algo. — Suelto con una nueva carcajada. No voy a ser borde con él, después de todo.

Y sí, suelo venir bastante aquí. — Eso es cuanto necesita saber. No me gusta que nadie sepa de mis movimientos, sea alguien que conozco o no. No trae nada bueno... Entonces frunzo el ceño. ¿Esto? Me encojo de hombros, negando con la cabeza. — Aquí no hace mucha falta tener práctica de nada. Además, es más divertido si te dejas llevar. — Le digo con una sonrisa ladeada, clavando la mirada sobre la ajena durante unos segundos para tratar de ver más allá.

Le doy un trago a mi bebida y paso a mirar el vaso que tengo entre manos. — ¿Y qué te trae por aquí, Mikie? — Mikie me gusta. Mote adjudicado. — Ese, — alzo un dedo para señalar a un tipo gordo y canoso — es Fred. Le detectaron un cáncer y desde que se negó al tratamiento no hace más que beber. Ese, Frank. Engaña a su mujer y viene a ver si puede tirarse a algún jovencito... Me pregunto porqué habrás venido tú... — Aguardo su respuesta acercando mi taburete un poco, con el fin de tener más intimidad y que se sienta más en confianza.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Miér Sep 21, 2016 5:11 pm
Se echó a reír cuando le quitó importancia a su nombre, pero en el fondo le daba la razón. Erik se estaba presentando como un chico incluso dulce, y Michael —Mikie para Erik, mote que le extrañaba a la vez que le gustaba, al menos en los labios del contrario— se encontraba confuso. Tal vez entre tanta sonrisa y broma se le escapaban los datos interesantes, aquellos que había ido a conseguir, y a la mañana siguiente, o esa misma noche, en su casa, no los recordaría. Qué más da, esto lo estás haciendo por libre, no como un trabajo más, pensaba entonces.

Sus ojos fueron hasta Fred y hasta Frank antes de volver hacia Erik, asintiendo lentamente con la cabeza. Aquel era un hábitat en el que habría trabajo durante toda una noche para sus compañeros. Él, sin embargo, lo encontraba atrayente. Un pozo en el que caer durante una o dos noches, descubrir cómo era en realidad la ciudad.

¿Quieres la verdad? Porque no lo sé. Supongo que necesitaba cambiar de aires... —encogió un hombro, con sus ojos repasando ahora la marcada mandíbula de Erik, algo que ahora veía mejor gracias a la cercanía del contrario, que provocaba que la luz incidiese mejor en él; ¿por qué los cabrones siempre eran los guapos?—, probar algo nuevo. Las pocas veces que salgo lo hago a discotecas de bien, ya me entiendes, de esas en las que hay que llevar ciertos zapatos y cierta ropa. Necesitaba algo más informal. Y aquí estoy.

Tras un suspiro se llevó el chupito a los labios y lo tragó de golpe. Su rostro volvió a contraerse, aunque con menos notoriedad que antes. Esta vez se pidió una cerveza; no quería beber sólo chupitos de vodka y acabar durmiendo sobre la barra. —¿Y a qué te dedicas? No muchos chicos pueden permitirse pasar una noche entre semana en un garito como éste —ladeó el rostro, curioso, con una pequeña sonrisa en sus labios y sin apartar la vista ahora de los ojos de Erik.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Jue Sep 22, 2016 8:43 am
Cambiar de aires, esa es su respuesta. Me pregunto a qué clase de "aires" estará él acostumbrado. Probablemente a unos mucho más pijos o como les gusta llamarse, sofisticados. Pero no. Uno de esos no se habría dignado a venir aquí ni siquiera en un momento de bajón. Mucho menos para salir de la rutina. — Sé a lo que te refieres. — Digo recordando las discotecas en las que yo he estado. Varían mucho de esas. — Yo soy más partidario del descontrol. Me gustan las fiestas en las que puedes hacer lo que quieras cuando quieras. Mucho alcohol y mucho sexo. Son las mejores. — Sentencio guiñándole un ojo pícaro. Esa es otra. Uno de esos finolis se escandalizaría al escucharme hablar. ¿Hasta dónde será capaz de llegar él?

Este garito aparenta mucho más de lo que en realidad es. No hace falta ser millonario para pasar una noche aquí. — La manera en que he tratado de evadir la pregunta sobre mi profesión resulta demasiado evidente. No quiero mentirle, porque odio las mentiras a muerte. Así que simplemente omito parte de la verdad. — Digamos que me encargo de hacer justicia. — Improviso de repente. Probablemente pensará en un policía. Pues ha sonado muy eso.

Y es que pensándolo bien... ¡Joder, soy como un Robin Hood moderno! Con la diferencia de que el dinero que robo solo va destinado a mí. No he nacido para sacarle las castañas del fuego a nadie y viceversa. Entonces veo como un tío se acerca a nosotros con la vista clavada en Michael. Es un tipo que da bastante asco. Me parece que uno de esos yonquis sin casa; o tiene pinta de eso. Al acercarse a nosotros, saluda a mi compañero y le fulmino con la mirada. Luego tomo de la nuca a Mikie y le doy un beso largo y tendido que hace que nuestro nuevo amigo se largue refunfuñando. — De nada. Aunque creo que eso se merece que me invites a otra.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Jue Sep 22, 2016 10:44 am
Bufó por la nariz al escuchar su preferencia a la hora de acudir a las fiestas. ¿Y a quién no le gustaban las fiestas así? Michael nunca había acudido a una orgía ni a ninguna fiesta por el estilo, en la que acababan haciéndolo todos con todos, pero sin probarlo sabía que le gustaba. Era como una de esas líneas en una lista de cosas que hacer antes de morir que probablemente no cumpliría. —Así que eres como un justiciero de esos de los tebeos. Interesante —replicó sin borrar su sonrisa, aquel gesto que manifestaba cuánto le estaba divirtiendo aquello. Aunque jugase con ventaja, sabía cómo manejar la situación. Actuar como alguien inocente.

No supo de la presencia de aquel hombre hasta que le saludó, y ladeó el rostro hacia él. Su otro yo, aquel que entrenó para ser policía y que aguardaba que algún día cercano le informasen que por fin había sido ascendido de becario a policía como tal, quería tirarle contra la barra y esposarle o, en su defecto, golpearle. Porque seguro que no sólo iba drogado, sino que lleva encima la cantidad suficiente para arrestarle. Y cuando abrió los labios para responderle, sintió la mano de Erik en su nuca y sus labios en los suyos.

Le costó reaccionar, pero acabó acomodándose a la boca del contrario, ladeando el rostro, mientras sus manos subían a sus brazos, apretando sus bíceps. Un gesto tan pasional como posesivo que a decir verdad ni el mismo Michael sabía de dónde había salido. Y le costó separarse, relamiéndose los labios cuando lo hizo. Soltó sus brazos y dejó escapar una carcajada al oírle.

Si así es como ayudas a la gente... y si cuando te invite a cervezas me corresponderás así... pídete todo el barril si quieres —ahora era su turno de guiñarle un ojo antes de atraer la atención del camarero—. Cuando se le gaste, ponle otra, a mi cargo —porque era un hombre de palabra y aunque quizás Erik no lo había dicho en serio, se merecía aquella nueva cerveza. —Um, ¿por dónde íbamos? —preguntó ya no con el rostro girado, sino con todo su cuerpo frente al taburete de Erik, dando así la espalda a gran parte del local. Ahora, tras el beso, había sido el mismo Michael quien había acortado del todo la distancia entre ambos, sintiendo las rodillas del delincuente contra sus muslos—. Ah, sí, tu trabajo. ¿Haces justicia como la pasma, o haces justicia a tu manera? ¿Es por eso que conoces tanto este bar?

Su rostro se ladeó, curioso. Aquello era una pregunta que salía del Michael civil, no del Michael policía. Realmente le interesaba el por qué había descubierto aquel local que sin quererlo, tanta intimidad le había dado al moreno con Erik; ya poco le importaba quién fuese Erik en realidad, pues acababa de “salvarle” de un drogadicto (¡y con un beso!); ¿qué mala persona haría algo así?


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Jue Sep 22, 2016 12:43 pm
Pues ha colado. Va a invitarme a otra cerveza por el paripé que me he montado hace apenas unos segundos. Si es que soy un puto genio... La verdad es que sentía curiosidad por saber "qué tal sabría" el chico. Y he de decir que no he quedado decepcionado ni mucho menos. Pero eso no hace falta que él lo sepa. Solo necesita ser buen tío y invitarme a las copas que me de la gana. Creo que ya no me apetece gastar tanta pasta... ¿Para qué, cuando se la pueden gastar por ti? Probablemente pretenda emborracharme para llevarme al catre poco después. No es el primero que lo intenta. No parecen entender que si me gustan -es decir, si me la ponen como una tubería- no necesitan tanta tontería. Qué le voy a hacer...

No me apetece hablar de eso. Estoy aquí para despejarme, ya sabes. Dejemos el trabajo para las horas de trabajo. — Le pido con una sonrisa ladeada. ¿Qué importan esas cosas ahora? Desde luego, sí que está oxidado... Pero lo compensa siendo majo. Es un buen punto a su favor. — ¿Y a qué es a lo que te dedicas tú? Debe ser un curro estresante para necesitar evadirte así... Pero bien pagado, pareces alguien de pasta; probablemente sea eso lo que te haga destacar en estos lares. Ándate con ojo. — Por el bien de su cartera, ya sabéis.

Me he dado cuenta de que mis rodillas ahora dan directamente en sus muslos. Ahora mismo sería muy fácil agarrarlo y llevármelo al baño. Seguro que ya está incluso empalmado... Pero de momento no. Quiero que sea él quien haga eso, si es que realmente quiere. Me encanta verles pedirlo...
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Jue Sep 22, 2016 1:41 pm
Necesitaba calmarse y, como dijo Erik, dejar a un lado el trabajo. Además, si insistía mucho en ello, si le exigía información, puede que toda aquella pantomima en la que tan a gusto se encontraba se derrumbase. Y entonces, irónicamente, le preguntó por su trabajo, aunque sin indagar en detalles como él.

Se echó a reír cuando insinuó lo del dinero y no tardó mucho en negar repetidas veces con la cabeza. —Qué va, simplemente estás de suerte. Y esta —se señaló la camisa— es de las baratas —encogió un hombro algo desganado y entonces dejó escapar un suspiro—. Soy secretario. Una mierda, vamos. Hice las pruebas para la policía hace unos años, pero no las superé.

Mintió, en parte. Suspendió la prueba teórica cuatro veces, de ahí que al aprobar la quinta vez le metiesen como becario. Y realmente era como un secretario; patrullaba pocas veces, sólo cuando faltaba personal o reforzaban servicios. —Así que sí, dejemos de hablar de trabajo si no quieres que me deprima —bromeó dedicándole una sonrisa, ahora mostrando parte de sus dientes. Le pegó un trago a su cerveza y se relamió los labios para quitar cualquier resto, sin dejar de mirar a Erik. ¿Y ahora qué? Decidió caldear el ambiente con una broma. Para ello se deslizó hacia delante, acercándose a su rostro.

Seguro que si intentasen robarme la cartera aquí, el justiciero me salvaría, ¿verdad? —y siguió inclinándose hacia él, hasta tocar sus labios. Esta vez el beso fue, por su parte, más corto y suave, pero no por ello menos pasional. Recibió sus labios entre los propios, carnosos, y a los pocos segundos se apartó, como si así hubiese cerrado ese trato ficcional de que le salvaría.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Jue Sep 22, 2016 6:45 pm
Sonrío de lado al escuchar que su camisa es de las baratas. ¿Lo diría si fuera la más cara del mercado? Probablemente no. Esperaba que me dijera que es un abogado, o algún curro de estos para los que se necesita haber empollado bastante y ganan un buen sueldo. Pero para mi sorpresa se trata de un secretario. ¿En serio? Es decir, no es que sea un albañil, pero me esperaba algo de más... Nivel, supongo. Me resulta inevitable tensarme en el momento en que la palabra policía sale de su garganta. Siempre he tenido cuidado de mantener mis espaldas cubiertas de la policía. Tenerla tan lejos como sea posible... Tranquilidad, él ni siquiera es un poli. No superó las pruebas. 

Doy un nuevo trago empezando a notar los efectos del alcohol. Justiciero... Realmente nunca me he sentido haciendo justicia. Antes lo he dicho para salir del paso. Es más bien una forma de ganarse la vida, tan normal como cualquier otra. — Va a ser que te equivocas de justiciero. Este solo se preocupa de si mismo. — Puede que eso contradiga o deje en tela de juicio mis comentarios anteriores, ya me da igual. Estoy empezando a cansarme de fingir...

Al verle inclinarse sobre mí, mis labios se abren por inercia, recibiendo los suyos en un acto casi cotidiano. Es mucho más corto que el primero y se aparta antes de que me de cuenta. Coloco una mano sobre su hombro -en parte para sostenerme- y le miro a los ojos. — ¿Qué buscas realmente aquí, Mike? ¿Cambiar de aires al estilo de llenar la cara de tu semilla a un cualquiera, o al estilo de beber hasta ahogarte? No te lo recomiendo. Este lugar no es para ti... — No sé porqué lo digo, solo sé que aunque pueda sonar a amenaza, es más bien un consejo. Sería una lástima que se echase a perder en semejante antro...
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Jue Sep 22, 2016 7:17 pm
Egoísta. No le sorprendió, extrañamente, pero la sonrisa siguió en sus labios. Poco le importaba ya de quién se preocupaba Erik realmente. Al final del día todos eran egoístas, él incluido, así que no tenía nada que de lo que culparle.

Fue la última intervención la que le puso serio de nuevo, y encogió los hombros, sintiendo aún más la mano de Erik en uno de ellos. Tras un trago de cerveza, que sólo sirvió para subir calor a sus mejillas, le miró de nuevo. —Sinceramente, no lo sé. Quería beber, pero también verte a ti —no tardó en añadir lo siguiente, como una forma de justificar aquella frase:—. Quiero decir que esperaba encontrarte aquí. A un tipo como tú, no a ti exactamente. Tenía una corazonada... y poco me importa cómo acabemos esta noche. Me la suda salir de aquí bebido que sudado de tanto sexo.

Una de sus manos subió por el brazo de la mano que reposaba en su hombro. Acarició su bíceps, delineó su vena y acabó en su hombro, imitándole. Se había vuelto a acercar a él, pero sin besarle. Les separaban centímetros, si no milímetros.

¿Qué harías tú, Erik? ¿Sucumbirías una noche, independientemente del futuro? —tenía unas ganas irrefrenables de besarle de nuevo, así que se desahogó bajando la mano a su pecho y agarrando la tela de su camiseta, aunque tiró de ésta sin mucha fuerza para no estropeársela. Estaba tan ansioso como desesperado y a la vez temía irse de la lengua y contarle la verdad.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Vie Sep 23, 2016 3:12 am
Al principio me extraña lo de que quiera verme a mí, pero poco a poco esbozo una sonrisa que se ensancha a cada segundo. A un tipo como yo. ¡Eso es imposible, soy único en mi especie! Pero creo que puedo medio entender a lo que se refiere. Aparto la mirada de sus ojos para ver la mano que acaricia mi bíceps. — Así que un tipo como yo, ¿Eh? Pues hoy estás de suerte. Aquí me tienes. — Sonrío tan orgulloso como altivo. Es probable que tenga demasiado amor propio... Pero me lo merezco, no hay más que mirarme. Su mano se cierra en torno al cuello de mi camiseta y me acerca a él, quedando casi pegado a sus labios pero sin que lleguen a tocarse. — Esa es una pregunta demasiado importante como para...

Mis labios besan los suyos con cuidado, como si se tratase de un tesoro frágil que no quiero romper. Los besos se deslizan por su mentón hasta que mis dientes atacan de forma leve su cuello, mientras mis brazos rodean su cuerpo y acarician su espalda, Me encanta que alguien vaya cayendo poco a poco, dejándose llevar al no poder resistirse. Luego poso mis manos sobre su rostro, acariciando sus mejillas con los pulgares. Si es que cuando quiero puedo ser hasta romántico. — Como para responderla sobrio. Emborráchate conmigo. — Propongo, cogiendo mi vaso y acercándolo a sus labios con un aire inocente.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Sáb Sep 24, 2016 5:10 am
Sonrió de lado sin poder evitarlo, maravillado de tener a Erik entre sus brazos. Había sido fácil, aunque reconocía que él también entraba en esa ecuación. Por otra parte, si dos personas querían hacer algo, ¿qué importaba la rapidez con la que hacerlo? Más que fáciles, habían sido eficientes. Siguió aquel suave beso, dejando sus labios entreabiertos según Erik fue bajando hasta su cuello. Un jadeo escapó de él al sentir sus dientes y sin poder evitarlo encogió el cuello, suavemente.

¿De verdad quieres hacer esto ebrio? Me dará mucha pena cuando mañana no recuerde tu cara —bromeó antes de darle un trago a su cerveza, hasta que el propio Erik apartó de nuevo el vaso. Se relamió los labios antes de coger el propio y llevarlo a los labios del chico, imitándole. Observó cómo bebía, y al apartar el vaso, se acercó a sus labios. De un lametón, seguido de un corto beso, le limpió la espuma sobrante.

Si realmente quieres emborracharme, deberíamos pedirnos algo más fuerte —sugirió con las manos en sus costados, a pesar de que él, con sus dos chupitos de vodka y ahora la cerveza, comenzaba a sentir un calor inmenso en la frente y las mejillas, las cuales ya empezaban a teñirse de rojo.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Sáb Sep 24, 2016 4:51 pm
El gesto que he tenido con él se repite a la inversa, así que trago la cerveza que me echa en la boca hasta que aparta el vaso y le miro con una sonrisa y la boca llena, tragando de nuevo. ¿Quizá dedicándole una indirecta? Es posible. De todos modos, prefiero dejarlo a la imaginación de cada uno. Cabe la posibilidad de que él no viva tan "salido" como yo. Lo cual entiendo, pues no es fácil. Pero aún así, ahora no es que esté buscando tirármelo. No me quejaré si sucede, obviamente, pero no es el plan. De hecho, no hay plan. Me estoy dejando llevar en el más pleno sentido de la frase, como le he dicho que haga antes.

Correspondo el beso que me da y me quedo cerca. — No olvidarás mi cara ni aunque te bebas todas y cada una de las botellas de este local. Yo me encargaré de eso. — Le prometo hablando totalmente en serio. Mañana en su casa, con resaca o sin ella, se acordará de mi cara. Tal vez para culparme del dolor de cabeza o para recordar lo bien que lo pasamos, no tengo ni idea. ¡Puede que incluso acabemos a hostias por alguna estupidez! No lo creo pero todo es posible.

Pido al camarero que nos ponga lo más fuerte que tenga. No quiero abusar de la confianza de Mikie, así que esta vez pagaré yo mi parte. El chico nos pone dos chupitos de vete a saber qué. Me da igual, tomo el cristal con los dedos y me bebo su contenido de una, notando mi garganta arder al dejar pasar su contenido. — La hostia. — Gruño volviendo a soltarlo sobre la barra. Entonces entierro mi rostro en su cuello, esta vez sin besarle, simplemente dejándole ahí. Aspirando su aroma y notando la suavidad de su piel mientras mis manos se cuelan bajo su camiseta para jugar con los pezones, divertidas. — Estoy muy cómodo ahora mismo.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Sáb Oct 01, 2016 6:28 am
No pudo evitar alzar una ceja ante el comentario tan egocéntrico que Erik le dedicó. Pero sabía que no olvidaría su cara, en parte porque antes de llegar a ese bar ya la conocía; y las fotos no le hacían justicia, de eso estaba seguro. Observó al camarero servirles aquellos chupitos, sintiendo una curiosidad inmensa por saber qué eran. Quiso preguntarlo, tal vez para saber si era seguro y legal, pero su yo policía, el preocupado por las reglas y la legalidad, empezaba a enterrarse bajo el alcohol y las caricias de Erik. Así que imitó a éste y se bebió el chupito de un trago.

Dejó el vaso en la barra de un golpe, con el rostro contraído. Soltó un gruñido semejante al de Erik, sin poder evitarlo, y luego se relamió los labios. —Wow —era todo lo que pudo decir. Sintió un escalofrío cuando las manos de Erik empezaron a recorrer su rostro, y un suave jadeo, que escondía un gemido, salió de sus labios al notar el jugueteo en sus pezones, que no tardaron en erizarse.

No eres el único que está cómodo, créeme —bufó con diversión tras susurrar aquello en su oreja. Aprovechando la postura que Erik adquirió al enterrase en su cuello, besó repetidas veces la base de su oreja hasta que por fin cogió el lóbulo con los dientes, tirando suavemente. Sus manos bajaron a su cintura y aunque en un principio las metió bajo la camiseta y comenzó a acariciar sus abdominales, acabaron por bajar a su entrepierna.
Las acomodó en su paquete, ejerciendo una ligera presión pero sin masajear ni toquetear la zona. —¿Te apetece otra ronda? —susurró en su oreja antes de besar parte de su cuello.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Sáb Oct 01, 2016 6:39 am
Lo sé. — Gruño risueño. Luego su rostro se entierra en mi cuello, repartiendo besos por la zona incluso en mi oreja, lo cual consigue que toda mi atención se preste ahora en el chico. En Michael. Esto quizá esté yendo demasiado rápido, ¿Pero cuando me ha importado eso? Michael es guapo, y parece un tío interesante. ¿Por qué habría de importarme nada más? Si quiero emborracharme con él, salir, meterme una raya, follarle o dejar que él lo haga, ¿Qué? No pasaría absolutamente nada. Soy muy partidario de la idea de que hay que dejarse llevar, sobretodo en ocasiones como esta en las que no hay nada -o casi nada- que pueda salir mal. Con que opongo una resistencia nula a sus besos y cierro los ojos, disfrutando de ellos.

Sus manos acarician mis abdominales, al menos en un principio. Pues luego descienden hasta llegar a mi entrepierna y apretar un poco. Creo que es bastante normal que se me empiece a poner como una tubería. ¿Una nueva ronda? Bueno, mis ideas anteriores han sido sustituidas por otras bastante distintas ante la acción de sus manos. Y como siempre, no me corto un solo pelo en tratar de disimularlo.

No... — Me acerco a sus labios, hablando en voz baja para que tenga que esforzarse por oírme mientras le miro a los ojos. — Quiero probarte. Me has puesto caliente, Mikie. Y o nos movemos, o te bajaré los pantalones y te la chuparé aquí mismo. — Bromeo, dejando escapar una carcajada antes de fundirme en un nuevo beso. Él sabrá...
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Sáb Oct 01, 2016 8:36 am
Notaba su miembro crecer bajo sus manos, lo que le animó a hacer algo más de presión. Se mordió el labio inferior, pues tuvo que hacer acopio de todas sus fuerzas para no bajarle el pantalón allí mismo.
La carcajada que Erik le provocó se ahogó en aquel beso, que le devolvió cerrando los ojos y empezando a mover su mano sobre la dureza que se formó bajo el pantalón del contrario. No se estaba quemando: ya estaban bailando el fuego. Ya parecía no haber marcha atrás. Michael parecía haber olvidado su fin principal, pero por otra parte, sería una forma de coger confianza con Erik y estudiarle desde dentro.

Sí, será mejor que vayamos a otro sitio —sacó su cartera y dejó un billete de cincuenta en la barra, suficiente para pagar lo de ambos y que el camarero se quedase con una buena propina. Cogió una mano de Erik y tras un último beso pasional, tiró de él y salió a la calle, impaciente.

Giró en el primer callejón que encontró. No era precisamente oscuro, pero al menos la gente no se detenía a mirar. Tener sexo en público era tan penable como un asesinato, pero Michael ignoraba en esos momentos la cantidad de delitos que tenía que cometer para conocer bien a Erik. Se apoyó en la pared y tiró de Erik, hasta que ambos cuerpos se pegaron. Llevó una mano a su nuca, bajando la otra a su trasero, y comenzó a besarle, pasionalmente. La mano de su nalga hizo presión en ésta antes de atraerle todavía más, de forma que ambas entrepiernas y las telas que las cubrián comenzaron a frotarse la una contra la otra.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Mar Oct 18, 2016 4:07 pm
Está caliente. No sé si tanto como yo, pero lo está. Y eso me demuestra cuando me saca prácticamente a zancadas del local. Me pregunto a dónde me llevará. Es decir, a mí no me importa. Me lo he montado en sitios bastante raros a decir verdad. Y total, por descargar una noche, que más da. Michael es un tío bastante guapo, de esos que no me importaría tirarme a simple vista. Y su personalidad tiene algo que me atrae. Sí, creo que podemos pasarlo muy bien juntos si nos lo proponemos, y creo que estamos ambos igual de dispuestos. Nuestra ruta nos lleva a un callejón muy cercano al bar del que hemos salido. Por aquí siempre suele haber alguien, pero para nuestra suerte, nadie que vaya a denunciarnos. Yonquis, putas y borrachos. La gente "decente" suele ahorrarse este tipo de calles.

Antes de darme cuenta de lo que está pasando vuelvo a probar sus labios. Estos me encienden más aún si es que eso es posible. Su mano se posa sobre mi trasero mientras que nuestras entrepiernas se frotan la una contra la otra furiosas, alimentando el grosor de las erecciones que ya portamos cada uno. Puedo notar la suya contra la propia. Mis labios recorren su cuello, dejando marcas de saliva allí por donde pasan que brillan de vez en cuando debido a una farola no demasiado lejana. Pero no pierdo el tiempo, tengo tantas ganas como él y dar rodeos es una tontería. Así pues procedo a desabrochar sus vaqueros con las manos para luego colarlas y agarrar su duro miembro bajo la ropa interior. – Joder, ¿Qué llevas ahí, un bate de béisbol?– Pregunto con una sonrisa ladeada. Entonces me hago a un lado, colocándome a su lateral para sacársela de los pantalones.

Le masturbo despacio, cubriendo y destapando su glande con la piel en un masaje que se me antoja irresistible. – Voy a comértela. Intenta no correrte. – Susurro en su oído, entonces me lo pienso mejor y me corrijo. – O hazlo, si puedes aguantar otra ronda, no me importa. – Dicho aquello, me coloco de rodillas en el suelo y con la mirada clavada en sus ojos abro la boca, posando la lengua sobre su glande para poco a poco empezar a engullir aquel trozo de carne que me va sabiendo mejor por momentos.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Mar Oct 18, 2016 5:45 pm
Por la forma en que se movía y la rapidez con que empezó a besarle el cuello Michael supo que Erik tenía tantas ganas de él como él de Erik. Alzó la cabeza y ladeó el rostro, dejando escapar suaves jadeos con cada beso, sonriendo al notar la humedad de su saliva quedarse varios largos segundos en su piel. No pudo evitar soltar una carcajada ante aquel cumplido, y bajó la vista al bulto de Erik, alzando una ceja. —Me has prestado el bate, por lo que veo —le guiñó un ojo, haciendo referencia a que, a simple vista, él tampoco parecía ir corto de tamaño.

Echó la cabeza atrás, hasta apoyarla en la pared, y dejó escapar un casi inaudible pero largo gemido cuando comenzó con aquel suave masaje. Su mano izquierda viajó al pantalón de Erik, pero cuando quiso darse cuenta, el criminal ya estaba agachándose, con Michael aún procesando sus palabras. ¿Aguantaría otra ronda? Fue la forma en que la lengua de Erik le lamió el glande, la forma en que sus músculos se marcaban al tener los brazos doblados y el bulto que en aquella semioscuridad veía lo que le confirmó que sí, que con él podría hacer dos rondas seguidas. Y quizá tres, si se lo proponía.

Un largo jadeo inundó el callejón según su miembro desaparecía en la boca de Erik, y su mano izquierda se posó en su coronilla. Aguantó las ganas de atraerle la cabeza, de obligarse a tragársela entera tan pronto. De hecho disfrutaría, por ahora, del ritmo que Erik marcase.

Se desabrochó los dos botones inferiores de la camisa y se echó los bordes hacia atrás, dejando así a la vista la parte baja de su abdomen, con una fina línea de vello que bajaba de su ombligo, casi invisible, hasta desembocar en su entrepierna más velluda. —Eso es... no pares... —susurró sin poder evitarlo, empujando y tirando un par de veces de su pelo. Agachó el torso, asegurándose de que no entorpecía la tarea de Erik, y su mano derecha se peleó con el vaquero del joven hasta conseguir desabrochárselo. Metió la mano bajo su ropa interior, susurrando un «joder, tío» que no iba por la mamada, y tras palpar su miembro lo sacó y comenzó a masturbarle, con lentitud, subiendo y bajando su mano por toda su extensión como si aún pudiese crecer más. Aquel cuerpo era uno de esos cuerpos que dejaría que entrasen en él, y aquel era un privilegio inmenso. Pero no pensaría en eso ahora. No mientras su mano izquierda comenzaba a mover con más firmeza la cabeza de Erik, de atrás adelante, y su mano derecha no sólo le masturbaba sino que ejercía una ligera presión cuando subía a su glande, buscando excitarle al máximo.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Sáb Oct 22, 2016 6:29 am
Mis labios en torno al duro miembro de Michael me hacen ahogar el jadeo producido por su mano cuando libera mi propia entrepierna, que parece agradecérselo liberando una gota de líquido preseminal. Pasa a masturbarme, pero no de forma rápida buscando que acabe en su mano, si no más bien lenta, lo cual a la larga terminará por volverme loco. Sin embargo no paro ni por un momento la mamada que le estoy regalando al moreno en el callejón. No soy alguien que se escandalice por este tipo de cosas. Actúo en base a lo que me apetece, y si bien al salir de casa no pretendía acabar el día así, he de admitir que este es un final mucho mejor que el anteriormente previsto. El cual constaba de... ¿Qué? En realidad ni me acuerdo, tampoco estoy para pensar ahora.

Recorro el tronco de su polla con la punta de la lengua, delineando alguna espiral para luego volver a succionar el glande. Llega un momento en el que empujo un poco, consiguiendo mantener por unos segundos todo ese trozo de carne que nuestro amigo porta en el interior de la boca, de modo que mi nariz choque contra el vello que puebla su pubis; sacándola poco después entre ligeras toses. Esta vez es mi mano la que se encarga de masturbarle ayudándose de la saliva que se extiende por toda la longitud, mientras beso los alrededores de tan delicioso manjar. La tentación de levantarme y decirle que ahora le toca a él es fuerte, pero no me ha separado cuando le he pedido que no se corra. Así que quizá lo haga pronto -aguantando otra ronda- y por nada del mundo pienso perderme eso. — Esto está riquísimo. — Gruño, chupándosela casi con ansia.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Mar Oct 25, 2016 11:20 am
Poco a poco el moreno fue dejando a un lado la masturbación, no porque no quisiese darle placer, sino porque la mamada, cada vez más rápida y profunda, le hacía centrarse únicamente en el placer recibido, en gemir y bufar como un animal en celo. Si todos los oficiales probasen aquello, la ley que denunciaba el sexo en público se suprimiría.
Un gemido más alto llenó la callejuela cuando notó su polla alcanzar la garganta de Erik, y las consiguientes toses le hicieron sonreír, lleno de placer. Acabó por soltar su miembro, perdiéndose entre gemidos en aquellos besos en sus ingles y testículos. Llevó ambas manos a su cabeza, acariciando sus cabellos.

¿Ah, sí? —le miró alzando una ceja—, pues ahora viene lo mejor —consiguió decir con un gemido cuando volvió a la carga. Entonces le detuvo y colocó una mano en su coronilla y la contraria en su barbilla, acariciando así la barba que la cubría. Asegurando que su cabeza quedaba fija y quieta, comenzó a embestirle la boca, con gemidos cada vez más guturales. De vez en cuando se detenía, aunque sin salir de él, para que respirase por la nariz con tranquilidad. Pero esas pausas eran cada vez menores y minutos más tarde entraba y salía de su boca con rapidez. Sin avisarle (los gemidos no le dejaban hablar, en realidad), se corrió en su boca. Y no se molestó en acallar el gemido, más intenso que los anteriores. Aguardó quieto, sujetando aún su cabeza, para ver si era capaz de soportar su lefa, mientras su miembro vibraba con espasmos mientras su semilla le abandona cada vez en menor medida. Le sonrió, aguardando a que él diese el siguiente movimiento. Supuso que le tocaría arrodillarse a él, y la idea le parecía más atractiva que cualquier otra.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Sáb Oct 29, 2016 7:16 pm
Su miembro entra con fiereza en mi boca mientras él me agarra con el fin de empezar a follarme. A pesar de mi actitud de gallito, nunca me opongo a estas cosas. Ni a hacerlas ni a recibirlas. ¿Cómo iba a hacerlo? Alguna que otra arcada me sobreviene cada vez que su glande llega a mi garganta. Su precum se mezcla con mi saliva la cual resbala por el tronco de su polla. Él alega que lo mejor está por venir y de haber tenido la boca libre le habría respondido con un "No te cortes", o "Eso espero" o algo por el estilo. Sin embargo su polla empieza a hincharse hasta que se derrama en varias lefadas dentro de mi boca y sigo moviendo la cabeza con el fin de limpiársela, recabar todo ese delicioso néctar que emana de su miembro.

Finalmente termino por tragármelo y levantarme, acariciando el rabo semiendurecido aún de Michael. — Creo que solo por eso ha merecido la pena. Pero yo tengo algo que bajar aún. — Gruño cogiendo su mano y colocándola sobre su paquete. — No me apetece irme a otro sitio, así que... ¿Me la comes, o te lleno el culo? — Claro y conciso. Estoy demasiado caliente como para poder pensar en sutilezas o formas finas de decir lo mismo. No. Además, acaba de lefarme la boca. ¿Qué hay que fingir? Mientras se lo piensa y me da una respuesta, me bajo un poco los pantalones y la ropa interior para sacármela y rozarla contra su mano, pidiendo esa deliciosa atención.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Miér Nov 02, 2016 5:41 am
Una sonrisa decoró su rostro cuando dijo que había merecido la pena, pero sabía que aún no habían terminado. Dejó que Erik condujese su mano y palpó su paquete antes de alzar una ceja ante su pregunta. Ambas propuestas eran tentadoras, pero por ahora prefería agacharse, no ponerse a cuatro patas. Su mano acarició el rabo de Erik cuando lo dejó al aire y no tardó en darle un empujón con la mano libre, simplemente para asegurarse de que quedaba pegado a la pared, y se agachó frente a él, con su mano subiendo y bajando por su miembro.

Escupió dos veces en su glande antes de usar la lengua para extender la saliva, tanto por el glande como por el tronco. Bajó hasta sus testículos un par de veces, que también lamió, y por fin se metió su glande y parte de su tronco en la boca. Estimulando las zonas por ahora libres con la mano, comenzó con la mamada, con la cabeza yendo de atrás adelante y su lengua dando lametones y golpes cada vez que podía. Poco a poco fue apartando la mano, consiguiendo meterse más de su rabo en la boca, aunque aún no había rozado la base de éste y le quedaba un trecho para tragarla entera. Alzó la vista mientras sus manos se metían bajo la camiseta de Erik, acariciando sus duros abdominales y subiendo hasta sus pezones, que sólo acarició con la yema de los dedos.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Erik Wolves el Dom Nov 06, 2016 5:10 am
Michael me empuja de manera que quede contra la pared. Luego le veo agacharse para empezar a masturbarme. Se ayuda de la saliva escupiendo un par de veces sobre mi glande y provocándome gemir de placer. Pero estos gemidos se intensifican cuando comienza la mamada por las joyas de la corona, haciéndome echar la cabeza hacia atrás para apoyarla y acariciar su cabeza. De vez en cuando le miro para ver como mi rabo aparece y desaparece ensalivado de su boca. — Dios, esto es magnífico. — Sonrío mordiéndome el labio inferior. Ya necesitaba algo así, y la verdad es que lo hace bastante bien como para ser la primera que se mete en la boca. Así pues me limito a disfrutar del oral a su ritmo, por el momento. Que la disfrute y juegue con ella tanto como quiera.

Pero la excitación anterior unida a la de ahora se acumula pidiéndome más acción. Más ritmo. Así pues, tomo las manos ocupadas en acariciar mis abdominales y se las agarro, empezando a mover la cintura poco a poco. A medida que avanzo, profundizo un poco más. Hasta que empujo de su cabeza para metérsela entera y gemir con ganas mientras el precum se funde con su saliva. Luego se la saco para dejarle tomar aire, pasándosela divertido por el mentón. — Vamos, estoy seguro de que puedes hacerlo tú solito sin mi ayuda. — Propongo en un reto que voy a disfrutar casi tanto como él.
CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 66

Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Michael Looste el Sáb Nov 19, 2016 4:52 pm
El moreno se zafó de sus abdominales mientras continuaba moviendo la cabeza de atrás adelante, succionando su miembro y regalándole lametones en el glande, sobre todo en la base y la zona del frenillo. A primera hora de la mañana no se hubiese creído que por la noche estaría comiéndosela a uno de los criminales que la policía tanto odiaba, pero a quién engañar, le encantaba. No se detuvo cuando sujetó sus manos, ni siquiera cuando se dirigió a por su cabeza. Se dejó guiar, y su abdomen se encogió de golpe cuando su rabo llegó hasta su garganta. Cuando Erik le dejó libre tosió y respiró con algo de intensidad.

Le dedicó una pequeña sonrisa ante aquella frase, aunque en ese momento no se veía capaz. Se relamió los labios y le apartó la mano del rabo para cogerlo él mismo, por la base. Tras varios besos en su húmedo glande se lo introdujo de golpe en la boca, dirigiendo hacia él la cabeza. Ni siquiera se detuvo ante las tres arcadas que le atacaron en el proceso. Y aunque lo consiguió, apartando sus dedos para tragársela del todo, a los tres segundos se echó atrás con una tos, dejando hilos de saliva en el camino. Eso no le detuvo para repetir el proceso hasta que por fin pudo hacerle una mamada sin arcadas desde la base de su glande a la base de su polla. Mientras tanto jugueteó con sus testículos, manoseándolos.


POLICE
POLICE
Mensajes : 99

Fecha de inscripción : 08/11/2014

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.