I.
II.
III.
IV.
V.
Hasta hace cinco años las disputas entre la comunidad judía cristiana y la comunidad LGBT crearon un caos por la dominación de Beverly Hills pero la sociedad LGBT de Los Ángeles y todo California se aliaron a dos diputadosen su afán por crear una igualdad en todo en California, por lo que apoyados por un grupo de empresarios, atletas, músicos y atletas fue que lograron una legislación para la creación de una zona exclusiva para esa comunidad.
El principal activista de ese movimiento y ahora alcalde de Beverly Hills, Travis Denker ha estado acondicionando una ciudad perfecta donde la igualdad prospera, pero lo que no se sabe era que en parte ese proyecto fue para encubrir ciertos negocios ilícitos que tenía con ciertas mafias internacionales. ¿Qué pasaría si la mafia decide cobrar favores?
ambientación
▲ Tu Pj debe tener un Nombre+Apellido o en su defenco un Pseudónimo.
▲ Debes subir tu ficha para obtener color
▲ Después de que tu ficha es aceptada, debes realizar tus Registros
▲ El mínimo de líneas por post es 10.
▲No olviden postear on-rol para mantener sus Pbs, 15 días sin actividad on-rol y perderás tu color
▲ Avisen sus ausencias y eviten perder sus Pbs
021

Elite

013

Burgherdom

002

Home Workers

012

Employees

010

Students

001

Press

003

Police

008

Criminals

Nuevo Skin

21 - 04 - 2016

Limpieza de Registros

12 - 03 - 2016

Skin de Otoño

Noviembre - 2015

Skin Primavera

28 - 04 - 2015

Normas Actualizadas

09 - 12 - 2014

Censo Obligatorio

Octubre - 2014

Apertura foro

25 - 10 - 2014

El foro está inspirado en las series de televisión "Desperate Housewives" y "Devious Maids", sin embargo la trama actual y el enfoque que se le ha dado corre a cargo del staff de Beverly Paradise. Así mismo se agradece a:
Paparazzi y Staff de Beverly Paradise, por la historia y trama.
Damien Aubriot : Modificaciones al skin, tablillas, tablones, y otros códigos.

También agradecemos los tutoriales de Glintz
Savage Themes
The Captain Knows Best y Foroactivo

Algunos recursos gráficos e imágenes han sido tomados de
Tumblr
DeviantArt - Agradecemos especialmente a Pillsburymonki por su coloring Hollywood psd 15
Google
Otros

Gracias a Flaticon por los íconos, créditos a sus autores.

Licencia de Creative Commons

Beverly Paradise by Paparazzi is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://beverly-paradise.foroactivo.mx
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» Over muscle
Jue Mayo 18, 2017 10:54 pm por Vladimir Mikhailov

» Petición y/o Búsqueda de Rol
Vie Mayo 05, 2017 1:21 pm por Connor Reznikov

» Sorcery hill {Af. Élite}
Lun Abr 03, 2017 9:52 am por Invitado

» Comunidad Homosexual | Eternal Pleasures | REALES | SPORT & UNIVERSITY | APERTURA.
Miér Mar 29, 2017 7:29 pm por A. Griffon Arkwright

» — WALPURGIS HETERO ♥ +18 — Cambio de botón élite!
Sáb Mar 25, 2017 2:42 pm por Invitado

» Gold rings | Griffon
Sáb Mar 25, 2017 2:27 pm por A. Griffon Arkwright

» HUSBAND & MY BOYS 1/4 | Boda del año | Lacayos.
Vie Mar 03, 2017 12:06 pm por A. Griffon Arkwright

» THE RED JOINT | Putos | Sexual Slaves | Clientes
Miér Mar 01, 2017 7:15 am por A. Griffon Arkwright

» Daddy's Boy | Griffon +18
Mar Feb 21, 2017 9:29 am por A. Griffon Arkwright

Afiliados Élite 21 de 50
afiliados Hermanos 03 de 05
Directorio

"Bad police" entra en escena [Griffon A.][+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Misha P. Yllianovic el Lun Nov 14, 2016 3:01 am
Había sido una mañana agotadora entre el papeleo que tenía que formalizar para la agencia y soportar los desvaríos mentales del idiota de Gustav, me disponía a disfrutar de una tarde placentera en mi casa viendo alguna mala película que echaran en la tele después de hacer algo de ejercicio pero para mi sorpresa poco agradable mi móvil comenzó a sonar conforme llegaba a la puerta de mi casa, me detuve en seco para poder revisarlo y descubrir que Griffon me requería en ese mismo instante. No sabía en que lío me había metido o si es que había hecho algo que le hubiera molestado por lo que a pesar de sentarme como el puto culo dejar aparcados mis planes, debía de estar disponible para él en cualquier momento ya que esas eran las normas del trabajo.

Regresé inmediatamente a la plaza de mi garaje para coger la moto, quería continuar haciendo mis cosas ya que para algo supuestamente no me tocaba trabajar hoy, tampoco tenía claro que fuera para un cliente pero viniendo de Griffon cualquier cosa. El tráfico no era demasiado por lo que en apenas unos veinte minutos ya me encontraba en la entrada trasera aparcando mi moto de nuevo en la zona de trabajadores de "The Red Joint", dejé mis cosas allí pues quizás me necesitaba para algún servicio urgente y cuando lo tuve todo guardado me adentré al interior del local.

Ya sabía donde estaba el despacho por lo que a paso despreocupado llegué hasta la puerta y toqué varias veces para pedir permiso antes de abrir - Soy Misha, con tu permiso - me adentré al interior hasta quedar cerca de mi jefe con brazos cruzados - ¿Me necesitas para algo? - pregunté con seriedad manteniendo mi posición a la espera de lo que hiciera él, quizás tan solo tenía un calentón.


Cross my heart and hope to die, Burn my lungs and curse my eyes


THE RED JOINT BOYS:
Mensajes : 20

Fecha de inscripción : 07/11/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Lun Nov 14, 2016 6:26 pm
El perro del vecino desconfía. Es molesto. Ladra todas las noches. Incordia a todo el vecindario cada puta mañana con sus sonoros ladridos. Incluso una vez se atreve a poner sus patas sobre uno de mis mejores trajes. El perro ya no molesta más. Cierro bien la bolsa con cinta aislante. Me encuentro realmente cansado por cada uno de los golpes proporcionados con la pala. De arriba abajo. Golpes secos, duros y sumamente violentos. Con estos consigo partir el puto cráneo del chucho en dos. Los aullidos se deben haber escuchado bien lejos, pero el puto matrimonio de ancianos está sordo como una jodida tapia. Seguro que ni lo han notado. En un par de horas se percatarán de su ausencia. En un par de horas, quizás esta vez días, decidan llenar el maldito vecindario con pancartas de se busca. Hubiese resultado tan fácil como llamar a uno de mis hombres, pero estos tardarían en llegar. Joder estaba desayunando. No podía aguantar más esos putos quejidos. Muerto el perro se acabó la rabia. Eso espero.

Hablando de perros, termino por recordar mi próximo encuentro con uno. Aquel, el puto agente que intento meterse de lleno en mi negocio. El puto ruso que tengo vigilado en todo momento. Debo confesar que aún me sorprende aquella llamada de uno de mis agentes. << Mr. Yllianovic quiere trabajar para ti >> Jamás pensé que quisiera trabajar de aquella forma. Jamás pensé que quisiera vivir tan de cerca este mundo. El puto agente, un hombre con la vida aparentemente resulta, decide vender su culo al mejor postor. Todo es tan extraño que no le quito ojos de encima. Todo es tan extravagante en su caso que no puedo dejar de pensar en el puto ruso. Aquel de ojos claros y rostro armonioso. Desde luego que para mi negocio es todo un fichaje. Un fichaje que puede resultar problemático y al que hay que atar, como a los perros, en corto.

Recuerdo verle rondar por el club. Recuerdo haberme hecho ilusiones pensando que era un nuevo chico al que me podría follar. Recuerdo cuando visitaba los primeros días las instalaciones curioso. Curioso y preguntando más de lo habitual. Los camareros informaron a sus supervisores de que el nuevo y habitual cliente no llegaba a follar con los chicos. Qué hombre puede decir que no a mis chicos. Sus servicios son inmejorables. Aquello no podía estar pasando. Tal y como era de esperar las tornas cambiaron a mi favor. La investigación por parte de mis hombres ya se había centrado en el curioso cliente, un cliente con la profesión de agente anteponiéndose a su apellido. El chico planeaba un golpe y cuando me enteré a punto estuve de partirle la puta cara. De hacerle escupir todos y cada uno de sus dientes. Por suerte acabó probando a mis jóvenes empleados. Dejé que el juego siguiera, dejé que el rio llevara su corriente. Muchas sospechas, la primera que era un agente corrupto, un agente que trabajaba para la competencia: los rusos. Por más que buscaron y busqué, no parecían existir motivos ocultos. El puto crio es un ninfómano. Un enfermo del sexo. Mis agentes me informan de que se presenta recientemente en el club. El agente pide e implora trabajar para nosotros. Renuncia a su labor como policía, al menos en lo que respecta a la misión que desempeñaba en nuestro club. Solo quiere que le follen la boca y le preñen el culo. Cientos de desconocidos lo harán. Uno detrás del otro. Uno se correrá dentro de él detrás del vertido de otro. Joder. Cuesta creer que todo esto ocurra ahora mismo. Eso sí, yo seré el primero.

Con cero cuidado abro el portabultos y tiro la bolsa dentro. La carne del perro ya no está caliente. Se va enfriando y toda la musculatura del animal se engarrota. Se vuelve rígida. El cuerpo inerte hace ruido al caer con brusquedad en la parte trasera del vehículo. – Mierda puta – maldigo al darme cuenta de que mi camisa blanca, entallada e impoluta ha quedado ahora manchada por un poco de sangre. Conduzco hasta la dirección de siempre. Al llegar a de Red Joint dejo las llaves a uno de mis chicos. – Deshazte de lo que hay metido atrás. Quizás dejalo para los chicos del sótano. – digo ante de poner rumbo a mi centro de operaciones principal dentro del club. Cuando llego al despacho todo sigue igual. Los objetos que dejo caer al suelo la vez anterior siguen ahí. La vez esa en la que me follo como un animal a uno de los chicos más jovencitos del club. Châtain debe estar temiendo volver a este lugar. Lugar en el que abuso de él y le preño durante horas. Uno de mis hombres me toca en la puerta y me avisa de que el agente está a punto de llegar. Así es. En menos de diez minutos mi puerta vuelve a sonar y veo al atractivo poli entrar. Aquella cara ya me resulta familiar. Una cara a la que mis hombres le hacen entregar toda la información que a priori el agente había recabado en el club. A modo de sorpresa me desplazo personalmente hasta su vivienda cuando el agente no está en casa. Registramos todo y nos aseguramos de que su palabra tiene total veracidad. Así resulta ser. – Pasa pasa – hago una pausa – Adelante agente – hago un efusivo gesto para que se adentrase más en la acogedora sala. – ¿Quién no necesita a un perro tan polifacético como tú? – sonrío ampliamente y con cierta malicia. Posteriormente acudo a mi alcoba donde guardo mi mejor whiskey. Tomo dos vasos y los sirvo sobre el escritorio. Uno para mí y otro para él.  Solo y sin hielo. – ¿Contento con el trabajo? ¿Qué tal en casa de los Kjörn? – hago una pausa – Espero que estés escuchando bien todo lo que ocurre en casa de mi viejo amigo… – le entrego un vaso y hago el gesto de brindar. Efectivamente el puto corrupto y enfermo resulta ser toda una caja de sorpresas. Poco a tardado en contar que trabaja con esa conocida familia rival; rival en lo que respecta a mis intereses. Nada mejor que tener unos oídos en la casa de un empresario tan conocido en mi mundo. Nada mejor que tener a un soplón, el cual ha accedido voluntariamente bajo la apelativa de conseguir el puesto que tanto anhela y desea. Ya lo tiene, ahora le tengo yo a él. Una verdadera caja de sorpresas. Una caja de la que tan solo espero que sepa atender mis inquietudes. En estas está incluido una buena capacidad para realizar algo de gagging extremo y un ano estrecho y prieto. Pronto espero resolver ciertas inquietudes sobre el nuevo fichaje del club. Red Joint parece estar últimamente de enhorabuena; mi suerte corre el mismo destino. Todo va sobre ruedas.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Misha P. Yllianovic el Jue Nov 17, 2016 5:00 pm
Había aceptado este trabajo a sabiendas de lo que se cocía aquí pero cuando el deseo de la lujuria estaba por en medio no podía hacer demasiado para resistirme, yo había sido un cliente habitual del local cuando mi ronda terminaba y aun que en parte también era para tener todo vigilado no podía negar a ninguno de mis superiores que no mantenía encuentros sexuales con los chicos que estaban bajo el poder de Griffon. El hecho de saber que bajo este suelo habían chicos encadenados en situaciones lamentables sin duda chocaba contra mis ideales pero todo era por un buen común, él lo había dicho perfectamente ahora mismo y es que era un perro polifacético, sin duda después de acabar con Kjörn él iba a ser el siguiente, echaría de menos el The Red Joint pero no podía negarme a órdenes superiores.

Rodé los ojos e intenté no contestarle a su primer comentario, no me gustaba en absoluto que me llamase perro pero el hecho de haber aceptado a trabajar para él le daba derecho de alguna manera a decirme aquello, esperé a que regresara de su alcoba y no me sorprendió que apareciera con dos copas en su mano, algo desconfiado cogí la copa para apoyarla sobre mis labios con la intención de pegar el primer trago, me arriesgué a que pudiera meterme en la copa pero no tenía por que hacerlo realmente, Griffon sabía que era un buen "perro" como bien me había llamado - Todo sigue con normalidad dentro de la casa de Kjörn, creo que está tramando algo pero no tengo información de momento, el hecho de que tenga que estar con su sobrino vigilando su trasero me deja poco tiempo para husmear - sin duda quizás el que no le trajera noticias nuevas lo molestaba pero no es como si fuera a importarme, estaba cumpliendo mi parte, no podía arriesgar mi tapadera allí por que a parte de joder mi misión supondría que dejase de venir a este sitio, cosa que seguro que a Griffon no le vendría bien.

Volví a pegar otro trago a mi copa de whisky y al terminar la dejé sobre su mesa después de soltar un buen suspiro por el alcohol, me incomodaba el no saber como correspondería él ya que en cuestión de personalidad era alguien difícil de prevenir. Comencé a quitarme la chaqueta para dejarla tirada en la silla que tenía más cerca, podía imaginarme que todo esto iba más allá de una simple charla por lo que me estaba preparando para cualquier cosa - Si me entero de algo no dudes en que te lo contarñe, ¿o es que desconfías de mi palabra? - enarqué una ceja fingiendo preocupación, por supuesto que desconfiaba de mi y era normal, sabía perfectamente quien era - Se que no me has hecho venir solo para eso así que bueno, tu dirás "amo" - me gustaban los juegos de rol y por supuesto actuaba tanto como un dominante que como un sumiso, de paso le seguía el juego, si quería a un buen perro lo iba a tener, descubriría que no hay nadie mejor para su negocio que "Bad Police".


Cross my heart and hope to die, Burn my lungs and curse my eyes


THE RED JOINT BOYS:
Mensajes : 20

Fecha de inscripción : 07/11/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Vie Nov 18, 2016 7:43 pm
Desconfianza. La noto en su mirada. En sus gestos. La palabra “perro”. La copa que entrego. Esa que ofrezco con toda mi buena intención y fe, entre sus propias manos. Hace tiempo que no hago eso. Está feo envenenar a los invitados. Además, la carne queda luego con mal sabor. A los perros no les gusta el regusto a traición. Me hago el que no está enterado de todos aquellos pequeños mensajes que me lanza. En parte me alivia. La desconfianza es verdaderamente mutua. Supongo que no es tan descabellado tener ese sentimiento hacia uno de los narcos más influyentes y poderosos de la nación. Supongo que tampoco suena descabellado desconfiar de un hombre sin escrúpulos. Un hombre que previamente trata de espiarme y derrumbar, desde los cimientos, uno de los mayores pilares de mi imperio. Un hombre, si es que puede recibir ese nombre calificativo, que se jacta de no poder controlar sus instintos más primarios. Un hombre que anda perdido ante los irrefrenables tormentos de poner precio a su propio cuerpo. Un hombre que ahora se baja los pantalones y a priori, se postra hacia mí sin pedir nada a cambio. Un hombre que quiere trabajar desesperadamente bajo mi mandato. Un hombre que dice obedecer. Un hombre que parece dar de lado a sus superiores. Un, entrecomillas, hombre que me filtra información de una banda rival. Banda a la cual vigila desde una importante misión de investigación que la policía del Estado ejerce sobre el imperio Kjörn. Todo es muy extraño. Joder que si lo es. No me queda más remedio que vigilarlo. Me pregunto qué detalle que se le habrá pasado por alto al bueno de Gustav. ¿Acaso no tiene suficientes amigos y aliados entre los agentes más importantes del cuerpo? Siempre hay que tener contactos. Se lo dije aquella vez. Se lo dije. Puede que la historia parezca repetirse en mi caso. En la investigación, que el atractivo agente ruso que tengo delante, pretendía realizar en mi propia y puta casa. Contactos. Contactos del propio cuerpo me avisaron de sus intenciones. Quiero saber más. Ese es el único motivo por el que el traidor sigue aún con vida. Ese y porque estoy dispuesto a poner de manifiesto si su devoción por el oficio es real o no. Hace tiempo que no tengo sexo con un verdadero hombre. Hace mucho, mucho tiempo.

El último trago que tomo hace arder mi garganta. Quizás demasiado provocador, quizás demasiado largo. El hielo apenas había tocado ni enfriado la selecta y añeja bebida. Remuevo un poco el vaso y disfruto viendo como los hielos bailan y se mezclan entre sí. Aprovecho y alzo la copa cuando el corrupto agente empieza a hablar sobre los Kjörn. Verdaderamente sus palabras no me aportan nada nuevo. Aún es pronto. No hace tanto desde la última vez, aquella en la que aportó suculenta información. Miro a través del cristal del vaso y le dedico una fría y enigmática mirada. – Ardua tarea debe ser la de vigilar el trasero de ese joven – doy otro trago, esta vez mucho más comedido – Al crio le conocí en un evento de la ciudad. Sus nalgas eran firmes y sus labios perfectos para tomar entre estos, cualquier petición relevante– el líquido ardiente baja una vez más por mi gargantee e impregna mi aliento con el aroma del potente alcohol. – No son pocos los rumores que hablan de la extraña relación que guarda con su tío. Mi gran y viejo amigo parece tener cierta predilección por ese sobrino – sonrío y vuelvo a beber. La verdad es que no me importaría que el perro infiltrado pudiese confirmar aquel rumor. Podría dar mucho juego. Podría servirme como elemento decisivo en algunos de nuestros quehaceres discordantes. El tema ahora cambia. – Sé que lo harás. Oh, créeme Misha. Sé que lo harás – dejo el vaso, rápidamente vacío, sobre el escritorio. - ¿O debería llamarte ahora Bad Police? – digo provocador. Lo que contemplo en mi despacho difiere y mucho de otros perros que antes por allí han pasado. No es un crio que salga de la calle. No es una de mis putas que apena roza la mayoría de edad. No tiene un cuerpo endeble ni un coño inexperto. No tiene pinta de pasivorra. Misha P. Yllianovic pasa a ser en mi catalogo toda una tentación para los clientes más pasivos. Un tío hecho y derecho. Con más edad. Corpulento. Con maneras y saber estar. Joder si fuera de alta cuna podría haber intentado contraer matrimonio con alguien como él. Mucha apariencia, pero en el fondo un perro más. Este quizás, peor y más rastrero que cualquiera de los demás.

Acudo de nuevo al pequeño mini bar y decido destapar el frasco de cristal donde guardo mi bebida predilecta. El tipo es atractivo, pero cuando habla pierde muchos puntos. De qué coño va. Como pollas puede soltar aquello último por su boca. Él, precisamente él. Un puto y sucio traidor. - ¿Desconfiar? – sonrío ladeado con un gesto lleno de sátira. Rebufo y suelto aire por el espacio que queda entre mis labios. – Si tus intenciones son sinceras… - paro el discurso y cuando me veo capaz, lo retomo – Si de verdad son sinceras… estas te convierten directamente en un sucio traidor. En un verdadero pedazo de mierda sin escrúpulos. ¿Agente de qué? ¿De mierda? – suelto con toda la sinceridad que me caracteriza – Si, por el contrario, piensas traicionarme – me acerco más hacia él y me siento sobre mi escritorio para mirarle más de cerca. Arrebato su vaso de sus manos y tomo un largo trago – Pues bien, eso significa que eres hombre muerto. Espero que no estés jugando a ningún extraño juego perro – sentencio – Espero que nunca jamás pueda confiar en ti. Prefiero… joder sí. Prefiere quedarme con la primera puta opción. Prefiero desconfiar de ti porque eres una mierda. Porque no tienes principios. Porque no vales nada. Porque caes tan bajo como para vender tu puto coño. Oh sí. Oh sí mierdecilla. Espero quedarme con esa puñetera opción. ¿¿En serio tienes el valor de decir que cómo coño puedo desconfiar de tu palabra?? – trago saliva tras todo el puñetero discurso – Joder mírate Misha. Eres un puto perro sin escrúpulos. Al menos lo reconoces. Ya me llamas amo. – abro ligeramente más mis piernas y tomo un buen trago. El agente P. Yllianovic se quita la chaqueta – Por lo menos pareces informado. Sabes perfectamente para lo que vienes. Ven anda – digo señalando mi entrepierna mientras bajo mi bragueta. Mi monstruo, de unos veinticuatro centímetros sin erección, abulta exageradamente toda la zona. – Demuéstrame que de verdad quieres dedicarte a esto. Hablar no es lo tuyo. Cada vez que hablas la cagas – tomo un último respiro -Acércate perro. Te voy a silenciar. Nadie echará en falta las mierdas que sueltas por esa bonita boca. Enséñame por qué y para qué estás aquí. Joder. Demuéstrame de lo que eres capaz.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Misha P. Yllianovic el Jue Nov 24, 2016 8:09 pm
Desde un principio mi misión había sido infiltrarme en la mansión del narcotraficante Kjörn para averiguar los planes de este para la organización en la que trabajaba pero claro, mi papel allí era el de hacer de segurata para su algo culo inquieto de su sobrino, no era ni mucho menos un joven fácil de tratar pero no por que fuera desagradable conmigo ni mucho menos si no por su adicción a meterse en problemas y escaparse sin que yo, un reconocido policia pudiera atraparle, vergonzoso pero cierto. El hecho de que hablara de él como si nada me molestó muchísimo, sobre todo cuando dejó caer que había matenido relaciones sexuales con él, no se bien por que pero me tocó los cojones a más no poder, me aguanté por no mostrarme agresivo ni molesto. Seguramente estaba haciendo todo esto para probarme, no caería en su trampa, yo era una persona adulta que no tenía por que perder el tiempo con un niñato como era el sobrino de Kjörn, de todos los de aquella casa era al único por el que realmente me preocupaba en toda mi operación, no quería que llegado el momento todo se fuera a la mierda por que decidiera ir al bando equivocado - Griffon, me importa una mierda que te hayas acostado con el chico - mentí como un cabrón - Mi misión consiste en hacer caer a Gustav, lo demás es irrelevante - rodé los ojos intentando que dejara ese tema aparcado, no me importaría responderle a alguna otra cosa pero esta conversación no la continuaría al menos. Finalmente y tras aquella información que poco me interesaba parecía ya entrar en situación, tal como imaginé lo único que quería verdaderamente era comprobar su mercancía así que tras escuchar su pregunta al respecto a como me hacía llamar en el club sonreí de manera picara.

No me iba a achantar por sus amenazas, había estado frente a tipos peores y situaciones más complicadas como para dejarme llevar ahora, Griffon no sabía bien del todo con quien estaba jugando ni mucho menos a que, no era total controlador de la situación pero poco a poco las cosas iban yendo a su propio cauce, tarde o temprano caería junto a su peor enemigo y para ello solo necesitaba tiempo, tiempo que por supuesto disfrutaría. Que me tratara a mi como a una mierda diciéndome todas esas cosas no significaban nada, eran palabras vacías en mi cabeza que de manera inconsciente satisfacían mi ego por el buen papel que me estaba marcando - Todos en esta vida somos unos putos traidores, ¿no puedo unirme al saco? digo yo, teniendo en cuenta de que también trabajan para ti muchos de mis compañeros yo también me quería aprovechar, siempre me puedo largar si lo prefieres - sabía que no haría eso, pocos éramos los encargados de la operación a la que había sido yo asignado y al menos tenía presente que ninguno de esos compañeros estaba por aquí, nadie lo sabía salo nuestro líder... Griffon sabía algo pero obviamente no sería tan estúpido de que las descubriera.

Mi mirada fue directa a su entrepierna al ver que llamaba mi atención justo allí, parecía que ya no tenía tantas ganas de seguir hablando o más bien de escucharme a mi - Pues si te molesta cada vez que abro la boca ciérramela con tu polla - lo piqué mientras iba adoptando ya mi posición, posicionando mi boca sobre su bóxer para poder acariciar con mis labios el bulto de su polla aun casi sin vida pero no por mucho tiempo. Seguí bordeando su fugira dejando pequeños mordiscos en la punta de su glande, podía notar como mi propia entrepierna crecía por la excitación de poder lamer una polla de semejante embergadura. No pude aguantar más la tentación, no me conformaba con esto por lo que me levanté para mover un poco a Griffon poder despojarle completamente de sus pantalones junto con la ropa interior, su polla cayó prácticamente en toda mi cara cuando me arrodille y solo pude enmarcar una sonrisa de lascivia, aseguraba no haberme comido semejante rabo en mi vida pero este lo iba a aprovechar.

Tomé como pude su polla para lamer de la tronco a la cabeza para dejar por último un mordisco en la punta, era tan grande que podía permitirmeel lujo de recorrer cada centímetro con gusto, seguí masturbándolo mientras me detuve en sus ojos para observarlo - Me pregunto si me partirá la garganta... - lo estaba retando a que lo intentara pero mientras se decidía me puse a jugar con su glande, primero lamiendo la comisa de este y luego intentando enterrar mi lengua en su uretra para que fuera entrando en calor también.


Cross my heart and hope to die, Burn my lungs and curse my eyes


THE RED JOINT BOYS:
Mensajes : 20

Fecha de inscripción : 07/11/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Vie Nov 25, 2016 2:40 pm
La realidad dista mucho de aquella idílica fantasía que el corrupto me presenta. No. Desafortunadamente no he tenido el placer de follarme el coño del pequeño de los Kjörn. No debo negar que la idea me tienta. Si recibiera una llamada del chico o de su tío con semejante proposición, enseguida acudiría a sus puertas. Me follaría al crio durante horas. Sintiéndome generoso, también dejaría a su tío participar. Dos coños al precio de uno. Me imagino cómo será el de Gustav. Hace tiempo que no me adentro en un coño tan veterano ni experto. La idea me resulta atractiva, de eso no me cabe duda. Observo al poli y noto su disconformidad ante mis palabras. – ¿No te estarás enamorando del chico? – sonrío burlón. Ni afirmo ni desmiento. Le dejo tener la duda sobre aquel maravilloso e idílico acto. Mi ropa interior empieza a humedecerse con la saliva de la valiente y mísera zorra. Mientras me mordisquea el glande pienso que algo de lencería le sentaría sumamente bien. Demasiado puta para ser si quiera, de este mundo. Supongo que está bien que Gustav caiga, todo sería mucho más fácil para mí. En el fondo le aprecio y me disgusta enormemente que finalmente no pudiera ser él, o su sobrino, el que concertara matrimonio conmigo. Una lástima pues pese a estar muy cerca, nuestros intereses no lo estaban tanto. Dudo que, si eso ocurriera, lo de su caída, fuera gracias a las manos de un perro como Misha P. Yllianovic. Un cerdo pasivo, sin criterio, sin voluntad. Un corrupto traidor.

Miro su enfado y me divierte. – El perro ruso muestra su carácter… – tomo con mis manos su cabello mientras su boca empieza a apretar con violencia la cabeza de mi rabo, este cada vez con mayor erección. Me gusta y me divierte que el perro tenga algo de criterio. Pocos se atreven a hablarme de esa forma. Es algo bueno que alguien que va de tipo duro y valiente sea tan zorra como el resto. El poder lo demuestro siempre de la misma forma. Se ve claramente quien manda. Quien es un mero niño enrabietado y quien tiene verdaderamente el poder. Lo controlo todo. Siempre lo hago. El agente Yllianovic está postrado ante mí. Sus labios gruesos reciben con clase el grosor que abarca mi rabo. Me va a comer el rabo. Muere por él. No lo dice, pero sé que lo hace. Esa forma de mordisquear. El perro está completamente hambriento. Realizo movimientos duros, constantes y secos con mi cadera mientras froto mi grotesca polla contra sus labios. El calzoncillo se impregna por donde está mi uretra de pre lefa y saliva. – Eso hago. Será lo mejor para los dos joder – me rio en su cara mientras noto como el agente se deshace de mis pantalones en un arrebatado gesto por comerme mejor el monstruoso rabo. – Joder no sabes ni hablar. ¡Me cago en Dios! ¡¡Solo sueltas mierda por esa boca!! ¡Joder Misha! – le miro excitado y provocador a los ojos. Una mirada fría y sumamente descriptiva. Con ella soy capaz de transmitirle muchas cosas de las que le voy a obligar a hacer. – ¡Joder! ¡cierra la puta boca! – hago una pausa – ¡Dedícate a hacer lo que mejor sabes zorra! ¡¡Cómeme bien el rabo!! ¡¡¡Cómemelo bien!!! – mi mano acaricia su mejilla a modo de premiación. La caricia se produce cuando mi rabo empieza a desgarrar su prieta garganta. Su mandíbula parece estar a punto de partirse. No sé si podrá ser capaz de abarcar todo mi rabo.

Al puto perro le encanta morder la punta de mi rabo. Disfruto cuando el mordisco me produce esa extraña sensación de dolor mezclada con sumo gusto. Su lengua descapucha previamente mi rabo. Sus dientes ejercen la presión justa para que mi uretra se cierre y todo mi glande se estreche. Noto como las paredes a cada lado del interior de mi uretra se tocan y frotan con violencia. Sabía que el chico tenía maneras, quizás mayor experiencia por su edad. Gimo cuando hace y repite el gesto. Comienzo a desabrocharme la camiseta mientras la zorrita continúa degustando lo que se encuentra entre mis musculadas piernas. Cuando me clava la mirada y cuando me habla sobre la integridad de su garganta, le contesto de la mejor manera posible. Agarro su pelo y hago que su boca recorra a gran velocidad todo el largo de mi polla. No le creí capaz, pero puede hacerlo. Debo haberle producido alguna que otra arcada. Su boca recorre mi rabo como si se tratase del Transiberiano recorriendo las viejas vías de su país. Sus prietos labios empiezan ejerciendo presión sobre mi glande, luego se deslizan a gran velocidad por el rugoso y venoso tronco de mi monstruo. Sus labios acaban chochando contra mi pelvis y contra mis huevos. Su boca ha sido capaz de recorrer más de treinta centímetros de monstruo. Sus ojos se llenan de lágrimas. Sus labios tocan mi vello púbico. Su lengua humedece y recorre la parte de debajo de mi rabo. Cuando suelto su pelo y le dejo tomar un respiro, el puto se centra en mi uretra. Mete la lengua cada vez con mayor profundidad. Mi abdomen se contrae, joder ya no. Parece querer buscar con la punta de su lengua la fuente de mi poder. Lo que encuentra es una grumosa y cuantiosa cantidad de líquido pre seminal que impregna la punta de su lengua. Mientras sigue excavando noto como brota más y más. El espeso comienzo de líquido blanco empieza a depositarse sobre la lengua del más joven. Estoy muy excitado. El principio de fluido se entremezcla con la saliva de su boca. Todo el mejunje baña mi enorme rabo. Consigo deshacerme de la camisa. Estoy completamente desnudo y el sudor, comienza a brotar por los poros de mi labrado cuerpo. Quizás por estar más relajado, quizás por ganas de humillarle aún más. Cuando me quiero dar cuenta, de la comisura de los labios del chico comienza a brotar un líquido cálido y dorado. Me encanta mearme en la boca de mis perros. Me encanta marcarles y demostrarles quién el puto líder. Quien coño es el que aquí, siempre manda.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Misha P. Yllianovic el Miér Nov 30, 2016 2:33 am
No quería unirme al juego donde dejaba entrever parte mis emociones con respecto al sobrino de Gustav por que entonces todo esto no tendría sentido alguno, Griffon podía llegar a ser alguien despreciable con tan solo escuchar las palabras que salían de su boca, a veces incluso podría solucionarlo todo con un buen puñetazo en esa perfecta cara de idiota pero claro, no es algo que mis superiores aprobasen y para hacer eso tendría que terminar antes mi misión principal quie consistía en atrapar a uno de los mayores traficantes de Beverly. No dije nada más para así comportarme como el perro que tanto quería para él, uno que solo abriese la boca para tragar toda su polla de golpe, uno que se pusiera fácilmente a cuatro patas para recibir todo lo que estuviesen dispuesto a darme, en cierta parte denigraba mi estatus social pero por otra hacía que pusiese realmente demasiado cachondo, por que sí, era un obseso del sexo y no me importaría reconocerlo.

Las palabras de Griffon no que parecen ser ofensivas consiguen en mi un efecto bastante excitante, sentirme sucio como cualquier puta no hacía más que aumentar mi hinchazón en los pantalones, sabía que yo no sería agradecido por su parte pero no me importaba, me conformaba con poder pasar una buena sesión de sexo duro en el que la sumisión está muy presente por mi parte, yo, un policía de renombre siendo humillado de esta manera por otro cabrón. Jalé su polla con todas mis ganas, ansioso por tratar de devorarlo por completo a cada oportunidad que tenía, su perfecto glande, las venas que se marcaban por todo su tronco y su cuantioso líquido preseminal eran los causantes de mi más que mojados bóxers, yo era alguien bastante fácil para mojar, a pesar de mi ya edad todavía seguía teniendo buen riego. Disfrutar con cada centímetro de su monstruosa polla era lo que más loco me estaba volviendo en ese momento, sentir como avanzaba por mi boca sin ningún reparo a si me ahoga o no. Me cambié de ropa justo en el momento en el que con todas las ganas del mayor perforó mi garganta proporcionando así unas cuantas arcadas, pero no salió nada, hice todo lo posible por acostumbrarme a tener su polla dentro de mi boca abriéndose paso por el esófago, odiaba a Griffon pero su polla... ¡joder que polla!

No me cortaba en demostrarle la atención que requería, ser la zorra que necesitaba para calmar a esos viejos testículos que querían descargar directo en mi garganta pero sin embargo algo comenzó a llenarla y no era precisamente semen ni pre-semen si no orina. Tosí varias veces por la sorpresa de sentir que me meaba la boca pero no me aparté, dejé que me bañara mi cuerpo ya desnudo, dejé que me humillara de esa forma por que me gustaba, al principio dejé mi boca ahí para que me usara de retrete pero cuando me asquee de su sabor amargo agaché el rostro para que me bañara entero, no lo pude evitar y como un perro maleducado comencé a mearme yo también sobre la alfombra del putero, me quedé a gusto por el placer de desahogarme. Aun sabiendo que posiblemente me ahogaría por ansias de nuevo me puse en la tarea de absorber todo el líquido directamente de su manantial, incluso en un momento más por pura diversión que otra cosa me atreví a recoger gran parte de su orina que ya cesaba para escupírsela directamente en la cara, moría de ganas por poder hacerle lo mismo pero es algo que jamás me permitiría.


Cross my heart and hope to die, Burn my lungs and curse my eyes


THE RED JOINT BOYS:
Mensajes : 20

Fecha de inscripción : 07/11/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por A. Griffon Arkwright el Dom Ene 15, 2017 4:16 pm
El perro parece dejarme claro que está aquí por su irrevocable deseo de ser sometido. No puede evitar que su semblante cambie por completo cuando ve un rabo tan de cerca. No creo que ocurra exclusivamente con el mío, el cual es enorme comparado con muchos otros que habrá catado. El corrupto agente implora, disfruta, se agita y anhela que cualquier macho taladre su garganta. El ruso saborea cada centímetro de mi grotesco rabo. No quiero ni imaginar qué hará cuando le empale por debajo. Cuando mi polla destroce su ano. La lengua del nuevo scort recorre la base de mi pene y sigue las toscas venas que llevan la sangre hasta mi glande. La cabeza de mi rabo está descapullada y abarca más de la cuenta. Con esta parte de mi miembro empujo hacia dentro la campanilla de su garganta. Ya no le resulta tan fácil esta tarea. El motivo parece claro. La meada que brota, cálida, del cráter de mi capullo se entremezcla en el interior de la boca ajena. La mezcla de líquido pre seminal, lapos, saliva y meada hace que las arcadas del más joven de los dos aumenten. Empujo también el fondo de su traquea, como intentando atravesarla con mis violentas sacudidas. Aumento el ritmo. Y grito mientras noto como la potente meada sigue brotando de mi uretra. – Joder. ¡¡Trágatelo todo joder!! – exijo con violencia cuando noto que el agente se separa de mi polla al verse sobrellevado por la situación. El chico parece disfrutar de mi meada empapando su cuello y su pecho. Recorriendo su labrado cuerpo hasta empapar en un grotesco charco el suelo.

Debo reconocer que su micción consigue volverme loco. Me excito mucho más, soy un verdadero y puto perro. La orina del chico se une a mi meada que ya impregnaba el suelo. El charco aumenta y el hedor en la sala es insoportable. Hay un hedor a aseo público, un aseo en el que llevan horas y horas meando decenas de hombres. – ¡¡Luego vas a limpiar todo eso perro!! ¡¡Y con la puta lengua!! – sentencio. Por un instante cierro los ojos y hago la cabeza hacia atrás. Mis ojos se tornan ligeramente en blanco debido al alto grado de excitación. Los labios del chico vuelven a rodear mi monstruoso miembro. El agente se aferra a mi rabo. Sus labios hacen presión contra mi glande para evitar así que escape de su boca aquel sagrado vertido. Noto que sus cachetes se hinchan, pues el riego de salida de meados de mi uretra es mayor que su capacidad para tragar todo aquello.

Al estar yo encima de aquel escritorio consigo eludir el escupitajo lleno de mi propio orín que me lanza el perro. Estoy tan alto que mi cálida meada cae solamente sobre mis brutales y marcados abdominales. Un par de gotas salpican mi pecho. Se quedan durante unos instantes sobre mi piel antes de caer y resbalar por mi trabajado torso. Irrefrenablemente, cae hacia abajo y empapa mi vello púbico y mis duros y grandes huevos. Me aferro a su pelo e intento desesperadamente separarlo de mi polla. Me cuesta horrores pues el corrupto no se quiere despegar del enorme manantial que desprende el monstruo que guardo entre mis piernas. - ¡¿¿Quién coño te crees que eres perro??! – Me incorporo y paso a su lado. Mis dedos se cierran en la palma de mi mano y el puño marca la mejilla del puto agente. - ¡¡El único que tiene derecho a mear y a marcar a sus perros soy yo!! ¡¡Que te quede bien claro perro!! – aún enfadado, decido dar un pequeño rodeo al ruso. Mis dedos se enredan en el pelo de su coronilla. Mis manos jalan su pelo hacia atrás. Con una pierna hago que se postre y quede tirado en el suelo sobre nuestro charco de meados. Las rodillas del más joven se impregnan de orinan y salpican un poco cuando todo su peso cae al suelo. Sus hombros bajan hacia el suelo y su culo queda en pompa gracias a mis indicaciones. Debe ser castigado. Si avisar. Sin lubricar. Sin que apenas se lo espere. Me tumbo encima de él no sin antes introducir mi rabo en su escueto ano. Suena a desgarro. A movimiento anti natura. Aquel monstruo no podía acceder de aquella forma a la cueva. Aquello simplemente no estaba bien. Noto la presión de las paredes de su ano sobre mi polla. Como si una gran plancha de metal me la aprisionara. Escucho sus gemidos. Lo escucho mientras mi polla sigue soltando el ultimo y violento chorro de orina. Mi meada calienta más su ano. Mi meada se adentra en lo más profundo de su interior. Menudo vertido. Solo espero que el de lefa sea igual de cuantioso.


god damnit!
△ god damnit! | god damnit! | god damnit! ▽

CUNTS WHERE I HAVE CUM. JOIN THEM!:




CRIMINALS
CRIMINALS
Mensajes : 183

Fecha de inscripción : 26/01/2016

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.